Educación y ciencia municipal


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Entendiendo que la educación es el desarrollo de las capacidades, actitudes o formas de comportamiento, incluida la adquisición y enseñanza de conocimientos como resultado de la cultura o instrucción; y que educar es encaminar el proceso del aprendizaje en las personas para promover determinadas reacciones, hábitos o actitudes deseadas por el educador o por las instituciones, en Oaxaca de Juárez, la administración municipal que preside el Lic. Oswaldo García J. considerando es fundamenta sus habitantes, especialmente niños y jóvenes se interesen por la educación e involucren en procesos creativos e innovadores, derivados principalmente de la científica y tecnológica, nombró atinadamente al Maestro José Ramón Ramírez Peña, Subdirector de Educación Ciencia y Tecnología Municipal, seguro de que su desempeño profesional destacado en otros cargos y funciones, repercutirá positivamente durante este trienio.

Oaxaca de Juárez, ciudad que se caracteriza por su esencia cultural, primariamente artística, folclórica, arqueológica o  política, no se distingue en el ámbito científico, educativo ni tecnológico, en principio porque a las familias que son las que realmente educan y los estudiantes que asimilan conocimientos no se les ha sabido educar para que piensen, reflexionen, duden y refuten, viviendo en un contexto social educativo esencialmente humanista y social, ajeno a la física, matemáticas, química o astronomía, disciplinas científicas que son cimiento de la ciencia y tecnología moderna, que todos de un modo u otro utilizamos a diario en dispositivos digitales o electrónicos, desde el teléfono inteligente, a veces más que sus dueños, hasta las computadoras, telecomunicaciones y miles de aplicaciones de software, de las que el usuario poco o nada entiende aunque sepa utilizar bien, siendo así que si bien la función principal de la educación compete al IEEPO, universidades y todas las escuelas, también debe ser parte importante del compromiso de todos, como el H. Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez, institución que a través de la Dirección de Desarrollo Humano y la Subdirección de Educación, Ciencia y Tecnología, tienen responsabilidad, en la medida de sus alcances y posibilidades, incrementar lo que se pueda hacer en pro de la educación científica como parte fundamental del Desarrollo Humano, porque es un hecho irrefutable que, no obstante se pueda disfrutar estéticamente de la contemplación de la naturaleza o creaciones humanas, lo cierto es que, si además se entiende, por ejemplo un arcoíris, que per se es espectacular, si lo vemos también con conocimiento científico entendiendo teoría de los colores, principios de refracción, espectroscopía, electromagnetismo o dispersión de longitudes y ondas, el gozo es mayor y el bienestar pleno, así que la designación del master José Ramón Ramírez Peña como subdirector de Educación, Ciencia y Tecnología es acertada y promete ser positiva en virtud de su profesionalismo, sensibilidad y capacidad de asombro, actitudes que sin duda repercutirán en el éxito de lo que el mismo reconoce como Cuarta Transformación en el Municipio de Oaxaca de Juárez. Que así sea.   

Yalitza Aparicio logra lo que parecía imposible


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Hace quizá un mes, que Alfonso Cuarón, recorría un camino sinuoso con los complejos cinematográficos hegemónicos en nuestro país, convenciéndoles que proyectaran su más reciente trabajo: “Roma”.

Parecía que el aclamado director, pedía un favor y atentaba contra los grandes emporios que se negaron a exhibirla por las condiciones que Netflix, productora de la cinta, ponía para que tenerla en las salas. Aún con eso, los pocos lugares donde se consiguió proyectarla sobrellevaron una sobre demanda de entradas, pues la gente se volcaba por ver lo que retrataba en su trabajo más introspectivo.

En esos meses, recuerdo que en mi cuenta de Twitter (@iorcuevas), escribí que con “Roma”, México podía obtener su primer Oscar a Mejor Película en idioma extranjero y su segundo Globo de Oro en esa misma categoría (vaticinio cumplido). En ese mismo hilo, también hacía yo, una especie de carta a los Reyes Magos, donde deseaba y pedía clamorosamente que Yalitza Aparicio fuera nominada a un premio de la Academia por su interpretación de Cleo, la nana protagonista de la cinta; también más o menos escribí lo mismo sobre Marina de Tavira, pensando en que se quedaría en deseos, aunque muchos expertos en cine y críticos, no veían nada descabellado que por lo menos Marina, sí fuera nominada. Todavía me atreví a escribir: “guarden este tweet”.

Así que el martes por la mañana, desde antes de las 7:00, estaba yo muy al pendiente del anuncio de las nominaciones al Oscar y ¡oh sorpresa!, “Roma” resultó que competirá en 10 categorías entre las que destacan: Mejor Película; Mejor director (Alfonso Cuarón); Mejor Actriz (Yalitza Aparicio); Mejor Actriz de Reparto (Marina de Tavira); Mejor Guión Original, Mejor Fotografía y Mejor Diseño de Producción, entre otras, convirtiéndose así en la película en español con más nominaciones en la historia de los Premios de la Academia.

La gran sorpresa fue sin duda la nominación de la oriunda de Tlaxiaco, Yalitza Aparicio, una mujer que habla mixteco y que no tiene formación en arte dramático, sino que estudiaba para ser educadora.  La mujer fue duramente criticada por su aspecto; porque se atrevió a impactarnos con su actuación, una chica que nada tiene qué ver con el estereotipo que vemos en el cine, aunque interpreten a empleadas domésticas. Una muchacha que conquistó al mundo (literal, ¡al mundo!) con su interpretación llena de fuerza e inocencia; llena de matices sin dejar de ser natural; llena de verdad y fuera de convencionalismos; llena de una potencia como pocas veces se ha visto en el séptimo arte; llena de triunfo y de ángel y además, callándole la boca a todos quienes criticaron su persona y no su trabajo.

Así, la oaxaqueña hoy logra competir en la misma categoría en la que estarán nada menos que la maestra Glenn Close (la gran favorita); Lady Gaga y Melissa McCarthy. En efecto, no la tiene nada fácil. Sin embargo, lograr estar dentro de ese selecto grupo de actrices y más, estar dentro de esa categoría sin ser una película producida por cualquier gran estudio de Hollywood, es ya un logro colosal que hay que reconocer.

El martes, Yalitza tapó bocas. El martes, el mundo volteó a verla de nuevo y a ser tendencia a nivel internacional; logro lo imposible; y aunque se enoje Patricia Reyes Spíndola (por cierto, también nacida en Tlaxiaco, Oaxaca), creo que hay Yalitza para rato pues a pesar de no ser actriz de escuela, tiene un talento natural que sin duda, tiene que ser aprovechado por cualquier cineasta. Así que el 24 de febrero próximo, estoy seguro, que todo México, todo Oaxaca y todo Tlaxiaco, estaremos tomados de la mano, deseándole lo mejor a quien que logró lo que parecía, no pasaría. Estamos orgullosos de ella. ¡Vamos Yalitza!