Interpretación para elecciones


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Se aproximan las elecciones que se han dado en llamar las más grandes de toda la historia por el numero de políticos que los ciudadanos elegirán quien ocupe con su voto, la mayoría alienados por políticas asistenciales, manipulados por dádivas y programas sociales pro voto del gobierno, aprovechando la fama y publicidad de todas las mañanas desde Palacio Nacional que promueve y envuelven al mandatario como adalid, guía moral y meta de sus simpatizantes, obviamente según la interpretación de cada quien y de los que en especial no están de acuerdo con las ocurrencias.Las elecciones se aproximan y entre el tiempo que transcurra hasta el momento de votar es interesante analizar ¡qué sucederá? porque habrá numerosas interpretaciones y distintas opiniones, unas bien informadas y otras derivadas de la publicidad y manipulación oficial. Sus seguidores seguirán pensando que es un líder fuerte y el único que puede sacarlos de la pobreza, pero otras pensaran que luego de sus resultados, aunque tenga sus propios datos, es una persona nefasta. Otras se preguntarán si todo lo que dice únicamente son ardides para ser popular y todo es simulación ante las cámaras, o si presenta diariamente la situación real de las condiciones sociales y económicas del país. Habrá votantes que pensaran que todo lo que se dice en las mañaneras es producto de una cínica manipulación por parte de los gobernantes. Otros dirán que es de parte de los medios e ideada para desvirtuar los verdaderos aciertos, utilizando escándalos políticos para ocultar los errores y desatinos. Posiblemente habrá quienes piensen que todo es una compleja teoría conspirativa o complot de quien opinara estamos oprimidos por la corrección política de un líder que dice terminará con la corrupción y prefiere abrazos antes que represión. Todas estas interpretaciones que ya están apareciendo en redes sociales y conversaciones entre amigos y familiares preocupados por el futuro de México, junto a cientos de memes, bromas o imágenes retocadas con photoshop constituirán un universo de interpretaciones potenciales que determinarán en estos días si en las próximas elecciones se termina la autocracia y absolutismo al tener el presidente el control total del poder legislativo o si para bien del país surge un contrapeso en las cámaras de diputados y senadores, como debe ser en toda democracia en la que exista equilibrio y ponderación. Serán elecciones, más que grandes, trascendentales e importantes porque de ellas, de los votos de los que abstuvieron hace tres años y de los frustrados por los resultados o desengañados por la realidad, decidan votar, según sus respectivas interpretaciones por continuar con el absolutismo actual o por elegir un poder legislativo que confronte y refute, según los auténticos datos, las decisiones y ocurrencias que hasta ahora se han tomado de manera absoluta con la mayoría de levanta dedos dispuestos a aprobar toda propuesta sin cambiarle una coma a los escritos.