ASF: Fiscalización de la cuenta pública 2020. Irregularidades y recomendaciones municipales

Conceptos y decisiones

Adán Córdova*

En el tercer informe de la fiscalización de la Cuenta Pública 2020 presentado ante la Cámara de Diputados Federal, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) observó 3 mil 419. 9 millones de pesos, como resultado de la auditoría a municipios y alcaldías de las 32 entidades federativas en el ejercicio de las participaciones federales.

El monto observado se realizó principalmente con base en las siguientes irregularidades:  

  • Incumplimiento en materia de adquisiciones, arrendamientos y servicios. 
  • Falta de documentación comprobatoria de las erogaciones o que no reúne requisitos fiscales.
  • Falta de comprobación de los recursos para los fines que fueron establecidos en la normativa. 
  • Pagos improcedentes o en exceso. 
  • Incumplimientos en materia de servicios personales. 
  • Inadecuada integración, control y resguardo de expedientes; incumplimientos en materia de obra pública y servicios.
  • Deficiencias en el procedimiento de adquisición o adjudicaciones fuera de norma; y 
  • Falta o inadecuada aplicación de penas y sanciones por incumplimientos. 

Para solventar y evitar las irregularidades, la ASF formula las siguientes recomendaciones para los gobiernos municipales: 

  • Implementar y operar sistemas eficientes de control interno.
  • Realizar la adecuación de los marcos jurídicos reguladores de la gestión de los recursos públicos para apoyar gestiones más eficientes y transparentes. 
  • Incorporar  a la ley de Contabilidad Gubernamental la disposición de que deberán utilizar para el manejo de las participaciones una cuenta bancaria exclusiva. 
  • Implementar medidas que permitan una mayor transparencia y que facilite la rendición de cuentas respecto al ejercicio de los recursos. 
  • El uso de medios electrónicos y/o sistemas informáticos que posibilitan realizar la trazabilidad y extracción de la información para la verificación del ejercicio del gasto.
  • Implementar mecanismos de control documental y de registros contables al interior de cada ejecutor de gasto para garantizar la existencia de la documentación justificativa y comprobatoria del gasto. 

La administración municipal cada 3 años inicia un nuevo nuevo ciclo gubernamental, la fiscalización puede ser una experiencia barata si se aprende de los errores de las administraciones anteriores,  se atienden las observaciones e implementan las recomendaciones emitidas, no esperar a que los fiscalicen para actuar.

Estamos en el arranque de la gestión, existe la posibilidad de que los gobierno locales enmarquen su actuación con una mejor forma de pensar sobre la administración de los recursos públicos, implementar las acciones que desde su visión puedan dar cumplimiento a las obligaciones contraídas por ley, pero también la oportunidad de materializar aquel “buen gobierno” al que se comprometieron en campaña.  

Es necesario recordar que en campaña la mayoría de aspirantes señaló los errores de la administración anterior, incluso, en algunos municipios se llevaron a controversias jurídicas lo que representó el triunfo en algunos y la derrota para otros.

Cada 21 de marzo, México, reza en sus labios el nacimiento de Benito Juárez, buen momento para tener presente su apotegma principal hacia el servicio público:

¡Malditos aquellos que con sus palabras defienden al pueblo

y con sus hechos lo traicionan!

(*) El autor es Integrante de la Comisión de Selección del Sistema Nacional Anticorrupción; Catedrático y Coordinador del Laboratorio Universitario de Estudios de Transparencia y Combate a la Corrupción de la FDCS/UABJO. Correo Electrónico: adancordovatrujillo@gmail.com Twitter:@adancordovat. Fb: Adán Córdova

Visite:

columnaalmargen.mx

Hagámoslo juntos: la situación lo amerita

Carlos Villalobos

Con la aparición del ‘guitarrazo’, por ahí de finales de los setenta, y de las canciones de menos de dos minutos, el punk dejó en claro a nivel mundial, que la sociedad tenía que avanzar. En este punto, las carencias y la situación del mundo provocó que naciera la ideología Do It Yourself (Hazlo tú mismo) que tenía como principal directriz que el cambio no vendría por arte de magia, sino que el cambio tendría que hacerse paso a paso y desde la acción individual.

Con el avance de esta ideología, se dio paso a una nueva manera de ver la vida y hacer las cosas; entre la autopromoción y la autopublicación, una década en donde la marginación y la crisis económica marcó a toda una generación, de ahí que más adelante la frase “no es una etapa, es un estilo de vida” cobrará sentido y relevancia.


La modernidad y la pintura que desde los años ochenta se plantean que tendría esta generación, así como las condiciones de vida que gozarían, distan mucho de lo planeado; hoy nos enfrentamos a un contexto no muy distinto, inestabilidad económica, crisis sociales, conflictos armados y para rematar una pandemia mundial.

En pleno siglo 21 y sin que se cumplan los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), los cuales plantean que a través de la colaboración de las naciones en el mundo obtendremos un mundo sostenible y sustentable, aunque hoy no lo creamos estamos ante un escenario lo suficientemente fértil para terminar de gestar el cambio que necesitamos a pesar de tener todo en contra.

Hoy debemos “tomar el toro por los cuernos”, partiendo de la idea del “Hazlo tu mismo” al Do It Together (DIT) “Hagámoslo juntos”. Del pasado podemos aprender que, aunque tomar la iniciativa y empezar un movimiento podría ser el primer paso, hoy la acción colectiva es fundamental, en donde distintos espectros de actuación promuevan espacios de creación y de reflexión.

Aunque pareciera que un movimiento iniciado desde el arte, porque el punk también es arte, no tiene nada que ver con otros aspectos de la vida en sociedad, el modelo de colaboración sigue siendo replicable en todos los aspectos; un ejemplo claro se encuentra en las mal llamadas “nenis”, han dado el primer paso, ya que en un principio la acción individual, que era el ofertar sus productos regularmente en internet u otros medios sociales, mutó a la ejecución de acciones en colectivo. Hoy las ferias y eventos de emprendimiento absorben los costes de producción y logística, con el firme objetivo de encontrarle lugar y espacios a todas y todos aquellos que tengan un negocio o iniciativa que impulsar.

Aunque la premisa parezca simple, no es un viaje corto. La competencia encarnizada y desleal, debe ceder y desde cada uno de los sectores sociales, tenemos que pugnar “por hacerlo juntos”.

Pasemos de hacerlo por nosotros mismos, a hacerlo juntos, demos el primer paso en lo individual, pero colaboremos en equipo.

Sígueme en twitter como @carlosavm_

carlosavme@gmail.com

Visite:

columnaalmargen.mx