Cinco malas películas con excelentes ‘soundtracks’

Ismael Ortiz Romero Cuevas

En el cine, no todo se trata de la imagen, la fotografía o la historia; también se trata de la música que acompaña a la cinta que muchas veces, es la que termina rescatando una producción que deja mucho qué desear. Y este jueves, te invito, estimado lector, a que recordemos cinco películas que no son que digamos algo extraordinario, pero sí, sus álbumes que las acompañaron como bandas sonoras: 

1.- “Godzilla” (1998)

Director: Roland Emmerich 

Protagonistas: Matthew Broderick; Jean Reno; Maria Pitillo; Hank Azaria; Kevin Dunn; Michael Lerner y Harry Shearer

Productoras: Centropolis Entertainment y TriStar Pictures

Distribuidora: TriStar Pictures

Banda sonora: Sony Music / Columbia Records

Esta película fue un desastre en todo sentido. La trama que pintaba para ser algo épico, terminó siendo ridícula y hasta cómica, había muchos efectos especiales y una gran producción, pero con un guion flojo y sin un solo ápice de lógica, porque vamos, aunque sea una cinta de “Godzilla” se tiene que hacer que la historia sea un poco creíble y pues, esta lamentablemente no lo fue, empezando porque ¿a quién se ocurrió que Matthew Broderick podía ser un héroe de acción? Ni siquiera se acerca a eso en lo más mínimo y sí, se la pasa imitando como a Marty McFly y sí, fue un fracaso en todo sentido, tanto, que Sony vendió los derechos de Godzilla a Warner Bros., estudio que los tiene hasta hoy. Sin embargo, de esta cinta, la banda sonora es otro cantar y se ha convertido en una pieza de colección y símbolo de finales de los noventa; con propuestas grandiosas de rock alternativo y R&B, el disco que acompañó a la cinta, es una pieza digna de escuchar, desde el excelente ‘cóver’ que realiza la banda “The Wallflowers” que lideraba Jacob Dylan de la canción “Heroes” de David Bowie, hasta propuestas de “Foo Fighters”; “Green Day”; Puff Daddy o “Jamiroquai”, por mencionar algunos. Gran disco para una película muy mala. 

2.- “Escuadrón suicida” (2016)

Director: David Ayer

Protagonistas: Will Smith; Margot Robbie; Jared Leto; Viola Davis; Joel Kinnaman; Jai Courtney; Jay Hernández; Adewale Akinnuoye-Agbaje; Cara Delevingne; Adam Beach y Karen Fukuhara

Productoras: DC Entertainment; RatPac-Dune Entertainment y Atlas Entertainment 

Distribución: Warner Bros. 

Banda Sonora: Warner Music / Atlantic Records

Los cortos promocionales de la cinta nos emocionaron a más no poder. Nos prometieron un “Guasón” desquiciado, un “Deadshot” asesino y una “Harley Quinn” que realmente estaría demente y nada de eso pasó, la película fue de mala a peor en segundos. Ahora sabemos que realmente fue el estudio el que saboteaba las películas del universo de Zack Snyder por considerarlas demasiado oscuras, cuando ellos, querían algo similar a Marvel y el resultado, fue que nos entregaron historias realmente ridículas como esta, donde la única que se salva con creces en Margot Robbie en su papel de “Harley Quinn”. Pero es la banda sonora la que de nuevo se luce, incluso, estuvo nominada a un premio Grammy. Y es que el disco realmente vale mucho la pena escuchar, pues contiene temas de “Twenty One Pilots”; Eminem; “Panic! At The Disco”; Kehlani y Skrillex por citar algunos; de “Escuadrón suicida”, lo único bueno, es su ‘soundtrack’. 

3.- “Tron: el legado” (2010)

Director: Joseph Kosinski

Protagonistas: Garrett Hedlund; Jeff Bridges; Olivia Wilde; Bruce Boxleitner; Michael Sheen y Beau Garrett

Productoras: LivePlanet y Sean Bailey Productions

Distribución: Walt Disney Pictures

Banda Sonora: Walt Disney Records

Lo único que “Tron: el legado” nos vino a demostrar es que la cinta original de 1982 es realmente una gran pieza del cine. De verdad, esta cinta no era necesaria en ningún sentido y aunque puedo decir a su favor que los efectos especiales realmente son muy originales y vanguardistas, no podemos negar que la cinta no le gustó ni siquiera a los fanáticos más férreos de la historia. La banda sonora, la hizo “Daft Punk” y eso, ya dice todo. 

