Empleos perdidos


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Luego de más de un año de vivir relativamente aislados, en cuarentena, debido a la pandemia ocasionada por los chinos a quienes escapó el virus covid-19, además de las lamentables muertes de contagiados, en Oaxaca no se han recuperado 10 mil empleos según reporta el IMSS manteniéndose deprimido el sector laboral, pues según el último registro histórico, un mes antes del inicio de la pandemia, había 222 mil 350 trabajadores asegurados.

Con un déficit de más de 10 mil empleos al mes de abril 2021 Oaxaca todavía no recupera los empleos perdidos, reportó el IMSSS además de reconocer que el sector laboral se mantiene en crisis por dificultad en la iniciativa privada donde no se reporta ninguna perspectiva de recuperación económica, principalmente debido a que Oaxaca, especialmente la ciudad, es un lugar que carece de industrias, fábricas, agroindustrias, ganadería industrial, minería,, tecnología avanzada, dependiendo exclusivamente del sector turístico y remesas enviadas por migrantes desde EU, además de las participaciones federales que mantienen a la burocracia, convirtiendo al estado y capital en lugares dependientes del turismo, viajeros y paseantes que muy bien se dedica a ahuyentar el gobierno que permite todo tipo de abusos y atropellos a propios y extraños,  y también los mismos oaxaqueños desempleados e inútiles para hacer otra cosa que no sea instalar un puesto ambulante, generando así un pésimo aspecto a la ciudad, sus servicios turísticos y seguridad para todos, porque es un hecho que la mala fama trasciende y aleja a potenciales visitantes que saben en cualquier momento pueden quedarse atrapados al ser secuestrado el aeropuerto, terminales de autobuses o quedar bloqueados por cierre de calles o carreteras, como acostumbran hacer impunemente los grupos de resentidos sociales que con cualquier pretexto se sienten felices agrediendo cruelmente a la gente que trabaja o es feliz, de la misma forma que sus líderes venales que muy bien saben poner de rodillas al gobierno y humillar a los gobernantes obligándole con amenazas e intimidación a que les den todo lo que quieren. Oaxaca no se recuperara y vivirá extrema crisis económica y desempleo porque los turistas no vendrán o tardaran años en regresar sabiendo que los atractivos turísticos están cerrados o con restricciones, que el Centro Histórico es un gigantesco y grotesco tianguis, circunstancias adversas que si bien antes no se podían saber excepto por la Prensa, hoy cualquier turista que pretenda venir a Oaxaca y que consulta antes por internet y redes sociales lo que pasa en Oaxaca, al enterarse como son los oaxaqueños, como hace cualquier viajero informado, opta por otro lugar para descansar, disfrutar y gozar sus vacaciones, evitando lugares donde la hostilidad es constante y la agresión permanente, de tal suerte que Oaxaca no se recuperara pero si se llenara de puestos ambulantes, cristaleros, rateros, resentidos sociales y toda la fauna de mal vivientes fracasados que gustan hacer daño a los demás abanderando banderas y partidos políticos, esperando su dádiva derivada del chantaje político estimulado por la 4T..

Orgullo LGBTTTIQ+ en cinco himnos


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Algo que siempre he opinado es que la música no tiene género; simplemente te gusta o no te gusta y ya. Debe cumplir su cometido y debe entre otras cosas, recorrer nuestras emociones y sentimientos, que se nos enchine la piel e incluso, que nos haga emocionarnos en todo sentido. Alguna vez leía en una entrevista que le hacían a Sam Smith, decir que las redes y el internet se habían vuelto el escaparate perfecto para su música, pues muchas estaciones, plataformas e incluso empresas televisoras, se negaban a tocarla porque argumentaban que ellos no se dedicaban a programar “música gay”; ¿música gay? me pregunté, ¿de cuándo acá la música es heterosexual, gay o de algún género? A cada uno le puede gustar o no la música que sea y como sea, sin necesidad de utilizar una etiqueta tan primitiva como esa, o ¿me van a decir que la música de Juan Gabriel va dirigida a un sector del público con preferencias sexuales en específico?

Con esto no quiero decir que el movimiento LGBTTTIQ+ no haya adoptado canciones como himnos, ya sea por la fuerza de sus letras, por el ritmo para bailar o porque representa parte de la libertad por la que ese sector lucha. Y recordando que ayer, 17 de mayo se conmemoró el “Día internacional contra la homofobia, transfobia” y demás, vamos a recordar cinco canciones que la comunidad ha adoptado como himnos: 

1.- “I Want To Break Free”

Artista: Queen

Álbum: The Works (1984)

Compositor: John Deacon

Productores: Reinhold Mack y Queen

Discográfica: Capitol Records / EMI

Cuatro hombres con pinta de macho alfa, pelo en pecho, bigotes, musculosos y con la imagen de ser los más machos del planeta, presentaron un video donde se vistieron de mujer y haciendo labores domesticas cantaron: “¡quiero liberarme!”; este himno del rock-pop que fue uno de los más grandes éxitos a nivel mundial de los británicos, no fue escrito por Freddie Mercury por extraño que parezca y la que se considera su canción más identificada con el colectivo LGBTTTIQ+, no fue grabada expresamente para ese movimiento y aunque sí es un grito de reclamo de libertad, “I Want To Break Free” es una canción que también la tocan con gran aceptación en bares de motociclistas, despedidas de soltero y en cualquier tipo de celebración. 

