Explosión migrante


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Es un hecho y consecuencia conocida por la gente, especialmente por mujeres educadas, que mientras más ignorante, religiosas (especialmente católicas), e incultas sean las mujeres o una pareja, más hijos tendrán, asumiendo el mandamiento de creced y multiplicaos o la sentencia que dice “hay que tener todos los hijos que Dios dé, porque ya él proveerá”, llenándose de hijos los estados más pobres, del sur de México y Centroamérica, de donde ahora vienen hordas de migrantes violentos, dispuestos a todo con tal de pasar ilegalmente a EU, donde esperan tener una vida mejor y, más hijos, como los que arrastran con ellos en su migración.

El crecimiento imparable, la explosión demográfica nos ha llevado a superar 7 mil millones de personas- en México 115 millones- aumentando mundialmente a un ritmo de más de 100 millones cada año, constituyendo el mayor problema al que se enfrenta la humanidad, porque de la explosión demográfica se derivan: agotamiento de recursos naturales, pérdida de suelos fértiles, hambre, escasez de agua y la emigración de miles o millones que por llenarse de hijos como pareja, familia o sociedad, los recursos y oportunidades de sus pueblos ya no alcanzan, y desesperados huyen buscando oportunidades en otra parte, en el caso de los centroamericanos y mexicanos, en EU, donde sus habitantes hace décadas entendieron que el bienestar y calidad de vida dependen de la educación, la ciencia y la implosión demográfica, traducida como: “Los ricos cada vez más ricos, y los pobres tienen hijos” porque es un hecho indiscutible que las familias que no tienen recursos, educación ni dinero, por ellos mismos no deberían tener hijos, porque ¿con qué dinero comprarán alimentos? ¿como se van a transportar, cuidar su salud y especialmente educar o instruir para que por lo menos aprendan un oficio o se titulen en una profesión? Si no hay dinero, el destino de los hijos y sus mismos padres, es ser delincuentes o migrantes, unos dedicados a conseguir dinero en el mundo del crimen y, los otros tratando de introducirse ilegalmente a países ricos y democráticos como EU, porque pregunto ¿Si tan bien hablan algunos de Cuba o Venezuela, por que no migran para esos países? sino a EU, pero como sea, mientras la gente no se eduque y la iglesia no se sume a campañas de prevención de embarazos, se legalice el aborto y entienda que los hijos no son una inversión, sino un mal negocio, obviamente sin dejar a un lado las infinitas satisfacciones, amor, vivencias y experiencias maravillosas que se tiene con ellos, nadie puede negar que si se asume la responsabilidad de padres, salen muy caros, así que todos aquellos que se quejan del calentamiento global, contaminación, agotamiento de recursos, desertización, y como fanáticos ecologistas exigen leyes para evitar el desastre ambiental  y la explosión migrante, debieran primero exigir un efectivo control natal, en el que por ley no se permitiera que por lo menos en cincuenta años, ninguna mujer engendre más de un hijo, y así, convirtiendo la explosión en implosión demográfica, todos los problemas, especialmente el de migración ilegal, se resolverán y hasta habría explosiones culturales, exceso de oportunidades y recursos, como sucedió durante el Renacimiento, cuando antes la Peste disminuyó naturalmente la población de Europa

La reparación del daño, derecho de la víctima


El tema fue abordado por Joaquín Dahir García López, funcionario del Poder Judicial en el programa, “La Justicia a tu alcance”, que se transmite a través de Cortv

El secretario de Acuerdos del Juzgado Tercero Penal del Distrito Judicial del Centro,  Joaquín Dahir García López, aseguró que la reparación del daño es un derecho de la victima de cualquier delito, por lo que en todo proceso jurídico, el juez debe pronunciarse al respecto; para esto se toma en cuenta el tipo de delito cometido.

Entre los derechos y la respuesta que el Estado debe dar a la víctima de delito se encuentran el esclarecimiento de los hechos, sanción de los responsables y reparación del daño: Este último puede ser de manera económica o no económica y se visualiza como un consuelo, y una retribución para quien sufre un daño, indicó.

Comentó que al dictar sentencia condenatoria, el juez debe pronunciarse con respecto a la reparación del daño, que al tratarse del daño de un bien, se hace restituyendo el objeto dañado, y al ser por lesiones o delitos sexuales, se habla de reparación del daño moral o indemnización.

“Vamos hablar de una restitución: cuando son delitos patrimoniales, es decir, el pago del valor del objeto del delito o si se recuperó, el objeto en sí. En los delitos de lesiones o delitos sexuales hablamos de una indemnización, porque no podemos regresar un brazo al estado que guardaba antes de haber recibido un golpe; hablamos de cubrir los gastos de curación. En el caso de los delitos sexuales, se dañan los sentimientos y la psique de la persona, entonces es el pago de  terapias sicológicas y otras acciones a favor de la víctima”, dijo.

