El COVID-19 y el desempleo juvenil en México


Nematini Vladimir Acevedo Silva 

Durante el periodo que ya lleva la cuarentena provocada por el COVID-19, me ha tocado escuchar el testimonio tanto de manera directa y a través de las distintas redes sociales, de cómo mujeres y hombres han perdido sus empleos o en su caso, han visto reducidas sus horas de trabajo, teniendo como consecuencia que su fuente de ingreso se vea disminuidas de gran manera, lo cual les conlleva grandes repercusiones. 

Su preocupación es totalmente legítima ya que en México la mayor parte de las y los jóvenes que han pasado por un viacrucis para conseguir aquel empleo en el que si bien, no contaban con seguridad social, prestaciones de ley, perciben bajos salarios o peor aún, habían sido subcontratados, esa fuente de trabajo les era útil para sufragar diferentes pagos como el de la colegiatura, comida, ropa y alquiler. 

Según los datos más recientes del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), tan solo durante el mes de abril el país perdió un total de 555,247 empleos formales, lo que significó unos 18,500 despidos diarios en promedio. A estas se suman las 130,593 bajas laborales en el mes de marzo, con lo cual se tiene que en total en esos dos meses se han contado un total de 685,840 despidos netos. 

En contraparte, el IMSS informó que entre la población menor de 29 años el empleo registró una caída anual del 6.8%, es decir, la mayor entre todos los rangos de edad. Es decir, de los 685,840 empleos formales que desparecieron en los meses de marzo y abril, un total de 375,714 plazas pertenecían a menores de 29 años.

Esta situación es sumamente alarmante, ya que corre el riesgo de que sea la población juvenil quien se conviertan en el sector más pobre o en su caso, que sean quienes pasen a sumarse al sector informal.

Hasta el momento el Gobierno Federal no ha implementado estrategia alguna para poder contener esta tendencia de desempleo que va al alta y que afecta a cientos de miles de jóvenes, quienes miran profunda tristeza su ya de por sí, su raquítica situación financiera. Y en caso de que no se formule alguna solución a este problema, las consecuencias pueden durar por años.

Sin embargo, la administración morenista ha señalado que será a través del programa “Jóvenes Construyendo el Futuro”, el medio idóneo con el cual se combatirá el desempleo que ha originado el COVID-19, afectando así al sector juvenil. Pareciera que si bien este programa que actualmente beneficia a un total de un millón 317 mil 833 jóvenes, el cual pertenece a una pequeña parte de los 30 millones 600 mil jóvenes que reporta el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGÍ), no resolverá los problemas de pobreza, desigualdad o desempleo, esto en palabras de Dayra Vergara, Coordinadora de Jóvenes Construyendo el Futuro.

A esta situación también se suma la deserción escolar de miles de chicas y chicos, quienes, al verse limitados económicamente para pagar sus respectivas colegiaturas, abandonarán sus estudios y, por ende, sus aspiraciones a encontrar un puesto de trabajo mejor remunerado se verán imposibilitado.

Así mismo, parte de esta problemática recae también en los gobiernos locales, quienes, al no contar con programas emergentes y políticas públicas adecuadas, tratan de sofocar esta problemática con microcréditos, los cuales a falta de un empleo son imposibles de poder liquidar a largo plazo. Los mismo ocurre con el Gobierno de la República, con sus “Tandas para el Bienestar”, ya que, al vivir en un estado de incertidumbre financiera, se corre el riesgo de contraer una deuda que, en vez de servir como un beneficio, terminará siendo una problemática a la larga.

A esto se suma lo que se señala en el informe presentado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el cual refiere que “La pandemia inflige un triple impacto sobre los jóvenes. No sólo destruye sus empleos, sino también su formación, y coloca grandes obstáculos en el camino de quienes buscan entrar en el mundo del trabajo o de cambiar empleo”.

A consecuencia de esto, es imperativo que el gobierno mexicano empiece a trabajar realmente en políticas públicas integrales, mediante las cuales se tenga como objetivo principal, el garantizarles a las y los jóvenes un empleo o en su caso, analizar la forma por el cual se puedan modificar y ajustar los programas actuales para que, a través de estos, se puedan ofrecer las plazas requeridas para disminuir el alto índice de desempleo que hay en nuestro país.

A la par, se debe coincidir con las distintas agrupaciones patronales para que estas puedas ofrecer mejores oportunidades de empleo, con una mayor remuneración, capacitación continua y una política de no discriminación hacía los jóvenes que ingresen a sus filas, ya que son las empresas quienes al valerse de la inexperiencia de estos la usan para dar por terminada su relación de trabajo, valiéndose pues de prácticas abusivas.

Es necesario que el gobierno de México ponderé el bienestar social de sus jóvenes con aquellos proyectos de desarrollo que en el contexto actual que ha impuesto el CORONAVIRUS, deberían de ser pausados justamente. El estado tiene la oportunidad histórica de cambiar el futuro de las y los jóvenes que tanto anhelan. 

