Mejora alumbrado público


Carlos R. Aguilar Jiménez.

El gobernador del estado y la titular de la Sener pusieron en marcha el programa de Sustitución e Instalación de Luminarias nuevas del alumbrado público de la ciudad de Oaxaca, que con una inversión de más de 142 millones de pesos se logró gracias al trabajo de gestión que realizó el gobierno estatal y municipal consiguiendo así para la capital un panorama nocturno más luminoso, atractivo y seguro para quienes aquí vivimos y para los miles de turistas que visitan la ciudad y que antes evitábamos al ponerse el sol por el aspecto lóbrego y tenebroso de muchas calles que eran refugio de ladrones, cristaleros y todo tipo de delincuentes que se escondían en la oscuridad.

Con luz todo es mejor, con iluminación nos sentimos más seguros, confiados y tranquilos principalmente si somos peatones, porque la falta de iluminación siempre ha sido problema de la humanidad, buscando todo el tiempo con que alumbrarnos para poder seguir con nuestras actividades una vez que inicia la noche, iluminándonos con antorchas, teas, lámparas de aceite, linternas de gas, quinqués de petróleo y velas o candiles, hasta la invención de los focos incandescentes, fluorescentes, de neón, vapor de sodio y actualmente de Leds, diodos emisores de luz, que a diferencia de las antiguas luminarias, no emiten calor, no se calientan, utilizando casi toda la energía eléctrica para brillar sin desperdicio en calentamiento, demostrándose así como la ciencia y tecnología resuelve los problemas ambientales o ecológicos, porque si bien en Oaxaca la electricidad que consumimos proviene de plantas hidroeléctricas y por lo tanto es sustentable ecológicamente porque no utiliza combustóleo, gas o se genera en plantas nucleoeléctricas como la de Laguna Verde; con las  nuevas luminarias que instala el gobierno estatal y municipal, más allá de la inversión en postes, arbotantes y brazos metálicos, el consumo el electricidad diario será exiguo y el recibo de pago a CFE será mínimo, porque las lámparas de led convierten la energía en luz no en calor y así una lámpara de 200 watts que antes transformaba 80 por ciento en calor y 20 en luz, ahora 95 por ciento es luz y 5 calor, calentamiento que al margen de no tener utilidad en función de las Leyes termodinámicas que dicen no hay desayunos gratis , la duración de las luminarias al no calentarse es mayor, hasta 100 veces más que un foco incandescente, duración que repercutirá en la economía y disminuirá los costos de mantenimiento, siempre, claro está que también mejore la vigilancia y seguridad, porque es probable que los vándalos y rateros, se preparen para robar las luminarias, tal y como hacían con medidores de agua y materiales de cobre, debido a su costo y durabilidad. Como sea suceda, lo que importa es que tendremos una ciudad nocturna bien iluminada y en consecuencia segura, porque siendo la capital Patrimonio dela Humanidad es lamentable que fuera únicamente ciudad de día porque de noche era lóbrega y tenebrosa.