Terremotos que vienen


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Desde que en los años 60 se descubrió la Tectónica de Placas y Deriva Continental explicándose con esta dinámica geológica la causa de sismos y terremotos además de la separación de los continentes a partir de la gran masa de tierra de donde partieron, conocida como Pangea, que asimismo explica la forma del perfil occidental de África y oriental de Sudamérica, que se pueden ensamblar como piezas de rompecabezas, hoy nadie cree que los sismos o terremotos, como la pandemia y cualquier otro fenómeno natural o biológico, incluso problemas personales, sean castigos sobrenaturales o condenas divinas que se puedan solucionar con rezos o peregrinaciones, como solía hacer mi abuela en los años 60 quien en el momento de los terremotos se hincaba a rezar y mi papá tenía que sacarle de la casa cargando a la calle de Bustamante donde vivíamos.

Ocurrió un terremoto muy fuerte el martes pasado que afortunadamente tuvo epicentro y expansión de ondas en una zona casi deshabitada; si hubiera sido más al norte o centro del país hubiera sido devastador, aunque no tanto por haber sido oscilatorio y no trepidatorio, dentro de esa actividad geológica, meteorológica, oceánica y biológica (por la pandemia que vivimos) que determina nada es para siempre, que todo cambia, se modifica, transforma y altera como sucede con la vida e incluso con el cambio climático, que en su primera palabra se refiere al cambio, la impermanencia que es parte del comportamiento de la naturaleza que nos lleva directamente a Carlos R. Darwin, y supervivencia diferencial de los más aptos… a los cambios, del tipo que sea. Pobres, ricos, morenos, rubios, listos o como sea cada quién, animal o persona, a la naturaleza no le importa porque para el universo somos lo mismo que las hormigas donde lo único que vale es el éxito reproductivo y la sobrevivencia, de tal suerte que ante lo que antes calificábamos como castigos de Dios y hoy llamamos desastres naturales, lo único que vale es sobrevivir y reproducirse, todo lo demás son anécdotas o historietas, por lo que hemos sido afortunados, como contingencia natural, que el terremoto a pesar de su magnitud, no haya causado decenas o miles de muertos y hasta el momento hayamos sobrevivido al Covid, pero quien sabe a lo que venga, porque la naturaleza siempre tratara de matarnos y nosotros defendernos de su dinámica, y no porque la naturaleza sea buena mala, porque simplemente ES, y somos nosotros los que la calificamos con juicios de valor, dependiendo así de nosotros mismos nuestra supervivencia y seguridad, previendo lo que haya que hacer para no contagiarse de virus y no morir enterrados en el próximo terremoto o en cualquier otro fenómeno natural como los próximos huracanes de esta temporada que inundarán a unos y beneficiarán a otros, porque todo depende de nuestra perspectiva y supervivencia diferencial de los más aptos, como demostró mi tocayo de quien llevó pundonorosamente su nombre.  

Películas y series para la crisis (XIV)


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Nuestro principal objetivo, debe ser preservar la salud así como la de nuestros seres queridos y como el riesgo aún es latente, la única cosa que es importante en este momento es quedarnos en casa, lo más que se pueda y realizar en la calle, únicamente las actividades esenciales. Y como hoy es jueves, me toca sugerirles una película y una serie que se encuentran en plataformas digitales para que podamos estar en casa y pasarla lo mejor posible: 

PELÍCULA

1.- “El coronel no tiene quien le escriba” (1999)

Director: Arturo Ripstein

Protagonistas: Fernando Luján; Marisa Paredes; Salma Hayek y Daniel Giménez Cacho

Producción: Producciones Amaranta; Gardenia Producciones; Tornasol Films y DMVB Films

