El coraje que necesitaba Celine Dion


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Desde noviembre del año pasado, Spotify me anunciaba con bombo y platillo el lanzamiento del nuevo disco de Celine Dion, el primero en inglés desde hacía seis años de ausencia con una placa en ese idioma y después de terminar su exitosísima residencia en Las Vegas. También, este es el primer disco que lanza la canadiense tras del fallecimiento de su esposo y manager Rene Angélil. Y cuando la plataforma me lo mencionó como un lanzamiento destacado, le puse atención, pero debo confesar que no la que ameritaba, pues toda la curiosidad de la industria estaba centrada en la música navideña que ya comenzaba a sonar en esa temporada y llamó más la atención (miente quien me diga que no) el disco navideño de Robbie Williams y el relanzamiento del icónico material “Merry Christmas” de Mariah Carey que cumplía 25 años y le dio su décimo noveno número uno en Billboard Hot 100. Escuché “Courage”, de Celine Dion, pero lo dejé como un asunto pendiente al que le pondría más esmero en un tiempo posterior. 

Pasaron unos meses, bueno varios para ser preciso y honesto; hasta febrero de este 2020 que por fin escuché con detenimiento en Spotify y llegó a mis manos en formato físico el anunciado material. Es en esta parte cuando digo, ¿por qué no lo ausculté con detenimiento antes?, quizá porque en una primera revisada se me hizo algo diferente en el estilo de Dion, pero que sonaba igual a cualquier cantante joven ídolo de los millennials; quizá también porque la firmeza en la voz de la canadiense no resulta igual a la de sus discos de la década de los noventas, cuando el pop y la balada retumbaban con sus potentes notas altas que incluyó en discos como “The Colour Of My Love”; “Falling Into You” o “Let’s Talk About Love”, su álbum cumbre. Por la razón que sea, “Courage” resultó para mí una grata sorpresa. 

Encontré en efecto, un material con un sonido al que Celine no había recurrido pero que no dejaba de lado las bases de la balada y el pop que siempre la han acompañado; por ello, resulta que este nuevo disco que tiene la cantante en el mercado actualmente, representó un riesgo no solo en el estilo, sino en las decisiones que debió tomar al ya no tener a su esposo quien le llevaba la carrera, para que la aconsejara. Así, la canadiense tomó las riendas de su nuevo trabajo fungiendo por primera vez como productora ejecutiva, además de su labor como cantante. Con ese control, la intérprete recibió por parte de la disquera más de cincuenta canciones para que eligiera por lo menos doce para conformar el disco. Y ese coraje y valentía las encontró justamente en piezas compuestas por la enigmática Sia; por el ganador del Grammy y un Oscar, Sam Smith; por David Guetta; por el nominado al Globo de Oro, Greg Kurstin; por Jimmy Napes, quien ha coescrito temas con el mismo Sam Smith y que ganó el Oscar junto con él y otro tema por el exitoso cantautor emergente Lauv. 

Además de ello, Dion se rodeó de reconocidos productores que ya habían trabajado con ella en materiales anteriores como en “A New Day Has Come” o “One Heart”, y otros reconocidos como Greg Wells, famoso por sus trabajos con OneRepublic, Mika y Katy Perry; el mismo David Guetta y Jimmy Napes, por citar algunos. El resultado, un disco alucinante, sin desperdicio de principio a fin y donde, cualquiera de sus 16 tracks, puede ser un potencial single de éxito global. Por cierto, la versión de lujo contiene cuatro pistas más, haciendo un total de 20 canciones. 

“Courage”, abre con el tema “Flying On My Own”, canción que Celine había regalado a sus seguidores en junio de 2019, en agradecimiento por el éxito de su residencia en Las Vegas y por el apoyo recibido en su proceso de duelo. Así, el recorrido musical que Dion presenta en este disco resulta una experiencia completamente fresca e innovadora, sobre todo, tratándose de una artista que tiene su mercado cautivo en el género de adulto contemporáneo y no en el juvenil. Aún así, cualquier chico que escuche el material, quedará convencido de que los cantantes de antaño no solo pueden hacer música que le guste a sus padres, sino que se atreven a ser vanguardistas. 

Es cierto, el desempeño en listas de estas cantantes consagradas ya no es como cuando se dirigían a los jóvenes, sin embargo, sus singles: “Imperfection”; Lying Down”; “Courage” y “Change My Mind” han tenido buen desempeño en plataformas y en estaciones de radio. Asimismo, aún con la euforia de los discos navideños cuando se lanzó este material, debutó en el número uno en ventas en Canadá y estuvo en el top 5 de Billboard 200. El nuevo material de Celine Dion quizá sea su trabajo más arriesgado, pero también es un disco lleno de fuerza, de agallas, es catártico y ecléctico. Es lo que Dion no se había atrevido a hacer y le salió de una manera fantástica. Es el coraje que encontró en explorar vivencias personales y escarbar en lo más hondo de sus sentimientos para plasmarlos en música. Sin duda, es un disco que merece ser escuchado con todo el detenimiento, atención y apertura que una diva de su calibre merece.