PJE gestiona acciones con la Fiscalía y la Defensoría para preliberar a personas privadas de su libertad


  • Por instrucción del magistrado Eduardo Pinacho Sánchez se realizó una reunión de trabajo con la Fiscalía y la Defensoría Pública para revisar la ruta a seguir

El Poder Judicial del Estado se encuentra realizando las gestiones para otorgar, en fecha próxima, el beneficio de la preliberación por razones humanitarias a un grupo de personas privadas de su libertad en los centros penitenciarios de la entidad y que se encuentran próximas a finiquitar su pena de prisión impuesta con motivo de un proceso penal; ello con el fin de despresurizar estos espacios ante la emergencia sanitaria causada por el Covid-19.

Por instrucción del magistrado Eduardo Pinacho Sánchez, presidente del Tribunal Superior de Justicia de Oaxaca y del Consejo de la Judicatura, el Visitador General de esta institución, Maestro Jorge López Reyes, juezas y jueces de ejecución, sostuvieron una reunión de trabajo con representantes de la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGEO) y de la Defensoría Pública del Estado con el fin de coordinar y hacer efectivo este esquema de libertad anticipada.

Así también, establecieron líneas de acción para que dada la contingencia por el Covid-19 pueda desahogarse el número de personas recluidas al interior de los centros penitenciarios como una medida preventiva que ya ha sido considerada por diversos organismos internacionales en materia de Derechos Humanos y aplicada en otras entidades.

En las instalaciones del Consejo de la Judicatura, respetando los protocolos sanitarios decretados por las autoridades de Salud federal y estatal, el Visitador General, el Vicefiscal General, Maestro Alejandro Magno González Antonio y el Coordinador de Defensores Públicos, Licenciado César Azpra López Lena, junto con los jueces acordaron la ruta y líneas de acción en la revisión de los expedientes de los posibles beneficiados. 

Al término de la reunión, el Visitador General, Maestro Jorge López Reyes comentó que en Oaxaca existen actualmente diez centros penitenciarios donde se encuentran 4,300 personas privadas de su libertad, a quienes se les debe garantizar su derecho a la salud e integridad, por lo cual se busca disminuir la población penitenciaria a fin de contribuir en las acciones para evitar los contagios por Covid-19.

Detalló que en el análisis de expedientes personas sentenciadas y que se encuentran próximas a concluir la pena que se fue impuesta, se  revisan de manera minuciosa aspectos como el tipo de delito y la conducta. “Uno de los grupos vulnerados que la sociedad y las instituciones debemos voltear a ver dadas las circunstancias actuales son las personas privadas de su libertad.  Es necesario generar acciones en pro y beneficio de ellos por la dignidad humana y su derecho a la salud”, dijo.  

El artículo 146 de la Ley Nacional de Ejecución Penal (LNEP) contempla que la autoridad penitenciaria, con opinión de la Procuraduría, podrá solicitar al Poder Judicial la conmutación de pena, liberación condicionada o liberación anticipada de un grupo de personas sentenciadas, con base a diversos criterios, uno de ellos motivos humanitarios.

Día del Trabajo


Carlos R. Aguilar Jiménez.

En el mundo natural, la vida en particular para existir requiere del cumplimiento del primer mandamiento: “Comeos los unos a los otros” porque para vivir necesitamos energía de los alimentos, plantas y animales donde hay carbohidratos, lípidos, azúcares o vitaminas, porque desde el primer día de existencia comer es el principal imperativo y los bebés lloran en cuanto tienen hambre exigiendo a la madre alimento, ya sea una ardilla o un ser humano y así hasta el último día de existencia, teniendo que trabajar, atarearnos y ocupar para conseguir el sustento diario, porque se pueden dejar de realizar muchas cosas, pero no podemos dejar de comer.

Obtener alimentos no es fácil porque no cae Maná del cielo, no hay ambrosías, néctares o exquisiteces que podamos obtener con únicamente estirar la mano y bajar del árbol, porque si bien en la época de cazadores-recolectores la humanidad no tenía que arar, sembrar, regar, cultivar, hacer silos, canales de riego y todo lo que implica la agricultura como trabajo, desde que dejamos de ser nómadas convirtiéndonos en sedentarios, dejando para siempre el paraíso, hemos tenido que trabajar duramente para arrancar alimentos del suelo, empujando, cargando, arrastrando, levantando, desplazando y todo lo que se requiere para obtener, en primer lugar alimentos y después lo que sea. Obviamente al dejar de ser cazadores recolectores pudimos comenzar a acumular, guardar o ahorrar porque ya existía un lugar fijo donde atesorar, de tal forma que algunos, los que trabajaban más o eran más ingeniosos, incluso los abusadores, podían acopiar y después con ventaja comercial vender y así hacerse ricos para pagar quien les cuidara, educara o hiciera los trabajos mas difíciles, en una dinámica social que con el tiempo dio lugar al surgimiento de clases sociales, apareciendo los adinerados y pobres; los ricos porque con su trabajo, intelecto, disciplina o abuso en el caso de políticos, militares y sacerdotes obtuvieron más recursos que los que podrían gastar, iniciándose desde la prehistoria la competencia por obtener, guardar y tener todo lo que se pueda, porque tener es una condición humana derivada de la perspectiva que tenemos del futuro, tratando de asegurar en los malos tiempos tengamos reservas, así que desde entonces siempre hemos querido tener y para ello tenemos que trabajar, porque no hay otra forma, únicamente trabajando, preparándonos disciplinada y duramente para mejorar nuestras condiciones originales y vivir mejor, por lo que surgió el capitalismo y ahora neoliberalismo, porque absolutamente todos queremos tener, poseer y atesorar, forma de vida que es contraria al comunismo, ideología que reparte la riqueza y hace pobres a todos. Hoy es el día de trabajo, de la actividad más noble de todas, la que nos permite vivir mejor, disfrutar más y sentirnos satisfechos. Por supuesto siempre existirán flojos e indolentes que quieren el gobierno o papi les dé sus dádivas, quienes también quisieran ser ricos, como todos.