Manejo de Pandemia


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Cuando las ideologías o fanatismos políticos se apoderan de un gremio, sociedad o país, las consecuencias siempre son funestas, como ha sucedido históricamente con doctrinas nazis alemanas o comunistas de la URSS, Cuba, Venezuela y ahora México, ocurriendo lo mismo o peor en países fundamentalistas religiosos, principalmente del islam, donde sus teocracias sojuzgan a los habitantes y humillan a mujeres, desterrando infieles, en una dinámica populista en la que las promesas de líderes mesiánicos nunca se cumplen, como ocurre ahora en México donde luego de dos años de gobierno las cosas están peor que nunca, principalmente con el manejo de la pandemia que nos ha llevado a ser el quinto país más infectado y el cuarto con más muertes del planeta. 

Defiende A.M. el manejo de la pandemia al comparar las cifras oficiales de COVID-19 de México, esto en ––sus datos–– con las de otros países, afirmando que aquí la pandemia se ha manejado bien, no obstante sus mismos datos oficiales, los del que “como dice una cosa dice otra”, el Dr. Gatell, ubiquen a casi todos los estados en la cúspide o curva ascendente de infectados y muertos con perspectiva nefasta de rebotes y retrocesos en el control debido a la apertura económica, que si bien es indispensable para reactivar negocios y empleos, lo cierto es que al manejarse la epidemia con el mismo criterio que la delincuencia, con abrazos no balazos, el gobierno no se ha aplicado como lo han hecho otros países para castigar a las personas que salgan a las calles sin una urgencia o actividad importante, porque en México todo mundo puede salir a pasear, reunirse con amigos, circular sin cubrebocas, reinstalar tianguis en las calles y hacer lo que se antoje ante la falta de autoridad.

 Sabemos no existe vacuna que inmunice ni medicamento que sane enfermos, dependiendo del organismo, de su genética, ser asintomático, sufrir molestias o enfermar gravemente y hasta requerir pulmones artificiales para sobrevivir, así que la opción es sana distancia, utilización de cubrebocas y sustancias desinfectantes para evitar contagios, pero, si el presidente da mal ejemplo y únicamente usó cubrebocas cuando fue a EU donde igual que los migrantes, una vez cruzan la frontera se comportan legalmente, similar el “Dr. Chimoltrufia” que no usa cubrebocas y cada día adapta sus datos a la ideología del estado o del partido en el poder, mientras la pandemia sigue en ascenso. China, Italia, España, Inglaterra o Francia ya controlaron la epidemia y sus números decrecen, mientras en México van a la alza y lugares como la cuenca e istmo de Oaxaca cada día están peor porque ni las autoridades exigen se respeten las normas y protocolos, ni la gente le hace caso al gobierno, porque en México se sigue el ejemplo del presidente y todo es por abrazos, convencimiento, estampas religiosas, amor y paz. Nada por la fuerza, convenciendo a todos con publicidad, manipulación, encuestas y conferencias de Prensa que nunca dicen la verdad, sino lo que deje contenta a la gente.  

35 años de que la música cambió el destino de una parte del mundo


Ismael Ortiz Romero Cuevas 

Una parte del planeta necesitaba apoyo cuando estaba a punto de llegar la primera mitad de la década de los ochenta. En 1984, una parte de Etiopía vivía una hambruna que estaba acabando con su población debido a una gran sequía y la ayuda que se enviaba no resultaba suficiente. En ese año, Bob Geldof viajó a ese país para constatar lo que las crónicas noticiosas relataban. El músico, actor y activista irlandés quedó devastado con lo que veía y así, pensó en convocar a una gran cantidad de artistas británicos e irlandeses para grabar un sencillo, cuyas ganancias se destinaran a la ayuda de la población; sin embargo, pronto se dio cuenta que los dividendos de una canción no serían suficientes, pues la situación era realmente grave. 

Pronto, tuvo la idea de realizar un concierto, el más grande del que se tenga memoria. Uno donde no solo estuvieran cinco mil fanáticos en el estadio de Wembley, sino que pudiera vincularse en tiempo real, con otro, teniendo como primera opción, el Maddison Square Garden en Nueva York. Sin embargo, pronto el gran estadio de la ciudad que nunca duerme no tuvo la capacidad para albergar a la cantidad de gente que se esperaba y se optó por trasladar la sede de los Estados Unidos al J. F. K. Satadium en la ciudad de Philadelphia. La idea incluía que además, el concierto se convirtiera en la transmisión televisiva más ambiciosa de aquellos años. 