4.- “Lluvia púrpura” (1984)

Director: Albert Magnoli

Protagonistas: Prince; Apollonia Kotero; Morris Day; Clarence Williams III y Olga Karlatos

Producción y distribución: Warner Bros. Pictures

Banda Sonora: Warner Music / Rhino

La película es aburrida, con un argumento muy básico y con actuaciones forzadas. Aún con eso, cuenta con una aprobación del 70% en Rotten Tomatoes y es considerada una película de culto, pero en serio ¿quién la disfruto? Hasta hoy, al menos yo, no he encontrado una sola persona que me diga que la haya pasado bien viendo esta cinta con Prince haciéndola de víctima de todos; es más olvidémonos que el proyecto principal fue una película y quedémonos todos con el disco, que ese sí, es una pieza completa de arte, contando con Prince en su mejor momento, creativo, talentoso y sexy. 

5.- “Batman eternamente” (1995)

Director: Joel Schumacher

Protagonistas: Val Kilmer; Tommy Lee Johns; Jim Carrey; Nicole Kidman; Chris O’Donnell y Michael Gough

Producción y distribución: Warner Bros. Pictures

Banda Sonora: Warner Music / Atlantic Records

Aquí estuvimos a punto de perder a Batman. Desde ese tiempo inmemorial, Warner Bros., insistía en que no quería un universo tan oscuro como el que había creado Tim Burton en las dos primeras cintas del encapotado de Ciudad Gótica y le quitó el puesto de director para dárselo a Joel Schumacher, que creó una cinta pueril y fosforescente que nos trajo a caricaturas de carne y hueso. Los fans odian las cintas de Schumacher, pero el ‘soundtrack’ que se armó fue un verdadero triunfo y contó con temas de “U2”; Seal; “The Offspring”; “Massive Attack”; Nick Cave y Michael Hutchence en uno de sus últimos trabajos en esa grandiosa versión oscura y elegante del tema de Iggy Pop “The Passenger”; y mientras la película es un asco, la banda sonora de verdad, es una verdadera gloria. 

¿Crees que hay material para una segunda entrega de esta lista? Seguro que sí y espero tus sugerencias. 

Mi Twitter: 

@iorcuevas

No vacunaré a mis nietos

Carlos R. Aguilar Jiménez

De forma incomprensible, en una disociación cognitiva extrema, no obstante tenga formación profesional como médico – científico, el secretario de salud nacional Jorge Alcocer, en comparecencia ante diputados, tratando de defender su ineptitud y torpeza en el cargo como funcionario de gabinete, por la que delegó su obligación de trabajo y responsabilidad con la salud de los mexicanos en el merolico López Gatell, sentenció que él no vacunará a sus nietos, obviamente a él no le corresponde, sino a sus padres, él es abuelo, y por lo que dijo, un abuelo anacrónico, porque existen dos opciones en la vida al llegar a adulto mayor, una es ser viejo sabio y la otra, viejo necio. 

No vacunará a sus nietos, dijo, porque seguramente desconfía en la ciencia, no obstante sea médico y haya sido vacunado de niño contra enfermedades antes mortales: viruela, sarampión, poliomielitis y todo padecimiento viral y bacterial que, antes de la existencia de vacunas y antibióticos mataban a millones o dejaban afectados para toda su vida, porque desde que Edward Jenner, desarrolló la primer vacuna y Louis Pasteur estableció la relación de gérmenes con enfermedades, también inventó la pasteurización y vacuna contra la rabia, desde entonces toda persona, sociedad, país,  médico o secretario de salud, excepto el de México, saben bien, a ciencia cierta, (demostrado científicamente) porque hasta los sacerdotes y el papa están vacunados, incluso contra la Covid-19, entendiendo que las vacunas son antídotos, contravenenos, medicamentos eficaces contra enfermedades y muerte, como alguna vez lo fue la pandemia de viruela,  peste, sífilis, tuberculosis, cólera y otras enfermedades contagiosas que hoy casi están erradicadas del mundo, ya sea por medio de antibióticos o vacunación universal. Nadie actualmente en juicio y razón, excepto fundamentalistas religiosos y creyentes en complots, dejaría sin vacunar a sus hijos y si acaso algunos grupos como testigos de Jehová o mormones se niegan, la inmensa mayoría de habitantes del mundo sabemos que para proteger y salvar a abuelos, padres, hijos y nietos de posibles contagios virales y muerte, la salvación son las vacunas, porque si bien en el caso de la Covid-19, niños y jóvenes son más resistentes que los adultos, lo cierto es que, los virus mutan, evolucionan, se adaptan en función de la selección natural Darwiniana y así, si los niños no se vacunan, se encuentran en riesgo por cepas virales mutantes. Pero eso no importa al secretario Alcocer, quien, no obstante está vacunado y por ello ha llegado a vivir tantos años, su declaración es desafortunada y mezquina, porque debido a su alto cargo y a la ideología mesiánica que representa, establece un mal ejemplo, un maligno y mortal modelo que posiblemente sigan todos aquellos que ciegamente toman ejemplo y defienden neciamente al gobierno actual que condena a científicos, descalifica a la UNAM y sataniza a los que no se alienan.      

