Golpes bajos


Nematini Vladimir Acevedo Silva

El inicio de las campañas para elegir a las y los próximos concejales, diputados locales y federales en nuestro estado, ya se encuentran en marcha y estas, finalizarán el próximo dos de junio de este año, por lo cual, cada una de las y los candidatos se encuentran en una carrera contra reloj.

Y no es de extrañarse que, al ser estas unas de las elecciones más importantes y trascendentales de la historia tanto para todo México y Oaxaca, cada partido y coalición, están haciendo uso, nuevamente, de viejas prácticas para descalificar a toda costa a cualquier candidata o candidato.

Ejemplo de ello se ha visto en el estado de Nuevo León, en donde los diferentes candidatos y candidatas de los distintos partidos políticos, dieron inicio una batalla campal para buscar la manera de desacreditar a alguno de los aspirantes a la gubernatura de ese estado del norte. ¿El resultado? Ataques, ataques y más ataques… y desafortunadamente, no ha habido cabida para las propuestas.

En Oaxaca ocurre la misma situación. Cada aspirante ha comenzado a hacer lo propio, como sus antecesores del viejo régimen.

Pero en esta ocasión también hacen uso de las distintas redes sociales a las cuales, miles de mujeres, hombres y jóvenes tienen acceso. Difunden las infames fakenews con el único objetivo de difamar a determinada candidata y candidato, influyendo de esta manera en la intención del voto del electorado.

Los golpes bajos se encuentran a la orden del día, ya sea para beneficio de uno o de otro.

Pero aquí es donde llega relucir una situación que no solo se está dando en Oaxaca, sino a nivel nacional, como se ha visto en el caso de las candidatas y candidatos a la gubernatura por Nuevo León. La falta de propuestas.

Hasta ahora ninguno de los aspirantes ha podido plantear de manera clara, cuáles son sus propuestas, ya que únicamente se limitan a repetir un discurso reciclado: “conmigo habrá más seguridad”, “recuperaremos los espacios públicos”, “modernizaremos y agilizaremos los trámites administrativos”, “gestionaremos apoyos para los jóvenes”, entre otra sarta de “propuestas”.

¿Acaso no existen candidatas y candidatos debidamente preparados? Y es que tal parecer que la improvisación debió de ser uno de los requisitos fundamentales para que fueran ungidos como aspirantes…

Debido a esa falta de preparación, profesionalismo y ética, es que la mayoría de las y los candidatos, salvo sus pequeñas excepciones, hacen uso de guerra sucia como estrategia electoral; exhibiéndolos así, como los grandes perdedores de estas elecciones.

¿Serán las elecciones más importantes para Oaxaca? Sí, pero tal parece que los diversos candidatos que hoy nos presentan los distintos partidos políticos, no quieren entender que lo que verdaderamente apremia es el que den los resultados que tanto pide la ciudadanía.

Sin embargo, de continuar con su “grilla” de siempre, la entidad continuará hacía el retroceso que tanto nos afecta a todas y a todos.

@NemasVA

Feliz día del trabajo


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Celebramos el día del trabajo, primero de mayo, como si trabajar fuera un privilegio, y en verdad lo es si quien lo ejecuta hace lo que le gusta, si no, no como dice el génesis bíblico y una canción popular: “El trabajo lo hizo Dios como castigo”, porque entendiendo que uno de los principios básicos de la  termodinámica, respecto de la entropía establece: “No hay desayunos gratis” significa que para conseguir algo, sobrevivir, vivir, triunfar, ser exitoso y trascender, es indispensable trabajar, pero para hacerlo plenamente y felices, primero se debe estudiar, preparar y enfocarse en realizar una carrera profesional o un oficio, obteniendo como resultado que entonces, levantarse cada día para ir a trabajar será un día feliz porque se hará lo que a cada quien le guste, ya que de otra forma el trabajo que se tenga será horrendo porque habrá que empujar, cargar, arrastra, obedecer y acatar lo que los jefes ordenen, nos guste o no y, lo peor, por unos míseros pesos de sueldo.

Hoy es el día del trabajo y debido a la pandemia y nuevas condiciones políticas no se realizaran los acostumbrados desfiles, comidas y celebraciones de obreros y empleados, no obstante, todos aquellos que aún tienen un empleo o trabajo, deben celebrar con entusiasmo el día de trabajo por el simple hecho de conservarlo, ya que debido al pésimo manejo de la pandemia de este gobierno que nos llevó al tercer lugar mundial en muertos y al nulo apoyo económico oficial a pequeñas empresas y medianas, decenas de miles quebraron o declararon en bancarrota despidiendo a millones de trabajadores afiliados al IMSS y que, sin opción se sumaron a los millones en pobreza extrema que aumentaron masivamente en estos años, o decidieron instalar un puesto ambulante en cualquiera de las calles de la ciudad, debido a que no se respeta la ley y menos las ordenanzas municipales porque son preferibles los abrazos, así que si usted estimado lector aun tiene su empleo, es de los pocos afortunados con derecho a celebrar el día del trabajo, dado que muchos otros no, los que lo perdieron y 250 mil que murieron, circunstancia nefasta que de manera especial convierte a esta fecha en un día del trabajo excepcional, principalmente si el trabajo que se desempeña es algo que elegimos como profesionales o con un oficio o negocio, pero si no es así y tiene que trabajarse en lo que sea, cargando tanques de gas, barriendo las calles, despachando o sirviendo, de cualquier forma es un trabajo digno que también debe festejarse, porque en esta vida no hay desayunos gratis y, para triunfar o simplemente para comer se debe trabajar, porque a eso nos condenó, según el mito bíblico, Dios en su infinita crueldad, luego que la mujer, (tenía que ser mujer en el mito misógino) Eva, se atrevió a desobedecer y probó el fruto prohibido, condenando a la humanidad a ganarse el alimento con el sudor de su frente, trabajando de sol a sol, obviamente, sin que trabajen los políticos, sacerdotes y todos los que viven del engaño o manipulación de la gente que tiene que trabajar para vivir, Feliz Día del Trabajo a quienes aún tienen trabajo.