Aspirantes a la gubernatura: los riesgos del “ahora o nunca”

+ Cercanías: ninguna lealtad; todos le apuestan al 2016

Aunque en apariencia el proceso interno para elegir al Candidato a Gobernador por el Partido Revolucionario Institucional entró en un impasse, en realidad las cosas son distintas. Hoy, puede apreciarse que la guerra intestina de bajo perfil se ha intensificado; que propios y extraños están “arropando” hasta la cooptación a algunos de los aspirantes. Y que, a estas alturas, quien no se dé cuenta del costo/beneficio que significan en este momento las declaraciones y los silencios de afanes electorales, podría salir más raspado que fortalecido de este lapso de aparente inmovilidad.

Hoy basta con asomarse a la estrategia de cada uno de los aspirantes priistas a la gubernatura, para corroborar sus diferentes niveles de entendimiento de la situación por la que atraviesan. Existen contrastes sustanciales entre los modos de operación seguidos, respectivamente, por el diputado federal Eviel Pérez Magaña, por el edil citadino José Antonio Hernández Fraguas; por el senador Adolfo Toledo Infanzón; e incluso por los secretarios de Salud y Administración, Martín Vásquez Villanueva y José Antonio Estefan Garfias. En sus fortalezas, cada uno de ellos está mostrando sus propias debilidades.

El caso del diputado Pérez Magaña se aprecia como el más controversial. Hasta hace cinco meses nadie lo distinguía en la perspectiva sucesoria. Fue una orden del Jefe Político del priismo en el Estado, la que lo incluyó en la lista de posibles aspirantes y la que le brindó las primeras herramientas para generarle lo que común pero vagamente se conoce como “crecimiento político”. Así, en el mes de julio pasado, y aparentemente de la nada, emergió como un potencial aspirante priista a la gubernatura.

Hoy, ese “crecimiento político” hoy resulta innegable. Sólo que, en esa lógica, faltaría primero determinar qué puede y debe entenderse por eso. En una primera acepción, crecimiento político significaría la suma de apoyos, voluntades y lealtades por parte de personajes y grupos importantes de la política y el priismo en Oaxaca. Una segunda acepción, es la que necesariamente llevaría a cuantificar y cualificar su presencia política y capacidad de generar apoyos a ras de suelo en todas las regiones de la entidad. Evidentemente, uno y otro planteamiento implican diferencias sustanciales.

¿Por qué es innegable el “crecimiento político” del diputado Pérez? Porque, al menos en la primera de las acepciones antes planteadas, éste ha conseguido hacerse de los apoyos de una parte importante del actual grupo gobernante. Casi todos los días se sabe de la suma de servidores públicos, legisladores federales e integrantes de la “clase política” del priismo en el estado. Muchos de esos nombres que hoy se suman a sus apoyos, sin embargo, son los mismos de quienes le han dado espontáneamente la espalda a las lealtades que juraban hace apenas unos meses a otros de los aspirantes.

En todo esto, es claro que el priismo tendrá que comenzar a tasar con mucha más seriedad la suma no sólo de apoyos políticos, sino también de capitales. Esos capitales son los que se encuentran en el segundo de los rubros, de lo que debe entenderse como “crecimiento político”, y son los que deben traducirse en una efectiva multiplicación de la presencia y las simpatías que se generan entre la población no comprometida ni con causas ni con proyectos, sino entre la que verdaderamente se tiene que hacer trabajo político para generar identidad y arraigo.

Hasta hoy, el crecimiento real de los seis aspirantes a la gubernatura en este segundo rubro, es un auténtico espejismo. Como no se sabe en realidad quién es el que tiene mayor peso político entre los votantes y más allá de los apoyos copulares, hasta ahora todo parece ser un simple juego de percepciones con el que se están tratando de generar expectativas. Quien crea que con eso puede hacerse de la candidatura a Gobernador por el tricolor, está equivocado.

TODO POR EL TODO

En este sentido, es necesario comenzar a comprender con mesura por qué cada uno de los aspirantes priistas a la gubernatura está actuando como hasta ahora. Es muy contrastante la aparente carrera contra el tiempo, y la inversión millonaria de recursos que se está haciendo alrededor del diputado Pérez Magaña, como la aparente ausencia del senador Adolfo Toledo Infanzón y el líder tricolor Jorge Franco Vargas; y estas dos actitudes con la aparente calma del edil Hernández y los secretarios Vásquez y Estefan. Aunque tienen hoy más que claras sus respectivas apuestas para el futuro, nada de esto parece ser obra de la casualidad.

Hoy el diputado Pérez Magaña está sumando a sus apoyos, a muchos de los que hoy se encuentran en la primera línea del poder y que desean trascender. La mayoría de los nombres, son de los que hasta hace poco tiempo rendían todas las pleitesías a un dirigente priista que hoy parece ausente de esta carrera sucesoria. Unos y otros saben que el diputado Pérez es a quien más le urge crecer, y saben que permanecer a su alrededor sería una garantía de continuismo que nadie más les garantiza. Por eso esa premura por tratar de que satisfaga las dos acepciones del llamado “crecimiento político” rumbo al 2010.

Los otros aspirantes, sin embargo, están jugando su juego. Todos, por causas distintas, saben que su crecimiento no depende de los golpes mediáticos o de la compra de primeras planas en los medios locales. Vásquez, Estefan y Hernández Fraguas tendrán que esperar el tiempo preciso para separarse de sus cargos gubernamentales, y “emparejarse” en la contienda política de la que ya son parte. El senador Toledo y el diputado Franco, parecen estar convencidos que hoy, la mesura construye mucho más que el desbocamiento.

Así, hoy las estrategias son más claras que nunca. Vásquez, Estefan, Hernández, Toledo y Franco, en su momento pagarán el costo de no tener una exposición mediática tan intensa como la de Pérez Magaña. Pero llegado el momento, a éste le tasarán de modo implacable la eficacia de su vertiginosa estrategia de crecimiento. Nada le garantiza que la suma de apoyos de políticos, sea proporcional al verdadero crecimiento como Candidato.

APUESTAS A FUTURO

Habrá que ver con detalle cuántos se están sumando a la campaña del diputado Pérez Magaña. Hay de todo, aunque no son precisamente de lo que más puede presumir el priismo. ¿A poco existen convicciones claras sobre el candidato? Muchos lo ven como su trampolín para buscar, ellos, la gubernatura en 2016. Es cosa de revisar los nombres hoy, y conservarlos en la memoria.

almargen@tiempoenlinea.com.mx

https://almargenoaxaca.wordpress.com

Publicado por

Adrián Ortiz Romero

Licenciado en Derecho. Maestro en Derecho Constitucional. Periodista. Ha colaborado en diversos periódicos y revistas de Oaxaca y de la Ciudad de México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s