Al participar en el programa televisivo, “La justicia a tu alcance”, que realiza el Poder Judicial del Estado de Oaxaca (PJEO) en coordinación con la Cortv, García López expuso a los televidentes dos ejemplos:

“En el caso del robo de un teléfono celular, sí se devuelve, se está reparando el daño. En caso de que no se encuentre el objeto, el inculpado realizará el pago de su valor. En el caso de un taxista que sufre daños en su vehículo, que es su fuente de trabajo, se habla de un pago integral de la reparación del daño, porque se deben cubrir los daños materiales y los daños que se le causó al no trabajar”.

El funcionario judicial indicó que para la reparación del daño material se toma en cuenta el avalúo realizado por el Ministerio Público en sus investigaciones, el cual puede ser analizado por las partes involucradas para llegar a un acuerdo o respetar el dictamen.

Para el caso de lesiones, el Artículo 29 del Código Penal establece un parámetro para reparar el daño, que en caso que la víctima no acredite pago que realizó para su atención médica, se tomará en cuenta los días que tardó en sanar la lesión, y se pagará con base en salarios mínimos.

Por esto, el representante judicial invitó a la ciudadanía que en caso de ser víctimas de un delito y llevar un juicio al respecto, no olviden su caso y realicen los dictámenes necesarios para que se pueda cubrir la reparación del daño conforme a la ley.

Las influencias de Freddie Mercury


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Para estas fechas, supongo que ya la mayoría habrá visto la película “Bohemian Rhapsody”. También, ya tendrán su opinión al respecto pues al parecer, a muchos nos gustó mucho la película y a otros, no tanto. Yo por lo pronto, he ido ya cuatro veces al cine a disfrutarla, una de ellas en la versión Sing Along, donde sorprendentemente, la gente sí canta en la sala de proyección. Yo lo hice a todo pulmón. También todas las veces que he ido, se me eriza la piel y se me ruedan las lágrimas de la emoción con aquella apasionante escena en la que “We Are The Champions” es interpretada.

Y sí, Queen y Freddie Mercury se volvieron a poner de moda y es algo que muchos reconocemos. Desbancó al espantoso reggeaton de las listas de descargas digitales y los más jóvenes comentan que Queen es la mejor banda del mundo. Sí, lo es y agradezco a la vida que lo hayan descubierto. Sin embargo, en la cinta no se mencionan las influencias que tuvo Freddie Mercury para convertirse en el mejor frontman de todos los tiempos y cuando vean quienes fueron, sabrán por qué hizo lo que hizo.

Las inspiraciones de Mercury, (de quien por cierto el pasado 24 de noviembre fue su vigésimo séptimo aniversario luctuoso), nunca se mantuvieron en secreto, pues siempre mencionó quiénes fueron sus artistas favoritos, sin embargo, fue hasta que Rami Malek, actor que lo interpreta en la cinta, aludió que lo pusieron a estudiar a conciencia a quienes influenciaron a Mercury, que también mucha gente volteó de nuevo a ver a esos artistas y ¡qué tamaños de artistas! Veamos:

1.- Aretha Franklin:

La reina del soul era la cantante predilecta de Mercury. Su voz, su estilo y sus letras siempre resultaron inspiradoras para el líder de Queen. Aretha “La Leyenda” Franklin era una artista muy completa, cantaba impresionante, tocaba el piano, era activista y poseía un carisma sin igual, lo que le permitía conectar con el público de forma inmediata. Semejante a Freddie, a Aretha le ovacionaban de pie casi cada movimiento que hacía sobre el escenario. Cuando vemos actuar e interpretar a Aretha, sabemos sin equivocarnos, que fue una gran influencia para el cantante. Además, se dice que fue por el apodo de Franklin: “The Queen Of Soul”, que Freddie propuso el nombre “Queen” para la banda y quitarle el de “Smile”. A que no se sabían esa.

2.- Jimi Hendrix:

Uno de los músicos más grandes en la historia del rock pese a que su carrera solo duró siete años. Mercury estudiaba los movimientos del cantante en sus presentaciones en vivo, pues le llamaba la atención su manejo del escenario. Sin embargo, existen rumores que afirman que en realidad, Mercury admiraba a Hendrix porque consideraba sus historias familiares similares, pues los orígenes de ambos fueron de estirpes segregadas en sus países respectivos; pues Hendrix fue hijo de un afroamericano con una descendiente afro y cherokee; mientras Mercury, de origen parsi (que en la película le dicen ‘paki’), siempre se esforzó por parecer lo más británico posible para evitar los señalamientos racistas. Como quiera que sea, Hendrix fue una de sus grandes inspiraciones.

