Caso Técnica 6: ingobernabilidad educativa

+ Guerra de grupos: lo que importa es daño a educación

 

Adrián Ortiz Romero Cuevas

Cuando ocurría el conflicto magisterial y popular en 2006, en el que los profesores salían a las calles a gritar consignas y exigir soluciones, y para ello tomaban como rehenes las instalaciones educativas, oficinas públicas, vialidades y comercios, se alzaban voces para exigir el cese de dichas acciones: se le cuestionaba a los inconformes, que si ellos hacían eso y lo justificaban con argumentos, cómo podrían después frenar a quienes, imitándolos, hicieran lo mismo pero en su contra. Hoy, mucho de esto último es lo que ocurre en la Secundaria Técnica Número 6. Veamos por qué.

Ya en este espacio dimos cuenta de una larga historia de manejo discrecional de los recursos humanos y económicos que de esa institución, ha hecho el ahora ex director, Miguel Ángel Carrasco Orozco; de cómo, durante 13 años, se valió de la protección y privilegios de la Sección 22 para hacer de esa institución su feudo; y de cómo al cobijarse en la temible UTE consideró que nunca nadie le exigiría cuentas sobre el destino que tienen los millonarios recursos que genera la secundaria pública más grande del Estado.

¿Por qué este caso en particular, es revelador y sintomático de la anarquía que prevalece en el manejo de la educación pública en Oaxaca? Porque, para mal del propio apostolado educativo, hoy la Técnica 6 es un ejemplo de la corrupción tolerada: una rara institución de gran prestigio que se vino abajo; una pulcritud docente que devino en un agrio conflicto interno; una “autoridad educativa” —el ex director Carrasco— que hoy manipula a todo el que se deja para preservar no su cargo, sino el millonario negocio que éste representa. Y la escandalosa indolencia —temor, o imposibilidad— del IEEPO, para darle solución a este problema que crece todos los días.

¿Qué es lo que ocurre en esa institución? Rápidamente, recapitulemos: dos fueron los temas que, hace casi un año, provocaron el inicio de una investigación interna en esa institución: la expedición irregular de certificados, a alumnos que no habían aprobado todas las materias legalmente exigidas.

Y, segundo, la inconformidad del entonces Director —y la profesora Mónica Chagoya Pineda, entre otros— por el acuerdo tomado entre todos los maestros, de modificar el proceso de admisión de nuevos alumnos, clarificarlo, y terminar con la venta de espacios que, hasta entonces, estaba a total disposición de Carrasco Orozco. A esto, pronto se sumó la exigencia de rendición de cuentas sobre los recursos que había generado la cooperativa escolar. Ese dinero estaba en manos de Carrasco, pero en una década no rindió cuentas sobre su inversión o destino.

Esto generó un conflicto entre quienes respaldaron a Carrasco y los que encabezaron la exigencia de una investigación. Luego de varios meses de indagatorias, en diciembre pasado el IEEPO dio a conocer, dentro de la misma institución, que 17 profesores —incluido Carrasco, y tres de quienes solicitaron la investigación— fueran removidos de sus funciones en la Técnica 6.

La autoridad aclaró que todos serían removidos, pero no afectados en sus derechos laborales o salariales. Los tres solicitantes removidos, aceptaron la determinación y fueron reubicados. Pero al reiniciar las labores, el pasado 11 de enero, Carrasco se valió de la manipulación de un sector del Comité de Padres de Familia, para respaldar su atrincheramiento en las instalaciones educativas, para evitar que los enviados del IEEPO y la Sección 22 dieran posesión al nuevo Director y los 16 profesores, ¡y para que los paterfamilias le dieran posesión de su cargo!

Toda una muestra de rebelión, manipulación y desafío a la autoridad que, al final, no terminará afectando a nadie más que a los propios alumnos.

 

LA RUTA DEL DINERO

Lo primero que habría que preguntarse, es por qué Carrasco se niega a dejar un cargo que legalmente ya no ostenta. La respuesta no está en su “dignidad” ni en la preservación de sus derechos y mucho menos en la estabilidad de la institución. Todo se explica siguiendo la ruta del dinero. ¿Por qué?

Porque Carrasco había hecho de la expedición de documentos oficiales, manipulación de calificaciones, concentración de los recursos económicos que genera la institución, y la modificación discrecional de listas de admisión, entre otros, un próspero negocio. Existen pruebas documentales de que, ahí en la Técnica 6 y por la venia de Carrasco, el sobrino de un beisbolista oaxaqueño de grandes ligas, compró su certificado total de educación secundaria. Algo similar ocurría con las admisiones: nadie más que el ex Director sabía cuántos alumnos de los que ingresaban, habían aprobado su examen, y cuántos habían comprado —a él— el espacio.

Del mismo modo, continúa siendo un misterio el monto de las utilidades generadas por la Cooperativa Escolar, así como el destino de los recursos que él cobraba por otorgar exclusividad de ventas a empresas refresqueras, y lo que recibía por concepto de renta de las casetas que, dentro y en los alrededores de la institución, venden alimentos y bebidas a los alumnos. A cada una, sin embargo, la Técnica 6 cobra no menos de 450 pesos diarios. Nadie sabe qué se hizo, durante una década, de todo ese dinero.

Todo eso es lo que, en realidad, se niega a perder el ex director Carrasco. Para eso ha manipulado a algunos padres de familia que lo secundan; pero por esa misma razón tanto el IEEPO como la Sección 22, le han dado la espalda.

 

DAÑO A ALUMNOS

Así, Carrasco dice defender sus derechos, pero está pisoteando del modo más aberrante, tanto la estabilidad de la institución, como los derechos de los alumnos. Sólo de diciembre a la fecha, unos 80 educandos abandonaron la escuela para irse a instituciones menos problemáticas. Sólo que como Carrasco ya no es el director, y ha impedido que Olegario Muñoz tome posesión como su reemplazo, éstos alumnos no han podido obtener sus documentos para ser inscritos. Como sólo asisten en calidad de oyentes, seguramente perderán el año. Y si la autoridad no resuelve pronto el asunto, esto se extenderá a los jóvenes que están a punto de egresar. ¿Cómo solicitarán su preinscripción en el bachillerato, si en la Técnica 6 no hay Director que legalmente les expida una constancia para iniciar sus trámites? Esto no lo ven quienes ignominiosamente respaldan a Carrasco, y la corrupción que lo envuelve. Mientras, la autoridad dejará que este lío y su “director legítimo” se pudran. Los alumnos serán quienes pagarán el costo.

almargen@tiempoenlinea.com.mx

almargenoaxaca.wordpress.com