¡Conmigo o contra mi!


Carlos R. Aguilar Jiménez.

‘Mexicanos, están conmigo o contra mí!’, señala A.M. ‘¡Es tiempo de que cada quien se ubique, porque ya no hay para donde irse!’, indicó el presidente (publicación de TIEMPO), condicionado por una ideología absolutista en la que en su perspectiva todo es blanco o negro, positivo o negativo sin posibilidad de tonos intermedios, al estilo de la Secta 22 del magisterio; que establece  lo mismo al considerar que se está con ellos o se es traidor a la causa, en una dinámica ideológica totalitaria en la que en este sexenio se gobierna únicamente para seguidores y no para todos los ciudadanos, no para los que consideran adversarios, eufemismo de enemigos, dado que no ha terminado la campaña política iniciada hace casi 20 años que ahora enfocará la polarización de mexicanos, primero clasificados como fifís y chairos; ahora: “Conmigo o contra mí”.

En 1437 llega a Europa la Peste Bubónica y hace estragos durante los tres años siguientes. Un tercio de la población muere y durante los siguientes cincuenta años no deja de haber rebrotes. La pandemia tiene dimensiones apocalípticas avivándose la paranoia, la búsqueda de culpables con manías persecutorias. Se buscaron chivos expiatorios encontrándose entre dos grupos, los judíos y las mujeres (brujas) afirmando que en el intento del diablo por eliminar a la humanidad tiene un grupo de colaboradores, los judíos, que para los cristianos son unos usureros, profanan la sagrada forma, envenenan las fuentes, dieron muerte a Dios y, por orden se satanás extendieron la peste, siendo así exiliados o linchados, según el caso de cada pueblo, sin posibilidad de defensa dado que la sociedad medieval al polarizarse evitando existieran casos intermedios únicamente encuentra culpables y víctimas, o estas conmigo o contra mí, más o menos como sucede ahora cuando o se es devoto seguidor del gobierno se es traidor, por lo que periodistas, empresarios, capitalistas, adinerados, intelectuales o ciudadanos que no comulgan con la ideología del gobierno, están en contra, situación que no sucedió nunca en ninguno de los gobierno anteriores, que si para mal fueron corruptos, al menos no enfrentaron a los ciudadanos, no dividieron a la sociedad ni llevaron al país a: 0.1 % crecimiento PIB, y todo con signo menos, 7.2 producción petrolera, 8.7 inversión fija bruta, 4.8 creación de empleos, 0.1 en subejercicio en salud, 35,588 homicidios, 1,887 secuestros, 109,919 robos a negocios, 330,924 víctimas de delitos, incremento de corrupción y creciente hostilidad y violencia contra las mujeres, sin considerar aumento en feminicidios, datos que en una sociedad polarizada, para los devotos creyentes vamos bien, pero que para los del otro polo reflejan las condiciones lamentables en que estamos, y no porque sean iguales o peores que antes, sino porque se prometió que todo acabaría, mejoraría o crecería, sin contar los efectos devastadores que dejara la plaga de Covid-19, poniéndole otro clavo al ataúd del México polarizado, enfrentado y pauperizado por la pérdida, además, de más de 10 millones de empleos de quienes votaron por la polarización. 

Música para la crisis (XII)


Ismael Ortiz Romero Cuevas

No bajemos la guardia. Pensemos que cada día que nos esforcemos vale la pena al final, pensemos que lo hacemos para que esta situación, llegue pronto a su fin. Por lo pronto, quedémonos en casa, lo más que podamos y para pasarlo lo mejor posible, este martes como desde hace doce entregas, les hago dos propuestas de discos que me parecen estupendos y ojalá puedan escucharlos: 

1.- “Agua de beber” (2011)

Artista: Eugenia León

Productores: Leonardo Amuedo y Fernando Toussaint

Discográfica: EMI 

Hay discos bellos y éste, que es toda una experiencia al oído. Esta especie de experimento que la dama de la voz de oro presentó en 2011 y que combinaba de una forma magistral el sonido del bolero tradicional y el bossa nova, hacieron que este disco, contenga temas con arreglos de verdad, dignos de cualquier cantante de talla mundial. Producido por Leonardo Amuedo y Fernando Toussaint, “Agua de beber” contiene piezas clásicas del ‘bossa’ como “Mañana de carnaval”, “Corcovado”, “Ola”, “El chico de Ipanema”, “Más que nada” o “Samba de verano”; pero además, dos boleros clásicos compuestos por el legendario César Portillo de la Luz: “Contigo en la distancia” y “Delirio”, que además combinados con el sonido base del disco, nos brinda una experiencia sublime y hasta un tanto sicalíptica.  

Eugenia León, comentaba en una entrevista para el diario “La jornada” cuando apareció este disco que “Hice este disco sin pretensiones, solo para que sirva de acompañante, valía la pena hacerlo porque yo también había sido criticona con esta música” comentaba la cantante aludiendo que siempre había visto a este ritmo brasileño como una especie de ‘cliché’ de quienes decían que les gustaba la música refinada. Lo cierto es que este material discográfico no tiene desperdicio y resulta una de las producciones mexicanas más completas de que se tenga memoria: arreglos inigualables, un manejo en la voz de Eugenia que si bien suena menos intensa que en sus interpretaciones de ranchero, tango o boleros de desamor, no deja de ser potente y bella. Un disco que vale toda la pena del mundo sentarse a escuchar y disfrutarse como la obra de arte que es. Disponible en Spotify. 

2.- “Bosé: Colección definitiva” (2013)

Artista y productor: Miguel Bosé

Discográfica: WEA

Un material con el que la vamos a pasar bien sí o sí. Y es que ¿qué canción de Bosé no nos resulta familiar? Con una de las carreras en la industria de la música más longevas del mercado en español, Miguel Bosé presentó en 2013, este recopilatorio donde incluyó sus más grandes éxitos y que le hemos aplaudido a lo largo de más de 40 años de carrera; así, es en este disco donde se juntan sus éxitos desde su álbum debut en 1977 hasta 2010, cuando presentó su último material inédito en esa década. Entonces, en este trabajo podemos escuchar temas como “Linda”, “Don diablo”, “Márchate ya”, “Amante bandido”, “Sevilla”, “Como un lobo”, “Si tú no vuelves”, “Hacer por hacer”, “Este mundo va” y 30 tracks más. 

No es de sorprendernos que Miguel Bosé sea famoso en países como Italia, Bélgica, Reino Unido, Francia o Rusia y ha sido uno de los más grandes exponentes de la música en nuestro idioma en el mundo. Esta colección, hace patente la grandeza de Bosé y nos demuestra que ese reconocimiento no es vano, pues cada canción contenida en este material, estoy seguro que será portadora de recuerdos en diferentes épocas de nuestra vida. Un disco imperdible e imperdonable. Disponible en Spotify y iTunes. 

Espero que estas propuestas te hagan pasar grandes momentos en casa; ese es el chiste de estas entregas. Por lo pronto, por amor a todos, quédate en casa todo lo que puedas. Mi Twitter: @iorcuevas