Las series de fantasía que se avecinan

Ismael Ortiz Romero Cuevas

Se vienen dos series de fantasía que se están convirtiendo en las más esperadas y ambiciosas de las plataformas. Se trata de “La casa del dragón”, precuela de la aclamada “Game Of Thrones” de HBO y que contará el principio de la caída de la casa Targaryen y como el llamado Rey Loco, perdió el trono de hierro. La otra es “El señor de los anillos: los anillos del poder” que es producida por Amazon Studios y será la estelar en el verano en la plataforma Amazon Prime Video. 

En realidad, se ha dado a conocer poco, pero al acercarse la fecha de estreno de ambas producciones la expectativa comienza a crecer, entonces, revisemos lo que se sabe de estas grandes manufacturas, que prometen tener toda nuestra atención en lo que resta del 2022: 

“LA CASA DEL DRAGÓN”

Esta historia transcurre aproximadamente 300 años antes de lo narrado en “Game Of Thrones” y contará el ascenso de Viserys Targaryen al trono y las dificultades que tiene para asumir tan grande responsabilidad. El carácter amable y justo de Viserys, será algo que le juegue en contra cuando asuma el trono. La historia está basada en el libro “Fuego y sangre”, escrito por George R. R. Martin y que se publicó en 2018, se sabe que habrá una segunda entrega de esta obra literaria, pero aún no se tiene fecha de publicación. 

Dentro del elenco de “La casa del dragón”, encontraremos a Paddy Considine, dando vida al protagonista, Viserys Targaryen y de quien se dice, hace una interpretación estupenda. Dentro de la serie, también podremos ver a Olivia Cooke como Alicent Hightower, Emma D’Arcy que encarnará a la princesa Rhaenyra Targaryen, Matt Smith como el príncipe Daemon Targaryen, Fabien Frankel será Criston Cole, Rhys Ifans dará vida a Otto Hightower y Steve Toussaint se convertirá en The Sea Snake. Actores experimentados y estelares que ya con sus nombres, sabemos que no será algo pequeño. 

Y sabemos que HBO esta vez, está dispuesto a enmendar el desastre que fue la octava y última temporada de “Game Of Thrones” que no convenció ni a la audiencia ni a la crítica, por ello, no ha reparado en gastos y “La casa del dragón” está siendo filmada nada menos que en los estudios “Leavesden”, que se encuentran en Watford, Inglaterra y es el mismo que Warner Bros. utilizó para la filmación de varias cintas de saga de “Harry Potter” y la nueva historia de “Batman” que estelarizó Robert Pattinson y que hoy es emblema del estudio. Sí, están dispuestos a echar la casa por la ventana. 

No es que “Game Of Thrones” haya dejado sinsabores del todo, al contrario, el problema de la última temporada del aclamado drama es que en los episodios anteriores dejaron el estándar tan alto, que en la última entrega se notó que no sabían cómo darle un final épico a la historia y por eso, hicieron lo que hicieron. Aun así, sigue siendo una de las mejores series en la historia de la televisión. “La casa del dragón” llegará a la plataforma de HBO Max, el domingo 21 de agosto de este año y todos esperamos, que esté a la altura de su antecesora. 

“EL SEÑOR DE LOS ANILLOS: LOS ANILLOS DEL PODER”

La polémica ha rodeado esta ambiciosa producción de Amazon Studios. Y es que todos nos preguntamos ¿cómo están haciendo una serie de “El señor de los anillos” sin tener los derechos de los libros? ¿Qué historia inventaron para producir? Y la respuesta es muy sencilla, los derechos para producciones cinematográficas de la obra de Tolkien sí son propiedad de Warner Bros. y New Line Cinema, sin embargo, esos derechos no abarcan las producciones en televisión y de esa oportunidad, se aprovechó Amazon para producir la que será la serie más cara de la historia. 

