2021, año de los ríos Salado y Atoyac.


Nematini Vladimir Acevedo Silva

Ya ha transcurrido más de dos años y medio desde que el Tribunal Colegiado de Circuito del Centro Auxiliar de la Séptima Región de Acapulco, Guerrero, confirmó la sentencia dictada por la Juez Primero de Distrito de Oaxaca que ordena tanto al gobierno federal, estatal y municipales, a proteger y recuperar los Ríos Salados y Atoyac.

Este importante logró fue gracias a un amparo que promovió una persona indígena con el apoyo y asesoría desinteresada de la organización de abogados oaxaqueños Litigio Estratégico Indígena, en el cual se reclamó a las autoridades responsables la omisión de proteger su derecho humano a un medio ambiente adecuado para el desarrollo y bienestar protegido por la propia Constitución Federal y diversas normas de fuente internacional.

Sin embargo, hasta ahora poco o nada han realizado las autoridades responsables para sanear y proteger estos importantes recursos naturales de todas y todos los oaxaqueños. 

Es lamentable el saber que las distintas instancias gubernamentales de los tres niveles de gobierno, hasta este momento, no han dado atención alguna a este problema de salud pública que afecta a miles de ciudadanas y ciudadanos, aun cuando ya existe una sentencia que les obliga a sanear y proteger ambos afluentes. No obstante, es aún más preocupante que pongan como pretexto que los trabajos para la recuperación, no se han realizado a consecuencia de la actual pandemia.

Debido a tal omisión, la organización Litigio Estratégico Indígena presentó una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la cual a su vez emitió la recomendación 57/2020 al Gobierno del Estado de Oaxaca, a la Comisión Nacional del Agua y a 27 municipios aledaños a las riberas de dichos ríos, que tiene como finalidad dar cumplimiento a la sentencia otorgada en el juicio de amparo.

Ahora bien, a esto se suma que en este año se celebrarán elecciones lo cual complicará aún más las obligaciones que tienen encomendadas las diferentes autoridades de los tres niveles de gobierno. 

Por otro lado, como en cada proceso electoral saldrán supuestos líderes que, “sensibles” ante esta situación, harán lo necesario para captar votos. Mandarán maquinaria para limpiar la rivera de los ríos. Realizarán “tequios”. Prometerán la construcción de muros y maquinaría para tratar las aguas negras. Buscarán a toda costa continuar mintiendo para llegar al poder.

Es ahí donde tendremos que evaluar si efectivamente cumplirán con lo que las autoridades jurisdiccionales les ha obligado a realizar o simplemente, continúan siendo omisas como sus predecesoras. 

Será nuestra responsabilidad, sumar esfuerzos como oaxaqueñas y oaxaqueños para que por fin los río salado y Atoyac puedan recuperar aquellos gloriosos días en donde a su interior se encontraba una gran variedad de flora y fauna.

Y es que como señaló el maestro Francisco Toledo en una carta que envió al Tribunal Colegiado de Acapulco: “es hora de salvar a los ríos (Salado y Atoyac),”.

@NemasVA