Sindicatos de burócratas


Carlos R. Aguilar Jiménez.

En tiempos de pandemia luego de medio año de haber suspendido actividades comerciales, industriales incluida la suspensión de actividades burocráticas, con una leve perspectiva que el año próximo se tenga una vacuna que inmunice contra el covid 19; habiéndose establecido colores para manejar protocolos y circunstancias para reactivar la economía y evitar en lo posible la quiebra de empresas y colapso del patrimonio de individuos, familias y sociedad, abriendo comercios y negocios con restricciones para evitar probables contagios, los únicos que ni se inmutan o preocupan, abusando de los privilegios y poder que tienen los sindicatos, son los burócratas adheridos a algún sindicato, agrupaciones mafiosas que aprovechando sus prerrogativas de intimidación y chantaje a gobernantes, dictaminan no volver a trabajar hasta: “Que haya condiciones”.

“Que haya condiciones” para que los burócratas vuelvan a trabajar a sus oficinas podría ser hasta 2022 o después, tiempo que obviamente no les interesa y es más, conviene, porque seguirán cobrando íntegramente sus sueldos, vacaciones, uniformes y recibiendo todas las prestaciones sindicales, sin trabajar, sin hacer nada útil, ahorrando lo que implica trasladarse, comer o lo que siempre hacen en el tiempo de trabajo y desplazamientos, disfrutando de las exenciones, privilegios y prerrogativas que sus sindicatos establecen y que, de no cumplirse de inmediato reclamaran imponiendo huelgas, cerrando calles y carreteras, bloqueando instalaciones o manifestándose mediante marchas, hasta poner de rodillas a los gobernantes y humillar al gobierno al estilo de todos los grupos de presión y colectivos disidentes como los sindicatos de la CTM, empleados de la UABJO, disque estudiantes de las escuelas normales, taxistas o camioneros, pero especialmente burócratas, quienes con el pretexto de la pandemia, no obstante ya esté trabajando casi todo el mundo, incluidos los profes de la secta 22, los burócratas no lo harán, ni de forma escalonada, restringida o paulatina, porque su trabajo no les gusta, no les importa ni interesa lo que deben hacer, por eso son burócratas, porque no pudieron triunfar en una licenciatura que les hiciera felices en su cometido, sino que trabajan de burócratas porque es lo que encontraron y los hacen de mala gana y con mal modo, sin intención alguna de capacitar o prepararse para ser eficientes, así que mientras el gobierno siga sometido por los sindicatos de burócratas estos se seguirán así, cobrando sus sueldos puntualmente todo el año y más, recaudando cada quincena sus salarios, después su aguinaldo, primas vacacionales, compensaciones y todas las prestaciones habidas y por haber, contexto que además sirve de ejemplo, con excepciones, para demostrar que la burocracia no sirve para nada, como se está demostrando en estos meses de inexistencia de burocracia, funcionando la sociedad, incluso mejor.

Dario Argento y sus tres madres


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Ayer lunes, 07 de septiembre llegó a los 80 años el cineasta italiano Dario Argento, uno de los más grandes representantes del género llamado giallo en los inicios de su carrera, en la década de 1970. Ese género consiste en unir en una sola historia las variedades del suspenso, terror y elementos de la novela policiaca; algo así como lo que quiso hacer Netflix con la serie “Curon”, pero que no les salió del todo. 

Argento es mayormente conocido por sus cintas de horror y es toda una autoridad en la materia, pues incluso ha participado como guionista y productor en obras del maestro del subgénero de zombis, George A. Romero y por sus aportaciones al género gore, su estilo, llegó a ser referencia para cineastas reconocidos en sus trabajos en la categoría del horror, tal es el caso de John Carpenter, célebre por ser el creador de la franquicia “Halloween” y que cita a Argento como una de sus más grandes influencias. 

Pero hoy, quiero que recordemos la trilogía conocida como “Las tres madres”, mismas que le han dado notoriedad a Argento en el cine no solo propio del género, sino que le han valido reconocimiento por la estética empleada y lo creativo de su guion. La trilogía de “Las tres madres” consta de las cintas “Suspiria” estrenada en 1977, “Inferno” de 1980 y “La terza madre” estrenada hasta 2007. La historia de estas tres películas trata sobre tres brujas antiguas que vivían en tres ciudades modernas. 