Sin embargo, la ficción distará de lo que vimos en las aclamadas trilogías dirigidas por Peter Jackson: “El señor de los anillos” y “El hobbit”. Esta serie estará ubicada en la Segunda Edad de la Tierra Media, conocida como la edad oscura, es decir, unos tres mil 500 años antes de lo que vimos en las películas y seremos testigos aquí, del surgimiento de Sauron, el villano de villanos creado por Tolkien. Aquí veremos también la fundación de Rivendell y la Comarca, y el lugar que ocupan los humanos en ese lugar. La historia por demás es fascinante, aunque hay pocos detalles que se conocen aún. 

Una de los referencias que vale la pena resaltar es el acuerdo que tiene Amazon con la compañía “The Tolkien Estate”, propietaria de los derechos de la obra literaria de J. R. R. Tolkien, pero además con Warner Bros. y New Line Cinema. Aunque los derechos cinematográficos de “El señor de los anillos” son propiedad del todopoderoso estudio, Amazon ha conciliado en conjunto con “The Tolkien Estate” con Warner para que le permitiera no alejarse demasiado de la estética utilizada en la obra cinematográfica para que pueda ser más conocida para el público y con eso, aseguran gran penetración y audiencia. Si el éxito es el que todos esperan, Amazon le aseguró a Warner que puede poner en marcha toda su infraestructura y hacer más adaptaciones de la historia, lo que animó a todas las partes. Este ganar-ganar como estrategia de negocio, es sumamente interesante.

La serie será producida de manera ejecutiva por el gran Juan Antonio Bayona y además, será el director de los dos primeros episodios; sabedores de lo que este cineasta español es capaz de hacer, el estreno genera mucha expectativa por ello. “El señor de los anillos: los anillos del poder” tendrá además un gran elenco encabezado por Markella Kavenagh como Tyra, un personaje que hará su debut en esta historia; a ella se han unido: Robert Aramayo, Owain Arthur, Nazanin Boniadi, Tom Budge, Morfydd Clark, Ismael Cruz Córdova, Ema Horvath, Joseph Mawle, Tyroe Muhafidin, Sophia Nomvete, Megan Richards, Dylan Smith, Charlie Vickers y Daniel Weyman y otros tantos más, procedentes de Nueva Zelanda e Inglaterra, lugares de filmación de la serie. 

Por otra parte, se sabe que cada episodio de este ambicioso proyecto televisivo tuvo un costo aproximado de 50 millones de dólares, lo que la convierte en la más grande producción para la pantalla chica de todos los tiempos y aunque Amazon ha dicho que por lo pronto, se tienen planeadas dos temporadas, se sabe que se planean por lo menos cinco entregas. La primera temporada estará disponible en Amazon Prime Video el viernes 02 de septiembre de este 2022. 

Amantes de las series como yo… ¡nos esperan grandes cosas!

Mi Twitter: 

@iorcuevas 

El paladar más exigente en México es el oaxaqueño: Guillermo Echeverría, chef de la mezcalería Cuish

Renato Galicia Miguel

El Cuish de la calle Díaz Ordaz es sinónimo de mezcal y cultura para los jóvenes de las dos primeras décadas de este siglo, entre veinteañeros y treintañeros que asumieron el consumo de esta bebida de una forma por completo distinta al de generaciones anteriores.

El proyecto, de acuerdo con Félix Hernández Monterrosa, representante de los palenqueros que lo crearon, inició en 2009 como expendio de mezcal. Un año después, propusieron a la Coordinación de Vinos y Licores del Cabildo de Oaxaca de Juárez el giro de mezcalería, inexistente hasta entonces en México, y en septiembre de 2011 fue aprobada la soliticud.

 â€œCuish es la primera mezcalería legal en todo el país” y un emblema de la cultura de los destilados porque “desde el inicio propuso la venta de mezcales tradicionales y la difusión de agaves endémicos y silvestres, semicultivados y cultivados de Oaxaca, así como de la producción artesanal”, según palabras de ese productor de Santiago Matatlán.