Sígueme en Twitter: @NemasVA

Facebook: @NematiniVA

Libertad de expresión


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Se recordó el día de la “Libertad de Expresión”, un día dedicado principalmente a los medios o lo que se ha dado en llamar Prensa, ya sea escrita o de telecomunicaciones, sin incluir a redes que por falta de seriedad y objetividad, si bien constituyen opinión, esta equivale a criterios personales o anécdotas particulares que únicamente cuando viralizan se convierten en opinión con influencia, y todo como consecuencia del año 1694 en Inglaterra, cuando se declaró la Libertad de Prensa, apareciendo de inmediato distintos periódicos que se convirtieron en canales de opinión dando voz a la opinión pública, porque a partir de entonces todos los escritores ingleses estaban en contacto con los partidos políticos, el gobierno y los periódicos, participando con sus escritos en el debate público.

Con la aparición de periódicos de información en los que periodistas, reporteros, editores, columnistas y articulistas daban voz a ciudadanos, se creó un contrapeso a gobiernos acostumbrados a que su palabra era ley, su opinión la verdad y sus datos los auténticos. Antes de la aparición de la Libertad de Prensa, de culto y surgimiento de la democracia, la opinión de reyes, monarcas, emperadores, sacerdotes y hasta presidentes tercermundistas era absoluta siendo su palabra ley y verdad; más o menos como sucede ahora con la autodenominada 4T. que estigmatiza a la Prensa, porque al contrario de lo que afirmaba A.M. en campaña electoral, ahora el derecho a disentir no está permitido y es políticamente incorrecto discrepar, porque es suficiente con publicar alguna refutación, opinar diferente, tener otra ideología o publicar datos reales, no otros, los que convienen al gobierno, para que periodistas, columnistas o articulistas sean clasificados fifís, hipócritas, farsantes, conservadores o neoliberales, promoviendo violencia y agresividad contra periodistas y medios de información. Es lógico y entendible que quienes tienen poder temporal tres o seis años, crean que su palabra es ley y que únicamente ellos y sus seguidores tienen razón, estando equivocados todos los demás, como sucede cuando se le pregunta a alguien ofuscado por la publicidad oficial ¿Qué opinión tiene del gobierno? Contestado que la inseguridad cada vez está peor, la economía arruinada, la violencia contra las mujeres creciendo, la corrupción en aumento, el desempleo en su peor nivel, la seguridad en salud quebrada y todo de mal en peor, excepto lo intocable: el tren maya, refinería dos bocas y aeropuerto, por lo que dicen el país está bien, progresando y a punto de tener mejores niveles de bienestar que Holanda, porque México saldrá adelante debido a que somos muy machos y el ingenio del mexicano es superior al de cualquier premio Nobel. En el Día de la Libertad de Expresión, alabada sea la PRENSA y elogiados los periodistas y quienes a diario trabajamos en los medios, enviando mis felicitaciones a todos los trabajadores, en especial a TIEMPO de Oaxaca 

Capacitará PJE a servidores públicos judiciales sobre DH y la función jurisdiccional local


+El envío de postulaciones de las y los servidores públicos judiciales interesados en formar parte del curso, se realizará al correo electrónico controlescolar_ejoax@hotmail.com

El Poder Judicial del Estado, a través de la Escuela Judicial del Consejo de la Judicatura, convoca a las y los servidores públicos judiciales al curso en la modalidad en línea: “Derechos humanos y la función jurisdiccional local”, que será impartido por el director del Instituto de Estudios Constitucionales del Estado de Querétaro y miembro del Consejo Académico del Centro de Estudios de Actualización en Derecho (CEAD) en dicho estado, Doctor Rogelio Flores Pantoja.

El objetivo de la capacitación -que se llevará a cabo los días 16, 18, 25 y 30 de junio, finalizando el día 2 de julio a través de la plataforma Microsoft Teams-, será analizar los elementos prácticos para la comprensión de las dificultades técnicas a las que se enfrenta la función jurisdiccional local, en los casos donde debe interpretar y aplicar la ley con perspectiva de derechos humanos. 

Rogelio Flores es Licenciado en Derecho por la UNAM; cursó la maestría en Derecho Constitucional y Derechos Humanos en la Universidad Panamericana; es máster oficial en Derecho Constitucional por la Universidad de Castilla-La Mancha, en España; así como en la especialidad Program of Advanced Studies on Human Rights and Humanitarian Law por el Washington College of Law, de la American University y el Netherlands Institute of Human Rights. 

Ha impartido clases y conferencias en instituciones nacionales y extranjeras, entre las que se destacan el Instituto Interamericano de Derechos Humanos, en Costa Rica; el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en Estrasburgo, Francia; la Corte Suprema de Justicia de Costa Rica; el Tribunal Constitucional del Perú; el Tribunal Constitucional de República Dominicana; la Universidad Diego Portales y la Universidad de Chile.

Así también en la Universidad de Castilla-La Mancha; la Universidad Pompeu Fabra y el Instituto Max Planck de Derecho Público Comparado y Derecho Internacional, en Heidelberg Alemania, donde realizó una estancia de investigación. 

La Escuela Judicial del Consejo de la Judicatura del Estado, implementó en sus programas de formación inicial y continua, el uso de plataformas virtuales que permiten tener un canal de comunicación seguro para el desahogo de las sesiones escolares de manera no presencial, durante la etapa de desarrollo y evolución de la contingencia sanitaria, derivada del COVID-19.    La recepción de postulaciones se realizará a través del correo electrónico controlescolar_ejoax@hotmail.com.