2.- “YMCA”

Artista: Village People

Álbum: Cruisin’ (1978)

Compositores: Jacques Morali; Henri Belolo y Victor Willis

Productor: Jacques Morali

Discográfica: Casablanca Records / PolyGram

Una canción que nos invita a dejar la pista reluciente de tanto bailar; digan lo que me digan, no hay quien se resista a esta canción y aunque ha estado a lo largo de más de 40 años asociada directamente al movimiento LGBTTTIQ+, es un tema con una historia muy interesante. Las siglas “YMCA” en realidad significan Young Men’s Christian Association, en español: Asociación Cristiana para Hombres Jóvenes y que era una asociación dedicada al rescate de adolescentes y jóvenes varones de barrios marginales en los Estados Unidos. Una de las principales actividades de esta asociación eran los deportes y tenían sus propios gimnasios para prácticas; de manera clandestina y con cierto grupo de gente, se sabía que estos lugares eran puntos de ligue gay y que tuvieron un fuerte impacto con aquellos que eran señalados y censurados en la década de los setenta, encontrando en ellos, un lugar donde dar rienda suelta a sus preferencias. Obviamente, la asociación demandó al entonces gigante discográfico PolyGram y a “Village People”, argumentando además que lo que se decía como contexto del tema, porque no se menciona en la canción, era una mentira. Obviamente, cuando la otrora poderosa disquera le dio una fuerte suma de dinero a la Asociación Cristiana para Hombres Jóvenes, el pleito se acabó. “YMCA” es una de las canciones más exitosas de la historia de la música, pues el año de su lanzamiento alcanzó el puesto número dos en Billboard Hot 100 y vendió más de 10 millones de discos tan solo en los Estados Unidos y más 20 alrededor del mundo. Una canción que quedó para la historia. 

3.- “Dancing Queen”

Artista: ABBA

Álbum: Arrival (1976)

Compositores: Benny Andersson; Björn Ulvaeus y Stig Anderson

Productores: Benny Andersson y Björn Ulveaus

Discográfica: Polar Music International / PolyGram

A diferencia de los dos temas anteriores, “Dancing Queen” de ABBA fue asociado al movimiento hasta muchos años después de su lanzamiento, pues la letra habla de una mujer que, en pleno ejercicio de libertad, se atreve a entrar en un lugar para conocer chicos, y aunque el tema hace alusión a que se trata de una mujer en edad madura, la misma letra le dice que es la reina del baile y que se sienta, como si solo tuviera diecisiete años. Sin duda, “Dancing Queen” es una de las canciones que mejor ha tolerado el paso del tiempo, colocándose como uno de los clásicos indiscutibles de la música de todos los tiempos y tuvo un revival importante a inicios del milenio, cuando se estrenó a escala global el musical “Mamma Mia”, inspirado en la música del cuarteto sueco y que después, tuvo su película estelarizada por la mismísima Meryl Streep. Como dato curioso hacia este ‘track’, la cantante islanesa Björk, lo considera el mejor tema de la historia de la música y lo coloca una inspiración total en su carrera. 

4.- “Vogue”

Artista: Madonna

Álbum: I’m Breathless: Music From And Inspired By The Film Dick Tracy (1990)

Compositores: Madonna y Shep Pettibone

Productores: Madonna; Shep Pettibone y Craig Kostich

Discográfica: Sire Records / Warner Music

Podemos hacer una lista de canciones de Madonna que la comunidad y el colectivo LGBTTTIQ+ ha adoptado como himnos, pero sin duda “Vogue” sigue sonando tan moderna y potente como hace 30 años, cuando se estrenó. Y creo que este ‘track’ es un tema eterno porque, aunque actualmente puede sonarnos sin mayores aportes, fue de los primeros a nivel comercial y mundial que incluía los vigorosos sonidos del ‘dance’, que iba penetrando apenas en el mercado de la música. Madonna comenta que para montar la coreografía, se basó en su visita de incognito a varios bares gay situados en los barrios afroamericanos de Nueva York y esos movimientos que vio en varios bailarines de color, los acompañó con un vestuario que combinaba el barroco, lo moderno y lo glamuroso; el resultado, uno de los temas más reconocidos de la reina del pop y aunque es asociado indiscutiblemente con el colectivo, no deja de ser programado e incluido en bares, antros y demás lugares que no tienen qué ver con el movimiento. 

5.- “Born This Way”

Artista: Lady Gaga

Álbum: Born This Way (2011)

Compositores: Lady Gaga y Jeppe Laursen

Productores: Lady Gaga; Fernando Garibay; DJ White Shadow y Jeppe Laursen

Discográfica: Interscope Records / Universal Music

Cuando este ‘track’ se lanzó, fue comparado con otro himno de la comunidad interpretado por Madonna: “Express Yourself”; sin embargo, Gaga salió airosa de la polémica y colocó este tema en el número uno de Billboard Hot 100. Y es que “Born This Way” es certero y se identifica plenamente con los integrantes de la comunidad LGBTTTIQ+, que además es uno de los sectores más cautivos de la hoy ganadora del Oscar. “No importa que seas gay, hetero o bi, lesbiana o transgénero, estoy en el camino correcto, nací para sobrevivir” dice una de las estrofas de este gran tema, que además, también hace una referencia en contra del acoso escolar o ‘bullying”. Un ‘track’ que va más allá de cualquier preferencia y que nos invita a sentirnos orgullosos de quienes somos. 

La música, nos emociona y no tiene género, sin embargo, estas canciones han servido de inspiración y fortaleza para aquellos quienes el darse un beso con su pareja en público, significa un acto de rebeldía, fortaleza, valentía y de resistencia. Por increíble que parezca, la discriminación aún prevalece. Y que sirvan estas canciones como muestra de apoyo a todas las personas que luchan por vivir su amor en libertad.

Mi Twitter: @iorcuevas.