3 de 3 municipal

Conceptos y decisiones

Adán Córdova*

Con la reforma constitucional en materia de Combate a la Corrupción del 2015, se reformaron los artículos 108 y 113 de la Constitución Federal, dando lugar al Sistema Nacional Anticorrupción, cuyo objetivo  principal es prevenir, investigar y disuadir los posibles hechos de corrupción.

El 30 de junio del mismo año, fueron reformados los artículos 115 y 120 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Oaxaca, estableciendo las responsabilidades de los servidores públicos del Estado y Municipios de Oaxaca, conforme al Sistema Estatal de Combate a la Corrupción. 

Las reformas aprobadas, establecen la existencia de Órganos Internos de Control (OIC), como los encargados de  verificar que se cumplan con las metas institucionales, previniendo, investigando y sancionando los hechos de corrupción de acuerdo a su competencia, con la intención de que sea la propia autoridad administrativa la que se autorregule y sancione a sus funcionarios cuando incumplan con la norma.

    Surgió también la obligación  para todos los servidores públicos de presentar su declaración patrimonial, fiscal y de intereses – también conocidas como 3 de 3-,  producto de una exigencia ciudadana y un mecanismo esencial de transparencia y combate a la corrupción.

La Ley General de Responsabilidades Administrativas, establece que serán los OIC quienes reciban las declaraciones de los servidores públicos, y en caso de incumplimiento, se inicien los requerimientos y procedimientos disciplinarios correspondientes para imponer sanciones.

Las declaraciones podrán ser presentada de forma digital, si los municipios no cuentan con acceso a internet o la tecnología necesaria, podrán celebrar convenios con la Secretaría de Contraloría y Transparencia Gubernamental del Estado de Oaxaca o la Secretaría Ejecutiva del Sistema Estatal de Combate a la Corrupción, emplear formatos impresos, imponiendo la obligación a los OIC municipal de verificar que dichos formatos sean digitalizados e incluidos en el sistema de evolución patrimonial.

Si no existiere un OIC en el municipio, la presentación se debe realizar ante la Comisión de Rendición de Cuentas, Transparencia y Acceso a la Información nombrada por el Ayuntamiento conforme a la Ley Orgánica Municipal.

Es necesario reiterar que toda persona que desempeñe un empleo, cargo o comisión, en los tres niveles de gobierno, está obligado a presentar la declaración patrimonial, fiscal y de intereses ante el OIC dentro de los 60 días siguientes a la fecha que asumió el cargo.

Para las autoridades municipales que iniciaron su gestión el 01 de enero de este año, el plazo para presentar sus declaraciones venció el 2 de marzo.

En breve los OIC municipal deberán cumplir con su función y dar inicio a la evaluación de la información contenida en las declaraciones a fin de que si existen irregularidades se puedan detectar y sancionar conforme a la ley. También, que en términos del artículo 29 de la Ley General de Responsabilidades Administrativas la ciudadanía disponga de las versiones públicas de las declaraciones de los servidores públicos municipales. 

Los OIC son un medio por el cual los ciudadanos podemos vincular, evaluar y participar con las autoridades, son resultado de una exigencia ciudadana y su utilidad es proporcional al impacto e interés de la ciudadanía; la ciudadanía sin OIC puede continuar con sus exigencias, pero un OIC sin ciudadanía, no existe.

(*) El autor es Integrante de la Comisión de Selección del Sistema Nacional Anticorrupción; Catedrático y Coordinador del Laboratorio Universitario de Estudios de Transparencia y Combate a la Corrupción de la FDCS/UABJO. Correo Electrónico: adancordovatrujillo@gmail.com Twitter:@adancordovat. Fb: Adán Córdova

Visite:

columnaalmargen.mx

Comportamientos inadecuados

Enrique Domville

Un tipo de expresión del ser humano que al parecer siempre ha existido, es la violencia según el diccionario de Oxford Languages lo define como: Uso de la fuerza para conseguir un fin, especialmente para dominar a alguien o imponer algo. En la historia del ser humano, en un estudio de  la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés) con la el título de: “Los orígenes de la violencia”, nos hace referencia histórica de hallazgos entre Sudán y Egipto, de 59 esqueletos, 10 de ellos con datos de violencia fechados entre 14340 y 13340 años antes de nuestra era, también menciona que en Nataruk se encontraron 27 esqueletos, diez de los cuales tienen huellas de violencia incluyendo mujeres, una embarazada con hullas de manos atadas, éstos fueron hace 10,000 años arrojadas a un pantano.

Una demostración de comportamiento, es la violencia que a lo largo de nuestro desarrollo ha sido constante, la que hemos estudiado buscando, encontrar los motivos. La UNESCO define tres categorías de violencia: las personales (en contra de uno mismo, suicidio, cortes, etc.); las Interpersonales entre la familia, de género, etc. y las colectivas, entre las que encontramos: las políticas, económicas, sociales, asociadas siempre a determinados intereses, culturales y sobre todo por la falta de valores. Existen varias teorías, una de ellas de E.Echeburúa (1994): La violencia concilia dos aspectos, el biológico y el adquirido. La violencia se apoya en la conducta neuro- vegetativa, desde 1939 un grupo de investigadores de la Universidad de Yale formada por J. Dollar, N. Miller, L.Doob dijeron que la agresividad es el resultado de bloquear o frustrar los esfuerzos de una persona, años más tarde Miller corregía la tesis y dice que la agresión puede ser una de las respuestas del individuo que considera injusta la acción, contra su persona, propiedades o ideas. Lo cierto es que la violencia es una expresión, pero el aprendizaje de la violencia es otro tema y los motivos de quien la ejerce también, se ha demostrado que cuando pasamos de ser sociedades recolectoras, cazadoras, a cultivar y domesticar a los animales, se inicia el proceso de tener excedentes y existen ya desigualdades, inicia el poder y el sentido de la propiedad, y se instala el deseo de tener, más y más, con el desarrollo subsecuente del egoísmo y buscar ser el que domina y principia la inconformidad, que está generada por otros iguales o por el Estado.

Existen los seres que reciben la violencia y los que en algunas de sus formas la aplican, tenemos el ejemplo actual, en los planteles, educativos o laborales, en que el acoso a unos la llamamos “bullyng” o la intimidación se da y ahora es más sofisticado a través de las redes, en esta forma de violencia se hace con imágenes y palabras con insultos y amenazas; cuando existe presencia física se llega a dañar pertenecías o al mismo ser que es objeto de la burla e intimidación.

En muchas ocasiones, por ambiciones de Estado asociada a las económicas, sin razón agredimos, con el deseo del beneficio personal, de poder o económico. Hoy en nuestro mundo esta manera que es tan antigua como el ser, habiendo mayor población, existen más personas lesionadas o abusadas por otros, se ve más cada día en seres vulnerables como mujeres, niños y adultos mayores. La única manera de dominar la violencia es no utilizarla, esto lo hemos aprendido, pero lo ignoramos. Para mejorar esto cada ser sobre la tierra tiene que tener la intención de no agredir. Pensar antes de actuar; pensamientos que nos pueden ayudar, pero la urgente necesidad de actuar es vital y eliminar la violencia como manera de expresarnos.

Benjamín Franklin nos deja unas frases que menciona en contra de los comportamientos violentos “Educar en igualdad y respeto es educar contra la violencia” y “La educación es la única vacuna contra la violencia”.

Comisión Estatal de Bioética, tel. 9515026588 Email: combioeticaoax@gmail.com

Visite:

columnaalmargen.mx