¿Quién me ha robado el mes de abril?


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Del título de una canción interpretada por Joaquín Sabina: ¿Quién me ha robado el mes de abril, lo guardaba en el cajón donde guardo el corazón? deriva el tema de esta entrega en la que, si para mal por la propagación del virus Covid-19 debemos aislarnos durante abril, excepto por asuntos urgentes que nos obliguen a salir, el mes de abril será robado y las actividades o rutinas de siempre serán robadas por el Covid-19 que luego de mutar, pudiendo infectarnos, nos roba el mes de abril.

Los virus nos robaran el mes de abril porque no lo tendremos condicionándonos a quedar en casa, situación que podría ser útil y trascendente si conspiramos a nuestro favor, como dice mi amigo el artista pintor Rubén Osio, cuando algo imprevisto sucede al pintar sus obras: “ No lo veas como error o pérdida, sino, como recurso” y así en analogía, este mes no debemos verlo como robo o pérdida, sino como recurso, oportunidad o encrucijada y en congruencia dedicarlo para algo útil, porque según los psicólogos, un hábito se adquiere en 29 días y ese es el tiempo que tiene abril para los que al no salir de casa de manera normal; podríamos dedicarnos a aprender algo o establecer rutinas que mejoren nuestra calidad de vida, porque si bien el ocio (que es negación de negocio) es indispensable como vacacionar, también lo es el trabajo o negocios y actividades que realicemos para vivir mejor, de tal forma que para que no nos roben el mes de abril, podemos decidir leer uno o dos libros, aprender algunos conceptos científicos, iniciar el aprendizaje de algún instrumento musical, establecer rutina de ejercicios que proporcionen temple muscular, iniciar aprendizaje de un idioma en línea, además de reflexionar respecto de la importancia de la salud y vida, porque es un hecho que en cualquier perspectiva vivimos poco y, siempre las pérdidas, robos, descalabros o en este caso, pandemia, deben ser recurso para cambiar y mejorar, porque si bien en la historia humana hemos fabricado dioses a nuestra imagen y semejanza, aplacando su ira con sacrificios, hoy cuando entendemos que la pandemia no es castigo ni ira de Dios, -lo que ha sido fuente de injusticias y abusos indecibles-  por fin empezamos a saber cómo es que suceden las cosas, entendiendo que la naturaleza no es ni buena ni mala, sino simplemente, es, y así nosotros sabiendo que la pandemia es un fenómeno natural recurrente, el tiempo de abril robado, puede convertirse en recurso para saber que pasa dentro de uno mismo desechando todo aquello que nos hace perder el tiempo creyendo que somos inmortales y que nunca now sucederá. Sobrevivimos, existimos, porque absolutamente todos nuestros ancestros dejaron un hijo, del que somos descendientes, otros no tuvieron esa suerte y no solo les robaron el mes de abril, sino la posibilidad de existir, existencia que ahora debemos ver como recurso y no como un robo o pérdida del mes de abril porque seguiremos vivos, si no llega el contagio y no únicamente nos roban abril, sino todo la existencia, la vida.

Atención prioritaria del PJE a casos de violencia de género, familiar y penal


  • La institución prioriza asuntos de grupos vulnerables, por lo cual personal permanece de guardia en los juzgados de estado para su atención inmediata


Para la tramitación de casos urgentes como juicios de alimentos, trámites sobre el pago o el cumplimiento de pensiones alimenticias y la entrega o transferencia de este derecho por ley, así como el seguimiento a juicios, procedimientos o aquellos relacionados con actos de violencia contra la mujer, niñas, niños y adolescentes, el Poder Judicial del Estado mantiene personal de guardia en los juzgados de toda la entidad.

Por Acuerdo conjunto de los Plenos del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura, se da atención también a los asuntos de guarda, custodia o depósito de menores; separación provisional de cónyuges o de personas; órdenes de protección y  actos relacionados con el régimen de visitas o de convivencia familiar. 

De igual forma en aquellos casos en los que el juez o jueza considere que debe ser de atención inmediata por estar en juego derechos esenciales para la seguridad y subsistencia de las mujeres, niñas, niños y adolescentes, entre otros sectores de vulnerabilidad, como las personas con discapacidad, de la tercera edad o indígenas.

Los Plenos del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura, que preside el Magistrado Eduardo Pinacho Sánchez, en sesión conjunta refrendaron que ante la contingencia sanitaria que se vive en el país, la prioridad de atención es la protección de los derechos relativos a la familia, mujeres, niñas, niños y adolescentes.

Por ello, desde el primer momento en el que se adoptaron las medidas de prevención, se determinó que en los asuntos en las materias de violencia de género, familiar y penal se dicten con toda prontitud las providencias, acuerdos o resoluciones provisionales, cautelares o de protección necesarias y que legalmente procedan. 

Por otra parte, el Poder Judicial del Estado implementó la línea de atención telefónica  800 719 22 32 para brindar ágil atención a la ciudadanía sobre los servicios que se suspenden, los que continúan vigentes en esta etapa de contingencia, así como para tomar las decisiones prácticas que resulten conducentes sobre la atención de los asuntos urgentes en materia Familiar y Penal. 

