Digna protesta femenil


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Protestar respecto de injusticias, oponerse a arbitrariedades y encarar principalmente al gobierno que hace caso omiso de acosos en contra de mujeres, soslaya feminicidios y elude su responsabilidad respecto de acabar con la impunidad disfrazando su ineptitud con “otros datos”, será motivo principal de la protesta de mujeres este 9 de marzo, declarando que el “nueve ninguna se mueve”, con intención de establecer un precedente nacional de inconformidad en la progresiva dinámica social de reivindicación social de la mujer, como ya hicieron en otros tiempos en su lucha por conseguir el sufragio y otros derechos humanos que siempre han disfrutado esos hombres que por ser religiosos, especialmente católicos, se creen superiores, hechos a mano por Dios..

Conseguir derechos de igualdad de género, equidad social, justicia, equilibrio, imparcialidad respecto de trato, procedimientos y salarios, entre otros asuntos de equivalencia, incluido el derecho de abortar antes de 12 semanas, ha sido una lucha constante y difícil ante la cerrazón y mezquindad de políticos, religiosos y gobernantes, principalmente de los nacidos a mediados del siglo pasado, quienes empecinados en seguir tradiciones obsoletas, achacan toda inconformidad o protesta social al pasado, a lo que hicieron o no otros, antes, o al neoliberalismo, los conservadores, el calentamiento global o lo que se les ocurra para no reconocer su incompetencia y nefastos resultados luego de 15 meses de gobierno, culpando incluso a las organizadoras de la protesta femenil y mujeres que han anunciado su participación, de ser fatídicas del desastre y enemigas de la quimera de transformación, tal y como han hecho gobiernos dictatoriales de otros tiempos que condenaron a o descalificaron mujeres que exigían derechos, incluso de manera prístina cuando es más difícil, no ahora cuando existen ejemplos exitosos de muchos países donde los derechos de la Mujer son en igualdad, completos y equitativos, y no porque los hombres que gobiernan se los hayan concedido de buena fe, sino porque las protestas, inconformidades huelgas, sacrificios y hasta víctimas, han obligado a los gobiernos a otorgárselos, así que en México, país tercermundista, pobre e ignorante por el analfabetismo funcional de la mayoría que vota por quien prometa los diamantes de la virgen Morena, la única alternativa es la protesta civil, las huelgas de manos caídas o la inactividad de un día, en este caso, de las mujeres con el “9 ninguna se mueve”. 

Africanos que viven fuera de su continente o nacidos en otros países, igual que latinos, homosexuales, discapacitados, indígenas y demás clasificados minoritarios o vulnerables han tenido que protestar y luchar en el transcurso de su tiempo, tal y como sucederá el lunes nueve, no obstante la descalificación del gobierno federal que dice se trata de un complot y maniobra del neoliberalismo para desacreditar su quimera de transformación y utopía de país.

Recorre titular del PJE juzgados en Ocotlán, Ejutla y Miahuatlán


  • El magistrado Eduardo Pinacho Sánchez pidió a las y los trabajadores desarrollar su función con transparencia, honestidad y trato cordial hacia las personas

Bajo la premisa de atender los planteamientos de juezas, jueces y personal jurisdiccional, el presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura del Estado, magistrado Eduardo Pinacho Sánchez, recorrió los juzgados mixtos de primera instancia de Ocotlán de Morelos, Ejutla de Crespo y Miahuatlán de Porfirio Díaz, así como el Juzgado de Control y Tribunal de Enjuiciamiento que funciona en este último municipio.

Acompañado del Consejero Presidente de la Comisión de Carrera Judicial, Rogelio Gabriel Morales Cervantes, de la Secretaria Auxiliar de la Secretaría Ejecutiva, Martha Elena Gómez Carreño y de los directores de Administración e Infraestructura Judicial, Guillermo Trejo Carbajal y Carlos Robles González, respectivamente, pidió a las y los trabajadores desarrollar su función con transparencia, honestidad, sensibilidad y trato cordial hacia las personas.

Les reiteró el apoyo para atender, en la medida de las posibilidades, las necesidades existentes y realicen sus actividades en mejores condiciones, así como de mantener un diálogo directo con las y los servidores públicos judiciales. “A dos meses de iniciar esta administración estamos trabajando en la dignificación de los espacios y realizando obras”, dijo.  

Por otra parte, anunció el próximo inicio de operaciones del sistema Justiciatel,  un servicio de atención al público, a través de un número telefónico para dar seguimiento a solicitudes y cuestiones jurisdiccionales como el retardo o dilación en el dictado de resoluciones, trámites administrativos y aclaración de situaciones jurídicas. 

En su recorrido en Ejutla, el titular del Poder Judicial visitó el Centro de Justicia “Manuel Sabino Crespo” e instruyó realizar las adecuaciones necesarias para ponerlo en marcha a la brevedad, ya que este espacio, construido en conjunto entre el Gobierno del Estado y la Federación, albergará a las instituciones que intervienen en los procesos del Sistema Acusatorio, como el Poder Judicial del Estado, la Fiscalía General, la Defensoría Pública y la Secretaría de Seguridad Pública.

Sobre la iniciativa del magistrado Eduardo Pinacho Sánchez de visitar los juzgados del estado, la jueza Adriana López Arango, del Juzgado Mixto de Primera Instancia de Ejutla de Crespo señaló que es una muestra de su calidez y sensibilidad hacia el personal y sobre todo su interés del concientizarlos acerca del compromiso que tiene la institución con la sociedad.

Por su parte, la jueza de Ejecución Penal en Miahuatlán, Mayra Peralta González, comentó que estos acercamientos son positivos pues les permiten dar a conocer su sentir de manera directa al titular del Poder Judicial.  “Es muy agradable que haya venido”, manifestó. De igual manera, las juezas Cruz Osvelia Martínez Martínez, y Adriana Espinosa Woolrich de los juzgados mixtos de Ocotlán y Miahuatlán expresaron que su presencia es un aliciente para los empleados.