Presenta Poder Judicial proyecto de Presupuesto 2021 ante Congreso local


El magistrado Eduardo Pinacho Sánchez señaló que se requieren recursos para la implementación del Sistema de Justicia Laboral

De manera responsable y para contar con los recursos suficientes que permitan al Poder Judicial del Estado enfrentar los retos que se presentan el próximo año, como la implementación del Sistema de Justicia Laboral, la atención a temas sensibles como la violencia de género, perspectiva intercultural y continuar sus labores sustantivas, la institución integró un Anteproyecto de Presupuesto de Egresos para el Ejercicio Fiscal 2021. 

En cumplimiento a lo establecido en el artículo 99 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Oaxaca, el documento, por el que se solicita un monto aproximado de mil 300 millones de pesos, fue entregado este martes por el magistrado presidente Eduardo Pinacho Sánchez, al presidente de la Mesa Directiva de la Sexagésima Cuarta Legislatura del Congreso local,  diputado Jorge Villacaña Jiménez. 

En el acto protocolario, en el que estuvieron presentes la diputada Delfina Elizabeth Guzmán Díaz, presidenta de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) y el diputado Mauro Cruz Sánchez, presidente de la Comisión Permanente de Programación y Presupuesto, el presidente del Tribunal Superior de Justicia  y del Consejo de la Judicatura señaló si el Poder Judicial no se moderniza pronto se convertirá en un sistema añejo rebasado por una realidad cada vez más dinámica.

Apuntó que el año 2021 presenta retos ineludibles que se deben de cumplir, como la implementación del nuevo Sistema de Justicia Laboral para el que se requiere infraestructura física, tecnológica y servicios personales por más de 200 millones de pesos. Además, mencionó que una permanente demanda en la entidad es el mejoramiento de salarios de juezas y jueces. 

Luego de referirse al importante papel que a lo largo de la historia de Oaxaca y sentando un precedente en el país ha tenido el Poder Judicial del Estado, en aspectos como el Sistema Penal Acusatorio y de Justicia Alternativa, puntualizó que la institución que preside es la primera en el país que está generando una alianza para la participación ciudadana en la construcción de un nuevo sistema de justicia.

Por su parte, los legisladores se mostraron sensibles ante las necesidades que existen en el Tribunal Superior de Justicia y el Consejo de la Judicatura, por lo que se comprometieron a realizar la correspondiente revisión del Proyecto de Egresos. 

En el acto protocolario, efectuado con las medidas sanitarias establecidas, acompañaron al titular del Poder Judicial, el magistrado decano del Tribunal Superior de Justicia, Crescencio Modesto Martínez Geminiano; el consejero de la Judicatura,  Rogelio Gabriel Morales Cervantes y la directora de Planeación e Informática, Hermelinda Gracida Zárate, entre otras personalidades.

Inicia transición


Carlos R. Aguilar Jiménez.

En países democráticos donde el poder es temporal, efímero, de cuatro años en E.U. y ocho si logran la reelección, los ciudadanos pueden rectificar y en elecciones optar por nuevos y diferentes gobernantes una vez que quien gobierna demuestra que todo lo que prometió no lo cumplió, en principio porque prometer no cuesta y porque los gobernantes populistas prometen lo imposible o improbable, diciéndole a la gente lo que les deje contentos, nunca la verdad, siendo así que en E.U la mayoría de ciudadanos optó por no reelegir a Donald Trump, prefiriendo a Jon Biden, viéndose obligado Trump a iniciar el proceso de transición inevitable para entregar el poder y la casa blanca donde quería vivir otros cuatro años, como todos los políticos que quisieran nunca dejar el poder, la capacidad de ordenar, obligar, decretar y hacer que todos hagan lo que ellos quieren.  

El poder es efímero, transitorio y fugaz y si para mal muchos políticos que llegan a gobernantes se creen dueños del país, de un estado o municipio donde sus habitantes deben ser sumisos y obediente, la realidad es que el tiempo que tienen el poder frente al que no lo tienen antes y después, es nimio, breve, no obstante, durante ese tiempo se creen omniscientes, omnímodos y omnipotentes sin que exista para ellos posibilidad de refutación o critica, llenándose de enemigos a quienes habrá que encontrarse cuando menos lo esperan, cuando ya no tengan poder. Seis años o tres en México y cuatro en E.U. en realidad se reducen a cinco y dos, porque antes de que termine un sexenio, cuatrienio o trienio, al surgir los candidatos al próximo gobierno, la sociedad y políticos de inmediato dejan de interesarse en el político en turno, deja de importar lo que hagan o digan porque ya se van y en cuestión de meses serán unos don nadie,  tal y como sucede ahora con Donald Trump, quien de ser protagonista todos los días, la estrella, el líder supremo y hasta el guía de la Nación más poderosa del planeta, hoy comienza a ser un sujeto anodino, intrascendente y trivial a quien nadie le importa ya lo que diga porque ya se va, y así será pronto en México, donde los expresidentes y todos los políticos que alguna vez se sintieron deidades, hoy no son nadie e incluso viven auto exiliados, porque al perder el poder, al darse cuenta que ya nadie les hace caso, que a nadie le importan y que, en lugar de llenarse de amistades o simpatizantes, lo que tienen son enemigos, dado que los que de momento les ponen sobre las estrellas y alaban, porque no pueden contradecir o refutar, una vez que en perspectiva ven ya no hay futuro, puesto que lo único que les unía era el interés mezquino, no la amistad, se irán a buscar al que sigue, al próximo, en una dinámica repetitiva donde el que importa es el que tiene poder y, cuando está por perderlo no vale nada. En los E.U. el hombre más poderoso del mundo, recalcitrante, obstinado y terco, necio en reconocer que perdió las elecciones, no tiene más remedio que comenzar a entregar el poder e irse a alguno de sus rascacielos o mansiones; en México y Oaxaca pronto ocurrirá lo mismo y todos aquellos devotos seguidores, falsos de toda falsedad, se alejarán para alabar al siguiente y así por los siglos de los siglos.