Cuando tomaron a Mariah de saco de boxeo

Ismael Ortiz Romero Cuevas

El sábado fue 11 de septiembre, una fecha en que la historia del mundo cambió para siempre por el atentado a las Torres Gemelas que ocupaban el World Trade Center en Nueva York. Pero también, fue la fecha que Virgin Records, sello propiedad de la entonces todopoderosa casa disquera EMI, había señalado con anticipación para el lanzamiento del que sería el nuevo material discográfico y octava grabación de estudio de Mariah Carey, “Glitter”, que sería también el primero con esa empresa discográfica y además, que servía como banda sonora de la primera película protagonizada por Carey que llevó el mismo nombre, producida por dos gigantescos estudios cinematográficos: Columbia Pictures y 20th Century Fox.

El atentado en NY pudo ser el factor principal por el que el que el disco y la película resultaron un fracaso total en críticas y éxito. Pero este día, quiero que nos enfoquemos en el material discográfico, porque al final de cuentas, Mariah es una cantautora y productora, no actriz, y lo de ella, siempre ha sido hacer música; la película sí es un infortunio, pero se ha convertido en esas cintas que son tan malas que se convierten en buenas. La situación es que lo que debió haber sido un lanzamiento fastuoso de un disco del que se tenían grandes expectativas, se tuvo que suspender una semana por los atentados. La cinta por su parte sí fue estrenada ese fin de semana en todo Estados Unidos, pero como era de esperarse, la gente estaba temerosa de salir. 

El álbum “Glitter” fue el primer disco en el que Carey experimentaba con nuevos sonidos y se alejaba casi totalmente de su estilo pop y R&B, ya que se centró en el estilo “post-disco” de inicios de la década de los ochenta, algo que a la prensa especializada no le gustó del todo y lo criticaron con comentarios muy coléricos. Aunado a eso, unos meses antes durante el lanzamiento del ‘lead single’ del disco, el tema “Loverboy”, Mariah se presentó en el programa “Total Request Live” de la cadena MTV, donde tuvo un comportamiento muy extraño y errático; días después, fue internada en una clínica de salud mental donde se le trató un colapso nervioso sin que se dieran a conocer las causas. En nuestro país sobre todo, se dijo que había sido porque Luis Miguel había terminado con ella, pero no fue así, la relación con el mexicano había culminado hacía más de un año y en ese momento, Mariah era novia del beisbolista Derek Jeter; también se dijo que había sido porque “Loverboy” no había alcanzado la cima del Billboard Hot 100, situándose en el segundo puesto siendo esta la primera vez en la carrera de Mariah, que el corte promocional principal de uno de sus discos no lograba la primera posición de la prestigiada lista. 

Fue hasta el año pasado, cuando en medio de la pandemia por la Covid-19 y de manera virtual, Mariah festejó 30 años de carrera y como parte de esa celebración, se lanzó el libro “The Meaning Of Mariah Carey” (sin edición en español), donde se destapa lo que en verdad sucedió ese fatídico día, con ese disco que había sido una especie de mal ‘karma’ para Carey: estaba sufriendo de un boicot por parte de su antigua disquera, Sony Music, de donde aún era presidente su ex esposo, Tommy Mottola, para que “Loverboy” fuera un fracaso. Para ello, orquestaron una especie de veto en la radio, además de que el sello Columbia, antigua casa grabadora de Carey, le robó el ‘sampleo’ del tema “Firecracker” de “Yellow Magic Orchestra” que Mariah había puesto originalmente en “Loverboy” para utilizarlo en el tema “I’m Real” de Jennifer López, todo esto con la anuencia de Mottola, esta acción la obligó a regrabar “Loverboy” en un cortísimo periodo de tiempo para ser lanzado. EMI había ofrecido un contrato por más de 100 millones de dólares a Carey y la presionaba para que el disco, fuera un éxito sin precedentes, pero sin invertir en promoción, de igual manera, su vida personal pendía de un hilo. Por ello, pocos días después de haberse presentado en la mencionada emisión de MTV, Mariah fue ingresada en una clínica por un colapso nervioso y fue, cuando la diagnosticaron con trastorno bipolar. 

