A semáforo verde


Carlos r. Aguilar Jiménez.

“En el mensaje semanal dirigiéndose a los oaxaqueños para informar sobre la situación que tiene el estado ante la pandemia de Covid-19, el gobernador del estado, anunció que Oaxaca desde el lunes transitó a semáforo amarillo, lo que representa un riego moderado, reiterando que esto no significa un pasaporte a olvidar las medidas de prevención, por lo que exhortó a seguir siendo disciplinados con las medidas sanitarias, como el uso correcto del cubrebocas”

Medio año después que inició la cuarentena, sana distancia y medidas de prevención que utilizamos para evitar contagios, enfermar o morir, lo cierto es que los meses más peligrosos para contagiarse fueron los de verano, cuando alcanzamos el nivel máximo de contagios y muertes a nivel nacional y estatal, sin que podamos decir hayamos superado el peligro, no obstante, luego que el virus exterminó a quienes genéticamente eran menos resistentes o por precarias condiciones de salud, edad o lo que haya sido sucumbieron a la enfermedad, los que aún quedamos y hemos sobrevivido, como sucedió con supervivientes de la peste, viruela, cólera o influenza, acostumbrados ahora a vivir en condiciones de pandemia utilizando siempre cubrebocas, desinfectantes, sana distancia y seguimos protocolos de seguridad, tenemos más posibilidades de salvarnos al no infectar o contagiar y resistir, porque los virus gracias a la selección natural darwiniana y supervivencia diferencial de los más aptos, no pueden matar a todos en esa dinámica biológica de biodiversidad que nos hace diferentes, dispuestos algunos a resistir ciertos ataques virales o bacteriales, pero otros no, seleccionándose en la especie los más aptos, no los más fuertes ni mejores, porque lo de mejor o superior es subjetivo, así que ahora en semáforo amarillo, lo que sigue para Oaxaca es el semáforo verde, color epidemiológico que toda la sociedad desea llegue pronto para regresar a la relativa normalidad, excepto los privilegiados burócratas federales, del estado y municipales, quienes cómodos y felices de la vida cada quincena cobran sus salarios sin hacer absolutamente nada, superando incluso a los perezosos y recalcitrantes profes de la Secta 22 del magisterio quienes hace un mes ya están trabajando y quizá más que antes, no en aulas y con enseñanza presencial, pero si de manera virtual, por lo que para mejorar la economía que es lo que ahora corresponde, todos deberían estar trabajando, de manera escalonada, en determinados días, horarios o circunstancias, pero cumpliendo son el deber, porque ya sea por política populista o de estado, la situación actual no puede esperar a que se invente la vacuna y “Haya condiciones”, que quien sabe que es eso, como dice la burocracia y todos los que cobran puntualmente su salario sin trabajar, sino adaptándose a las circunstancias, adecuándose a necesidades para reactivar la economía de quienes no tienen el privilegio de ser burócratas sindicalizados o adinerados per se. 

Condolencias a Mafalda


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Queridísima Mafalda: 

Seguramente estás pasando por un momento tremendamente amargo; tal y como estamos muchos en gran parte del mundo. Se ha ido tu padre y eso sin duda, es una pérdida dolorosa para todos quienes, de alguna forma, tocó nuestra vida. 

Y sé, querida Mafalda, que no debe haber palabras de consuelo en este momento ante tan triste acontecimiento, pero creo que vale la pena celebrar la vida de tu padre, Quino, para tener claro que eres así, porque él te educó así. Te hizo progresista en un tiempo en el que tu país tenía un presidente que era casi igual de idealista que tu padre y tú, Arturo Umberto Illia, quien por datos históricos se sabe, también quería una sociedad más justa y un mundo mejor, tal y como Quino te enseñó a que nos lo mostraras. 

Quino también te enseñó, niña querida, que la paz mundial siempre es un tema del que se debe hablar como un aspecto de progreso y evolución, que nos tenemos que rebelar ante las atrocidades que producen las guerras y todo lo que atente contra la dignidad humana. Y eso también te hace tener ese carácter, a veces pesimista y a veces ocurrente, pero que no te quita tu postura crítica y categórica hacia la incapacidad de los humanos para lograr el avance de nuestra sociedad y de nuestro mundo; esas denuncias que salieron de la cabeza de Quino y que has llevado con un grandísimo honor, hizo que gran parte del planeta te admirara y te acogiera como una integrante más en la familia, como la inspiración de varias generaciones de jóvenes y como la niña berrinchuda pero querendona, que siempre protestaba porque le sirven sopa. 

Mafalda de mi corazón; ha sido el querido Quino también quien te ha dotado de esa curiosidad certera para cuestionar y querer entender las cosas que muchas veces ni los adultos concebimos. No te sientas mal nunca, niña, por hacer esas preguntas que incomodan a los mayores, pues es ese espíritu fisgón y a veces imprudente, con el que nos has dado a todos tus seguidores, lecciones de vida difíciles de olvidar y más fáciles de digerir. Es esa curiosidad, la que nos enseña que la naturaleza humana no debe nunca perder esa sabiduría infantil que enaltece las capacidades indagatorias de todos y que vamos perdiendo cuando crecemos y nos comportamos de acuerdo con lo “políticamente correcto”. 

Fue Quino también, amiga, quien te dotó de ese aliento progresista y feminista. Por ello siempre defiendes hasta el momento, la idea de la igualdad de derechos de las mujeres y su contribución a las actividades en todos los ámbitos. Tu sagacidad querida Mafalda, hoy haría tanta falta en la ONU, donde has deseado trabajar desde que te conozco, hablando diversos idiomas del mundo y aportando al mejoramiento de las políticas que mueven al planeta. 

Así es querida Mafalda, no quiero aburrirte con tanta palabrería que se me ocurre para homenajear a tu creador, que te llevó a recorrer el mundo y que te dotó de esa inteligencia sarcástica tan directa. Es necesario celebrar a tu padre porque además de todo el talento que te otorgó, también hizo que muchas generaciones se convirtieran en lectores; junto a ti, fomentó que niños y jóvenes en el mundo rechazaran la guerra, el autoritarismo, los gobiernos totalitarios y todo lo que atentara en contra de la condición humana. Así es Mafalda de mi alma, tuviste un gran padre y sé que esta despedida debe resultar difícil para ti cuando apenas el martes 29 de septiembre, celebrabas tu cumpleaños. Pero debes estar orgullosa de ser quien eres, porque, aunque él se fue, estoy seguro que tú y tus ideas, se quedarán por muchísimo tiempo más entre nosotros, así como tus amados ‘Beatles’. Él te hizo un referente en el mundo entero. 

Por favor, Mafalda, envía también un saludo cariñoso porque sé que también deben estar muy tristes a: Felipe, Manolito, Susanita, Miguelito, Libertad y Guille, tu hermano. También envío mis condolencias a tus padres, Joaquín y Raquel. Ánimo, querida Mafalda, aún hay mucho qué hacer por este mundo. 

Mi Twitter: 

@iorcuevas