Poder Judicial de Estado prioriza el interés superior de la niñez

Es necesario que los padres entiendan que una vez disuelta la relación de pareja, se deben siempre interesar por el bienestar de los hijos o hijas, señala la Magistrada María Eugenia Villanueva Abraham

Ante el divorcio de una pareja, se abre la interrogante de saber con qué progenitor deben permanecer los hijos o hijas, por lo cual  es necesario que el juez familiar analice todas las circunstancias que intervienen en cada caso, además del entendimiento de los adultos de siempre preservar el Interés Superior de la Infancia.

Así lo expuso la magistrada María Eugenia Villanueva Abraham, integrante de la Sala Familiar del Tribunal Superior de Justicia del Estado (HTSJ) al participar en el programa de televisión La Justicia a tu Alcance que se transmite por Cortv.

Villanueva Abraham comentó que en casos legales donde se involucra un menor de 18 años, se debe atender al Interés Superior de la Niñez, marcados por tratados y convenios internacionales donde el niño o niña deben ser respetados por encima de todo.

“Se debe respetar los derechos fundamentales del niño; es decir, por encima de los padres, por encima de quien tenga a los niños, ya sea los abuelos o familiares colaterales”, señaló la magistrada conocedora de casos en materia familiar.

Es necesario que los padres entiendan que una vez disuelta la relación de pareja, se deben siempre interesar por el bienestar de los hijos o hijas, ya que en la mayoría de los casos los infantes son utilizados para generar malestar entre la pareja o en toda la familia, indicó.

“La relación de pareja se puede dar por terminada, pero la relación con los hijos  sigue siendo igual y es más apremiante y necesaria. Se necesita la entereza, la fortaleza y el apoyo de ambos progenitores. Los adultos deben determinar en función del bienestar de nuestros hijos, mantener una relación de manera más amable, más civilizada, más higiénica de manera que no dañe a nuestros hijos”, puntualizó Villanueva Abraham.

En algunos casos, dijo, los padres llegan a un acuerdo de quién mantendrá la patria potestad de los hijos o hijas; de no lograrlo, se acude ante el juez, quien analiza la edad, el sexo del infante, la capacidad económica de los progenitores, la relación que guarden con sus hijos, entre otras variantes, a fin de dictar sentencia a favor de la madre o el padre y en algunos casos de los abuelos maternos o paternos.

“La patria potestad, más que el derecho de un progenitor o de una progenitora es la obligación que tiene para con sus hijos. Los hijos no pidieron venir al mundo; somos nosotros quienes los traemos. Los debemos traer cumpliéndoles y satisfaciéndoles muchas condiciones de vida, entre ellas la básica y la primordial: la alimentación, que contempla, casa, sustento, vestido, salud, educación y todo lo que el niño necesite de acuerdo a su edad, sexo y condiciones”, subrayó la Magistrada María Eugenia Villanueva Abraham.

Existen casos donde la patria potestad no se otorga ni a la madre ni al padre, sino a los abuelos, como son las situaciones donde se ejerce violencia. En caso que no puedan los abuelos, los infantes son enviados al Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), para que en sus albergues se hagan cargo de su cuidado y protección.

Contra la minera

Carlos R. Aguilar Jiménez.

A 500 años  después de haber dejado de vivir en el Neolítico, cuando los pueblos prehispánicos vivían en la Era de Piedra porque no conocieron la metalurgia ni sus aplicaciones, enfrentándose en total desventaja ejércitos europeos con mazas de piedras y flechas, frente a armas de fuego y metal, habitantes de los pueblos actuales de Oaxaca, pretendiendo vivir como sus antepasados zapotecos o mixtecos, se oponen a la minería, igual que a cualquier industria, obra o infraestructura, con un doble discurso inmoral y convenenciero, porque por un lado los pueblerinos ansían todo lo que sea metálico, desde vehículos de motor hasta teléfonos o cualquier cosa que utilice para su fabricación y funcionamiento minerales, y, por otra, quieren que se extraigan estos de donde sea, pero lejos de sus aldeas, sin que falten a ellos productos y aparatos metalmecánicos con los que se fabrican palas, arados, tractores, camiones, machetes o clavos y tornillos que a diario utilizan para vivir o trabajar.

