Administración de justicia con visión pluralista y garante de los DH


  • El titular del Poder Judicial, magistrado Eduardo Pinacho Sánchez firmó un convenio de colaboración con el Cepiadet

El titular del Poder Judicial, magistrado Eduardo Pinacho Sánchez y el presidente del Consejo Directivo del Centro Profesional Indígena de Asesoría, Defensa y Traducción (Cepiadet), licenciado Tomás López Sarabia, firmaron un convenio marco y específico de colaboración, con el objetivo de fortalecer la interlocución con la sociedad civil e impulsar una administración de justicia desde una visión pluralista y garante de los derechos humanos. 

Al ser Oaxaca un estado pluricultural, con dos terceras partes de la población total reconocidas como pueblos indígenas, el presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura, destacó como ejes principales del convenio, el establecimiento de un diálogo entre el Poder Judicial y las autoridades comunitarias, así como la importancia de garantizar la incorporación del pluralismo jurídico y la perspectiva de género en los procedimientos.

Asimismo, el intercambio de conocimientos para mejorar la actuación jurisdiccional, la consolidación de una justicia abierta, además de la reflexión sobre las resoluciones emitidas desde la visión de la academia y la sociedad civil, con la finalidad de identificar los avances, debilidades, desafíos y oportunidades; por ello, agradeció al Cepiadet la aportación de su experiencia, capacidad de trabajo y gestión; así como la aportación de recursos para el impulso de dichos objetivos. 

“Es indispensable la perspectiva del pluralismo jurídico, el reconocimiento y el diálogo con la jurisdicción indígena, la apertura al intercambio de experiencias y a la reflexión crítica y constructiva de las tareas de este poder”, afirmó.

En su intervención, el licenciado Tomás López Sarabia explicó que como parte de los proyectos a realizar, se llevarán a cabo cuatro encuentros regionales entre autoridades indígenas y los operadores de la justicia estatal, un seminario en pluralismo jurídico con la participación de académicos de reconocido prestigio; un encuentro nacional en materia de justicia indígena, la elaboración de un libro y la permanencia de un diálogo abierto con la sociedad civil.

“En materia de pueblos indígenas, el Poder Judicial de Oaxaca desempeña un papel fundamental que se ha visualizado aún más en los últimos años, sobre todo en acciones como sentencias e institucionalización de programas que pueden servir como ejemplo y parteaguas a nivel nacional, para que otros poderes judiciales del país las puedan retomar”, reconoció.

En la firma del convenio también estuvieron presentes magistrados, magistradas, consejeros de la Judicatura, servidores judiciales en materia de derechos humanos y representantes del Cepiadet.

Marcha de CBTis 26


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Frente a la brutal inseguridad que se vive en la ciudad de Oaxaca derivada de la absoluta impunidad de delincuentes comunes y crimen organizado, además de abusos y acoso que cometen individuos clasificados como machos o misóginos en todos los niveles, porque es un hecho que los analfabetos funcionales policías carecen de intelecto o IQ suficiente para tener destrezas y estrategias de seguridad, los habitantes de casas o departamentos tienen que convertir sus domicilios en refugios y  los vecinos organizarse para proteger entre ellos y, si logran atrapar un delincuente o secuestrador lincharlo o quemarlo, como circula una petición en Facebook, porque la policía luego de arrestar lo liberará argumentando respetar sus derechos humanos, que deben ser inhumanos, por lo que ante esta infame situación, autoridades y padres de familia del CBTis 26 y Secundaria Federal 1, de la zona de san Felipe, realizaron ayer una marcha de protesta para exigir a las autoridades protección y seguridad para sus estudiantes, especialmente para las niñas quienes frecuentemente son acosadas o asaltadas por maleantes de la zona, quienes realizan sus fechorías sin problema alguno.

Es un hecho que los policías no se dedican a proteger y salvaguardar la tranquilidad de la población; lo que hacen felizmente todos los días es extorsionar a parejas de enamorados, borrachines, motociclistas, automovilistas pobres con coches viejos y ciudadanos indefensos, como me consta sucede a diario en la Vía de Copérnico del cerro del Fortín y estacionamientos del mirador, Planetario y Observatorio, donde diario policías viales en pareja a bordo de motocicletas llegan intempestivamente con linternas a iluminar coches con tripulantes a los que de inmediato bajan y despojan, convirtiéndose la practica en jugosos negocio porque su cuota no es menor a 500 pesos, rehuyendo su principal obligación que es salvaguardar a la población, principalmente a mujeres y niñas. Sin defender a los policías incluidos sus jefes, porque no lo merecen al no cumplir con su obligación ética e institucional, es cierto también que no tiene caso detengan delincuentes incluso en flagrancia porque solo los encarcelan horas y, tampoco pueden hacer arrestos utilizando la fuerza porque serán condenados por Derechos Inhumanos pudiendo perder su empleo, así que les conviene más hacer como que cumplen, sin cumplir realmente, en un circulo corrompido que ha llevado a la sociedad a temer más a policías que a delincuentes, derivando esta situación en hartazgo de la población que solo se puede evidenciar con marchas como la de la secundaria Federal 1 y CBTis 26, que para muy poco servirá, porque la extrema corrupción de la policía vial y de seguridad es exagerada, como se comprueba con estadísticas, la  opinión pública y la marcha realizada ayer ante la impunidad e inseguridad que a diario se vive en esa zona y todo Oaxaca, y aunque el gobierno diga que tiene otros datos, las evidencias y realidades son irrefutables.