Juzgados conocen procesos para aportar datos al Banavim


Es relevante que el Poder Judicial de Oaxaca nutra de información al Banco Nacional, en referente a las órdenes de protección de mujeres que sufren violencia

El Poder Judicial del Estado de Oaxaca (PJEO), capacita a su personal en relación con el registro de órdenes de protección en el Banco Nacional de Datos e Información sobre casos de Violencia Contra las Mujeres (Banavim).

Esta actividad fue coordinada por la Dirección de Derechos Humanos del Poder Judicial y realizada por la licenciada Edith Ramírez Torres y Víctor Manuel Hernández Campos, integrantes de la Dirección de Estrategias para la Atención de Derechos Humanos, de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Ambos señalaron que es relevante que Oaxaca nutra de información al Banavim, de manera especial el Poder Judicial del Estado en referente a las órdenes de protección de mujeres que sufren violencia, ya que es parte de las recomendaciones realizadas  por el Grupo de Trabajo generado para la emisión y seguimiento de la Alerta de Violencia de Género decretada en la entidad, el 30 de agosto pasado.

“No se trata de atender la violencia contra la mujer por cuestiones políticas, sino porque cada mujer es una hija, madre, pareja y no se debe ser indiferente ante ello”, indicó el capacitador Hernández Campos.

El Banavim es una herramienta tecnológica que concentra información sobre casos de violencia contra la mujer a nivel nacional, por lo que si una mujer cambia de lugar de residencia, las autoridades pueden conocer su caso y darle seguimiento, para así brindarle protección, atención  y cuidar su integridad.

“No significa que entre más casos documente un estado en el Banavim exista mayor violencia. Los indicadores permiten que se puedan generar acciones y política públicas destinadas a erradicar la violencia contra la mujer, solo así se puede conocer el contexto de violencia y trabajar sobre ello”, expuso la licenciada Edith Ramírez.

En este curso, para que los juzgadores puedan participar en brindar información al Banavim, los capacitadores les indicaron de manera general cada campo que contempla esta herramienta estadística, para que así puedan brindar a detalle la información de cada caso de violencia contra la mujer.

Señalaron que se debe distinguir entre tipo y modalidad de violencia. El tipo de violencia corresponde a la forma o manera que se expresa, como es la violencia física, violencia psicológica, violencia económica, violencia patrimonial o violencia sexual.

La modalidad indica el contexto en el cual se desarrolla la violencia, como es violencia en la comunidad, violencia laboral y docente, violencia institucional, violencia familiar y violencia feminicida.

“Es importante reconocer que tipo y modalidad estamos trabajando, porque esto nos ayuda a entender mejor cada caso. La violencia feminicida no siempre llega al feminicidio, pero siempre tiene la intención de llegar a  serlo, por eso es necesario saber identificarla”, señaló Ramírez Torres.

Hasta ahora, la violencia política y violencia obstétrica no están incluidas en esta Banco Nacional de Datos, ya que no se contemplan en la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, sin embargo, pueden ser incluidas en el apartado de otros tipos de violencia.

Con esta acción de capacitación, el Poder Judicial de Oaxaca atiende las recomendaciones para fortalecer el trabajo de prevención, sanción y erradicación de la violencia contra la mujer.

En la actividad participaron la licenciada Marcia López Andrade, Directora del Centro de reeducación para hombres que ejercen violencia contra las mujeres, de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO), y la Maestra Sheila López Sánchez, jefa del Departamento de Igualdad de Género de la Dirección de Derechos Humanos del PJEO.

Se despide Michael Bublé, el ‘crooner’ de la nueva generación

Ismael Ortiz Romero Cuevas


Hace catorce años si la memoria no me falla, recuerdo que veía un especial por televisión de la soprano británica Sarah Brightman. En ese programa donde presentaba su álbum “Harem”, la entrevistadora de la BBC, le preguntó a qué artistas jóvenes admiraba y Brightman sin dudarlo demasiado contestó: “Me llama la atención el trabajo de India. Arie, Josh Groban y Michael Bublé”. En ese momento tomé nota de las recomendaciones que la legendaria soprano daba y me dediqué a buscar los álbumes de los cantantes a quienes mencionó. Así llegué a Michael Bublé. En ese entonces, aún en la época de gran popularidad de los discos compactos, conseguí el primer material homónimo de Bublé prácticamente sin conocer qué género cantaba o si me gustaría o no, en esos años, YouTube aún no existía y además, Michael todavía no era tan popular en nuestro país. Así, en una visita de reportero a la ciudad de México donde cubría yo otro evento, me di tiempo para visitar una plaza comercial que estaba cerca del hotel donde me hospedaba y ahí, en el MixUp encontré el disco del canadiense, recordando las palabras que Sarah Brightman había dicho en ese especial; por cierto, también en esa misma visita a la tienda, encontré uno de los discos de Josh Groban.