Al respecto, oponiéndose a todo, la “Asamblea de los Valles Centrales Contra la Minería” denunció que se ha otorgado un total de 322 concesiones mineras en la entidad que abarcan unas 100 mil hectáreas de suelo oaxaqueño donde extraerán plata, oro, cobre y zinc, siendo los beneficiarios empresas de Canadá, EU e Inglaterra, sin que les hayan consultado a aldeanos y sus líderes, quienes, como sabemos, lo único que quieren es dinero para permitir extraigan los minerales, porque los habitantes de esos pueblos jamás nunca podrían aprovechar estos minerales debido a que las minas requieren para su explotación de avanzada tecnología, vehículos, grúas, poderosas bombas, taladros neumáticos y excavadoras hidráulicas, además de moderna infraestructura minera, patentes y métodos con derechos de propiedad que no puede utilizar cualquier pueblerino, porque son reservados, así que, oponiéndose a todo, los metales que podrían servir para mejorar la calidad de vida de los pueblos, se quedarán enterrados, en el subsuelo como han estado durante millones de años, sin ningún beneficio para nadie, porque en la necedad pueblerina vale más que nadie gane a que ganen todos, en un juego de suma cero, Un juego de suma cero es una interacción en la que las ganancias que obtiene una de las partes igualan a las pérdidas que sufre la parte contraria, con lo que la suma de ganancias y pérdidas es cero, pero, en un juego de suma positiva una de las partes beneficia a la otra al permitirle disfrutar de las mismas opciones que le benefician, que es igual a lo que solemos denominar situaciones de ganador-ganador, como los juegos o transacciones de suma positiva, captando dicha idea con estereotipos como el de que “todo el mundo sale beneficiado”, pero eso no interesa a los que se dicen dueños del subsuelo donde estarían las minas, porque prefieren que nadie gane, a que ganen unos o se beneficien todos, prefiriendo seguir viviendo como en la Edad Piedra, pero eso si, usando todos los metales y minerales que se extraigan de otra parte, perdiendo todos.

La CNTE abre su juego: fustigando los foros, va por la derogación —sin diálogo— de la reforma educativa

Un abrazo fraterno a mi colega y amiga Carolina Espina, ante el fallecimiento de su señor padre. Respetuosamente.

Hoy queda claro que Andrés Manuel López Obrador no necesitaba ni al SNTE ni a la CNTE para ganar la elección presidencial, pero que se rodeó de ellos —a pesar de que son el agua y el aceite— para afianzar el consenso social que ya tenía a su favor. Lo hizo aduciendo la derogación de la reforma educativa. El problema es que no es lo mismo ser oposición que gobierno, y por eso hoy —que todavía no llega al poder, pero que ya cogobierna fácticamente con la administración federal saliente— cuando intenta dialogar con sus aliados electorales, está recibiendo sus primeras dosis de realidad. La reacción violenta de la CNTE en Guerrero no es sino preámbulo —anunciado— del enorme problema al que se enfrentará por el destino de la reforma educativa.

En efecto, el pasado domingo uno de los foros convocados por el Presidente Electo para recabar propuestas y definir la nueva política educativa del país, fue cancelado luego de que un grupo magisterial irrumpiera y se desataran hechos violentos, agresiones con sillas y otros objetos, en un centro de convenciones de Acapulco.

Maestros de la CETEG —organismo espejo de la CNTE en aquella entidad—, marcharon y llegaron al recinto, acusando que ahí había integrantes del “charrismo sindical”, que aprobaron la reforma educativa; esto, en referencia a maestros del SNTE. Los de la CETEG quitaron vallas, subieron al templete, y lanzaron gritos en contra del SNTE y la exdirigente Elba Esther Gordillo; en respuesta, maestros de la sección 14, comenzaron a corear el nombre de su organización, y de ahí pasaron a los insultos y luego a los golpes, por lo que dicho foro fue cancelado.

Para muchos esta fue una reacción inusitada. En la interpretación lineal, se pensaba que al haber una promesa y un eje discursivo concreto y aceptado —la cancelación de la reforma educativa— por los simpatizantes magisteriales de Morena tanto en la CNTE como en el SNTE, lo único que debían hacer es construir juntos las rutas para llegar a ese resultado, y luego establecer los mecanismos y las reglas bajo las cuales se va a regir el magisterio nacional luego de quedar cancelada la reforma educativa.

El problema es que nadie en Morena vio —porque no quiso ver— que el diálogo y la concertación entre las dos facciones magisteriales es imposible, y que sus diferencias son históricas. No había forma de prever entendimiento cuando las discordancias de la CNTE y la SNTE no tienen su origen en la reforma educativa y, acaso, ésta no ha sido más que una simple coyuntura de coincidencias.

