Término de pensiones alimenticias con apego a Derechos Humanos: PJE

  • El Poder Judicial vigila que se protejan los derechos de los beneficiados, hayan culminado su grado de estudios profesionales y se encuentre libre de condiciones de vida en desventaja

Es compromiso del Tribunal Superior de Justicia del Estado garantizar que, al emitir resoluciones referentes a la cancelación de pensiones alimenticias a hijos de familia o cónyuges, se juzgue con perspectiva de género y protección a los derechos humanos, afirmó el magistrado José Luis Reyes Hernández, integrante de la Sala Familiar.  

El especialista en materia familiar, indicó que para determinar o no, la culminación de esta obligación económica, -la cual consiste en la provisión del vestido, habitación, educación y asistencia médica en caso de enfermedad-, es necesario considerar una serie de variables respecto a las condiciones de vida y necesidades de los beneficiarios, de modo que sus derechos no sean vulnerados.

La pensión alimenticia, explicó, quedaría cancelada siempre y cuando la o el hijo de familia haya culminado su grado de estudios profesionales y se encuentre libre de condiciones de vida en desventaja, de algún estereotipo que atente contra sus derechos u otro factor contemplado en las normas nacionales e internacionales de protección. 

Al juzgar con perspectiva de género, comentó el Magistrado, se han registrado resoluciones relevantes, como el caso de una hija de familia que tuvo un hijo, y cuyo padre no efectuó el reconocimiento; sin embargo, el progenitor de la joven accedió a proporcionar la pensión, pero un año después de haber retomado sus estudios, fue cancelada la obligación económica y la joven quedó en desventaja.

“Al recurrir a la apelación, se analizaron sus derechos humanos desde una perspectiva de género, pues se encontraba en categoría sospechosa y era expuesta al escarnio social. Por tanto, se determinó una medida de protección de los derechos de la mujer, para no continuar con los estereotipos de género por su mayoría de edad y la falta de respuesta de parte del padre del menor de edad”, comentó.

El magistrado de la Sala Familiar señaló que se da atención frecuente a casos de apelaciones por anulación de pensiones alimenticias, de las cuales se generan incidentes de disminución o cancelación de las mismas, sobre todo, en casos de hijos mayores de 30 años de edad, con grado de estudios profesionales concluido, y que continúan apelando los dictámenes emitidos en los juzgados. 

La pensión alimenticia es un derecho que brinda la ley a las y los hijos, en caso de separación o divorcio de los padres y consiste en la asignación de una cantidad económica, en favor de los hijos o la cónyuge, para satisfacer sus necesidades de subsistencia.

El magistrado Reyes Hernández, invitó a la ciudadanía a acudir a los juzgados de su distrito con el fin de plantear sus problemas y encontrar una solución, ya que bajo la política impulsada por el presidente del TSJ y del Consejo de la Judicatura, magistrado Eduardo Pinacho Sánchez, el Poder Judicial es una institución de puertas abiertas.

“Parásitos”: su inesperado triunfo la noche del Oscar


Ismael Ortiz Romero Cuevas

El jueves pasado en este mismo espacio, me atreví por primera vez a publicar mis películas favoritas para ganar la estatuilla del Oscar, el máximo galardón del cine en el mundo y podríamos decir que mi deseo (más que vaticinio) se cumplió, pues siempre quise que la surcoreana, “Parásitos” se llevara el máximo galardón de la noche, además del de cinta extranjera, para que hiciera historia en los premios. 

Mucha gente cuestionó mi argumento, pues en todas las entregas de premios previas al Oscar, la gran ganadora fue “1917”, historia magistralmente dirigida, además, por el británico Sam Mendes y que tenía todo el reconocimiento no solo por las grandiosas actuaciones, sino por la técnica en cómo fue filmada. Otras de las favoritas eran “El irlandés” de Martin Scorsese; “Jo jo Rabbit” de Taika Waititi y obviamente “Guasón” de Todd Phillips. Nadie vislumbraba a que “Parásitos” fuera la gran triunfadora de la noche y es que el gran público y hasta la crítica no apostaban a que la cinta de Bong Joon-Ho fuera la rotunda ganadora al adjudicarse seis premios, entre ellos, varios de los más importantes: Mejor Guion Original, Mejor Película de habla no inglesa; Mejor Director y Mejor Película. 

Pero ¿por qué “Parásitos” sí merecía todo lo que ganó? Les presento mis argumentos del porqué lo merecía:

La dirección: 

El trabajo de Bong Joon-Ho es simplemente impecable. Presenta tomas, iluminación y el ‘timing’ perfecto para que la cinta funcione en casi todos los niveles; hay que mencionar que visualmente, con todo y lo crudo que pueden ser algunas imágenes, es muy bella y hasta elegante. 

Los protagonistas: 

El que sean surcoreanos no es un obstáculo para que en prácticamente en todo el mundo nos hayamos identificado de alguna manera y quizá de manera no intencional con los personajes principales. Escritos de forma correcta, la pobreza en la que se supone viven, no impide que cada uno tenga una personalidad definida y podamos diferenciar esos rasgos sin ningún problema, además, la forma en cómo la familia es solidaria para abatir su situación económica nos pone a pensar que cualquiera, incluso nuestros mismos vecinos, pueden estar pasando por una situación similar. 

Suspenso, comedia negra y cine ‘noir’:

No he podido catalogar en algún género en específico esta película. Es una cinta que tiene como base el thriller, pero maneja de manera refinada la comedia negra y el sarcasmo, en ocasiones la comedia del pastelazo, toques del cine negro o ‘noir’ en algunas escenas y se convierte, sin previo aviso y sin que nos demos cuenta, en una cinta de horror con pinceladas del estilo tarantinezco. ¡Todo en uno!

La crítica social: 

Por muy absurda que nos parezca “Parásitos”, vamos, porque lo es; no deja de tener una crítica social universal. Los Kim, la familia protagonista vive una situación de pobreza extrema, algo que no es ajeno a ninguna sociedad en prácticamente en el planeta entero. Vivir al día y con pocas esperanzas de un futuro prometedor es una condición de la que millones de personas no se libran a veces, aún viviendo en países desarrollados; así como Corea del Sur. 

Los giros argumentales: 

Inspirada en obras de Hitchcock, Scorsese y Tarantino, “Parásitos” cuenta con giros argumentales magistrales y un factor sorpresa contundente, lo que hace que uno se encuentre al borde de la butaca en toda la película. Cuando la vieron ¿se dieron cuenta que dura más de dos horas? Casi nadie, y es porque la cinta no suelta al espectador desde el primer minuto. Sobre todo, porque ninguna situación por insensata que parezca, se ve forzada en pantalla. 

Es divertida: 

Ya mencioné que puede ser un thriller, pasa por el horror, el drama, el cine negro y también es absurdamente divertida. Mucho, para ser sincero. 

Los elementos que hacen única a “Parásitos” están a la vista. No por lago, esta película hace historia en la entrega de premios al ser la primera cinta no hablada en inglés en ganar la máxima presea de la entrega, además de ganar el de Mejor Película de habla no inglesa. “Parásitos” quizá no era la favorita de muchos, pero creo que a diferencia de años anteriores, en este 2020, el Oscar, sí fue justo con este premio.