Prohibida la chatarra


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Chatarra, alimentos chatarra le dicen a productos procesados y empaquetados con alto contenido en calorías y carbohidratos que venden empresas transnacionales con sabores intensos que encantan a todos, especialmente a niños que con sus papilas gustativas nuevas pueden percibir y deleitarse con sustancias que evolutivamente más se antojan al organismo para sobrevivir, como consecuencia de aquellos tiempos en los que era difícil, como cuando éramos cazadores recolectores (alrededor de dos millones de años) de encontrar azucares o grasas, sustancias que abundan en los que dicen son alimentos chatarra y que ahora en Oaxaca se prohibirá vendan a los niños, esto es, a todo aquel que tenga entre 0 y 18 años, según la UNICEF.

Prohibir, impedir, quitar, obstaculizar, vetar, estorbar a, es la idea de los diputados de Oaxaca y México, país donde lejos de educar, enseñar, dar lección e instruir con calidad, se busca lo fácil, lo que cueste menos trabajo y dinero, prohibiendo todo lo que no le guste a cierto sector, estableciendo mandamientos como decretos que se deben cumplir únicamente porque a un grupo de resentidos sociales e ignorantes diputados, gente que llegó a un puesto temporal en la Cámara de Diputados, pareciera se les elige para prohibir lo que se pueda para quedar bien y ser populares, en una dinámica que desde que existen a lo único que se dedican es a prohibir todo, en lugar de procurar una educación de calidad e instrucción de excelencia que inhibiera por principio o educación, el consumo de productos llamados chatarra, prohibición que únicamente perjudicará a dueños de misceláneas y tendejones, porque de la misma forma que la mayoría de niños busca cigarros, cervezas y demás productos tóxicos, así seguirán buscando lo que más les guste, promoviéndose una especie de mercado negro y mayor consumo, porque psicológicamente lo prohibido es lo que más nos gusta, principalmente porque sin educación al respecto, teniendo en Oaxaca a los peores profesores de educación pública del planeta, egresados de las escuelas normales cuasi delincuentes, especializados en instalación de barricadas, secuestro de autobuses y camiones para sus mezquinos intereses, asalto a camionetas repartidoras y agresión impune a ciudadanos, poco o nada se puede esperar respecto de una educación digna para los niños pobres que comen chatarra, porque los que no son pobres y estudian en escuelas privadas, son más sanos porque hacen ejercicio, tienen mejor alimentación y por educación o habito prefieren frutas antes que churritos, procurando mantenerse en forma mediante la natación, futbol tenis, gimnasia y demás deportes que se practican o practicaban en escuelas, cuando había clases presenciales o los realizan con sus padres y familia, a diferencia de los niños pobres que por no practicar deportes se vuelven obesos, prediabéticos y lo que conlleva la pobreza económica y educativa, derivada principalmente de la pésima educación publica que se imparte en Oaxaca y, peor ahora, a través de Tv Azteca y Televisa; peor escenario no me puedo imaginar, porque las prohibiciones seguirán hasta que nos prohíban… ¿a que no saben qué?