“Vital, protegerse: Iglesia”


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Cuando se vive en lo cotidiano, cada día, año o cualquier tiempo es normal y la perspectiva que así seguirán las cosas es la misma de siempre, igual que las instituciones, valores y creencias que se mantienen habituales o normales, sin posibilidad de refutación, critica o contradicción, tal y como había sucedido desde la última pandemia que dio origen a una revolución artística, intelectual, científica, política y religiosa que generó el Renacimiento, en una dinámica de cambio social y mentalidad que posiblemente vuelva a suceder al terminar la pandemia, porque nada volverá a ser lo que fue, como probablemente suceda con algunas creencias religiosas que están mostrando su inutilidad e incompetencia para evitar o prevenir los millones de muertos por covid.

Vital protegerse del covid, alerta Iglesia. “Muchas personas no están acatando las medidas sanitarias, no obstante, es de suma importancia respetarlas para poder frenar los contagios de la enfermedad”, sostuvo el arzobispo Pedro Vázquez en su discurso del pasado domingo exhortando a sus fieles a que cumplan instrucciones de la ciencia médica, derivada de la sabiduría e investigación de científicos: médicos, virólogos, epidemiólogos, genetistas, químicos, biólogos moleculares, inmunólogos y todos los especialistas científicos que hace unos siglos serían condenados por herejes por la Santa Inquisición y demás cofradías religiosas dedicadas a eliminar todo atisbo de conocimiento o sabiduría que, según la Iglesia no estuviera de acuerdo con la Biblia y dogmas cristianos y que ahora, gracias a la democracia,  los libres pensadores, intelectuales, filósofos naturales, políticos liberales como Juárez o los franceses de la Ilustración y la Educación Laica, la Iglesia ya no tienen relación con el gobierno y menos con la ciencia, demostrando ser únicamente una institución que funciona gracias a la esperanza que ofrece, garantizando a sus devotos creyentes que si creen y si tienen fe, asegurando su resurrección en el habitáculo de Dios y todos los Elegidos, y si no, se irán derecho al infierno, quedando la Iglesia al margen de los descubrimientos, avances, innovación, conceptos modernos y desarrollo tecnológico y en medicina que desde la invención de antibióticos, uso de rayos X y todos los avances de la medicina, han incrementado la calidad de vida y promedio de existencia, de 50 años a casi 90, sin que en todo ello hayan tenido ninguna importancia los rezos, pedimentos, plegarias, oraciones, rituales litúrgicos o la devoción y fe,  que aunque digan mueve montañas, a estas solo las mueve la tectónica de placas, así que cuando sabemos que sirve más el gel contra los virus que el agua bendita, los cubrebocas más que la fe  y pronto una vacuna que nos inmunice más que las bulas del Papa, sabremos a ciencia cierta que las respuestas están en la ciencia, y el futuro en la investigación experimental, las conjeturas y refutaciones, no en la “Verdad Absoluta” de predicadores y evangelistas que en esta pandemia impulsan fingidamente a aceptar a la ciencia, a la que antes y hasta la pandemia, consideraban impía, incrédula y herética.      

¡Feliz cumpleaños, Amy!


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Ayer 14 de septiembre, Amy Winehouse hubiera llegado a los 37 años y no sabemos, si con la misma celebridad que tenía cuando perdió la vida, el fatídico 23 de julio de 2011, momento en que la cantante estaba a punto de cumplir 28 años. 

La tormentosa vida de la británica, así como sus adicciones no eran ningún secreto; pues la prensa rosa londinense se deleitaba publicando e informando cada infortúnio que Winehouse tenía debido a estas condiciones. Pero lo que tampoco era un secreto, eran su gran talento y sobre todo su característica voz, pues ese tono de contralto, la hacían poseer una de las entonaciones más poderosas de que se tenga memoria. Y no es mi afán recordar a la gran Amy mediante lo que ahora se sabe, vivió en sus últimos días, sino por ese inconfundible estilo que la llevaron a ocupar el puesto número 26 de la lista de “Las 100 mujeres más grandiosas de la música” que realizó la cadena de televisión VH1 y que con solo dos álbumes, la llevaron a ser un verdadero icono de la música. Por ello, les invito, apreciados lectores a que la recordemos con cinco de sus más grandiosos temas: 

1.- “Back To Black”

Autores: Amy Winehouse y Marck Ronson

Álbum: Back To Black (2006)

Discográfica: Island Records

Un tema poderoso, bello y potente, aderezado por un video clip no solo con una gran producción y bello estéticamente, sino que resulta un tanto profético. Este tema fue el tercer ‘single’ de este exitosísimo disco que encumbró a Amy en todo el planeta. Tanto el ‘track’ como el video es uno de los más reconocidos de Winehouse y recibió en su momento, críticas muy positivas. Este video cuenta con más de 350 millones de reproducciones en el canal de YouTube y la canción ha sido versionada por grandes artistas como Beyoncé y Ronnie Spector. Sin duda, un tema imprescindible. 

