Observatoria Astronómico Municipal


La idea de número y de contar cosas, gente o estrellas, se remonta al más antiguo origen de la humanidad, transcurriendo con la invención de la escritura de la prehistoria a la historia, dándose el siguiente paso con la numeración y aritmética, convirtiéndose el asunto de las letras, palabras, números y cuentas en un concepto o necesidad importante en el que todos procuramos tener más y más y saber ¿cuánto tenemos, cuántos somos o cuantos reunimos?, en muchos casos interesando más la cantidad, los números, que la calidad, la excelencia, como sucede cuando se trata de administradores, contadores y políticos, a quienes no interesan sentimientos, experiencias, vivencias, contextos o circunstancias, por ello en Oaxaca en la X Noche de las Estrellas, más allá de los 5 mil y fracción de personas sensibles que reunimos alrededor de telescopios, talleres, expresiones artísticas, culturales, radiofónicas y funciones de planetario, lo que nos conmocionó e impactó fueron las manifestaciones de asombro, estupefacción y sorpresa de niños, jóvenes y adultos, porque la divulgación de las ciencias del cosmos, especialmente durante las Noches de Estrellas, es hoy por hoy la mejor opción para involucrar a los jóvenes tanto en el placer estético como en el científico.

La divulgación científica no es obligatoria, no requiere de exámenes, no se evalúa, no tiene horarios fijos,  programas específicos ni condiciones académicas. La divulgación científica se toma por gusto, por placer y cuando se quiere, siendo así durante la Noche de las Estrellas de Oaxaca, y en cada evento que organizamos, al hacer el recuento posterior, que no es sólo de números, ya que compartimos las experiencias y anécdotas vividas durante el evento y que nos animan a continuar, como la que vivió el Ing. Filiberto Cruz Zavaleta facilitando su telescopio en el Observatorio Astronómico: “La que más me gustó fue la de un par de niños que llegaron y escuchaban maravillados la explicación que les di sobre la Gran Nebulosa de Orión que estábamos observando; al terminar se fueron corriendo y luego regresaron jalando a su mamá, el mayor le decía: – ven a ver la nube de hidrógeno donde se forman estrellas… dile al señor que te explique cómo nacen en esta nebulosa ¡Mirala en el telescopio! y el pequeño la empujaba para que se acercara al ocular–. Esta fue la experiencia más maravillosa que tuve anoche y sentí que había sembrado una semilla en la mente de estos niños…¿puede haber una mejor recompensa?.

Estoy convencido de que divulgar astronomía en las Noches de las Estrellas y como se hace diario en el Observatorio Astronómico de Oaxaca es vital para motivar, inspirar, emocionar y demostrar la importancia de la astronomía, por lo que, más allá de números, cantidades y proporciones, lo que vale es la emoción que se genera e inspira en cada visitante y así sean únicamente 50 o 1001, lo valioso es hacer sentir a los asistentes que la ciencia no únicamente sirve para algo práctico, sino para mucho más, para mejorar la calidad de vida al inspirar no perder la capacidad de asombro ni sensibilidad por una noche oscura estrellada que podamos contemplar con telescopios o a simple vista.

Los Derechos Humanos por encima de prácticas religiosas: Lustre Núñez


El Juez Segundo Penal, asegura que frente al derecho humano de salud, cuando está en peligro la vida, los derechos humanos van a estar por encima de cualquier fe o creencia religiosa

El Artículo 24 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos señala que toda persona puede ejercer la creencia religiosa que más le agrade, siempre y cuando observe las leyes generales establecidas; es decir, que no se contraponga con salvaguardar y respetar los derechos humanos fundamentales, dijo el licenciado Armando Lustre Núñez, titular del Juzgado Segundo Penal del Distrito Judicial del Centro.

Al participar en el programa La Justicia a tu Alcance, del Poder Judicial del Estado de Oaxaca, transmitido por Cortv precisó que en los casos donde la libertad religiosa y la práctica médica no coinciden en relación al cuidado o tratamiento de un paciente se debe ponderar el derecho humano fundamental del cuidado de la vida y la protección de la persona.  

“La libertad religiosa no confiere a las personas la libertad de decidir sobre la vida o la muerte de otra persona. Los derechos humanos están sobre las creencias religiosas y prácticas culturales. Frente al derecho humano de salud, cuando está en peligro la vida, los derechos humanos van a estar por encima de cualquier fe o creencia religiosa, porque se pondera que la vida es de más valor, y se tiene que recuperar con todos los medios posibles”, indicó Lustre Núñez.

Abordó un caso suscitado en agosto de este año en Chihuahua, donde los padres de una niña con diagnóstico de leucemia, se opusieron a que recibiera una transfusión sanguínea, por lo cual la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió que por encima de las creencias de los padres, se debe salvaguardar la vida de los infantes.

“Los médicos deben realizar su trabajo conforme a las normas oficiales de la medicina, con el conocimiento científico, previa información al paciente de su padecimiento y el tratamiento que requiere. Tiene el deber de recuperar la salud de su paciente y de poner a salvo su vida”, comentó el juez Armando Lustre Núñez.

Aunque los padres tienen el derecho de decidir sobre sus hijos o hijas, cuando se trata de proteger la vida de un niño o niña, el Estado puede intervenir para limitar la autonomía de la libertad de los padres que tienen sobre los infantes, ya que el derecho a la salud y la vida están por encima de otros derechos.

Sin embargo, dijo que en casos donde el médico no siga el procedimiento adecuado, conforme lo marcan las normas de salud, no indique el tratamiento idóneo o se equivoque en el diagnóstico, está actuando con negligencia y pude ser sancionado conforme a derecho, ya que no está cumpliendo con su deber profesional.

En situaciones donde el paciente aún con la información médica correcta no acepta un tratamiento, está renunciando a un derecho privado, por lo cual debe dar sus razones claras y precisas del porqué renuncia, de lo contrario, si el médico realiza alguna operación o acción médica para salvaguardar su integridad y su vida, estará actuando con respeto a su profesión y bajo el cuidado de los derechos fundamentales.