Tiempos violentos

CarloS R. Aguilar Jiménez.


Se aproximan tiempos violentos, que si bien podrían no ser bélicamente, lo cierto es que en México como país latinoamericano, tradicionalista, conservador, guadalupano y hasta reaccionario, cualquier intento de transformación o cambio, se constituye en protestas, barricadas, manifestaciones y oposición total, como bien sabemos los oaxaqueños que hemos vivido desde finales del siglo la oposición y resistencia a cualquier modificación, obra o infraestructura, así que, cuando el presidente ya en funciones aunque todavía no sea legítimo, continúe lo que dice será la cuarta transformación, lo que encontrará, como sucede ya, será oposición y resistencia a sus transformaciones, que sí para sus propósitos mesiánicos contará con el apoyo de la gente, del pueblo –según él–, de pobres y desheredados, de quienes poco o nada importa lo que hagan porque no repercute en la economía nacional, la oposición trascendente y peligrosa, será la de los pudientes y acaudalados y, a menos que les expropien sus propiedades y bienes, la transformación traerá tiempos violentos.

Vivimos tiempos violentos desde finales del siglo pasado debido a la proliferación del crimen organizado, impunidad, corrupción y abuso de autoridad, no obstante, lo que se avecina será peor porque la incertidumbre, “encuestitis”, populismo, indeterminación y cancelación de proyectos en marcha, ahuyenta las inversiones y el capital generando pobreza. AMLO dice que hará una transformación radical, que obviamente requiere de una revolución social, pero las revoluciones, cambios y transformaciones históricamente las han realizado siempre los jóvenes, nunca los sexagenarios y tanto el equipo como el gabinete del gobierno es de la sexalecencia, gente que nació a mediados del siglo pasado, que ha vivido en envidiables nichos de confort, que si cambian algunas cosas o muchas, como es costumbre en México, y más en Oaxaca, se encontrarán con violencia, no bélica, no armada, sin barricadas, marchas o bloqueos que no sirven para nada, salvo para molestar a la gente que trabaja, sino con cancelación de inversiones, fuga de capitales, compra de dólares o euros y  su correspondiente pérdida de empleos y oportunidades, porque yo mismo, aunque mis ahorros son precarios, los convertí en dólares desde el 4 de julio y ahora mismos he ganado por la paridad, así que si AMLO ya devaluó el peso aun sin ser presidente, la perspectiva es que una vez que le coloquen la banda presidencial, sus acciones nos lleven a tiempos violentos, mayor migración ilegal, incremento del crimen, abuso de autoridad con populismo, inflación y crisis. La historia de otros países latinoamericanos nos han enseñado lo que pasa cuando se vota enojado, desinformado, pero sobre todo, fanatizado, así que la perspectiva es de tiempos violentos, porque igual que no se puede razonar con un testigo de Jehová, tampoco se puede con un pejezombie incluyendo cualquier discusión que comience amistosa, terminacon polarización y enojo, que podría llegar a violencia.

Una semana inusual para Mariah Carey

Ismael Ortiz Romero Cuevas


Están cerca las fiestas decembrinas y como cada año desde 1994, vamos a escuchar hasta el cansancio todos los temas navideños que ha grabado Mariah Carey, desde “All I Want For Christmas Is You” o “Oh Santa!” que se han vuelto ya una especie de clásicos de la época, hasta sus versiones de “O Holy Night”, “Silent Night”, “Joy The World” o “O Come All Ye Faithful”. Desde hace más de 20 años, Mariah es la reina de la navidad y eso no podemos negarlo, pues los números (hablando de posiciones y ganancias) de sus dos álbumes navideños suben muchísimo en esta época del año.

Debo confesarles algo. Me había negado a escribir respecto a Carey porque al ser una de mis cantantes y compositoras predilectas, temo ante todo terminar opinando como un fan integral, pues sigo a la artista desde 1992, cuando yo era un adolescente y ella, una cantante joven que buscaba consolidarse en la industria y antes de sus poses de diva, que cabe aclarar, creo que en esta época solo a ella se le ven bien. Me tocó presenciar como seguidor, sus más grandes glorias con discos como “Music Box”, “Daydream”, “Butterfly” y “Rainbow”, materiales que vendieron cientos de millones de copias en todo el orbe y era prácticamente ella, quien lideraba la industria musical completa en aquellos gloriosos años noventas. Me tocó verla también caer de ese podio y ser testigo de su colosal resurgimiento en 2005. Como sea y por lo que sea, desde 1990, Mariah Carey siempre ha dado de qué hablar en todo sentido, ya sea por su talento, sus éxitos, sus fracasos, por algunos escándalos o sus poses de diva.