El 11 de septiembre de 2001, parecía que no solo se caían las Torres Gemelas, también la carrera de Mariah. La cinta fue un fracaso y el disco, no fue lo que se esperaba, Carey fue despedida de la peor manera por EMI y fue obligada a pedir disculpas públicas por el desastre del proyecto con el que se tenían las expectativas puestas hasta el cielo. “Pido una disculpa por vender solo tres millones de copias. Parece que para EMI no ha sido suficiente, aún cando hay artistas que no logran vender esa cantidad de discos en toda su carrera” decía la cantautora que se iba por la puerta de atrás del entonces gigante discográfico. La prensa con la autorización de la misma casa disquera, tomaron a Carey como una especie de saco de boxeo para desviar un poquito la atención de las fatídicas noticias del atentado; la gente quería pensar en otra cosa y el distractor perfecto, fue el “fracaso” de la gran Mariah, quien hasta esos años, solo se le conocían éxitos monumentales dentro de la industria. Querían ver caer a la diva.  

Un año más tarde, Mariah firmaría un contrato mucho más modesto con Island Def Jam, sello propiedad de Universal Music y con quien en 2005, tuvo el ‘revival’ más impresionante del que se tenga memoria, presentando “The Emancipation Of Mimi” y demostrando de qué estaba hecha, regresando al número uno del Billboard Hot 100 y vendiendo de nueva cuenta millones de discos en el mundo, demostrando que lo que quisieron hacer con ella y con “Glitter” en realidad fue solo un tropiezo leve en su carrera, por no llegar al número uno, por solo vender tres millones de discos y por no ajustarse a los estereotipos de una cantante de pop de inicios del milenio. En realidad, el fracaso de “Glitter” se debió a que fue lanzado al mercado en la fecha equivocada: 11 de septiembre de 2001. 

Y nuevamente es el tiempo el que pone en su sitio las cosas y sus situaciones. En 2018, en redes sociales comenzó un movimiento orquestado por los fans de Carey en todo el mundo, llamado: ‘Justice For Glitter’ (justicia para “Glitter”), haciendo que la etiqueta se volviera tendencia por más de una semana en Twitter. Eso, provocó que la cantante comenzara a trabajar en los derechos y convenios con plataformas para ser lanzado. Fueron Apple Music y iTunes los primeros en tener el material dentro de su catálogo en noviembre de 2018, alcanzando en unas pocas horas, el primer lugar de ventas; dos días después apareció en Spotify, donde también el disco se convirtió en uno de los más reproducidos en la plataforma. 

Mariah no incluía ni una sola canción ni referencia a ese álbum en sus presentaciones en vivo, por considerarlo un episodio difícil en su trayectoria, sin embargo y gracias al éxito que obtuvo 17 años después de su lanzamiento, Carey incorporó al repertorio los temas “Loverboy” y “Never Too Far”, agradeciendo el movimiento “Justice For Glitter”. Tras el lanzamiento del disco en plataformas, también la crítica comenzó a revirar, considerándolo ahora, un material vanguardista, cuidadosamente producido y además adelantado a su época, pues las producciones musicales con base en los sonidos de la década de los ochenta, comenzó a ponerse de moda después del 2017. Casi dos décadas después, la misma prensa y críticos que señalaron a “Glitter” como un mal producto, tuvieron que reconocer a Mariah, su creadora, como una verdadera visionaria y al disco, ponerlo en el podio que merece como uno de los más grandes álbumes de la primera década del milenio. Eso sí, ese reconocimiento vino casi dos décadas después. 

Este 11 de septiembre, “Glitter” llegó a los 20 años de existencia de los cuales más de la mitad, se consideró como la vergüenza de Carey, sin embargo, ese tiempo en que estuvo prácticamente en la sombra, lo convirtieron en un disco de culto. 

Mi Twitter: 

@iorcuevas 

¿Qué me puede malir sal?

Mariano Estrada Martínez

Esa mañana, el rector de la principal universidad de la ciudad se levantó temprano y de buen humor. Se preparaba para sus últimos eventos como decano, precedido de una fama de no aferrarse a controversias ytener rumbos claros. Había hecho de su carrera una suma de no fáciles conquistas, pero ya daba avisos de cansancio,  que si bien no le quitaban méritos, lo dejaban ver más como un tecito  de manzanilla: sin tantas fuerzas ni bondades, pero les caía bien a todos.

  • Hoy será un gran día.
  • Siempre dices lo mismo corazón. 
  • Es la inauguración de la cafetería escolar ¿Qué podría salir mal? 
  • ¿Llevas tu discurso?
  • ¿Un speech? No, para nada, los chavos de la facultad de letras ya no los toleran, algo improvisaré. 

