¿Orar por gobernantes?


Carlos R. Aguilar Jiménez.

“Orar por gobernantes pide la Iglesia” a través del arzobispo de Oaxaca para pedir al mundo sobrenatural, al habitáculo de Dios y todos sus elegidos, que no se despenalice el aborto y la población siga creciendo exponencialmente y la sobrepoblación, agotamiento de recursos u oportunidades, pobreza, marginación, hijos no deseados ni queridos, delincuencia, deterioro ecológico y todos los problemas y  catástrofes que genera la explosión demográfica, continúen por los siglos de los siglos; porque es un hecho que mientras más gente haya en cualquier lugar, menos alcanzarán los recursos y oportunidades, proliferando la ignorancia en todos los sentidos, especialmente la científica, conviene a la Iglesia y también al gobierno para poder manipular a la gente sin capacidad de refutación o critica.

Orar, rezar, realizar mandas, ofrecer sacrificios, hacer hechizos, conjuros o sortilegios fue practica y ritual común de pueblos que pretendían alterar las leyes y constantes del universo en beneficio de sus intereses y carecían de conocimientos respecto del funcionamiento de la naturaleza, esperando que fuera el dios de la lluvia, del tiempo, del trueno o Cielo quien resolviera nuestros problemas mediante milagros o prodigios, hasta que la Revolución Científica y luego Industrial, demostraron que únicamente por medio del trabajo y la técnica, o las matemáticas e ingeniería, se pueden solucionar los problemas, no obstante y luego de varios siglos de pensamiento científico y utilización de miles de dispositivos creados tecnológicamente, muchos, como el arzobispo de Oaxaca e incluso el papa todavía creen y piden que orando se solucionan los problemas o que la fe mueve montañas, cuando está demostrado que únicamente los productos de la ciencia cambian o mejoran la vida y, si se trata de evitar abortos, existen muchos procedimientos anticonceptivos para conseguir que únicamente sea el placer erótico el que vivan las parejas sin embarazarse, pero, si algo falla y ocurre un embarazo,  también por medio de la ciencia se interrumpa antes de que se pueda considerar un infante, porque la filogenia refleja la ontogenia evolutiva y hay un período en el que aún no se es un ser humano, pero como sea, lo cierto es que no se soluciona ningún problema orando, no llueve si sacamos a una imagen religiosa y la paseamos por la calle, ni dejara de haber terremotos por rezos, ni habría telecomunicaciones, computadoras, laser, anestesias, antibióticos o aviones que pudieran conseguirse orando el Padre nuestro, sino únicamente acudiendo a escuelas, graduándose como universitarios y después trabajando en laboratorios o instituciones o industrias, donde se inventen cosas, porque la complejidad de la vida moderna no se resuelve añadiéndole más asiento a la clayuda, sino estudiando, siendo consciente y trabajando, trabajando mucho y estudiando para dejar de creer en prodigios y milagros sobrenaturales, que de cualquier forma los gobernantes no atenderán porque mientras estén en el poder se sienten omnímodos, todo poderosos y omniscientes, como uno que conocemos.

Se va y no sabe si volverá


Ismael Ortiz Romero Cuevas

El pasado 29 de agosto el cantante, compositor y multi-instrumentista Ed Sheeran anunció su retiro “temporal” de la música, argumentando que la gira de nombre “Divide” ha durado más de dos años y eso, lo tiene realmente agotado. El sentimiento encontrado que tenía en aquél concierto que ofreció en Ipswick, capital del condado británico de Suffolk, lo comparó con terminar con una novia con la que se ha durado mucho tiempo y dijo, regresaría en algunos años. 

En realidad nunca aclaró cuánto sería el tiempo que se tomaría para volver a los escenarios, situación que entristece mucho a sus más fieles fanáticos, quienes lo convirtieron en poco más de ocho años de carrera en uno de los cantantes juveniles más exitosos y redituables del orbe actualmente. Sus temas acumulan millones de reproducciones en plataformas como Spotify, iTunes y YouTube, y como ejemplo aludimos a “Shape Of You”, un tema que además que se encuentra bajo el escrutinio legal por una acusación de plagio y que ostenta la estratosférica cantidad de dos mil 200 millones de reproducciones solo en Spotify. Sí, leyeron bien. 