Fue hasta que regresé a casa que pude escuchar el material de Michael Bublé. Un disco que debo confesar, me cautivó por completo y me encantó de principio a fin. Desde entonces, me volví uno más de sus seguidores. En un principio no podía creer que un joven se dedicara a cantar swing, música que había perpetuado Frank Sinatra y que nadie, hasta Robbie Williams con su disco de 2001, “Swing When You’re Winning” se arriesgaba a apostar por el género que en ese entonces se creía pasado de moda o demasiado solemne. Así, en 2003, llegó y conocí el álbum debut del canadiense con temas clásicos como “Fever”, “Moondance, “For Once In My Life”, “Sway” o una versión estupenda de “Crazy Little Thing Called Love” de Freddie Mercury. Con eso, me había ganado como fanático.

La historia de superación del cantante de origen canadiense se remonta a sus años de infancia. Él mismo comenta que su más grande influencia para amar el swing como género fue Bing Crosby y su álbum navideño. Más tarde, también se interesó por el jazz y el blues, pero fue hasta los trece años de edad que su familia descubrió su talento para el canto, pues en una navidad, Michael se atrevió a interpretarles el tema “White Christmas” justamente en la versión de Crosby. Así supieron de su talento, pero en su familia, donde el oficio era ser pescador, nunca había habido un artista. Su adolescencia y parte de su juventud, la pasó en el bote pesquero de su padre, consiguiendo salmón para vender como su forma de vida. Para cuando Michael tenía 16 años, su abuelo materno, un plomero italiano, conseguía trabajo en empresas y hoteles a cambio de tiempo para que le permitieran a su nieto cantar en sus escenarios. Fue su abuelo quien además le pagaba las clases de canto y música. Así, un día en uno de los hoteles en donde su abuelo había prestado sus servicios y le había conseguido espacio en el escenario, llegó nada menos que David Foster, productor canadiense de artistas como John Lennon, Whitney Houston, Mariah Carey, Celine Dion, Barbra Straisand, Julio Iglesias o Luis Miguel y vio el potencial del chico y decidió presentarlo a varios sellos discográficos. La tarea fue de años de convencimiento y espera, hasta que en 2002, el sello Reprise Records lo contrató y le grabó su primer álbum.

La carrera de Michael Buble ha sido una de las más exitosas de la industria y ha vendido en el mundo más de 80 millones de discos con siete álbumes de estudio grabados; posicionando en el gusto de una nueva generación el swing, blues y jazz, convirtiéndolo en el cantante de ese género más exitoso sólo después de Frank Sinatra. Sin embargo, una noticia devastadora alarmó al cantante a finales de 2016, su hijo Noah, de tan solo tres años padecía cáncer. En su momento no se dieron más detalles, sin embargo, él y su esposa, la modelo y actriz argentina Luisana Lopilato, ponían una pausa a sus carreras para atender la situación. En un comunicado, Michael agradecía a sus fans y a la prensa, permitieran ese momento de privacidad en sus vidas. Sin embargo, unos meses más tarde un portal argentino daba la noticia, afirmando que el hijo de Bublé padecía de cáncer de hígado, pero además, informaban también que una de las hermanas de Luisana, había pedido respeto a la privacidad de la familia asegurando que su hermana (Luisana) no la estaba pasando bien, ya que se encontraba en Buenos Aires recuperándose de un padecimiento psicótico, pues había intentado quitarse la vida. La oficina de Bublé no confirmó pero tampoco desmintió la noticia.