3.- David Bowie:

¿Qué artista no se ha inspirado en el que quizá fue el más fascinante músico que ha pisado este planeta? La androginia es algo que “su camaleónica majestad” siempre manejó a la perfección arriba del escenario; la plástica, el maquillaje excéntrico o minimalista y el comportamiento sofisticado y extravagante siempre fueron elementos imprescindibles en los alucinantes espectáculos de Bowie. Y eso es lo que tomó Mercury para hacer del escenario su espacio más cómodo y embolsarse al público con solo un guiño. La profundidad en las letras de David Bowie, también le sirvieron para saber que en la música se puede enviar un mensaje certero y cautivador; y aunque sus estilos para componer fueron muy diferentes, no fue obstáculo para que juntos escribieran uno de los temas más famosos del mundo: “Under Pressure” y que creo, fue esa historia la que faltó retratar en la cinta, ya que Bowie y Mercury fueron amigos, pero esa colaboración tiene una anécdota muy peculiar que ya contaré en otro momento.

4.- Liza Minnelli:

Liza es la artista más completa que aún queda viva. Canta, baila, actúa, compone y escribe; además produce y dirige teatro y grabaciones de música; bueno, lo hacía cuando su salud se lo permitía. La ganadora del Oscar fue inspiración para Mercury no por su carrera completa, sino por su interpretación más memorable: “Cabaret”. Basta ver a Liza para entender lo que marcó en Mercury.

5.- Montserrat Caballé:

María Callas dijo en algún momento que la única cantante capaz de sustituirla en talento y personalidad era Montserrat Caballé; “Only Caballé” (solo Caballé) fue la expresión de la mítica diva. La cantante lírica con una técnica única y una de las más grandiosas sopranos del siglo XX, fue la responsable de que Mercury, siempre quisiera cantar por lo menos ópera ligera. Por ella y por ese motivo, Freddie creó el coro de la mítica “Bohemian Rhapsody”. La admiración de Mercury hacia la cantante barcelonesa nunca fue un secreto y logró actuar con ella en 1988, en el cierre de los Olímpicos de Seúl ’88, donde le cantaron a la siguiente sede de la justa: “Barcelona”.

Cuando vemos actuar, cantar e interpretar a las grandiosas (y miren que fueron grandiosas) influencias de uno de los más impresionantes artistas de todos los tiempos, sentimos mucho más admiración por él, ya que fusionar la esencia y al mismo tiempo crear un estilo propio tomado de estos monstruos del escenario y unirla con su ininteligible personalidad, de verdad, es porque existía demasiado talento. Eso fue lo que hizo único a Freddie Mercury. Por cierto, “Bohemian Rhapsody” continúa en cartelera.

¿La cuarta transformación no entiende nada sobre el federalismo en México?


Tiene razón el Presidente Electo cuando dice que no se dejará chantajear por nada ni por nadie, incluidos los gobernadores de las entidades federativas. En lo que no parece haber claridad, es en el entendimiento del poder que históricamente ha tenido el federalismo en México, y que por ese solo hecho el nuevo Presidente debería afianzar intereses y alianzas con los mandatarios estatales antes que pelear con ellos. Razones y referencias existen de sobra, y por eso mismo es indispensable que él y sus aliados entiendan mejor el federalismo que, le guste o no, nos rige y nos debe seguir determinando.

En efecto, una de las decisiones del nuevo gobierno federal que más ha incomodado a los gobernadores es la del establecimiento de la figura de “súper delegados federales”, que a partir del 1 de diciembre sustituirán a los actuales representantes de las dependencias y programas federales y concentrarán las funciones en una sola persona. En varios casos, la incomodidad tiene que ver con la ruptura a la regla no escrita de que cada Gobernador podía opinar e influir en el nombramiento de los delegados federales en su estado; pero sobre todo, tiene que ver también con el retorno del resabio del centralismo que, sin exagerar, en México ha provocado asonadas, conspiraciones y rebeliones armadas. Andrés Manuel López Obrador debería voltear a ver esas referencias para repensar hacia dónde quiere dirigir los esfuerzos de la cuarta transformación.

Y es que la semana pasada, el senador Félix Salgado Macedonio —guerrerense y legislador por Morena— hizo una referencia sensible para el país: aludió a la facultad que el artículo 76 de la Constitución federal le otorga al Senado para declarar la desaparición de poderes en las entidades federativas, para advertir a los Gobernadores que se deben adaptar a la nueva realidad relacionada con los súper delegados federales y para decirles que quien no esté de acuerdo puede enfrentarse a dicha intervención federal en los poderes estatales.