Porque la participación de niñas, niños y adolescentes también cuenta

Carlos Villalobos

En una sociedad en donde únicamente se ha considerado, como mecanismo de participación en la vida pública, al voto sí aspiramos como sociedad a un futuro con mejores condiciones, la participación de niñas, niños y adolescentes es necesaria, porque la vida pública es de todas y todos, sin importar raza, credo, ideología, estrato social y, para efectos del presente texto, edad.

Entendiendo que la participación en la vida pública comienza a los 18 años, como el simple hecho de ir a las urnas y ejercer un voto, evidentemente todas y todos aquellos que no cumplan con el requisito de la edad están automáticamente descartados, negando a niñas, niños y adolescentes la posibilidad de intervenir en las decisiones públicas y provocando que al alcanzar la mayoría de edad no tengan las motivaciones para participar activamente en sociedad.

La lógica que (lamentablemente) hoy impregna nuestro sistema de participación tiene corte ‘adultocentrista’, en donde se da por hecho que, de no cumplir con la mayoría de edad, no se cuenta con la capacidad de discernir qué le conviene a la sociedad u opinar para mejorar, descartando así las ideas, y posibles soluciones, que puedan nacer a través de la reflexión interna infantil y juvenil.

A pesar de todo, las niñas, niños y jóvenes hoy representan el 30.35% de la población total del país, de acuerdo con el censo de población más reciente elaborado por el INEGI. A pesar de ello han sido sistemáticamente ignorados desde distintas tribunas, desde la elaboración de plataformas electorales hasta la aprobación de leyes o la creación de organismos específicamente enfocados para atender problemáticas infantiles y juveniles.

A partir de la implementación del mecanismo de participación infantil y juvenil, desde 1997, el Instituto Nacional Electoral ha dejado claro que la opinión de todas y todos, sin importar su edad, cuenta, de ahí que de acuerdo con el reporte de resultados de la Consulta Infantil y Juvenil 2018 niñas, niños y adolescentes opinaron, en tres rubros diferentes, lo siguiente:

En cuestión de género y trato diferenciado, entienden que existe un trato desigual entre mujeres y hombres, por un lado, en el grupo de 6 a 9 años asocia la valentía mayormente con los hombres, mientras que para el grupo de 14 a 17 años la responsabilidad es más un atributo de las mujeres, cuando en cuestión de valores no debería haber diferenciación.

En el ámbito de la seguridad, cada vez hay un mayor (re)conocimiento de la violencia y los problemas derivados de esta, aunque la violencia en el hogar tiene una cifra de incidencia mayor en el grupo de 6 a 9 años, esta está generalizada y con ello se tendría que estar trabajando en políticas públicas para atacar en función de la estadística recogida.

En el último tópico, la discriminación, así como la violencia en casa, está normalizada y por tanto solo confirma que el país sigue siendo marcado por este tipo de prácticas. En todos los grupos estudiados las ideas, la edad y la apariencia fueron los tópicos que ocuparon la atención de las y los encuestados.

Entendemos entonces que la participación no solo implica la selección de x o y candidato, si no también significa poder contar con el sentir de la población, que en este caso son las niñas, niños y jóvenes. Lamentablemente no se ha terminado de generar el impacto necesario a pesar de que el Instituto Nacional Electoral ha cumplido con creces, reportando que en el ejercicio de 2015 participaron aproximadamente tres millones de encuestados, mientras que en el ejercicio estudiado (2018) se reportó la participación de alrededor de cinco millones de menores de edad en todo el país.

Por todo lo anterior, cabe recalcar la importancia que, el Instituto Nacional Electoral (INE) así como sus representaciones estatales y aliados, continúe con ejercicios como el que se llevará a cabo durante el mes de noviembre en el país, a través del sitio consultainfantilyjuvenil.ine.mx y en todas las oficinas estatales del INE, y del 16 al 22 de noviembre en las escuelas donde cuenten con casillas.

Con los lemas “contamos todas y todos” y “moldea tu futuro” la participación de niñas, niños y adolescentes será tomada en cuenta (o ignorada olímpicamente como hasta el momento ha pasado), analizada, y quedará de nuestros representantes hacer buen uso de toda la información que se pueda recolectar, para el bien de nuestras comunidades, dando con ello opinión a un sector de la población que siempre ha tenido y tiene algo que decir.

Sígueme en twitter como @carlosavm_