Así nació el histórico “Live Aid”, celebrado el 13 de julio de 1985 mismo que dio pie a que, desde ese año, se conmemore en el planeta el día mundial del rock. Con un esfuerzo técnico sin precedentes para aquellos años, los eventos simultáneos en Londres y Philadelphia significaron la unión de artistas emblemáticos en la historia del rock y pop, y el esfuerzo que hicieron dos de las empresas televisoras más grandes del mundo en esos años, la BBC que transmitió el evento en Eurpa y la ABC y MTV que se encargaron de transferirlo en nuestro continente. Y mientras la transmisión de la BBC al mundo fue un éxito en todo sentido, la de la ABC tuvo un ligero retraso en la sincronización del sonido, pues la imagen la enviaban vía satélite y el sonido mediante un sistema de cables.

Aun así, el resultado fue uno de los conciertos más increíbles de que se tenga memoria: “Live Aid” dio inicio el sábado 13 de julio de 1985, a las 12:00 del día hora de Londres y 7:00 de la mañana, hora del Este de América del Norte. Phil Collins se presentó tanto en Londres como en Philadelphia haciendo un viaje maratónico entre ambos continentes. En el J. F. K.  Stadium se presentaron en el histórico concierto: Bryam Adams; The Cars; Eric Clapton; Duran Duran; Boy George; Mick Jagger; Billy Joel; Judas Priest; Huey Lewis And The News; Robert Plant; Pretenders; Santana; Paul Simon; Tina Turner; Madonna; Simple Minds; Tears Of Fears; Neil Young y Stevie Wonder entre algunos otros. Por su parte, en el estadio de Wembley en la capital británica estuvieron: Adam Ant; David Bowie; Phil Collins; Elvis Costello; Bryan Ferry; Elton John; Howard Jones; Alison Moyet; Queen; Sade; Sting; U2; Paul Young; Wham!; The Who y Paul McCarteney entre algunos más. La transmisión se alternaba, es decir, un artista tocaba en otra parte del mundo y era transmitido en grandes pantallas en el estadio respectivo, eso permitía que en el estadio en pausa se preparara el escenario para el artista siguiente. 

No hubo un alma que no gozara de ese concierto que nos entregó actuaciones memorables, siendo la de Queen; David Bowie y Santana, algunas de las más emblemáticas, teniendo un cierre emocionante con el tema “Let It Be” con Paul McCartney al piano, acompañado de David Bowie; Bob Geldof; Alison Moyet y Pete Townshed y el gran final cantando “Do They Know It’s Christmas” con todos los artistas que se presentaron en Londres y “We Are The World” en el J. F. K. Stadium en Philadelphia. Los grandes ausentes en ese concierto: Michael Jackson; Prince; Bruce Springsteen y Rod Stewart.  

“Live Aid” de 1985, sigue siendo un referente en la historia de la música, sigue siendo una reunión histórica de grandes artistas que se conectaron para acabar con el dolor que aquejaba a una parte del mundo, pero que además, representó una de las transmisiones televisivas de mayor nivel de todos los tiempos, pues se estima que más de un mil 900 millones de personas en el mundo la vieron. Asimismo, la consecuencia positiva en las listas de popularidad para los artistas participantes fue uno de los mayores logros, regresando a Madonna y a Phil Collins a las listas de popularidad y que los discos de U2 y Queen regresaran al top 10 de ventas. 

Al paso de los años y gracias a la misma BBC, se supo que las enormes cantidades de dinero recaudadas en el “Live Aid” sí fueron enviadas a Etiopía, pero que la mayor parte se había utilizado en la compra de armamento; pero esa, es otra historia. Los 35 años de este histórico, emblemático y emocionante concierto, pone de manifiesto nuevamente, lo que la música en tiempos de crisis es capaz de hacer. Gracias a esta reunión, todos los 13 de julio a partir de esa fecha, conmemoramos el “Día internacional del rock”.