Y la semana que pasó, nuevamente fue noticia por dos sucesos: el primero, su álbum “Glitter”, editado en 2001 y con una trágica historia, llegó al primer puesto de ventas en iTunes, ¡17 años después de su lanzamiento!, algo similar a lo que le pasó a “Bohemian Rhapsody” de Queen. Para comenzar, recapitulemos: en 2001, Mariah tuvo quizá su primer fracaso en números. En ese año, se anunciaba que dejaba el sello Columbia de Sony Music para unirse a las filas de Virgin, propiedad del emporio discográfico EMI. A la par, se hacía oficial que saldría una película protagonizada por ella y las expectativas fueron demasiado altas. Suponiendo que las ventas y la cinta significarían un negocio redondo con las ventas que siempre reportó en su anterior casa discográfica, EMI concedió a Mariah uno de los contratos más jugosos de la industria de la música del que se tenga memoria, por más de 100 millones de dólares. Así, se realizó la película “Glitter: el brillo de una estrella” con su respectiva banda sonora. La fecha planeada para ese ambicioso lanzamiento fue el 11 de septiembre del año 2001, cuando las torres gemelas fueron derribadas en el acto terrorista que le dio la vuelta al mundo. Ese, fue el primer motivo por el que ese trabajo fue un rotundo fracaso. Aunado a lo anterior, la crítica no fue nada benevolente con la película; y tenían razón, la cinta es mala por todas partes; y eso, arrastró a la banda sonora que también reportó ventas con cifras muy modestas respecto a lo que Carey solía vender; asimismo, por primera vez el single debut del material, “Loverboy”, no alcanzaba el primer sitio del Billboard Hot 100 sino que se posicionó en el puesto dos; eso no le había pasado nunca a un primer corte de cualquiera de sus álbumes, pues desde 1990, siempre alcanzaban el primer lugar. Y así, fracasó un disco que al contrario de la película, era una producción brillante, un material bastante bueno y vanguardista. EMI retiró toda la promoción de la placa al no poder despuntar, le dio a Carey su carta de retiro y le obligó a pedir disculpas por tan solo vender tres millones de copias, cifras que muchos cantantes no logran en toda una carrera, decía la cantautora. El disco “Glitter” es considerado un fracaso en ventas, sin embargo no lo fue en críticas y sus fanáticos más fieles lo colocaron como una especie de “disco de culto”. Y así, la semana pasada, sus admiradores lanzaron una especie de idea cuando iTunes colocó el álbum “Glitter” en la lista de ventas digitales. Con el hashtag #JusticeForGlitter, comenzaron a enviar mensajes y a hablar de lo grandioso del álbum en las redes sociales. Y así, sorprendentemente el miércoles pasado, el disco alcanzó el top 5 de ventas en la plataforma y a las primeras horas del jueves, ya era número uno. Un éxito que lo reivindicó 17 años después de haber sido lanzado. Obviamente, “Glitter”, de Mariah Carey fue nuevamente titular de varios portales y publicaciones, pero ahora hablando de la hazaña que sus fans habían logrado.

Vamos con el segundo acontecimiento. El viernes 16 de noviembre, salió al mercado su nueva producción discográfica llamada “Caution”. Un material sumamente esperado, pues hacía cuatro años que no entregaba un álbum con temas inéditos. En septiembre, Mariah había dejado un tema llamado “GTFO” (Get The Fuck Out) algo así como “Vete a la mierda”, como prueba del sonido que utilizaría en el nuevo trabajo; la canción fue del agrado de sus fans y resultó con excelentes comentarios por parte de la crítica. Dos semanas más tarde, lanzó “With You”, oficialmente el primer single y que fue acogido con menos frenesí que “GTFO”, pero también con observaciones positivas. Vinieron después “The Distance” y “A No No”, temas rítmicos y que agradaron mucho a fans y a críticos especializados. El esperadísimo nuevo álbum de Mariah Carey, que en estos pocos días a la venta, se encuentra ya en el Top 5 en varios países, fue calificado con 83% de comentarios a favor por la prestigiada página Metacritic. Muchos incluso han comentado que estamos presenciando el que quizá sea el mejor disco en la carrera de la neoyorkina que ha vendido más de 200 millones. “Caution” cuenta con 10 temas con un refinado sonido soft pop muy diferente al que Mariah nos tenía acostumbrados y obviamente, con elegantes pinceladas de R&B.

Con ello, el pasado fin de semana observamos algo curioso, sin embargo, quienes hemos seguido la carrera de Carey, sabemos que es justamente lo inusual lo que la ha distinguido; pues en las listas de ventas digitales hay tres sitios que ella ocupa en este momento: “Glitter” continua a la cabeza de la lista, “Caution” en el top 5 en prácticamente todo el mundo y “All I Want For Christmas Is You” y sus álbumes navideños, avanzando como cada año desde hace más de dos décadas y entrando al Top 10. Así, otra vez estamos siendo testigos, quizá, de otro resurgimiento de la superestrella que muchos, ya creían acabada. De nuevo Mariah detiene al planeta y lo sorprende.