En esa lógica, parece que sin dimensionarlo los aliados de la cuarta transformación comienzan a jugar con fuego en un tema eminentemente político —no económico o de violencia—, pero no por ello menos relevante. En cada uno de los periodos de autoritarismo presidencial en México ha ocurrido la utilización de dicha facultad de desaparecer los poderes de las entidades federativas, y en todos los casos se usó con fines distintos a los que de manera natural establece la Constitución. Ocurrió durante el régimen de partido hegemónico priista, pero también ocurrió en los periodos previos a la segunda y tercera transformación —la República Restaurada y la Revolución—, cuando cada presidente intentaba exceder su poder interviniendo en la soberanía de las entidades federativas.

En ese sentido, quizá López Obrador olvida o no sabe que una de las discusiones nacionales de fondo que ocurrieron luego de la restauración de la República, tuvo que ver con la reinstauración del Senado como una forma de dar voz a las entidades federativas, pero también con el riesgo del doble filo de que, a través de esa figura, el gobierno federal pudiera intervenir en las decisiones soberanas de las entidades federativas. El presidente Juárez murió sin haber resuelto de fondo dicha polémica, y fue el régimen de Porfirio Díaz quien consolidó la existencia del Senado junto con el establecimiento de la figura de los “jefes políticos” —que es de alguna forma similar a la actual figura de los súper delegados federales en los estados de la república.

FEDERACIÓN, CONTRA EL FEDERALISMO

La facultad establecida en la fracción V del artículo 76 constitucional sobre la desaparición de poderes en las entidades federativas, es una de las vías de protección de la federación a los estados y no una amenaza, como hoy la presentan algunos integrantes de Morena. ¿Por qué? Porque igual que como otros artículos disponen diversos mecanismos para que la federación preste auxilio a las entidades federativas en caso de trastornos sociales o amenazas, también establece las bases mínimas, extraordinarias, para la reorganización de los poderes estatales en caso de que hubieren desaparecido todos los poderes.

Así, dicho precepto dispone: “Son facultades exclusivas del Senado: Fracción V.- Declarar, cuando hayan desaparecido todos los poderes constitucionales de una entidad federativa, que es llegado el caso de nombrarle un titular del poder ejecutivo provisional, quien convocará a elecciones conforme a las leyes constitucionales de la entidad federativa.” ¿Qué significa eso? Que dicha norma es únicamente instrumental y que, de darse el caso, de todos modos sería con base en las leyes estatales —y sólo con el nombramiento de un gobernador provisional, de transición hacia el restablecimiento del orden político— como tendrían que reorganizarse los poderes de una entidad federativa dicha situación, evitando así un posible vacío total de poder, que sería previsible justamente en una situación de violencia o incertidumbre.

El problema es que, en contraposición a ello, hoy pareciera que los poderes federales se encuentran intentando socavar el federalismo en aras de la cuarta transformación, o del proyecto de gobierno que plantean. Es cierto que se debe transitar del feuderalismo al federalismo —es decir, dejar esa idea de que los gobernadores son virreyes o pequeños señores feudales cobijados por el federalismo—; pero ello no significa que se desmantele el poder de esos virreyes en aras del establecimiento de un imperio federalizado.

La pugna centralismo-federalismo provocó la secesión de Texas en 1836 —como doloroso preámbulo de la intervención estadounidense en México de 1847 para legitimar la anexión de Texas, Nuevo México y la Alta California, con la vastísima extensión territorial que éstas implicaban—; y, antes, la discusión sobre el establecimiento de un modelo de República unitaria o uno de República federal, en los prolegómenos de la Constitución de 1824, casi provoca el desmantelamiento anticipado del país cuando varias de las antiguas provincias virreinales —Oaxaca, entre ellas— proclamaron su independencia antes que acudir a un Congreso constituyente que planteara el establecimiento de un modelo centralista de gobierno.

Es cierto que hoy muchas de las ideas políticas están matizadas por los intereses. Pero una de las cosas que la propia historia mexicana deja en claro es que hay algunos puntos sensibles que deben ser tratados con cuidado. Convertir en una amenaza las potencialidades del federalismo constituye una afrenta al modelo de gobierno y a la Constitución en México, y ni una mayoría legislativa amplia, ni una simple coyuntura política —como lo es en realidad esta tercera alternancia de partidos en el poder federal en México— debe revivir los fantasmas de las tragedias que esas disputas han provocado en el país a lo largo de otros tiempos.

¿Y LOS GOBERNADORES?

A partir del 1 de diciembre veremos qué gobernadores comprenden su papel y relevancia política en el sostenimiento de la Constitución y del pacto federal. El servilismo y la sumisión al nuevo régimen federal significará ahondar los daños que esto le puede provocar al país. No sólo se trata de ver qué actitud tendrá el nuevo Presidente, sino también de ver de si entre los mandatarios estatales hay sólo intereses o si hay verdaderas personas con visión de Estado. Al tiempo.