María Félix: la musa que se fue el día que llegó


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Nació el mismo día en que murió, pero con 88 años de diferencia. Un 08 de abril de 1914 nació en Álamos, Sonora la que ha sido considerada y por mucho como la mujer más bella del mundo. María Félix no solo fue una destacada actriz y gloria del cine nacional, fue inspiración para un gran sector del público, una ‘jet set’ a nivel mundial, una musa para artistas plásticos y representó el señorío de la mujer mexicana en el mundo. Fue quien despreció a Hollywood por hacer cine de corte artístico en Europa y Argentina. 

María no nada más fue una mujer de temperamento implacable, es hasta la fecha un símbolo del feminismo, de la elegancia y del empoderamiento. Su incursión y éxito en el cine fue un mero accidente, pues varios de sus biógrafos aseguran que fue descubierta un día por Fernando Palacios, que era productor de cine y luego impulsó su carrera, cuando ella caminaba por la calle. Cautivado por su belleza y porte, no dudó en preguntarle si quería hacer una película, a lo que ella asintió. Fue en ese momento que iniciaba no solo una sólida carrera cinematográfica, sino una leyenda. Aquella película fue “El peñón de las ánimas” de 1942, que dirigió Miguel Zacarías. 

Fue en esa película, donde también ya mostró su carácter pese a ser una novata. Su compañero fue Jorge Negrete, quien era conocido por su arrogancia y poses de súper estrella, sin embargo, María nunca se dejó doblegar ni sorprender por el cantante, a quien despreció e hizo desplantes en más de una ocasión. La anécdota mas conocida de esa filmación fue cuando Negrete le preguntó a María con quién se había acostado para obtener el estelar en la película, a lo que ella le contestó: “usted tiene más tiempo en este negocio que yo. Así que es usted el que debe saber con quien hay que acostarse para ser estrella”. En el rodaje de “El peñón de las ánimas” Negrete y Félix tuvieron una relación agresiva y ríspida, sin embargo, una década más tarde, fueron esposos. 

Fue antes de iniciar la filmación de esa cinta, que Fernando Palacios le sugirió a María optar por un nombre artístico diferente al suyo y le refirió fueran Diana del Mar o Marcia Maris, pero María siempre quiso utilizar su nombre real y lo único que el productor logró fue que lo acortara de María de los Ángeles Félix, a solo María Félix. Sin duda, la entonces novata estrella sabía lo que quería. 

Los amores de María fueron también de los más sonados en el medio artístico de la época; pero cuando ella se hizo famosa estaba casada con Enrique Álvarez con quien procreó a su único hijo, el también actor Enrique Álvarez Félix; con Álvarez estuvo casada siete años y al poco tiempo de separarse, la actriz contrajo nupcias con Agustín Lara en 1945 y con quien estuvo dos años. Pasaron ocho años para que ella volviera a casarse y en 1952, lo hizo con Jorge Negrete, cuando ella ya era una estrella quizá más famosa y con más reconocimiento internacional que él; ese matrimonio solo duró un año y terminó por la muerte del charro. Su último esposo fue el empresario y magnate Alex Berger, con quien duró casada casi 19 años, hasta que él murió. 

Ese carácter imperioso, temperamental y hasta en cierto sentido brusco fue una de las más conocidas cualidades de “La Doña”, a quien se le quedó ese apodo gracias a la cinta “Doña Bárbara” de 1943; pero también fue quizá su más grande condena. Mucho se habló de las preferencias sexuales de su hijo Enrique, de quien se decía era homosexual y que vivía en el clóset por las presiones de su madre, sin embargo, esa fama de su madre y el renombre que él ya tenía también como un gran actor, le ayudaron a tener de pareja a atractivos jovencitos que buscaban un espacio en el medio del entretenimiento y a algunos actores y productores de renombre. Se sabe que él y María, rompieron relaciones cuando la actriz encontró lo encontró besándose con otro chico y vestido de mujer. Esa condición era vergonzante en esos años y eso derivó en que nunca tuviera una buena relación con Enrique, distante hasta que el actor murió. 

Para recorrer la carrera de María nos hace falta espacio y tiempo, pues no solo es una de las más prolíficas en el cine nacional, sino también apasionante. María Félix fue protagonista de grandes joyas de la época de oro del cine mexicano como: “El peñón de las ánimas” (1942); “Doña Bárbara” (1943); “Enamorada” (1946); “La diosa arrodillada” (1947); “Maclovia (Belleza maldita)” (1948); “Tizoc – Amor Indio” al lado de Pedro Infante (1956); “Miércoles de ceniza” (1958); “La cucaracha” al lado de Dolores del Río (1958) y “La bandida” (1962) por mencionar algunas, además de que hizo cine en Italia, Francia, España y Argentina. 

Descrita por Diego Rivera como “Un ser monstruosamente perfecto.  Es un ser ejemplar que impele al resto de los seres humanos a esforzarse a ser como ella”, María Félix es una de las grandes personalidades que nuestro país dio al mundo. Y hoy, la recordamos en el que sería su cumpleaños número 107 y su décimo noveno aniversario luctuoso. Porque solo las verdaderas estrellas, se van el día de su cumpleaños. 

Mi Twitter: @iorcuevas