De hecho, ayer el portal Diálogos Oaxaca reportaba que a pesar de que Oaxaca es de una las entidades dominadas por la CNTE, es de las que menos propuestas ha aportado a la plataforma de la consulta educativa denominada “Por un Acuerdo Nacional sobre la Educación”, que promueve el gobierno electo de López Obrador. Hasta la fecha, indica la información, se han subido 48 mil 171 ideas a la página “Por un Acuerdo Nacional sobre la Educación” que, junto con los foros que se realizan en el país desde el 27 de agosto, tiene como objetivo la construcción de la política educativa que implementará el próximo Gobierno federal. Del total, Oaxaca registra sólo 50 propuestas, es decir el 0.1 por ciento, en el portal en las cuatro categorías: educación básica, educación media superior, educación superior y otros servicios educativos.

¿Cuál es la razón? La misma nota lo aclara: la Sección 22 acordó realizar un Congreso Político para integrar sus propuestas en la materia y remitirlas de forma directa al Gobierno electo y no a través de los foros organizados por el futuro titular de la SEP, Esteban Moctezuma. “El mecanismo no es exactamente los foros. En los foros lo que hemos ido a manifestar es nuestro posicionamiento político, sobre todo, sobre las consecuencias o los desastres que ha dejado la reforma educativa”, señala la nota, al tiempo de establecer que la disidencia considera que los foros impulsados por Moctezuma son insuficientes, pues una consulta tiene que abarcar la totalidad de los maestros, no sólo los que puedan llegar a los encuentros o registren sus propuestas en la plataforma.

Es decir, que para ellos los foros educativos ni son un mecanismo constructivo, ni son relevantes.

HOY, IGUAL QUE SIEMPRE, IRÁN POR TODO

La postura actual de la Sección 22 en Oaxaca, y de la CETEG en Guerrero —ambos, referentes de la CNTE— eran previsibles. Aquí escribimos el 4 de abril: “Si AMLO se convierte en Presidente, la Coordinadora y la Sección 22 no esperarán a que manifieste voluntad por la derogación de la reforma educativa, sino que desde el primer día de su gestión —y quizá desde antes, porque el cambio de la Legislatura federal ocurrirá desde el mes de septiembre, y posiblemente Morena llegue a tener mayoría— comenzarán a exigirle el cumplimiento de su palabra a través no de las vías institucionales, o las que llegara a plantear AMLO para lograrlo, sino como ellos mismos lo quisieran en forma y fondo.

‘¿Qué querría la CNTE y la Sección 22?’, nos preguntábamos en aquel entonces. Y la respuesta hoy, cobra puntual sentido: “Querrían lo que han dicho, como forma de derogación: es decir, la emisión de un decreto presidencial que deje sin efecto la reforma educativa. Pero además, como fondo del planteamiento, ellos asumirán la postura de que no quieren la reforma actual —por eso piden su derogación—, pero que además tampoco aceptarán cualquier otra forma de evaluación de la educación pública, que no sea las que ellos mismos establezcan.”

Esto es exactamente lo que estamos viendo: grupos políticos que están de acuerdo en la meta inicial (la derogación de la reforma educativa), pero que no están dispuestos a aceptar consensos y tampoco a negociar sus posturas. Ellos no quieren diálogo con el SNTE ni con el gobierno, siempre que uno u otro no estén dispuestos a plegarse a sus consideraciones. Por eso, el foro educativo que se supone que fue creado para recabar propuestas y construir la vía alternativa, para la CNTE no es sino un espacio de denuncia política en el que no caben las propuestas, porque éstas deben emanar de un proceso distinto en el que sólo ellos pueden dictar las condiciones.

DESTINO: EL CAOS

Evidentemente, ni el gobierno de López Obrador ni el SNTE querrán plegarse a las condiciones, o a la visión educativa o política de la CNTE. Unos y otros conocen el valor de sus respectivas porciones de legitimidad. Y por eso, la reforma educativa no parece tener otro derrotero que el del caos, la confrontación y la reiteración de escenarios violentos como el que vimos hace algunos días en Acapulco; o acciones legislativas impulsadas por los diputados federales de la CNTE, que más allá de su planteamiento político no son sino una invitación velada para que las autoridades de la SEP —las actuales y las próximas, obligadas a cumplir y hacer cumplir, mientras viva la actual legislación educativa— violen la ley.