“Quiero una       
vida normal”    

Hace unos días, nos sorprendimos muchos, pues se anunciaba que Michael estaba de vuelta con un nuevo material discográfico que se titularía “Love” y apareció el video del primer single titulado “Love You Anymore”, para la prensa y fanáticos, fue un momento de alivio pues se sabía entonces que el pequeño Noah, había superado con éxito el tratamiento. Pero no contábamos con una declaración que el sábado cimbró a la industria: Michael anuncia su retiro definitivo de la música y menciona que “Love”, será su último álbum. Las razones fueron simples pero de intrínseca importancia, Bublé afirmó que la enfermedad de su hijo que se superó, le dio una perspectiva diferente de la vida, y que también, apreciaba ahora los momentos de familia y que se avergonzaba de su ego o de ocuparse de cosas sin importancia, queriendo ya privacidad e intimidad; dijo también, ya no tener humor para la vida pública. “Llegó un momento en que me quise morir. Hoy, ya no tengo estómago para la fama ni para el narcisismo de las celebridades; quiero una vida sencilla. Quiero una vida normal”, dijo.

Las razones de Michael para su retiro todos las entendemos y quizá, veíamos venir. Pero esto, no deja de ser una noticia triste, pues re direccionar su vida con justísima razón, nos hará perder a uno de los más grandes talentos de la música. Siempre hará falta un cantante con un gran oficio y carisma como el de Bublé. Sin duda, se le va a extrañar.

¿Cuarta transformación?

Carlos R. Aguilar Jiménez.


A todos nos gustaría ser protagonistas célebres de nuestro tiempo y así pasar a la posteridad e historia recordados siempre por nuestros descendientes, como sucede miles de años después con Tutankamon, Nefertiti, Alejandro Magno, Aristóteles o Julio César, incluyendo no tan lejos en el tiempo y ya en México a Cuauhtémoc, Moctezuma, Hernán Cortés, o Sor Juana Inés de la Cruz, celebridades quienes en su respectivo tiempo se destacaron por algo especial y la historia se encargó de reivindicar por lo que valen para la humanidad y nuestro país, sin embargo, pretender que lo que alguien apenas va a realizar y todavía nadie sabe qué impacto tendrá,  como en el caso de AMLO, que vaticina sus acciones sean realmente una “Cuarta Transformación” es poner el carro delante de los bueyes, porque aun no sabemos (y nadie sabe), si de verdad esa dizque transformación ocurrirá o no.

Soberbia y populismo

Creerse que está a la altura de las transformaciones que realizaron en su momento Benito Juárez, Francisco I. Madero o Lázaro Cárdenas como los primeros tres transformadores y que AMLO sea el cuarto, es una actitud de soberbia o populismo, porque si de eso se tratará, entonces no sería la Cuarta Transformación, sino la quinta, porque las Reformas Estructurales que realizó EPN también son muy importantes, en especial para los asuntos de energía y educación, esta última para beneficio de Oaxaca, al haberle quitado a los profes de la Gestapo SS 22 del magisterio, el control del dinero y plazas que manejaron durante treinta años. Así que si durante su campaña electoral AMLO prometió llevar a México a una Cuarta Transformación, lo cierto es que las transformaciones se dan siempre, porque el cambio es una constante de la historia. Las transformaciones son inherentes a las sociedades, cambiando siempre los planes en función de las posibilidades, tendencias y recursos, de tal forma que si AMLO cuando sea presidente, con el poder absoluto que tendrá por mayoría en las cámaras de diputados y senadores y pretende realizar –según él– una Cuarta Transformación, en principio debe ser una metamorfosis política y social total; como sucedió al cambiar del estado prehispánico al Colonial, después al Virreinal y por último al de la partidocracia que a partir del primer segundo de diciembre de 2018 dominará, como MORENA absolutamente a México, sin posibilidad alguna de oposición. Lo cierto es que la Cuarta transformación comenzó desde principios de siglo cuando ganó la presidencia el PAN y perdió su hegemonía el PRI, la Cuarta transformación comenzó también con las políticas de inclusión, el TLC, la creación del INE, la influencia sociopolítica de las redes sociales, el reconocimiento de la pluralidad política, las Reformas Estructurales, incluyendo la pérdida del principio de autoridad, que así seguirá, porque AMLO ha prometido que nunca utilizará la fuerza del estado para aplicar la ley, dejando entonces igual la posibilidad de realizar bloqueos, barricadas, secuestros y todo delito con barniz de lucha social, porque en esa dinámica se apoyan los que creen tener la verdad para las transformaciones, aunque en algunos casos sean únicamente demagogia y populismo.