Había conocido a su esposa treinta y siete años atrás en la facultad de filosofía y letras, él era catedrático de literatura latinoamericana y ella era la encargada de etimologías y creación literaria. 

La nueva cafetería lucía reluciente, ceñida con un gran listón rojo y flanqueada por unos perfectos pendones con el nombre de la cafetería universitaria: 

“LOS AMOROSOS, CAFÉ, SABINES Y MAS”

Acompañado de su esposa, algunos directores, maestros y un ciento de estudiantes de facultades como Filosofía, Psicología y Antropología entre otras. Se dio paso al evento protocolario:

  • Buenas tardes a todos, todas y (haciendo una pequeña pausa, levantando un poco los hombros y mirando por arriba de sus anteojos terminó saludando: Y a todes. 

Risas de algunos, caras de admiración de otros. Sin quererlo se empezó a mover en arenas movedizas y agitadas. 

  • Lo cierto es que hoy me congratulo en inaugurar esta bella cafetería universitaria que alberga una gran área de comedores y otra área provista de revisteros, libros, conexiones y área de wifi y ojalá que libre de tabaco. 

Mas risas y aplausos. 

Su esposa entonces le extendió las tijeras para cortar el listón sin embargo el prosiguió con su pequeño discurso:

  • ¿Saben? Me gusta el nombre de la cafetería, que da título a uno de los poemas mas conocidos del poeta chiapaneco Jaime Sabines, los amorosos, o amorosas si gustan, no lo sabemos, finalmente el amor va vagabundeando sin una orientación personalizada, ni pendiente de una moda, pero el amor es un compromiso engrandecido y lleno de…
  • O amoroses, un chico entre el gentío interrumpió y explotaron las risas. 

Levantando la mano de entre los jóvenes alguien se acercó hasta el estrado y con voz enfadada pidió la palabra.

  • Rector, no creo que sea de risa lo que aquí se está estableciendo con comentarios vulgares y soeces de fáciles dividendos para hacer reír, creo que el principio básico de la universidad es la diversidad, así que pido respeto para todes. (Levantando un puño en alto otras personas la secundaron).

Un chavo de lentes redondos y cabello encrespado alzó la voz sin pedir la palabra: 

  • Compañera, o compañere o como sea, yo pienso que… 
  • ¡Por supuesto que como sea no! Aquí hay trans, neithers, neutrois, gays, no binarios y la gran comunidad de lgtbyg y mas, así que tu “como sea” nunca más y ¡a ningunearnos a otra parte!

Un maestro de la facultad de filosofía trató de tranquilizar la situación:

  • Está bien, creo que es motor de la facultad el libre pensamiento y la libertad de expresión, eso es lo que más deseamos y por lo que se nos reconoce, no veo en las palabras del rector ofensa alguna mas que la manifestación del amor en cualquiera de sus maneras. 
  • Eso cree usted – increpó alguien en segunda fila– Para nosotros los no conformes con los géneros convencionales deseamos más, mucho más que palabras irónicas del patriarcado mentiroso y añoso manifestado en las ideas arcaicas del rector y de todos ustedes como autoridades…
  • ¿Patriarcado mentiroso? – Riñó rápidamente la esposa del rector. – Jovencito, déjeme decirle que…
  • ¡Jovenciti por favor! Interrumpió otro joven mas muerto de risa que sin ánimo de argumentar nada. 
  • Ríete imbécil, ríete perro, órale, ríete desde tu racismo disfrazado de chiste. ¡Échenle brillantina compañeras!
  • Atrévete, órale atrévanse, siempre con su lógica de que sólo a ustedes se les debe escuchar y los demás no decir nada porque sino se ofenden. ¿Qué van a hacerme, pintarrajearme?

Y estalló la batalla. 

Detrás de las sutiles palabras inclusivas del rector se escudaron de lo que no quisieron entender y se lincharon con lo que cada quien pretendió escuchar. 

La reyerta se posicionó en todos los frentes: maestros contra alumnos, alumnos contra la esposa del rector, los de atrás contra los de adelante.  Se soltaron algunos golpes, alguien arrojó un irritante gas morado que inundó la contienda. Arriba en el corredor de los salones dos estudiantes fumaban marihuana mientas veían los jaloneos:

  • Sabes Bro, creo que yo pertenezco no a otro genero, mas bien a otra raza, a otra galaxia de dónde que ni con un poco de humo logro evadirme.
  • Somos humanos Bro, cada idea, cada palabra es un eco de alguien mas, un plagio, una mezcla. – (Y seguían fumando ajenos a las batallas en el campus)

De entre el caos alguien jaló uno de los grandes pendones soltando una pequeña viga que lo sostenía cayendo accidentalmente sobre la humanidad del rector quien cayó sin remedio al piso, provocando un repentino silencio que dejó de pronto que cada uno dejase de aferrarse a sus victorias.

