Rotten Tomatoes ¿crítica seria o una burla?

Ismael Ortiz Romero Cuevas

Para este martes, seguramente muchos ya vieron Venom, la película del anti héroe más misterioso de los cómics y la antítesis directa de Spider-Man. También a estas alturas, seguramente ya supieron y leyeron todas las desastrosas críticas que los especialistas vertieron a la película. En efecto, todos los comentarios dijeron que la película era una reverenda porquería. Pero dejemos eso de lado; hoy no haré ni una reseña y muchos menos una crítica de la cinta, pero hubo algo que, no sé a ustedes queridos lectores pero a mí, me llamó mucho la atención.

Como siempre, antes de un estreno de esas magnitudes allá en los Estados Unidos, un grupo selecto de prensa especializada en temas del celuloide, tienen la oportunidad de ver las películas en las cuales los estudios apuestan mucho – desde presupuesto hasta su prestigio-, y emitir su crítica en una fecha acordada. La mayor referencia a todo esto es una página llamada Rotten Tomatoes, que recoge la opinión de muchos de esos especialistas, las reproduce y les otorga un puntaje de acuerdo a su opinión: de 0 a 59% se les conoce como “Podridas”, es decir que la película es muy mala; de 60 a 74% la calificación es “Fresca”, o sea, una película buena a secas, con cosas rescatables pero que pudo haber estado mejor; y de 75 a 100% se le conoce como “Certificado de frescura” y se traduce en que la cinta es de muy buena a excelente. Rotten Tomatoes sin embargo ha dividido opiniones en muchas de sus críticas y como siempre, las cintas de súper héroes generan demasiada polémica, pero ¿saben algo?, los fans tienen razón.

Los fanáticos de los cómics y de las cintas de súper héroes se han quejado en reiteradas ocasiones de la parcialidad de las críticas de Rotten específicamente en las del género de súper héroes, considerando en muchos comentarios en la web que incluso, benefician específicamente a Marvel Estudios. Y digo que los fans tienen razón con dos simples ejemplos: la película de Marvel Estudios con calificación mas baja es “Thor: un mundo oscuro” con 66% de aprobación; para muchos de esos fanáticos, la segunda entrega del dios vikingo es muchísimo peor que “Batman v Superman: el amanecer de la justicia” que obtuvo la ridícula calificación de 27%, incluso, algunas otras críticas fuera de Rotten Tomatoes han dicho que la segunda de Thor, es algo así como la peor película de súper héroes de la era moderna. Otro ejemplo es “Iron Man 3” con una calificación de 89%, una película con un exceso de efectos especiales, pero con un guión que bien pudo haber salido de uno de esos ejercicios que pone la miss a los de primero de primaria donde les dice: “ahora van a escribir un cuentito” contra “El sorprendente hombre araña” con 70% de calificación, que si bien es cierto, el personaje es de Marvel, los derechos son de Sony Pictures y a cargo de ese estudio corría la producción antes de su acuerdo con Marvel para “Spider-man: de regreso a casa”. Para la primer cinta estelarizada por Andrew Garfield si bien veíamos a un Peter Parker más adolescente, la historia con alto grado de dramatismo fue aplaudida por los fanáticos, pero que a la crítica y en especial a Rotten Tomatoes, no le agradó y la dejó con una calificación mediana. Lo mismo sucedió con “Pantera negra”, con una aprobación del 98%, es decir, una calificación más alta que “El caballero de la noche” o “Mujer Maravilla” de Warner Bros., que ambas, obtuvieron un 94% de comentarios positivos. O sea, la cinta del príncipe de Wakanda sí es de lo más rescatable que ha hecho Marvel, pero no creo que esté al nivel de las entregas dirigidas por Cristopher Nolan y Patty Jenkins.

Algo más o menos similar sucedió con Venom, que en efecto, el personaje es de Marvel también, pero los derechos cinematográficos de los personajes del universo de Spider-Man y el mismo arácnido, son propiedad de Sony Pictures – que recalco, llegó a un acuerdo de negocios con Marvel para que Spider-Man se uniera al MCU, pero Sony sigue siendo el dueño de los derechos- y los comentarios, no fueron nada benevolentes con la película. Elogian la actuación de Tom Hardy como protagonista, pero reseñan que la cinta es mala, que los efectos son ridículos, que más bien parece una comedia, que es aburrida, etc., etc., etc. Pero el público dijo lo contrario y en su apertura, Venom rompió el récord como “el estreno en jueves más taquillero de la historia del cine”, al superar solo ese día, la nada despreciable suma de 10 millones de dólares en taquilla y además, se reportaron salas llenas en prácticamente todo el mundo el fin de semana pasado, de gente que quiso ver la película a pesar de lo funesto de las críticas.

