Mentir para ser populares


Carlos R. Aguilar Jiménez.

La consigna y estrategia fundamental de todo político, desde el que se inicia en el mejor negocio para vivir del presupuesto, hasta el presidente de cualquier país, es mentir para ser popular, decir lo que sea para convencer a la gente y en sus discursos nunca decir la verdad, sino lo que deje contentos a los demás, porque a diferencia de lo sucede en la academia o ciencia, se dice la verdad y exige se demuestre, de otra forma no se pueden aprobar exámenes o titularse ante jurados o presentar tesis de grado, en política lo que vale y funciona mejor es mentir, engañar, prometer, falsear y exagerar, sin importar exista sustento o evidencia de lo que se diga para ser popular.

Al presidente Trump quien en cada oportunidad que tiene de dirigirse a través de los medios miente para ser popular y hace unos días se enteró estaba por perder las elecciones y no poder reelegirse, varias cadenas de televisión donde expresaba su inconformidad lo desconectaron y los conductores indicaron que, por respeto a su audiencia acallaban al mandatario, igual que Twitter y Facebook, porque en la defensa de los derechos de la audiencia, como sucede en México en función de leyes para radiodifusión o televisión, no se deben expresar falsedades, simulaciones, mentiras o declaraciones que puedan herir susceptibilidades, estableciendo categorías de audiencia y horarios, por lo que televisoras estadounidenses apagaron micrófonos y sacaron del aire al candidato, y si bien podría decirse no se respeto el derecho de libertad de expresión, lo cierto es que por ética profesional, moral propia y social, no se deben difundir mensajes engañosos o falsos, dando en este aspecto un ejemplo la televisión estadounidense, situación que jamás ocurrirá en México o en Oaxaca, donde la estación de radio XEOA se dedica impune y sin ética a engañar a sus desesperados radioyentes transmitiendo programas de charlatanes, chiflados y desquiciados curanderos que se dicen parapsicólogos y con engaños prometen sanar enfermos, sin importar su padecimiento porque su intención es ganar dinero sin escrúpulos, tanto de los curanderos como del dueño de la estación, de la misma forma que sucede en palacio nacional todas las mañanas donde se expresan todo tipo de declaraciones con sus propios datos, sus respectivos números y particulares estadísticas para que se vea que todo esta bien el país, que todo funciona y nunca ha habido mejor gobierno, declarando, por ejemplo, que vamos bien con la pandemia cuando hemos llegado a 100 mil muertos, que la economía crecerá como la holandesa, la inseguridad terminó, las dependencias federales se irán a los estados, el empleo crecerá, la corrupción acabará y pronto viviremos en un país sin pobreza y justo, aunque sospecho que sería posible únicamente al estilo del Mundo Feliz, de A. Huxley, donde con mentiras oficiales la gente vive una distopia, donde se manejan las emociones por medio de drogas (mis propios datos) e hipnopedia, que combinadas cambian radicalmente la sociedad, al modo de la 4T.     

Dos méxicos: una ruptura innecesaria y politizada.


Nematini Vladimir Acevedo Silva

Tal parece ser que todo el país entero se ha centrado en conocer cuales serán los resultados de las elecciones celebradas en Estados Unidos de Norte América. Efectivamente, saber cuál será el destino político de nuestro vecino es importante, sin embargo, esto no debe eximirnos en centrarnos en los temas que realmente nos debe preocupar a las y los mexicanos. Y eso es que la unidad prevalezca en nuestro país.

Esto lo comento tras los diversos señalamientos que se han dado entre el Ejecutivo Federal y la llamada Alianza Federalista (AF), organización fundada por gobernadores rebeldes que renunciaron a la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO), ya que consideraban a este órgano, sumiso a las pretensiones del Presidente de la República.

Cabe señalar que la AF surgió en un primer momento para atender temas en materia de seguridad, lo cual origino en un acuerdo para atender esta problemática, la cual fue firmada por los estados de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.

Posteriormente al iniciar la actual contingencia, estos Estados del norte empezaron a centrar sus reuniones entorno a como hacer frente a la pandemia, y, sobre todo, en exigir al Gobierno Federal, recursos y elementos necesarios para estar en condiciones de atender a su población. Demandas que son totalmente legitimas, ya que el sistema de salud actual está totalmente colapsado y rebasado para atender una pandemia de estas magnitudes. 

