Uber en Oaxaca


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Como ciudad turística debido a sus innumerables atractivos que no se ubican únicamente en el Centro Histórico, sino alrededor de la ciudad, los visitantes requieren para conocer Monte Alban, Mitla, el árbol del Tule o cualquiera de las zonas emblemáticas de Oaxaca del servicio de Tour compartido o alquilar un automóvil, porque si pretenden viajar en un autobús suburbano o taxi de pueblo la experiencia resulta un disgusto por el pésimo e insalubre servicio que ofrecen, y si el paseante quisiera utilizar un taxi el costo sería elevadísimo y pésimo, no obstante, si en Oaxaca hubiera el servicio UBER, no solo los turistas se beneficiarían, sino muchos usuarios locales que a cualquier hora y desde donde estuviesen, podrían solicitar vía aplicación de internet, un UBER que los transportara con limpieza, seguridad y tarifa justa.

UBER  es una empresa que proporciona a sus clientes vehículos de transporte limpios y seguros con conductor que el usuario después del servicio, se califica como pésimo, regular o bueno en el viaje, a través de un software de aplicación móvil que conecta a los pasajeros por medio de sus teléfonos y GPS con conductores de vehículos registrados, quienes ofrecen un servicio de transporte a particulares, quienes además no pagan en efectivo, sino que se cobra vía tarjeta de crédito o débito, siendo así una empresa de transporte y no una plataforma digital de intermediación entre viajeros, convirtiéndose UBER en una exitosa compañía de “taxis” o automóviles de transporte que desde San Francisco en EU, donde inició la prestación de servicio de transporte, llegó a México en 2013 y, desde su inicio, prontamente, fue clasificada como competencia desleal por los abusivos y careros taxistas tradicionales, quienes lejos de mejorar su servicio, optimizar su atención y corregir su educación, al contrario, utilizando su brutalidad y vandalismo (que es directamente proporcional al número de integrantes de la flotilla del dueño o del sitio) en ciudades como Oaxaca, con la complicidad maligna del gobierno del estado, no existe el servicio UBER, que si opera para bien de usuarios en cdmx, Puebla, Querétaro, Monterrey y cualquier otra ciudad turística y civilizada de México, pero no en Oaxaca, donde si al gobierno del estado y la Secretaria de Inmovilidad (SEMOVI) de verdad les importara la gente y turismo, procurarían funcionara UBER y así los abusivos taxistas tendrían que competir, mejorar su servicio, cobrar lo justo y, sobre todo comportarse educadamente, pero no, no es así, porque aunque se hable de 4T con T de torpeza o Triquiñuelas, lo cierto es que aquí las condiciones socioeconómicas, inseguridad y T también de transas, seguirán iguales o peores, porque entre otras cosas, ni autopistas a la costa e istmo, ni el Citibus y parece que ninguna obra o infraestructura…

Horror hecho en México II


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Continuamos con nuestra lista de cintas de horror con manufactura nacional. Y ya en la primera parte, vemos que hay varias que valen la pena. Aquí continua nuestro estimulante conteo:

6.- “Veneno para las hadas” (1984). Director: Carlos Enrique Taboada (sí, otra vez).- Algo que a Taboada le encanta en su cine, es centrar el terror en personajes que pueden ser tiernos. Y “Veneno para las hadas” no es la excepción. Una película aclamada por la crítica y amada por los fanáticos del cine de este género. “Veneno para las hadas” es hasta este momento, una de las cintas más macabras presentadas en nuestro cine, además con una novedosa forma de presentar a los personajes, pues las tomas en plano perspectiva, nos da la sensación de tener la estatura de un niño, pues las cámaras siempre son colocadas a esa altura, además, porque a los personajes adultos, no se les ve el rostro salvo en contadas escenas. La historia se centra en Verónica (Ana Patricia Rojo) quien, alentada por las historias de su nana (Carmela Stein), dice ser una auténtica bruja; Verónica involucra en su fantasía a su amiga Flavia (Elsa María Gutiérrez), al decirle que es ella es quien provoca algunas situaciones siniestras en su casa y en su entorno, gracias a sus conocimientos de brujería. Así, Verónica convence a Flavia que la invité a pasar unos días a la casa de campo de sus padres donde preparará un veneno para las hadas. El de esta película, es uno de los finales más tenebrosos del cine nacional.