La nueva forma de consumo en esta mezcalería incluye la convocatoria a jóvenes, la presentación de diversas expresiones artísticas y culturales, la convivencia con viajeros y degustadores nacionales y extranjeros y la ingesta moderada e informada de los mezcales en maridaje con platos de la cocina oaxaqueña contemporánea.

Sobre este último tema es la plática con Guillermo Echeverría, el chef en jefe de la mezcalería Cuish, ubicada en el número 712 de la calle Díaz Ordaz, colonia Centro de la ciudad de Oaxaca.

“Estamos generando una cocina contemporánea muy autóctona, muy oaxaqueña, con todos los ingredientes. Manejamos sabores muy ad hoc con los mezcales que expende la mezcalería Cuish tratando de mezclar sabores entre dulces, picosos y ácidos con el fin de que realce el platillo conforme a la varietal”, expone.

— ¿En qué se diferencia esta cocina oaxaqueña contemporánea de la cocina tradicional?

— La cocina tradicional constituye un margen con el que ya contamos, se basa en técnicas de origen prehispánico, como el uso de molcajetes y metates. La cocina contemporánea utiliza técnicas diferentes, pero logra resultados iguales con texturas mucho más suaves.

— ¿Está evolucionando la cocina oaxaqueña, se está perdiendo?  Platicaba el chef Alejandro Ruiz que en Casa Oaxaca lo que hacían es lo que para nosotros es por completo normal, pero inusual para los extranjeros: una salsa de molcajete hecha en su mesa, frente a ellos, por ejemplo. 

“No creo que la cocina tradicional se esté perdiendo, al contrario, hay un rescate muy grande con las cocineras tradicionales, que son las que no dejan morir las recetas. Lo que la cocina contemporánea está haciendo ahorita es rescatar los ingredientes”.

Guillermo Echeverría dice que el chef Alejandro Ruiz posicionó a la cocina oaxaqueña a nivel mundial y que lo que los demás están tratando de hacer actualmente es dar el giro para mostrar que no solamente hay alta cocina en Europa o Estados Unidos, sino también aquí.

— Lo que se nota también en esta etapa es que hay mucho hombre chef y no tantas mujeres chef—se le comenta.

— La cocina nunca ha sido para nosotros un símbolo de género. El caldo de piedra lo hace un hombre. En todo caso, llega a ser tan pesada que es como trabajar en una obra, pues hay que estar todo el tiempo parado, bajo presión, quemándose, con gritos. Requiere mucha exigencia.

— ¿Cómo se están formando los chefs?

— Se es cocinero por instinto. El paladar más exigente para mí en México es el oaxaqueño.  Los chefs no se están formando en una escuela. Ahí adquirimos bases, conocimientos de técnicas diferentes, pero en sí tenemos que formarnos en las cocinas de aquí, en las fondas, irnos con las señoras que de verdad saben para que nos enseñen el ritual, porque es todo un ritual, cualquier guiso lleva su grado de complejidad.

“Oaxaca es la tierra de los mil y un moles. En cada esquina, en cada casa, el mole es diferente. Por lo mismo, tiende a tener multisabores”.

La familia de Guillermo Echeverría es de Chiapas. Él es un chiapaneco criado en Oaxaca. Comenzó a trabajar a los 15 años como mesero en un restaurante, donde luego lo metieron a la cocina. Después decidió estudiar gastronomía, no obstante que originalmente quería ser psicólogo.

“La cocina me llama y empiezo a formarme en un restaurante que se llama El Rancho, el cual se encuentra en la carretera vieja Cuilapan-Zaachila. Con el tiempo, comienzo a cocinar también en casa Crespo, en Pitiona, también a participar en los festivales del ‘Saber del Sabor’, estudio en el Instituto Universitario de Oaxaca. La cocina me fue llamando cada vez más y más. De parte de la familia de mi papá, la mayoría son cocineros, con mi mamá guiso muy seguido, ella es la que más me enseña platillos de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, y de Oaxaca, porque después de 30 años de radicar aquí también aprendió”.