¿La culpa? Tanto de la actual administración como de sexenios pasados, en las cuales se fomentaba la corrupción, el “agandalle” y el menosprecio por la ciudadanía, quienes pagaban las consecuencias al no recibir sus medicamentos, no se les ofrecían las quimioterapias por falta de equipo necesario o simplemente, no alcanzaban a recibir una consulta, algo tan simple para diagnosticar la calidad de vida de las personas.

Ahora la AF pugna para que se realice una revisión exhaustiva y, en su caso, se modifique el pacto de coordinación fiscal, pues sus miembros consideran que es injusta la forma en como la federación reparte los recursos que ellos mismos recaudan. 

Lamentablemente son muchos los estados integrantes de la AF quienes olvidan que el salirse del llamado Pacto Fiscal, agravaría en gran medida sus finanzas. Situación que, de darse, sería el estado de Nuevo León quien podría salir bien librado al contar con una de las economías más grandes, en palabras de Mario Campa, economista y especialista en política pública por el Tecnológico de Estudios Superiores Monterrey.

Caso contrario que afectaría enormemente a estados como Jalisco o Michoacán, ya que, en el caso del primero, nueve pesos de lo que destina al gasto público, 10 pesos vienen de la federación. Y en el caso del segundo estado, este tuvo que entregar la nómina de sus docentes al gobierno federal, debido a la carga que representaba para sus finanzas.

Sin olvidar también que ambas entidades federativas se encuentran dentro de los 10 estados con mayor índice de homicidios y feminicidios. Lugar que comparte con otros estados como Colima, Baja California, Guanajuato, Chihuahua, Michoacán, Zacatecas, Morelos, Sonora y Quintana Roo.

Es lamentable pues que ante la inminente contingencia en la cual vivimos todos, se den estos casos de divisionismo y polarización. Urge recordarles a nuestros gobernantes que nosotros no somos un número más que alimenta sus estadísticas, aquellas que son utilizadas de manera grotesca para sus fines propios. 

Y efectivamente, es necesario precisar que este tipo de situaciones se pueden prestar para hacer uso de los reflectores políticos con miras a las elecciones del próximo año. Situación que muchos integrantes de la oposición están aprovechando para sumar votantes, pero que, a su vez, solo dejará a su paso un país quebrantado, dividido y con un odio entre hermanas y hermanos.

Se debe apostar por reforzar el federalismo. Y no por pugnar por un rompimiento originado por el odio y el revanchismo político.

¿resistir por intereses políticos? No. Unidad es lo que se necesita más que nunca, ya que de ahí es donde nace la fortaleza de todo México.

@NemasVA

Especialistas en las ciencias forenses imparten conferencias a personal judicial


La psicología jurídica y la criminología se han convertido en las áreas de actuación para los servidores públicos judiciales

Con la conferencia “Testimonio infantil vivenciado versus fabricado. ¿Es posible detectar las diferencias? y la presentación de una investigación sobre la neurociencia aplicada al campo forense y al del derecho, así como el impacto de la evidencia neurocientífica en la toma de decisiones en el caso del juicio formulado, el Poder Judicial del Estado concluyó el curso en línea “Psicopatología Forense, Coordinación Parental y Tribunales de Justicia”, dirigido a personal de la institución. 

La psicología jurídica y la criminología se han convertido en las áreas de actuación para los servidores públicos judiciales interesados por el ejercicio ético y optimización del quehacer profesional en los contextos legales. Bajo esta premisa, el Tribunal Superior de Justicia y el Consejo de la Judicatura promueven el estudio del delito y de las diferentes propuestas teóricas y desarrollos en investigación, para avanzar en formación especializada de las y los juzgadores. 

En el marco del curso Psicopatología Forense, Coordinación Parental y Tribunales de Justicia, que comprendió ocho sesiones del 20 al 29 de octubre y el 4 de noviembre,  la directora del posgrado en Criminología y Psicología Forense Aplicada, de la Universidad Simón Bolivar de Barranquilla, Colombia, doctora Gloria Egea, impartió la conferencia “Testimonio infantil vivenciado versus fabricado. ¿Es posible detectar las diferencias?

Por su parte, el jefe del Departamento de Psiquiatría de la Defensoría General de Argentina, doctor  Ezequiel N. Mercurio habló sobre la investigación sobre la neurociencia aplicada al campo forense y al del derecho, que en los últimos años ha cobrado especial relevancia y ha sido relacionado con el quehacer jurídico.