El corazón les dio un vuelco a ver al veterano rector desmayado en el piso. La esposa armándose de coraje, sin dejar de avergonzarse y manifestar la intimidad de su corazón adolorido lloraba con ese dolor que aprisionaba en el pecho de cualquiera que la mirase. 

El silencio se prolongó hasta que el rector se empezó a incorporar con la ayuda del director de psicología. El Rector le pidió un pequeño favor al oído.

  • Ruego a todo un momento de silencio, –Dijo el director de Psicología a la concurrencia – el Rector quiere terminar su discurso, sólo pide unos minutos de atención, una disculpa anticipada a cada uno, pero les ruego y les suplico que dejen un segundo las llamadas mas intimas que le vienen de su mundo mas hondo y dejen de responder un instante a esos llamados a fin de que seamos parte de este reino infinitamente rico y fascinante que somos los seres humanos y que conformamos la gran universidad. Le dejo la palabra al rector:

Con un pequeño hilo de sangre de la frente, el moño de su traje fuera de lugar, sin anteojos, tomado del lado derecho de su esposa, y del lado izquierdo apoyado del hombro del director de psicología continuó:

  • Bernard Shaw dijo, hace mucho, que todos somos reyes, con la desgracia de que vivimos fuera de nuestro reino, y sea quizás por eso que nos cuesta entendernos. En estos apasionados  minutos llegué a contar mas de veinte formas de ser,  mas de los que en la vida había escuchado. 
  • ¿Y los veganos Rector? – Interrumpió un maestro ya con el afán de distensionar el ambiente, el rector comprendió el chascarrillo y estalló en prolongada,  adolorida pero contagiosa hilaridad. 
  • Los veganos estimado profesor, y las y los maestros y nosotros los viejos todos somos importantes. Acepto la moción de los veganos, nada que ver y al mismo tiempo todo que ver, porque nosotros somos mucho mas de las etiquetas y lentejuelas que esta sociedad nos reviste. Sin duda hay muchas batallas por pelear y muchas mas voces escondidas que descubrir. 

Terminó su discurso que intentó erróneamente iniciar en terrenos escabrosos: 

  • Decía Sabines: Los amorosos juegan a coger el agua, a tatuar el humo, a no irse. Juegan el largo, el triste juego del amor. Nadie ha de resignarse. Dicen que nadie ha de resignarse. Los amorosos se avergüenzan de toda conformación. Vacíos, pero vacíos de una a otra costilla, la muerte les fermenta detrás de los ojos, y ellos caminan, lloran hasta la madrugada en que trenes y gallos se despiden dolorosamente.”

Una última pausa, poniendo en orden sus ultimas palabras, escogiéndolas con filigrana. La audiencia callaba. El humo morado se disipaba a la par que contemplaban las lágrimas rimelosas de la esposa del rector cubierta de diamantina. 

  • Sabines lo sabía muy bien, fuimos hechos y existimos, no para aprisionar ni para dictar sobre otros corazones, sino para liberar el nuestro, la más trágica de las pobrezas y la más lamentable de las desgracias es  no amar. No importa del color que seas: Tú no puedes exigir a nadie que te quiera eso no depende de ti,  pero en cuanto no seas grosero y ruidoso podrás reconocer cuántas personas te quieren así como eres, y comenzarás a tatuar el humo a coger el agua…. Amar aunque estés en la orilla opuesta de lo que dicta la razón, amar, no arrancar. Vencer el miedo, se que no es fácil, se que quizás habrá que hacer violencias necesarias a fin de ser los amorosos que se pongan  a cantar entre labios una canción no aprendida, y se vayan llorando, llorando, la hermosa vida.

Después del discurso, que desmontado palabra a palabra no tenía un ápice de etiquetar  nadie. Su esposa le vuelve a pasar las tijeras, el rector sin anteojos logra cortar el listón, camina muy lentamente un par de pasos y muere. 

Twitter:

@PROFEMARIANO1