La oposición y su frágil futuro político


Nematini Vladimir Acevedo Silva

México está experimentando, quizás, un momento de gran tensión rumbo a las elecciones que se celebrarán el seis de junio. A diario, tanto en los medios tradicionales como la televisión y la radio, así como en las distintas redes sociales, se puede notar una intensa batalla de todos contra todos.

¿El objetivo? El poder 

Somos la primera generación que ha sido testigo de la conformación alianzas conjuradas por partidos políticos que, según ellos, han dejado aún lado sus diferencias políticas e ideológicas para que el país, según ellos y sus fieles seguidores, “recupere” el rumbo que, la autollamada Cuarta Transformación, ha perdido desde el momento en que empezó a gobernar. 

Sin embargo, de poco ha servido la unión de estos partidos políticos tradicionales, que, ya sea dicho de paso, han perdido aquella fuerza que todavía podían presumir hace unos seis o doce años atrás. Y no, no lo asevero yo, sino así lo refiere, por un lado, la casa encuestadora Encuesta de Encuestas, en donde se puede destacar que al menos un 38.8% del electorado, votaría por Morena en las elecciones a Diputaciones Federales, dejando con un 15.07% en segundo lugar al PAN y en con un 11.73% en tercer lugar al PRI. 

Pero también a la estrepitosa caída de ambos partidos políticos, se le podría sumar el hecho de que, las recientes listas a precandidatos a diputaciones federales, locales, ayuntamientos y en otros casos, gubernaturas, dejan ver claramente que, el compadrazgo, los lazos de amistad, la ambición, los tráficos de influencias y los compromisos políticos y hasta económicos, son viejas costumbres que continúan predominando en ambas instituciones y que, en su momento, podrían pasar a pagar factura en los próximos comicios.

Pero no todo es miel sobre hojuelas para el actual partido hegemónico ya que, como se puede distinguir en dicha encuesta, durante el mes de febrero de este año, Morena tuvo una ligera caída en intención de voto (38.3%) respecto al mes pasado (44.6%). 

Dicho descenso pudo darse tras haberse confirmado la alianza con el Partido Verde Ecologista de México, el cual es conocido ya, por conciliar alianzas de manera oportunista, siempre a beneficio de su dirigencia.

Pero también cabe la posibilidad que esto también se debe, debido a las diversas políticas emprendidas por la actual administración. No obstante, este fue el compromiso del propio AMLO, implementar un gobierno totalmente diferente al que todas y todos habíamos estado acostumbrados. Pese a ello, será mediante el voto, decidir si efectivamente, será nuestro deseo que la llamada Cuarta Transformación pueda continuar o no.

Aunque durante las últimas semanas y días, se ha podido distinguir un notable descontento al interior de Morena, el cual está relacionado en torno a la manera en cómo se están seleccionando a sus diversos precandidatos. 

Esto se debe a que, en muchas ocasiones, han sido los propios militantes quienes refieren que la dirigencia les ha dado la espalda. Pero, sobre todo, que están traicionando al propio presidente y a los ideales por los cuales se conformó ese partido.

Pese a ello, Morena continúa creciendo en la intención de voto, mientras la oposición se encuentra desesperada por retomar su antigua posición de poder. 

Será un hecho. La llamada Cuarta Transformación seguirá teniendo la mayoría, mientras a lo lejos, los partidos políticos de oposición que todavía conocemos, deberán de repensar seriamente en su presente y futuro político.

@NemasVA