Conseguir objetivos


Carlos R. Aguilar Jiménez.

En los demás estados del país no sé, pero supongo es lo mismo. Las organizaciones o individuos se tienen que manifestar, protestar públicamente, marchar por las calles, secuestrar oficinas o negocios y amenazar para que así, perjudicando a los niños si se trata de los profes de la Secta 22 o cualquier otra organización, consigan sus objetivos ya sea de intereses mezquinos o legítimos, y por fin los gobernantes les atiendan y resuelvan, dialogando o por mandato directo, sus problemas o necesidades.

En el caso de Oaxaca específicamente, sabemos bien que el ejemplo para conseguir objetivos lo han dado los profes de la Gestapo 22, quienes ayer, hoy y quien sabe cuantos días más se manifestaran para conseguir sus aviesos fines, porque legítimamente o no, así funciona el sistema de gobierno; porque si yo, por ejemplo, como ciudadano normal sin recurrir a las asociaciones a las que pertenezco o a determinados grupos con influencia, pretendo solucionar un problema o conseguir una audiencia con cierto personaje, me será casi imposible solucionarlo personalmente o hablar y plantear las circunstancias de lo que pretendo, no obstante, si movilizó a alguna sociedad de las que soy integrante para bloquear un crucero o vialidad importante, incluso cerrar una oficina de gobierno, es un hecho que de inmediato seremos atendidos y recibidos por el funcionario, porque así son las cosas y los gobernantes quienes durante pocos años con poder, se sienten divinidades, seres todopoderosos que olvidan un día dejaran el cargo y de nuevo serán ciudadanos normales, incluso anodinos pero cargados con todo el resentimiento social y personal por las acciones que tomaron cuando gobernaron y por ello la mayoría huye de Oaxaca.

Hoy de nuevo los profes de la SS22 marchan protestando para conseguir derogar la Contrarreforma educativa o lo que sea no les convenga y, por supuesto lo conseguirán, porque únicamente el chantaje, intimidación y movilizaciones convencen a los políticos, no la justicia, razón o justificación, sino  Ãºnicamente la amenaza y movilizaciones o incluso la violencia, como actúan los vendedores ambulantes que agreden, humillan y ponen de rodillas al gobierno, porque así sea un simple policía, su placa representa al gobierno, su uniforme e investidura son símbolo del estado, de la legitimidad del gobierno y autoridad y, si a este policía se le puede patear, escupir y someter, lo mismo se puede hacer con funcionarios, la cuestión es reunir un grupo de individuos pendencieros, ya sean mercenarios o integrantes y bloquear calles, cerrar oficinas de gobierno o patear policías, porque en Oaxaca conseguir objetivos políticos o sociales solo se logra con la intimidación y chantaje, no con la razón, justificación, justicia y derecho, y ya puede usted o yo hacer mil tramites o millones de oficios perdiendo su tiempo porque no le harán caso nunca, excepto que decida en multitud bloquear calles y así hasta de rodillas le atenderá el gobernante en cuestión. Esa es la política que vale, la intimidación  y chantaje, no la justicia y equidad.

Los profesores en el cine


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Ayer celebramos el día de los profesores. Y aunque en nuestro país y particularmente en nuestro estado, estamos acostumbrados a que ellos conmemoran desquiciándonos a todos con marchas, plantones y protestas, déjenme decirles que no siempre fue así. Hubimos quienes nuestra educación básica la cursamos en escuelas públicas; y aunque parezca que eso no pasó, resulta que muchos de nosotros, sobre todo quienes ya tenemos más de 30 años de edad, recordamos con demasiado cariño a profesores que nos ayudaron a formar nuestro carácter, a encontrar nuestra vocación y a motivarnos pese a la historia de vida de cada quien. También fuimos quizá la última generación con quienes los profesores se les iba la mano con la disciplina y respeto, pues aún nos daban con una vara, el borrador, nos aventaban los gises o nos jalaban las patillas. Nadie se quejaba, era parte de la formación.

