Ficticia contaminación


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Durante las semanas que se mantuvo sobre el valle de Oaxaca una inmensa capa de vapor de agua proveniente del agua gasificada en el Atlántico y Pacifico y que por ubicarse nuestra ciudad en el istmo de Tehuantepec nos alcanza el aire marítimo tropical, esta nube de vapor opaco sirvió para que sensacionalistas ecológicos y fanáticos ambientalistas señalaran apocalípticamente que todo estaba contaminado por humo de coches, y  tenían razón respecto del humarada de incendios forestales, pero no en relación de la calina que confunden con emisiones de vehículos de combustión interna, exactamente igual que en cdmx, Puebla o Tuxtla donde sucedió lo mismo, y ahora, cuando el vapor se condensó por las lluvias y el sol se desplaza para alcanzar el trópico de cáncer, el aire vuelve a ser transparente, diáfano, las nubes blancas y el cielo azul, siendo el mismo número de autos y las mismas circunstancias de tránsito vehicular, pero atmosfera sin calina o niebla.

Para el gobierno que aprovecha pretextos ecológicos o ambientales para prohibir un día sin autos o más y cobra impuestos alegremente a propietarios de vehículos, le conviene promover la falsa contaminación atmosférica, y si bien es real en el valle de México donde circulan millones de vehículos y no hay casi vientos alisios que la ventilen como en Oaxaca, de cualquier forma ahora tienen de nuevo un cielo relativamente transparente porque el vapor de agua se condensó, pero bien sirvió la ficticia contingencia para asustar más a la gente mintiendo al decir que era humo con partículas venenosa y mortíferas que causarían la gente moriría como insectos fumigados. El aire en la ciudad de Oaxaca hoy y durante los próximos cinco meses será de azul celeste, de cielo de zafiro, debido a que el inmenso vapor proveniente del océano Pacifico y Atlántico al tener la radiación solar en el meridiano, alcanzó el punto de licuefacción o condensación que convirtió la “olla de vapor” en que estábamos, en celajes y nubes blancas. Nimbos, Cumulonimbos, Cirros y todas las formas nubosas previas a la formación de huracanes, ciclones, tormentas tropicales y demás fenómenos meteorológicos que convierten el vapor del aire en lluvias a partir de junio y hasta octubre. ¿Dónde esta esa supuesta contaminación del aire si los coches son los mismos? ¿Por qué de repente después de las primeras lluvias se limpió el aire y así sigue? La actividad industrial, el número de coches en circulación es el mismo y ahora el aire es transparente. Había, por supuesto, humo de incendios y aunque algunos siguen activos, para todos es evidente que el aire se limpió e hizo transparente; no porque se halla detenido la circulación de autos o apagado las deflagraciones, sino sencillamente porque comenzó a llover y, las lluvias son condensación del vapor de agua que sirvió a los apocalípticos ambientalistas para decir que el mundo se va acabar y a los fanáticos verdes para seguir creyendo la vida se terminará, aunque sigan utilizando todo lo que la industria proporciona y vehículos que los transportan.

Cinco grandes discos que cumplen 20 años en 2019


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Han pasado 20 años desde 1999. 20 años desde que esperábamos todos quienes formamos parte de la generación X que comenzara el nuevo milenio, aguardando quizá una era donde la utopía de una sociedad más justa comenzara, también con el temor de que los aparatos como el horno de microondas o la computadora de escritorio colapsaran al no reconocer los números para abreviar el nuevo milenio. En fin, nos imaginábamos un sinfín de historias, algunas con lógica y otras un tanto disparatadas; pero era parte de ser joven en aquellos años y era parte de que el internet aún no se encontraba casi en cada hogar como hoy.

1999, también nos trajo materiales discográficos grandiosos, incluso algunos no fueron tan exitosos en su momento, pero al paso de los años se convirtieron en verdaderas piezas de culto; así que comenzamos con:

1.- “Hours…” – David Bowie

Discográfica: Virgin Records

Este disco es el último que Bowie grabaría con el sub-sello propiedad de EMI Music. “Hours…” es una placa que al igual que “The Rise And Fall Of Ziggy Stardust And The Spiders Form Mars” no entró al Top 40 de la lista Billboard 200, alcanzando el puesto 47 y que ambos se convirtieron en materiales apreciadísimos y de culto al paso de los años. Nadie niega que “Hours…” fuera un estupendo disco, pero en el año en que estaban de moda las Spice Girls y Savage Garden, era complicado que Bowie entrara con su genialidad y sonido sofisticado en el gusto de los jóvenes noventeros. La crítica ovacionó este material de “su camaleónica majestad” argumentando que nadie había madurado de la forma tan refinada en que David lo hizo; aplaudían la osadía del británico a quien se le reconocía la grandeza de este trabajo. Con “Hours…” David Bowie se consagra como “gran maestro de la música”; lo magistral de este disco, se nota al escucharse como el artista disfruta de principio a fin este incomprendido trabajo. Por cierto, “Hours…” también fue el primer disco tanto de Bowie como de EMI en comercializarse en el entonces nuevo y desconocido mercado de las descargas legales de internet.  

2.- “Rainbow” – Mariah Carey

Discográfica: Columbia Records

Último material de Mariah con Columbia Records en su primera etapa con Sony Music y que vendió alrededor del mundo más de 20 millones de copias; además, contiene dos temas que llegaron al puesto uno en Billboard Hot 100: “Heartbreabker” y “Thank God I Found You”; este último tema, la diva neoyorkina se lo dedicaba a Luis Miguel que en ese entonces era su pareja, a lo que “El sol” le respondió también con la canción “Amarte es un placer” contenido en el disco del mexicano del mismo nombre. Mariah utiliza en este material prácticamente la misma fórmula de su anterior trabajo, con base pop pero empleando arreglos en R&B, Hip-Hop y baladas suaves. Colaboran con ella compositores consagrados como David Foster y Diane Warren y además, da oportunidad a Usher, Jay-Z y Snoop Dog (¡nada más!), entonces nuevos valores. Rainbow es un disco que sigue sonando muy actual al paso de los años.

3.- “Enema Of The State” – Blink 182

Discográfica: MCA Records

Para muchos de los seguidores de Blink 182, este fue el disco con el que la banda se entregaba al sonido más comercial y dejaban atrás la resonancia y apariencia ‘underground’. Con “Enema Of The State”, Blink 182 además de despedir a su baterista original Scott Raynor y sustituirlo por Travis Barker, realizaron una especie de reinvención del pop-punk, algo que podía ser bueno o malo según la percepción de cada quien. Con este material y canciones irreverentes, Blink 182 conocieron el verdadero éxito al conquistar nuevos fanáticos, además de la joya de video que nos dejaron del single “All The Small Things” que parodiaba y criticaba de una forma certera, la dominancia del pop en aquellos años.

4.- “Californication” – Red Hot Chili Peppers

Discográfica: Warner Bros. Records

La carrera de Red Hot Chili Peppers comienza en 1984, sin embargo, muchos fanáticos y críticos consideran su disco insignia precisamente a “Californication”, un material que nos sigue emocionando a muchos y transportando a épocas grandiosas, además de que es quizá la mejor época para la banda apuntándose un acierto por el regreso de John Frucsiante. Temáticas oscuras como insinuaciones de suicidio, temas sexuales, drogas, soledad e ira adolescente fueron los recurrentes en este material que conquistó a un público nuevo y que además, es considerado uno de los mejores discos de todos los tiempos. El Salón de la Fama del Rock lo colocó en el puesto 88 en su lista de “Los 200 álbumes definitivos que todo amante de la música debería tener”.

5.- “Play” – Moby

Discográfica: Independiente

Un ejemplo de perseverancia es este disco del neoyorkino Moby, que antes de andar con las tonterías esas de que si anduvo con Natalie Portman, hacía cosas bastante dignas. Y digo que es un ejemplo, porque el músico visitó varias discográficas como Sony Music, Warner, EMI, RCA y algunas otras con la maqueta de este material; los “conocedores” lo rechazaron por raro y Moby se fue a producirlo de manera independiente en su estudio casero montado en su departamento. En pocos meses, “Play” se convirtió en el disco independiente más vendido del año 1999-2000. El encanto de este material es que pudo ser el último de la carrera de Moby y se quedó para la posteridad como una grabación que sigue siendo vigente hasta este día gracias a la publicidad, ya que los mercadólogos siguen encontrando en “Play” el jingle perfecto para comercializar casi cualquier producto. ¡Bien Moby!

Seguro hay más estupendos discos que cumplen 20 años, así que ya saben que gustoso acepto sugerencias, mientras la dejamos aquí por hoy.