Récord en remesas

Carlos R. Aguilar Jiménez

Sin que tenga ninguna relación o dependencia, salvo como informe de fracaso o fiasco nacional- económico, el Presidente en su tercer informe constitucional indicó, como si fuera un logro o triunfo de su gobierno, que los envíos de dinero, dólares, convertidos a miserables pesos, de migrantes que viven en Estados Unidos alcanzaron una cifra superior respecto de años y décadas anteriores, lo que implica que, o son más los migrantes indocumentados en EU o las necesidades y urgencias económicas derivadas del pandemia, obligan a los mexicanos que viven y trabajan en USA, a enviar más dinero a sus familias, reflejándose así el concluyente fracaso, desilusión económica y falta de oportunidades para millones de mexicanos que tienen que huir de su país a buscar empleo en la “Tierra de las Oportunidades”, no obstante tengan que sufrir discriminación, rechazo social, segregación y/o apartamiento, circunstancias que dicen: no importa sufrir si aún así obtienen dólares para que vivan ellos y envíen dinero a sus familias, 

Indicar en un informe de gobierno que las remesas llegan a un récord histórico debería ser motivo de vergüenza nacional y condena presidencial política doble, porque refleja dos fracasos, el primero el socioeconómico del país debido a los pésimos manejos de gobiernos anteriores y de este en sus tres años, y el segundo, el ejemplo de que no ha habido 4T alguna al respecto, porque si las remesas estuvieran disminuyendo y tuviéramos un récord de mínimas, en lugar de subir, sería reflejo que en México algo se está transformando, mejorando y los mexicanos ya no se marcharían del país porque en su patria habrían encontrado empleo, que no es así, sino que esta peor la situación, al estilo de Honduras, Nicaragua, Haití o El Salvador, donde igual que en México, sus habitantes desposeídos, sin oportunidades de trabajo tienen que migrar a EU y no quedarse o procurar el regreso a su patria luego de hacerse de ahorros para vivir la vejez con su familia, en su tierra y no en un país donde les discriminan y apartan. 

 Que se haya roto récord en remesas, si bien le va bien al país por la enorme cantidad de millones y millones de pesos que ingresan a la economía nacional, y también le va bien a las familias que reciben dinero, lo cierto es que a los migrantes les va mal, aunque tengan papeles por razones de sobra conocidas y también es reflejo que a México le va mal y no se ha transformado nada, porque todos los años, y  en los últimos tres, ha aumentado el flujo de migrantes, compatriotas que han debido huir, dejando con infinita tristeza pero con hambre y desesperación, familia y hábitos para buscar en EU algún trabajo que en México no hay, a pesar de las promesas de bienestar ofrecidas por el gobierno. De los presidentes anteriores ni que decir que administraron pesimamente el país y arruinaron, pero al menos no prometieron transformaciones imposibles ni se vanagloriaban de dinero que no era nacional, ganado con el esfuerzo de mexicanos que en tres años de dizque 4T siguen viéndose obligados a huir de México a buscar bienestar en países triunfadores. ¡Qué bueno que como México no hay dos! Ojalá mejor hubiera dos EU.