Los profesores en el cine, no han pasado desapercibidos y vamos a recordar algunas cintas que han puesto a los profesores, como los héroes que son:

1.- Simitrio (1960)

Director: Emilio Gómez Muriel

¿Quién no rió y lloró con esta película mexicana? Nos arrancó el corazón a varios y nos hizo ver que pese a que un grupito de cinco niños le jugaban bromas al profesor Cipriano (José Elías Moreno) que se encontraba casi ciego, somos testigos del liderazgo, de la vocación, paciencia, perseverancia y el gusto por su profesión. A lo largo de la historia, nos enternecemos con las bromas que le hacen los alumnos y la forma en que el profesor es capaz de sobreponerse. Obvio, Simitrio es uno de sus alumnos, sin embargo por tener que salir de urgencia con sus padres, falta unos días a la escuela. Por ello, le pide a José Ángel, otro de sus compañeros dé el recado al profesor, cosa que no hace y todas las travesuras las hacen en nombre de Simitrio. Es una cinta mexicana inolvidable.  

2.- El profe (1971)

Director: Miguel M. Delgado

Con un guión de Mario Moreno “Cantinflas” y su actuación estelar, esta cinta no es de las mejores del mimo de México, pues al paso de los años, se ha convertido en una especie de pieza machista y conservadora. Busca retratar un problema social, sin embargo, el personaje de Sócrates García, poco a poco se convierte en un cliché y con mensajes ocultos de cuando el gobierno utilizaba la imagen del gran Cantinflas, para enviar mensajes de lo “moralmente correcto”. Tan simple como que en esos años, la educación era destinada únicamente a los varones o ¿ya se fijaron que en el grupo a quien le enseña El Profe, no hay una sola niña?

3.- Los coristas (2004)

Director: Christophe Barratier

Cinta francesa ubicada en 1949, en un internado en la postguerra. Recoge la experiencia de Clément Matthieu, un profesor de música recién llegado a un internado de chicos difíciles, donde el principal método pedagógico es la mano dura y la disciplina: “¡acción! ¡reacción!. El maestro Matthieu forma un coro con el objetivo de ganarse la confianza de los chicos e inculcarles valores que hasta el momento no habían encontrado, como la sensibilidad, humanidad y lealtad. Esta cinta, además de emotiva, cuenta con actuaciones estupendas, una fotografía impecable y una de las bandas sonoras más bellas que se han hecho para el cine. El director de esta cinta, también es músico, por eso, esta que fue su opera prima, tiene qué ver con la música. “Los coristas” fue candidata al Oscar a Mejor Película Extranjera en 2005, asimismo, la canción “Vois sur ton chaim”. Así, la llamada “Jaula de los ruiseñores” de este siglo es por demás, una cinta emotiva, poderosa y con elementos que evocan belleza por donde se le vea.

4.- La sociedad de los poetas muertos (1989)

Director: Peter Weir

En esta película, un excéntrico profesor cuestiona la enseñanza tradicional de un colegio elitista de Nueva Inglaterra, descubriéndoles la poesía, el significado del “carpe diem”, la importancia de la lucha por los sueños y destruyendo estereotipos, cambiando la vida de un grupo de alumnos. Con esta película, Robin Williams nos entrega una de sus actuaciones más grandiosas, que le valió una nominación al Oscar. Simplemente obligatoria.

5.- Mentes peligrosas (1995)

Director: Don Simpson

Un homenaje a todos los profesores principiantes y las poderosas profesoras, capaces de hacer que chicos vándalos consigan enamorarse de la literatura. Michelle Pfeiffer estelariza esta cinta que fue un éxito en taquilla a mediados de los noventas. La poderosa canción realizada por Coolio es hasta este momento un icono de la música y el cine. Además, creo que esta cinta predijo el Nobel para Bob Dylan, ¿ya recordaron por que´?

6.- Al maestro con cariño (1967)

Director: James Clavell

Estelarizada por el legendario Sidney Poitier y basada en la novela “To Sir, with love” de E.R. Braithwaithe, es una cinta que es uno de los grandes referentes del cine que se han inspirado en los profesores para ser mostrados como inspiradores. Otra de las cintas obligatorias para homenajear a los mentores.

Han faltado varias películas, así que ya saben que siempre quedo en espera de comentarios y sugerencias. Por lo pronto, que sirva esto para brindarles un sencillo homenaje a quienes seguramente, nos han entusiasmado en algún momento de nuestras vidas. Por ser guías, inspiración, ejemplo y fortaleza. A ustedes formadores de gente ávida de conocer, a ustedes queridos profesores que no se les olvida en lo absoluto.