Respecto al régimen de visitas y convivencias, en las que no sea conveniente para la salud de las mujeres, niñas, niños o adolescentes llevarlas a cabo por la contingencia sanitaria, el juez en turno o que conozca del asunto deber establecer alternativas para no suspender este derecho de la niñez, entre ellas, el uso de tecnologías de la información como llamadas o videollamadas.

En materia penal, el Poder Judicial también instruyó dar continuidad a las labores de los Juzgados de Control, principalmente para temas de atención urgente y los relacionados con los grupos vulnerados.

Películas y series para la crisis (III)


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Seguimos en este confinamiento necesario y quienes podemos, hemos hecho cosas que no podíamos desde hace años. Algunas personas dedican su tiempo a la jardinería, otras a la cocina, a leer algún libro que teníamos pendiente, quizá también en esta cuarentena, hemos tenido tiempo de realizar juegos de mesa con la familia y demás actividades que hacen menos densa esta situación. 

Una de las cosas que nos ha dado tiempo es de ver y recordar películas y series que también habíamos dejado pendientes. Y como cada jueves desde esta contingencia, aquí les dejo una sugerencia de una película y una serie que espero, sea de su agrado. 

PELÍCULA: 

1.- “La sociedad de los poetas muertos” (1989)

Director: Peter Weir

Protagonistas: Robin Williams; Ethan Hawke; Robert Sean Leonard; Josh Charles y Gale Hansen

Productora: Touhstone Pictures

Distribuidora: Buena Vista Pictures

Una película inspiradora y llena de momentos emotivos, es lo que podemos ver en la cinta “La sociedad de los poetas muertos”, uno de los trabajos más memorables que Robin Williams hiciera fuera del género de comedia. En profesor John Keating (Robin Williams) llega a un colegio de chicos y con la poesía, comienza a ser una de las fuentes de sabiduría para sus alumnos, así como inspiración y guía. A lo largo de esta película, podemos ver no nada más poderosas actuaciones del elenco de jóvenes que en ese entonces, lo encabezaba el adolescente Ethan Hawke quien, en el momento de la filmación, contaba con 18 años, sino también grandes lecciones de fortaleza y resiliencia. 

Así, el vivificante profesor crea con los chicos el club llamado “La sociedad de los poetas muertos”; donde los rapsodas les enseñan desde el más allá, la comprensión de ‘carpe diem’ y lo que vale realmente en la vida. “Ser un abogado, un médico o un ingeniero son profesiones nobles; pero el amor enmarcado en la poesía o en la música es por lo que vivimos” dice uno de los tantos significativos diálogos que tiene el profesor Keating con sus alumnos, hasta que sucede una tragedia. El guionista, Tom Schulman, ganó el premio Oscar a Mejor Guion Original por esta célebre historia, además, le dio la nominación a Williams como Mejor Actor y a Peter Weir a Mejor Director; incluso obtuvo la nominación a Mejor Película. Disponible en Netflix y YouTube para renta o venta, espero se encuentren listos y con los sentimientos a flor de piel para el poderoso grito insignia de la película: “¡Oh capitán, mi capitán!”

SERIE

2.- “La niñera” – Seis temporadas (1993-1999)

Protagonistas: Fran Drescher; Charles Shaugnessy; Lauren Lane; Daniel Davis; Nicole Tom; Benjamin Salisbury; Madeline Zima y Renée Taylor

Creadores: Fran Drescher y Peter Marc Jacobson

Producción y distribución: Sony Pictures Television

Amamos esta serie, miente quien me diga que no. Y quien fue adolescente o joven en la década de los noventa, no me va a dejar mentir que fue una emisión de la que todos estuvimos al pendiente; además de eso, gozó de altos niveles de audiencia no solo en nuestro país, sino en todo el mundo. Incluso, se intentó hacer una versión mexicana, pero sin el éxito, ni el ingenio, ni el ‘timing’ y mucho menos con el carisma y hermosura de la protagonista y el elenco. Y seguimos añorando esta serie, que gracias al internet y a las plataformas, sigue gozando de gran popularidad incluso con el público más joven, a quienes también ha conquistado. 

Y la seguimos admirando. La prueba está en que este lunes el elenco tuvo una reunión virtual donde leyeron el primer episodio. Y sí, rompieron el internet, pues sus más fieles seguidores, que se cuentan aún por millones, estuvieron atentos al suceso. Hubo gente que se emocionó hasta las lágrimas por ver a las estrellas que hace más de 20 años, nos deleitaron con una de las mejores comedias de todos los tiempos. Actualmente, “La niñera” se sigue transmitiendo en algunos canales de televisión por cable como TCM, pero también está disponible en Amazon Prime Video y ClaroVideo. 

Espero estas sugerencias sean motivo para que nos cuidemos y nos quedemos en casa, el mayor tiempo posible en este tiempo de emergencia sanitaria. Si puedes, quédate en casa.