La música, de vuelta al casete

Ismael Ortiz Romero Cuevas

¿Es en serio?, fue la pregunta lógica que me hice cuando me enteré que el nuevo ‘single’ de la banda británica “Coldplay” en colaboración con el fenómeno del K-pop “BTS”, se está editando en el antiguo formato de casete. Y es que creo que, habrá muy poca gente que conserve una grabadora con reproductor para este formato, y que realmente funcione. 

La idea no es mala, puesto que “Coldplay” anunció ayer miércoles que su corte “My Universe”, aparte de estar en todas las plataformas digitales desde hace más o menos un mes y que ya acumula más de 130 millones de reproducciones tan solo en Spotify, será lanzado en un formato de casete, el cual se comercializará en diferentes colores alusivos a la portada del sencillo y que además, estará fabricado con materiales reciclados, pero, ¿quién podrá escucharlo en formato físico? Si en este momento ya es complicado conseguir incluso un disco compacto. 

El lanzamiento de la música en casete se ha convertido en algo novedoso nuevamente y hasta hoy, son pocos artistas que han regresado a editar música en ese formato, precisamente porque ya no es tan accesible el poder reproducirlos, ya que son las plataformas las que dominan hoy la forma de venta y reproducción de música. Pero vamos a ser honestos, los artistas contemporáneos y consagrados han optado de nuevo por editar álbumes de nueve o diez canciones a diferencia de los largos ‘tracklist’ que se usaron en la década de los noventa y pasada, justamente por el regreso del formato del vinil, que se ha vuelto algo sumamente apreciado por los amantes y coleccionistas de música. Las enormes listas de canciones de 18 o de hasta 20 canciones como se utilizaron antaño y que entraban sin ningún problema en un CD, eleva los costos de maquila y producción de un LP porque en ellos no caben tantas canciones, pues recordemos que álbumes como “X” de Ed Sheeran, “The Emancipation Of Mimi” de Mariah Carey o “Celebration” de Madonna contenían cuatro o hasta seis discos de vinil. Tener discos nuevamente de nueve o diez canciones, abre la puerta también para que el casete, pueda regresar sin problemas. 

Son pocos los artistas que han lanzado ‘singles’ y álbumes en casete en este tiempo, y quienes lo han hecho, ha sido únicamente para un selecto mercado de coleccionistas; uno de los ejemplos más recientes fue en 2018, cuando Mariah Carey y el sello Epic Records de Sony Music, comercializaron un casete edición limitada del álbum “Caution”, el cual era de color rosa en alusión a su portada y que cabía por completo en uno solo; este casete especial se consiguió únicamente en Estados Unidos y algunos países de Europa y solo era posible comprarlo sobre pedido. 

El regreso del casete como formato para adquirir música, supone que las grandes compañías retornarán a producir aparatos que contengan nuevamente un reproductor para ellos; el casete, realmente era un dispositivo muy útil, era portátil y tenía un sonido mejor que el LP, aunque no tan bueno como el CD; aunque con las nuevas tecnologías, es muy posible que ello haya mejorado. Si es así, podremos vislumbrar también lo que puede ser el relanzamiento de los hoy nostálgicos “walkman”, que fueron la sensación en los ochenta y noventa. 

No sabemos si el casete, alcance la popularidad que tuvo hace unas décadas, pero lo que sí, es que hay artistas que están optando por regresar ese formato en la música actual, en el sentido no tanto de la calidad de sonido o de producción, sino por el cuidado del medio ambiente. ¿Volverá el casete a ser lo que fue? Yo pienso que no. 

Mi Twitter: 

@iorcuevas 

Colón e Isabel la católica

Carlos R. Aguilar Jiménez

Con el resentimiento social que caracteriza al gobierno y su estilo de culpar al pasado de todo lo malo que ocurre, sin reflexionar respecto de circunstancias que podrán considerarse buenas, en disociación cognitiva que condena lo que no le conviene, soslayando lo que en sus creencias se supone es lo más importante, como la religión cristiana-guadalupana-mexicana de la que son fervientes devotos, con intención populista exigieron disculpas a la Corona Española y quitarán el monumento a Colón para ubicar una deidad prehispánica y, no dudemos, una vez consumado ese atropello al navegante genovés cristiano, quien patrocinado por los Reyes Católicos quiso circunnavegar el planeta para llegar al Oriente y, sin saber descubrió un nuevo mundo para Europa, lo que sigue será cambiar el nombre a la calle del Centro Histórico de la CDMX: Isabel la Católica, para sustituirlo por el de algún personaje o deidad del sanguinario Imperio Azteca, hoy CDMX, urbe que sigue extorsionando a la nación, viviendo de la electricidad, petróleo, agua y alimentos que se producen en estados y como tributo se envían a la capital azteca para mantener a casi 20 millones de chilangos-mexicas; casi igual que antes de la Conquista.

Cuando los post apóstoles cristianos luego de la caída de Roma predicaban por el mundo la verdadera religión católica, y las ciudades se hundían en la miseria y los hombres en la esclavitud, en el año 620 surge en la Meca el profeta Mahoma y crea el Islam, los nómadas convertidos en musulmanes a los que Mahoma les promete el Paraíso, logran conquistar en un siglo Palestina, Persia, Siria, Egipto, norte de África y la mayor parte de España (711), donde fundan el Emirato de Córdova, salvándose de la invasión islámica pequeñas regiones que siguieron siendo cristianas, como Aragón y Castilla, reinos que una vez unidos encabezados por la Reina Isabel la Católica, cuando triunfan contra los infieles, expulsan a moros y judíos, convirtiendo a la península Ibérica al catolicismo y, después a los habitantes de territorios conquistados de lo que hoy es América, por lo que 500 años luego de que llegara Colón a estas tierras y después Hernán Cortés ayudado por los pueblos sometidos por la CDMX, la mayoría de mexicas y todos los pueblos de México hoy son cristianos-guadalupanos, por lo que más allá que hayan saqueado recursos materiales, que dicen los cristianos, no importan, porque lo que realmente vale es la salvación del alma, lo cierto es que gracias a Colón y los Reyes Católicos, los mexicanos se han salvado de la condena eterna en el infierno, al ser cristianos guadalupanos, Colón no tuvo ninguna culpa de la Conquista, ni supo que llego a América, siendo Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla, (Isabel, la Católica) a quien se debe gratificar profundamente que los mexicanos sean cristianos, y lo comento antes que la 4T cambie el nombre a la calle para imponer el de algún dios o rey-tlatoani-imperialista mexica, opresor del resto de pueblos prehispánicos.