Acusar sin evidencia


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Lo más probable es que sea cierto, siendo casi seguro que son responsables de saqueo, corrupción, engaños, fraude y muchos otros delitos, porque así es el sistema político mexicano invadido de impunidad, abusos, indolencia, ineptitud e improvisación en todos los niveles y cargos públicos, por lo que denunciar la corrupción de manera general o global es aceptable o creíble, ya que es difícil o imposible entre políticos encontrar a alguno honesto y respetable, porque si acaso lo son al comenzar su administración pública, es un hecho que al terminar dejan de serlo por la simple causa de haber entrado en política con todas sus consecuencias, no obstante, mientras no se tengan pruebas de algún delito cometido, evidencias de alguna violación a la ley o seguridad respecto de fraudes, malversaciones o desfalcos, la ley no permite se exhiba o haga alarde de probables delincuentes hasta que no se pruebe y demuestre su culpabilidad, como sucede en los Medios donde la ley obliga a enmascarar sus rostros u ocultar los ojos, presumiendo su probable inocencia.

Todos los medios de información cumplen con la ley y cuando muestran a alguien que se supone es delincuente, se protegen sus derechos humanos y encubre su rostro, no obstante, el presidente de México pone a la vista y exhibe exfuncionarios a quienes acusa de delitos sin tener pruebas, suponiendo violaron la ley o conjeturando fueron corruptos, pero sin evidencias o pruebas, que si las tiene o no, debiera primero respetar la identidad de los presuntos culpables y no vulnerar su ascendiente, sino hasta que sean enjuiciados y luego condenados, pero eso a AMLO no le importa, “Él” puede hacer lo que quiera porque tiene el apoyo de mucha gente, sin embargo, el consenso, mayorías, beneplácito de partidarios  o autoridad presidencial no es certeza ni argumento válido para condenar a alguien públicamente hasta que no se pruebe su culpabilidad, porque sino será como en tiempos de la Inquisición, cuando condenaban a herejes, brujas o impíos simplemente porque se suponía su culpabilidad o pacto con el diablo, en un dinámica de acusaciones, denuncias, asesinatos, tortura, encarcelamientos y excomunión sin pruebas que llevó a la hoguera a cientos de miles, que siendo inocentes, resultaban culpables simplemente porque así lo decía el inquisidor o los acusaba el párroco local. Los jueces, jurados o magistrados son quienes dictan sentencia respecto de los delitos que se imputen, para eso existe el Poder Judicial, y si es el Ejecutivo el que condena sin pruebas, comete perjurio y prevaricación, exactamente igual que los inquisidores del Santo Oficio.    

Grandes canciones que debieron llevarse el Oscar (II)


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Continuamos con nuestra lista de las grandes canciones que compitieron por el Oscar a Mejor Canción Original y no resultaron triunfadoras pese a que los temas, tenían muchas posibilidades de coronarse. Pero, también me gustaría que conociéramos las piezas que están nominadas este año. Así, que antes de comenzar con el conteo de los temas clásicos, les presento una que está nominada este año:

Canción: “All The Stars”

Canta: Kendrick Lamar

Letra y música: Kendrick Lamar

Película: “Pantera Negra”.

Esta, es mi favorita para que gane este año. Esperemos.

Ahora sí, comencemos con las canciones que son estupendas, compitieron y no ganaron.

3.- “Live And Let Die” – Paul McCartney

Letra y música: Paul y Linda McCartney

Película: “007 Vive y deja morir”.

La primer película del agente británico más famoso de todos los tiempos que protagonizaba Roger Moore, tuvo como marco una gran canción escrita por el matrimonio McCartney (Linda y Paul). Es sin temor a equivocarme una canción que ha envejecido con mucha dignidad, pues su mensaje, su potencia y su sonido, siguen siendo un referente obligatorio en la música moderna. “Live And Let Die”, es un tema que es un clásico de la música y es conocido en todo el mundo. Incluso hay quienes desconocen que el tema fue escrito para una película del 007, pero que la identifican de forma inmediata. En el año 1973, cuando compitió por el Oscar, la pieza galardonada fue “The Way We Were”; en efecto, otro clásico de la música que interpretó Barbra Streisand para la película “Nuestros años felices” dirigida por Sydney Pollack; pero el tema ganador de ese año, no ha sido de tal influencia ni de la popularidad del tema McCartney. “Live And Let Die” es una rolota y punto.

4.- “Have You Ever Really Loved A Woman?” – Bryan Adams y Paco de Lucía

Letra y música: Bryan Adams, Michael Kamen y Mutt Lange

Película: “Don Juan de Marco”

Aún no me cabe en la cabeza que a este tamaño de canción, le haya ganado “Colors Of The Wind”, la insípida y cursi canción de “Pocahontas” en la sexagésima octava ceremonia celebrada en 1995; situación que nuevamente hace más fuerte mi teoría de que la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas de Estados Unidos tiene mucha preferencia hacia Disney, aunque la canción que compita, como en este caso, sea una pieza no solo mala, sino fea y llena de clichés. Y no es que la canción de Bryan Adams contenga una letra filosófica o bastante profunda, pero pone a flor de piel los sentimientos además de la belleza de los arreglos, poniendo la guinda la guitarra española ejecutada de manera magistral por el insuperable Paco de Lucía.

La historia del amante más grande del mundo y del psiquiatra que intentó curarlo, debía tener una canción digna y “Have You Ever Really Loved A Woman?”, plasmaba perfecto la sensualidad del entonces jovencísimo Johnny Depp y la maestría de lo que se puede considerar la última gran actuación de Marlon Brando en la pantalla grande. Sin duda, este tema sí se debió llevar el Oscar y por mucho. Y como siempre sucede, “Have You Ever Really Loved A Woman?” ha pasado a la historia como una de las más bellas baladas escritas, mientras que casi nadie recuerda si quiera un poco de la letra del tema que ganó el Oscar ese año. Celebren este 14 de febrero con este tema. Bello y digno de cualquier historia de amor.

La siguiente semana, tengo dos temas más que de verdad, se van a sorprender, así que no se lo pierdan.