No es que esté yo en contra de Rotten Tomatoes, al contrario, siempre ha sido la referencia de crítica que más orienta, sin embargo, las cintas de súper héroes siempre han sido objeto de reyertas por el tipo de público que las sigue y que veneran cada detalle respetado por pequeño que parezca. Así, muchos vehementes seguidores  y no tanto a los que me sumo, pensamos que si Venom hubiera sido de Marvel Estudios y no de Columbia Pictures otro gallo le hubiera cantado y la crítica hubiera estado encantada con la película, aunque hubiera sido igual de mala, porque aclaro, Venom es bastante mala; tal y como pasó con “Thor: Ragnarok”.

Como nota al margen les comento que, se estrenó el tráiler de “Aquamán” y pese a todo lo que pude pensar del súper héroe más ridículo de todos, ese avance de más de cinco minutos, me llenó de esperanzas. Mientras todos hablamos de ese tráiler, el de “Capitana Marvel”, pasó casi desapercibido hace casi dos semanas. Pero a escasos dos meses de su estreno, preparémonos para que Rotten convierta en un cebichito al rey de Atlantis. Será lo más seguro.

Entre mezcal y tequila

Carlos R. Aguilar  Jiménez.

Llegamos tarde a la fiesta, comenzamos fuera de tiempo y, no obstante, ahora los mezcaleros no quieren competir, pretendiendo que el gobierno, la divina providencia o quien sea, los proteja y ampare, para que sin perspectiva de calidad y excelencia destilen del agave cualquier clase de mezcal para así tener un monopolio y no competir, a diferencia de los tequilas que desde principios del siglo pasado se producían en el occidente de México y paulatinamente, compitiendo, superándose, buscando la mejor calidad en la bebida, (incluso clonando agaves) llegaron a internacionalizarse, convirtiéndose en la bebida alcohólica que identifica a México, como el champange a Francia o los vinos de Rioja a España, y, parecía que también el mezcal sería emblema de Oaxaca, no obstante, al no ser solidarios ni competitivos, ahora los mezcales se podrán producir y comercializar en otros estados, en regiones donde la industria y tecnología para producir alimentos, bebidas o productos es la norma, como el quesillo en Puebla o la leche en Guanajuato.

El mezcal llegó tarde a la fiesta y en consecuencia para competir con el tequila, los productores deberían producirlo igual que los tequileros, abaratando la producción con equipos y sistemas industriales, no obstante, en su afán de ser orgánicos, silvestres y artesanales, destilan cantidades ínfimas comparadas con las de tequila; siendo también tarde en la fiesta para convencer a México y al mundo que el mezcal de Oaxaca es igual o mejor, requiriendo para esto, sobre todo, excelencia y calidad, sin embargo, los actuales oaxaqueños mezcaleros, especialmente los líderes que impiden a pequeños productores,  (a los de tradición como el otrora Mezcal de la Vega, hoy destilado de agave) que se industrialice la bebida y con normas de calidad y control tipo industrial, donde todo se cuantifica para que los productos siempre sean iguales en graduación de alcohol, sabor o perlado, lo que se conoce como bouquet, lo único que han conseguido es discordia, desencuentros y hasta perder la hegemonía que tuvo el mezcal oaxaqueño, porque ahora habrá mezcal de Morelos, Guerrero, Tamaulipas, Puebla y otros estados que pronto, al mejorar la calidad con sistemas químicos, industriales y tecnología moderna, marginarán al mezcal de Oaxaca, porque el consumidor, el borracho mezcalero, si bien unos cuantos exigen calidad extrema, la mayoría busca únicamente un buen mezcal, y este podrá ser de cualquier lugar de México, no únicamente de Oaxaca, que además en abuso extremo en las mezcalerías de la ciudad lo venden excesivamente caro, más caro que un buen tequila, por eso yo prefiero siempre un buen whisky o quizá un tequila porque cuesta menos que un mezcal, y en consecuencia si no se compite en buena lid, mejorando la calidad del producto, vendiéndolo a precio justo, la moda mezcalera cuando mucho durará una década más y la próxima generación, los jóvenes hoy niños, lo convertirán otra vez en lo que era hace medio siglo, una bebida de teporochos y borrachines. Conste.