“Suspiria” es una de las más reconocidas obras de Dario Argento. La cinta catalogada como de horror sobrenatural y situada en Alemania, ha conseguido un sinnúmero de fanáticos en todo el mundo donde no solo se le reconoce como una representante digna del género de terror, sino como una de las pocas películas de ese segmento que es clasificada como cine de arte. “Suspiria” que conocimos en México hasta finales de la década de los ochentas con el ridículo título de “Alarido”, es protagonizada por Jessica Harper; Stefania Casini; Flavio Bucci y Miguel Bosé y posee un ritmo tremendamente vertiginoso, colores vibrantes donde resalta el rojo intenso y la pujante banda sonora creada por la banda de rock progresivo Goblin. 

En alguna entrevista, Argento reconocía que había elegido a Jessica Harper como protagonista de las que es considerada una de sus obras maestras, por el parecido que la actriz tenía con Blanca Nieves, es decir, el dibujo animado creado por Disney. Así, la dulzura del rostro de Harper interpretando a Suzy Bannion, sería la antítesis y el contraste perfecto para la cruda historia que envuelve a “Suspiria”. Esta cinta es complicada de poder encontrarla en algún formato casero, pero es mi deber anunciarles que tanto la versión original que es de la que hablo en este espacio, como el remake de 2018, se encuentran disponibles en Amazon Prime Video; así que no pierdan la oportunidad de ver o revivir una de las obras de arte del horror. Y cuando digo obra de arte, no es en sentido figurado. 

La segunda pieza de la trilogía de “Las tres madres” llegó en 1980 y fue recibida con menos entusiasmo que “Suspiria” a pesar de que muchos elementos estilísticos de ésta estaban presentes en esta nueva obra. Esta cinta, ubicada en Nueva York llevó por nombre “Inferno” y que en México y Latinoamérica titularon como “Infierno”, donde nuevamente nos sorprende con las saturaciones de colores y actuaciones exageradas en los gestos, sin embargo, la historia abarca elementos mucho más violentos y sombríos, lo que hizo que el público dividiera sus opiniones con respecto a esta cinta. “Inferno” tiene un alto contenido esotérico y fantástico, pero también incluye elementos que harán que se nos vuele la cabeza al añadir dentro de la historia a los conocidos “arquetipos jungianos”, llamados así porque fueron concebidos por el psiquiatra y psicólogo suizo Carl Jung, con los cuales busca explicar el inconsciente colectivo. La leyenda del cine B, la actriz y directora Irene Miracle es la protagonista de esta película y fue elegida por Argento más por sus dotes como nadadora que como actriz; sin duda, un acierto para la comercialización de la historia por el tipo de cine que ideaba el italiano. 

Tuvieron que pasar 27 años para que Argento culminara su aclamada y famosa trilogía. “La terza madre” que en México nombraron como “La madre del mal” nos lleva ahora a Roma y somos testigos de la confrontación con la llamada madre de las lágrimas. Esta era la película más ambiciosa de realizar para Argento, sin embargo, el alto presupuesto que representaba el realizarla, hizo que varias empresas productoras la descartaran y al final, Argento también se dedicó a otros proyectos. No fue, hasta que con la ayuda de su hija Asia, que también protagoniza la película, pudo conseguir el presupuesto necesario para producirla, proyectándose por primera vez en octubre de 2007 en el Festival de Cine de Roma, después de una gran controversia por no poder presentarse de manera integra en el Festival de Cannes. “La terza madre” es una película tremendamente violenta y que recoge, todo lo que el cineasta había construido en sus dos primeras entregas; es tanto el impacto que causa, que uno de los ejecutivos de Medusa Films, una de las compañías productoras solicito editarla, recortando las escenas de sexo violento en los rituales de las brujas, así como el asesinato caníbal de uno de los protagonistas. Al ser un alto ejecutivo de quien salió la petición, la orden se ejecutó muy a pesar de Argento y de Asia, quienes pelearon porque se mantuviera tal y como se había filmado. Esa versión, llego finalmente en el formato DVD. 

Dario Argento es un director controvertido, pero visionario. Un cineasta cuyo estilo nos puede gustar o no, sin embargo, hay que reconocer su grandeza y lo original de sus historias, brindemos por el cumpleaños del gran Dario Argento. Mi Twitter: @iorcuevas.