Desaparecen fideicomisos


Carlos R. Aguilar Jiménez.

El gobierno de A.M. obtendrá con la desaparición de fideicomisos 120 mil millones adicionales y no únicamente los 68 mil millones que habían calculado en la Cámara de Diputados. Al respecto el secretario de Hacienda reveló que además de los 109 fideicomisos que están previstos en la ley y que y que los diputados de Morena, siguiendo ordenes del presidente desaparecerán, hay otros que no están considerados en la ley y que representan alrededor de 60 mil millones de pesos más.

En extrema crisis de salud derivada de la pésimo conducción y mal ejemplo del gobierno, desde el doctor que mientras dice una cosa dice otra, hasta el presidente que no utiliza cubrebocas, inmersos además en una debacle económica derivada de cientos de miles de empleos perdidos y decenas de miles de negocios arruinados, la lógica del gobierno ara tener dinero es quitarle recursos a quien se pueda, porque frente a su promesa de no subir impuestos, la opción que queda es conseguir dinero donde se pueda y, si para esto tiene que arruinar a los fideicomisos, seguirá adelante y en breve le quitará el presupuesto a otras instituciones oficiales, porque al gobierno actual no le interesa la cultura, arte, cine, agricultura, derechos humanos, trabajos que hacen organizaciones no gubernamentales y menos la ciencia, dado que lo único que importa a este gobierno es su aeropuerto, refinería, votos de pobres a los que da limosnas y la perspectiva que al terminar este sexenio, el partido propiedad del presidente pueda seguir en el poder, porque los políticos saben que: “Chinto tapa a Chinto y Chinto a su compañero”, dado que por mucho que se hable respecto del fin de la corrupción, nunca en Latinoamérica ha habido gobierno que concluya con honestidad y transparencia porque siempre habrá situaciones a reclamar y condenar ya sea por omisión, ineptitud, corrupción, populismo o torpeza, como la desaparición de fideicomisos de apoyo a la ciencia y tecnología, dado que si bien todos los fideicomisos son importantes, los que tienen relación con la cultura y ciencia lo son más, porque viviendo en un mundo tecnológico donde prácticamente todo depende la ciencia, know-how, tecnología, ciencias aplicadas, digitalización, computación, telecomunicaciones, cibernética, mecatrónica o astronáutica, entre otras muchas disciplinas del conocimiento, la decisión del presidente y sus sumisos diputados es causa de que México se siga quedando atrasado, atascado y cerrado a nuevos inventos y tecnologías que surgen constantemente en el mundo, convirtiéndonos este gobierno en un país medieval, gótico y antiguo en el que lo que se privilegia es lo obsoleto y arcaico, como hacer refinerías de petróleo, al estilo de monarcas, reyes y sacerdotes quienes en el transcurso de la historia han visto a la ciencia como un peligro a sus privilegios e ideologías, porque la ciencia hace dudar, privilegia el escepticismo, la crítica o refutación y no se deja engañar por promesas mesiánicas de caudillos o lideres iluminados por el pueblo santo y bueno o Dios.

“Beat It” de Michael Jackson y Eddie Van Halen


Ismael Ortiz Romero Cuevas

A todos nos tomó por sorpresa el deceso de Eddie Van Halen el pasado martes 06 de octubre; desde hace relativamente poco tiempo, supimos del padecimiento de cáncer de garganta que el mítico guitarrista padecía y ante el cual, perdió la batalla pese a todas las esperanzas que se tenían en cuanto a su recuperación. Así es, este 2020 se ha estado llevando a personajes emblema en todo sentido. 

Eddie Van Halen es considerado el octavo mejor guitarrista de todos los tiempos por la revista Rolling Stone y su solo de guitarra puesto en la canción “Eruption” es también considerado el segundo mejor en toda la historia de la música y que en vivo, tocaba de espaldas al público para que nadie lo copiara; con este tema en menos de dos minutos, Eddie Van Halen cambió la forma de ejecutar la guitarra para siempre. Su técnica llamada “tapping” ha sido una influencia para muchos músicos y guitarristas contemporáneos, que lo consideran un verdadero maestro del instrumento y un icono no solo del ‘hard rock’ y heavy metal, sino de la música en general. 

Lo paradójico en la carrera de Eddie Van Halen como líder de la banda “Van Halen”, es que para las masas no sea recordado por la forma en como ejecutaba la guitarra en temas como “Panama”; “Dance The Night Away” o “You Really Got Me”, sino por ejecutar el teclado en el single “Jump”, quizá la gran canción de Van Halen por antonomasia. Fue “Jump”, el tema que los hizo dar un mega hit a nivel mundial y ser escuchados en prácticamente cada rincón del planeta. Y así, podemos pasar recapitulando un sinnúmero de grandes ejecuciones del gran Eddie, pero hoy, quiero que recordemos una ejecución por la que Eddie Van Halen pasó por el anonimato, la canción “Beat It” de Michael Jackson. 

Aunque aún para muchos esta resulta una especie de leyenda urbana, resulta que sí sucedió. En pleno proceso de grabación de “Thriller”, el productor de Michael Jackson, Quincy Jones estaba decidido en posicionar de una buena vez a Jackson como una mega estrella de talla mundial. Es sabido también que para ello, el productor convocó a grandes músicos para que colaboraran en el mítico disco por lo que decidió llamar a Eddie Van Halen para que pusiera un ‘riff’ de guitarra a la canción “Beat It” y así, darle un toque más rockero, pasando por alto el estilo pop-funk que tienen la mayoría de los tracks del disco. 

No fue fácil convencer a Eddie Van Halen de que aceptara colaborar en el disco, pues tenía un acuerdo con sus compañeros de la banda, donde nadie de ellos debía aceptar colaboraciones externas, fuera para el artista que fuera, pues querían que el sonido y talento de los músicos fuera una especie producto exclusivo de la agrupación. Pero Quincy Jones estaba decidido que fuera el aclamado guitarrista quien tocara el acorde distintivo del hoy mítico track. 

Después de varias llamadas y negociaciones, Eddie aceptó colaborar en la canción poniendo tres condiciones. La primera: no ser acreditado en ningún sentido en el disco, precisamente por el acuerdo con sus compañeros; la segunda condición: cobrar con cervezas en vez de con efectivo y la tercera y la que se mantiene como un misterio: que Michael Jackson le enseñara a bailar. Al parecer, Quincy Jones aceptó las condiciones de Eddie y a los pocos días de esa “negociación”, el guitarrista se encontraba grabando su parte para el tema. Eddie nunca coincidió cara a cara con Michael, pues ambos grabaron sus partes por separados y se dice, que Eddie en realidad dejó lista su contribución en un promedio de media hora, pues prácticamente, se realizó sin cortes. Lo que no se sabe y ahora, no se sabrá, es si alguna vez las dos leyendas se encontraron para que Michael le enseñara a bailar. 

Así, el disco más vendido de la historia cuenta con la magistral colaboración de Eddie Van Halen, ejecutando esto, dos años antes de que nos pusiera a brincar. Mi Twitter: @iorcuevas.