2.- “Stronger Than Me”

Autores: Amy Winehouse y Salaam Remi

Álbum: Frank (2003)

Discográfica: Island Records

“Yo parezco una mujer y tú, mi chico afeminado” dice una estrofa de este tema que se ha convertido además, en una especie de bandera en contra de las relaciones tormentosas y de las necesidades de las mujeres con respecto a la vida en pareja. Este tema, fue el sencillo debut del primer álbum de Amy, llamado “Frank”. El tema tuvo una buena recepción en su momento tanto en críticas como en ventas. No fue, hasta después del éxito de “Back To Black”, que Universal Music y el sello Island, decidieron lanzar en nuestro continente el primer disco de la cantautora, teniendo también un grandioso desempeño en varias listas de aquél 2007. Este es el tema, con el que Winehouse se abrió las puertas del éxito. 

3.- “Our Day Will Come

Autores: Bob Hilliart y Mort Garson

Álbum: Lioness: Hidden Treasures (2011)

Discográfica: Island Records

Este magistral cover, fue el primer ‘single’ del álbum póstumo de Amy. Lanzado cinco meses después de su fallecimiento, “Lioness: Hidden Treasures” se convirtió en el debut de ventas más exitoso de la carrera de Winehouse, pues alcanzó las 194 mil copias vendidas en Reino Unido en su primer semana a la venta, colocándola en el número uno; asimismo, vendió más de 144 mil copias en Estados Unidos, llegando al puesto número cinco. Esta canción se estrenó en 1963 y fue interpretada originalmente por Ruby & The Romantics, alcanzando el puesto número uno en Billboard Hot 100 de ese año. Sin embargo, los críticos y conocedores de música han reconocido que la versión hecha por Amy es simplemente magnífica, pues unió el jazz y el reggae de manera prodigiosa. Sin duda, una obra de arte. 

4.- “Rehab”

Autora: Amy Winehouse

Álbum: Back To Black (2006)

Discográfica: Island Records

En 2006, Amy Winehouse irrumpía la escena mundial presentando este poderoso ‘single’, el primero de su segundo trabajo y el primero a nivel mundial. “Rehab” alcanzó rápidamente el puesto número nueve del Billboard Hot 100, siendo este tema, el único que de la cantante en alcanzar el Top 10 de la prestigiada lista y fue ganador, además, de tres premios Grammy, que incluían “Mejor Grabación”; “Canción del año” y “Mejor interpretación vocal”. Hasta 2011, año del fallecimiento de Amy, el tema había alcanzado más de dos millones en ventas y es sin duda, la pieza más reconocida y popular de la desaparecida cantante. 

5.- “Body And Soul”

Autores: Johnny B. Green; Robert B. Sour; Edward Heyman y Frank Eyton

Álbum: Duets II de Tony Bennett (2011)

Discográfica: Columbia Records

Se sabe que esta grabación fue la última que realizó Amy, realizándose, según testimonio del mismo Tony Bennett, en marzo de 2011, es decir, unos cuatro meses antes del fallecimiento de la londinense.  Fue el primer corte promocional del disco “Duets II” de Tony Bennett y también lo fue, del material “Lioness: Hidden Treasures” de Winehouse unos meses después. Este track es uno de los más emblemáticos de ambos cantantes y esta versión, además, se ha llevado las palmas de la crítica y público. “Body And Soul” es una canción que fue escrita en 1930 originalmente para Ella Fitzgerald y que posteriormente, grabó Frank Sinatra. Sin duda, esta pieza se convierte en algo histórico en la música al ser el último ingreso en un estudio de grabación de la gran Amy Winehouse. 

Influencia de cantantes como Adele o Duffy, reconocida en el selecto círculo del jazz y alabada por otras divas de la música como Alicia Keys; Madonna; Aretha Franklin o Mariah Carey, no podemos negar que el talento de la incomparable Amy Winehouse, siempre hará falta en la música. Y como ayer, hubiera llegado a los 37 años de vida, no nos queda más que recordar a este icono con lo que mejor sabía hacer: música. Mi Twitter: @iorcuevas.