7.- “La tía Alejandra” (1979). Director. Arturo Ripstein.- Ésta, no es una cinta de horror de forma estricta, pero transmite tal inquietud que mucha gente no es capaz de verla completa. La película juega y hace referencia a cultos, brujería, maldiciones, magia negra y satanismo, que sin ser explicita en estas actividades, los logra retratar increíblemente bien, siendo tan sugerente que nos imaginamos lo peor. La mayor ovación en esta cinta se la lleva sin duda la primerísima actriz Isabella Corona, quien con su endeble figura y físico desvalido, logra hacer una interpretación de la Tía Alejandra en verdad amenazadora. La historia se centra en una familia de cinco integrantes, con quienes un día, llega a vivir la Tía Alejandra. Poco a poco, ella les comienza a enseñar cultos a sus pequeños sobrinos, con quienes hace rituales. Al ellos rechazarla, no le queda más que asesinarlos. El trabajo tan espeluznante en La Tía Alejandra, no hubiera sido posible sin la calidad histriónica de Isabella Corona y la complicidad con el director. Y sí, “La Tía Alejandra” es una extraordinaria película, pero que no todo el público, tolera ver y menos disfrutar.

8.- “La invención de Cronos” (1993). Director: Guillermo del Toro.- Aquí comienza la historia de Del Toro y sus personajes aterradores y entrañables. Con referencias claras al vampirismo pero sin mencionarlo nunca dentro de la película, “La invención de Cronos” se centra en la historia de un alquimista que en 1535, inventa un mecanismo que le hace tener vida eterna. Más de 450 años después, revela su secreto, lo que provoca una persecución intensa por obtener el objeto. Seamos honestos también, “La invención de Cronos” hubiera sido monumental, de no ser por el desprestigio que tenía en ese momento el cine fantástico en nuestro país y por no creer lo suficiente en un director que tenía algo glorioso entre las manos, pero que el haber salido de las filas de Televisa, no le ayudaba mucho. Nunca imaginamos que algún día Del Toro, ganaría un Oscar. También es la primera vez que Guillermo del Toro, trabaja con dos de sus actores talismanes: Federico Luppi y Ron Perlman.

9.- “El espejo de la bruja” (1962). Director: Chano Urueta.- Brujas buenas y profanadores de tumbas es lo que tenemos en esta película. Un interesante planteamiento en una de las películas mejor logradas en México, pero también de las que pocos conocen. Isabella Corona vuelve a interpretar a una bruja que posee un espejo que le dice el futuro, sí, muy a lo Blanca Nieves. Con él, le dice a su patrona, Elena (Dina de Marco) que su esposo Eduardo (Armando Calvo) está próximo a matarle para casarse con otra. La bruja de nombre Sara entonces, intenta proteger a Elena con un conjuro, sin embargo, Eduardo logra salirse con su cometido. Así, con la ayuda de la bruja, Elena emerge del espejo para tomar venganza. Por ello, “El espejo de la bruja”, se ha convertido en una de las cintas de horror más aclamadas, pero poco vistas por el gran público.

10. “El escapulario” (1968). Director: Servando González.- Una película muy innovadora en su tiempo. Fue de las primeras cintas en utilizar la corrección de color, además, utiliza las tomas subjetivas que eran poco conocidas en esos momentos, dichas tomas nos permiten ver “a través de los ojos del personaje”, además utiliza otro tipo de tomas que hasta ese momento, no se habían experimentado en nuestro país; asimismo, la iluminación tan detallada y precisa, juega un papel fundamental dentro de la narrativa de “El Escapulario”. La historia inicia con una anciana moribunda, María Pérez viuda de Fernández (Ofelia Guilmain), quien manda a llamar a un sacerdote, el Padre Andrés (Enrique Aguilar) para confesarse y le dé los santos oleos. Es entonces, cuando la moribunda mujer le confiesa que posee un escapulario capaz de proteger la vida de quien lo posea; le dice que salvó la vida de sus hijos, pero que quien lo tenga y no crea en su poder, morirá. Con esta película, se pone de manifiesto que no es necesario ni un elemento de exorcismo, brujería o personajes fantásticos para crear una buena cinta de horror y un ambiente angustiante en verdad. Arte puro.

Así, concluimos este especial de Horror hecho en México, donde nos queda claro que en nuestro país, también se generan productos dignos de admirarse y de ser exhibidos a nivel internacional. También queda de manifiesto que no solo en el cine de este género, sino en todos, la verdadera estrella siempre será el guión. Espero de todo corazón queridos lectores, que les haya gustado.