Distribución: Eurocine / Alta Films / DMVB Films

Adaptar una novela de Gabriel García Márquez siempre ha sido arriesgado. La estructura de sus historias, los temperamentos de sus personajes, la conexión que existe entre sus historias y escenarios peculiares, convierten a esas ficciones en algo sumamente complejo de filmar. Pero en 1999 y bajo la producción de México, España y Francia, Arturo Ripstein llevó al celuloide una de las novelas más queridas del gran Gabo: “El coronel no tiene quien le escriba”. Con un guion de su esposa, la escritora Paz Alicia GarcíaDiego, esta película realmente se estrenó bajo el escepticismo de que lograra la atmosfera y retratara a los personajes de manera fiel; y lo hizo. El año de su estreno, la misma Salma Hayek declaraba que cuando ella leyó el guion, pudo constatar que se encontraba a la altura de la novela. Fernando Luján ofrece una de sus actuaciones más poderosas y conmovedoras, pues encarna al Coronel que luchó en la guerra de los mil días y que espera una pensión que nunca llega. 

“El coronel no tiene quien le escriba” es una de las novelas más entrañables, queridas y célebres del escritor colombiano y que fue publicada en 1961, antes de “Cien años de soledad” en donde ahonda parte de la historia de este personaje. A pesar de la popularidad de la novela, la película sin embargo estuvo en un sector muy selecto de cine, se presentó en varios festivales, incluyendo el de Cannes y fue preseleccionada para competir por el Oscar a Mejor Película en Idioma Extranjero, quedándose sin nominación, pero no causó un gran furor comercial, siendo un fracaso en la taquilla y muchos, la conocieron cuando llegó a los video clubs de inicios del milenio. El escenario tropical, las emotivas actuaciones y la destreza en la dirección, han convertido a la versión cinematográfica de “El coronel no tiene quien le escriba” en una pieza selecta y de culto, difícil de conseguir en los formatos caseros, pero hoy, Amazon Prime Video, nos la deja disponible. Imperdible. 

SERIE: 

2.- “Hernán” (2019)

Protagonistas: Óscar Jaenada; Michel Brown; Ishbel Bautista y Dagoberto Gama

Creadora: Amaya Muruzabal 

Producción: TV Azteca; Dopamine; Onza Entertainment

Distribución: Amazon Prime Video / TV Azteca Internacional / A+E Networks International

Una de las producciones mexicanas más bellas y complejas de que se tenga memoria. “Hernán” cuenta la historia de la caída de Tenochtitlán desde las diversas perspectivas de los personajes centrales, teniendo como eje central a Hernán Cortés (Óscar Jaenada). Para realizar esta producción de la manera más fidedigna posible, se recurrió a diversos escritos, códices y cartas de relación realizadas por los primeros cronistas para tener un margen de error pequeño. Obviamente, eso no le quita las partes de ficción y la coreografía de las batallas que logran estar a la altura de las grandes producciones. “Hernán” va más allá de la reivindicación del conquistador, sino que nos muestra la naturaleza noble y guerrera de los pueblos nativos mexicanos, poniendo de manifiesto que ambas partes tuvieron responsabilidad en la conquista. 

La gran mayoría de los actores que interpretaron a los nativos indígenas, desconocían por completo idiomas como el maya, náhuatl y totonaca, por lo que la producción envió a clases al ‘cast’, entre quienes destacan actores como Said Sandoval; Ishbel Bautista y el primer actor, Dagoberto Gama quien interpreta a Moctezuma. En “Hernán” podemos ver una producción que retrata las grandes ciudades y palacios antes de la conquista, de una manera imponente, mostrándonos que cuando se proponen, en México se pueden lograr realizaciones de talla mundial. Una de las polémicas que surgió a finales del año pasado, cuando se estrenó la serie tanto en la plataforma Amazon Prime Video como en el canal abierto Azteca 7, es que el público no podía olvidar la interpretación de Jaenada en “Luis Miguel: La serie” como Luis Rey, por lo que muchos comentarios versaban en que le hacía falta vociferar el “¡coño, Mickey!”. “Hernán” es una serie emocionante, grandiosamente bien lograda y con una fotografía lúgubre pero hermosa. Cuenta con ocho episodios de 50 minutos de duración aproximadamente y no se van a arrepentir de verla. Disponible en Amazon Prime Video. 

Espero que las dos sugerencias de hoy, les permitan estar en casa pasándola increíble. Esa es nuestra tarea en este tiempo de contingencia. Quédate en casa. Mi Twitter: @iorcuevas