48 años que conocimos el lado oscuro de la luna


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Ayer lunes 01 de marzo de este 2021, se cumplieron cuarenta y ocho años de existencia uno de los discos fundamentales en la historia de la música: “The Dark Side Of The Moon”, de la banda británica Pink Floyd y que además, resultó todo un logro en las grabaciones de ese entonces. El álbum, es un trabajo conceptual de la banda que ha representado uno de sus mayores éxitos y que ha marcado influencia no solo en la música misma, sino hasta en las carreras de músicos y bandas. 

Y aunque la banda es de origen inglés, la disquera EMI decidió lanzarlo primero en los Estados Unidos, donde consideraron que poseían el mayor número de público cautivo en el mundo y quince días después, es decir, el 16 de marzo de ese mismo año, fue puesto a la venta en Reino Unido, donde también fue un éxito inmediato. 

Los números de “The Dark Side Of The Moon” es algo muy interesante de revisar. Primero porque se estima que ha vendido alrededor del mundo más de 50 millones de copias, siendo uno de los álbumes con mayores ventas en la historia de la música, solo por detrás de “Thriller” de Michael Jackson y de “Back In Black” de AC/DC que se dice, han rebasado los 65 millones de unidades colocadas. El disco, también estuvo en la lista Billboard 200 por ¡937 semanas!, es decir, casi 19 años y por ello es el que más tiempo ha permanecido en la lista de los álbumes más vendidos. Logró llegar al número uno de ventas en los Estados Unidos en su semana de estreno y al número dos en Reino Unido y actualmente, cuenta con más de 450 millones de reproducciones en Spotify y casi 100 millones en YouTube. Todo un logro si ubicamos que es un álbum que tiene casi medio siglo de existencia. 

“The Dark Side Of The Moon” fue grabado también en el mítico Abbey Road Studios, propiedad en ese entonces de la discográfica EMI, una de las más poderosas en ese tiempo y la producción estuvo a cargo de los integrantes del grupo, ya que “el productor” se acredita como Pink Floyd, pero también por Alan Parsons, quien fue en realidad quien le dio esa personalidad enigmática, elegante y progresiva al disco. En 1968, su principal arreglista, compositor y líder Syd Barret dejó la banda debido a problemas relacionados con su adicción al LSD, esto que le ocasionó problemas mentales severos; eso inspiró justamente a Parsons y a quien asumió el papel de líder desde entonces, Roger Waters, a explorar temáticas mucho muy oscuras (por ello el título del disco) para realizar un trabajo de diez tracks que hablaban de relaciones en conflicto, la avaricia, la soledad, el significado de la vida y la muerte, el miedo, la vejez y obviamente, los tormentos mentales que sufre alguien adicto, inspirados justamente en los problemas de Barret, de quien por cierto, nunca dejaron de ser amigos pese a su beligerante salida. 

Este disco fue grabado pensando en una futura gira de la agrupación e incluso, varios de los temas que componen el ‘tracklist’, fueron estrenados tiempo antes de la salida del material tocados en directo por la banda. Sin embargo, fue justamente el talento y visión de Waters y Parsons que hicieron que la grabación resultara algo muy innovador para la época: introdujeron ‘loops’ y grabaciones multipista en ciertas canciones, lo que repercutió en un sonido vanguardista y moderno, se dice también que en varias pistas se utilizaron sintetizadores analógicos; pero la introducción de citas filosóficas que se implantan a lo largo de los temas del álbum, así como la interpretación conocida como “no léxica” de la cantante Clare Torry para el tema “The Great Gig In The Sky” y varias novedades a nivel de sonido, fueron creaciones de Alan Parsons. 

El disco sigue siendo uno de los más aclamados por la crítica al paso de los años y es un emblema no solo del rock progresivo, sino de la música. Gracias a este trabajo, muchos artistas incluso actuales, se han inspirado para cimentar su sonido e incluso, carreras completas. “The Dark Side Of The Moon” sigue siendo hasta este momento, uno de los discos elementales para cualquier amante de la música y que las nuevas generaciones, deben conocer como un testimonio de que el arte, no tiene época.

Mi Twitter: @iorcuevas.