Ed Sheeran además ha tenido colaboraciones con diferentes artistas, desde Taylor Swift, One-Direction, Justin Bieber y algunos otros, además de crear el tema “I See Fire” para la película “El Hobbit: la desolación de Smaug” y que por cierto, fue una decepción que no obtuviera por lo menos la nominación al Oscar a Mejor Canción. Y así, puedo pasarme escribiendo sobre todos los logros de Sheeran a lo largo de su carrera, incluso, de aquél espectacular concierto en el estadio de Wembley, donde lo acompañó Elton John en una especie de “paso de estafeta”.

Yo, descubrí a Ed Sheeran a finales de 2011, cuando su disco de nombre “+” (pronunciado Plus), llegaba a nuestro país. Recuerdo que unos días antes de comprarme el material en disco compacto, porque aún las plataformas no eran que digamos muy populares, vi el video de su single “The A Team”, un tema tremendamente triste que cuenta la historia de una prostituta que nunca deja de soñar, sin embargo, con un mensaje entre líneas: mientras se puede pensar que el equipo “A” se refiere a un ángel, en realidad lo que relata es el tema de las adicciones. De verdad, el track me cautivó y en una tienda departamental, encontré aquél CD, ahí, en un rincón olvidado. La gente aún no sabía quién era Ed Sheeran. Escuché por primera vez su material debut y créanme, me pareció genial. Temas como “Lego House”; “Give Me Love”; “Small Bump” o “Drunk” forman parte de ese disco que no solo sorprendió al público, sino que también sedujo a la crítica, quienes le otorgaron una puntuación de 90 sobre 100 en la página Metracritic. Ese disco, no fue tan popular como el siguiente, sin embargo, le abrió camino para que la gente conociera su talento y apreciara su trabajo. 

Con su siguiente disco le fue aún mejor: “X” (pronunciado Multiply y en español Multiplicar) donde contiene grandiosos temas, y aunque con un sonido más comercial, fue el que realmente conquistó al planeta con temas como “Sing”, donde colaboró con él el prestigiado Pharrell Williams; “Don’t”; “Photograph”; “Bloodstream” y el multipremiado “Thinking Out Loud”. Un disco simplemente espectacular y que lo colocó entonces, ya como en rey de las plataformas, pues con ese tema, superó los dos mil millones de reproducciones. 

En mi humilde opinión, pienso que Ed Sheeran poco a poco pasó a géneros musicales más comerciales, comenzando con esa especie de indie pop, hasta sucumbir a los sonidos más lucrativos y que a pesar de eso, nos seguía encantando con su trabajo. Uno de sus temas más recientes, “Perfect” se ha convertido en una de las baladas más escuchadas en todo el planeta y uno de mis temas predilectos. Ed Sheeran se va de los escenarios para pasar tiempo con su esposa, Cherry Seaborn, con quien se casó en secreto en 2018 y dice, no haber tenido tiempo para estar juntos, por la vertiginosa gira que le llevó a realizar su más reciente material de nombre “÷” (Pronunciado Divide). La promesa de su regreso, mantiene con esperanza a sus seguidores y eso sí, dijo que el día que se convierta en padre, su carrera pasaría a un segundo plano; vamos, dijo que ya no le importaría demasiado. Sheeran aseguró que durante esta reciente gira por casi todo el planeta, presenciaron su concierto más de nueve millones de personas. Indie o comercial, con acusaciones de plagio o no, sin duda, el talento de Sheeran es algo que faltará en el mercado musical y sin temor a equivocarme, aguardaremos a que regrese a la música para que nos siga sorprendiendo. Mientras tanto, sus seguidores esperan que disfrute de su receso de la popularidad y exposición que lo rodea, pues esa es una de las consecuencias de la vida pública; y eso es agotador para cualquiera. El descanso, lo merece.