— ¿Cómo fue tu acercamiento con el mezcal?

— Con el mezcal, fue gracias a mi papá. Era un amante de la bebida y desde que yo tenía 16 años me decía: “voy a tomar contigo, pero quiero que aprendas sobre mezcal y sus varietales. Hemos tenido la oportunidad de tomar los diferentes mezcales que hacen los distintos maestros.

“Ahora sé que cada mezcal, cada agave, te describe quién es y que tiene sus propiedades particulares, su sabor, su propio picor, lo cual combinamos con los sabores de la cocina y los ingredientes que tenemos en Oaxaca para poder hacer los maridajes: un tobashiche con un pulpo al molenegro o un jabalí con taco de chicharrón también de pulpo o un madrecuishe con ceviche de camarón”, por mencionar solo tres ejemplos.

Visite:

columnaalmargen.mx

Markito, Alito y Chuchito en su fatídico 5 de junio

Carlos Villalobos

A pesar de los virtuales, cuatro de seis, descalabros a nivel nacional (porque podrían ser más), Marko Cortés, Alejandro Moreno Cárdenas y Jesús Zambrano, líderes del Partido Acción Nacional (PAN), Partido de Revolucionario Institucional (PRI) y Partido de la Revolución Democrática (PRD) respectivamente, se notan optimistas y creen que el capital político con el que cuentan les basta y sobra para llegar a la elección presidencial del 2024 para competir, sin embargo, si algo han demostrado estas tres personas es que en los momentos de la verdad, no responden como deberían.

Los tres partidos parecieran completamente desconectados de la realidad, ya que al menos en el corto plazo, se han dedicado a maltratar a su militancia, denostando a quienes no comulgan completamente con sus pensamientos y, lamentablemente para los caballeros en cuestión, sus adeptos no son tontos. Hay números que son indefendibles a pesar de que desde el discurso quieren maquillar la debacle de sus institutos políticos. 

El gran “ganador”, si se puede sacar algo bueno de lo sucedido el 5 de junio, sin dudarlo es Jesús Zambrano y el PRD, quienes obtuvieron lo suficiente para poder seguir subsistiendo como un partido federal y parecería que solo están alargando lo inevitable, la desaparición del partido del sol azteca, es decir, la historia del PRD actualmente es “la crónica de una muerte anunciada”. 

Sin embargo, tanto en el PAN como en el PRI, las militancias están hartas ya que pareciera que la política de “discursos y videos en redes súper críticos” no está impactando en donde debería, en la calle, con la población y mínimamente con sus miles de militantes en el país.

El resultado de su política: derrotas del PAN en Tamaulipas y Quintana Roo, mientras que el PRI perdió otros dos bastiones: Hidalgo y Oaxaca. Sin reconocer errores, estrategias malas y estar lidiando con polémicas que no abonaban en nada a la elección (por ejemplo, los audios filtrados de “Alito” Moreno en dónde literalmente se le escuchaba decir “A los periodistas no hay que matarlos a balazos, hay que matarlos de hambre”), no hay cuentas claras.

Está elección y la que se librará el próximo año en el Estado de México y Coahuila podrían definir lo que sucederá en la elección que se viene para 2024 (si no pasa un cataclismo antes). La Alianza Va por México está echada para atrás y mucho de lo que resuena en radio pasillo de la elección en 2023, denota demasiada incertidumbre.

Hoy la encomienda, si la oposición busca competir, pero en serio, es clara: o se reestructuran y promueven mayor y mejor trabajo a ras de suelo o terminan de perder los espacios que aún les quedan desde la comodidad de sus oficinas de súper lujo en la Ciudad de México.

A Alejandro Moreno Cárdenas, se le olvidó que para poder brillar primero se tiene que trabajar, caminar y dialogar, que la soberbia no iba a conducir a nada, justo en un momento en dónde su partido no cuenta con los créditos suficientes para imponer y errar como lo ha hecho. A Marko Cortés se le ha olvidado que el PANismo no ha terminado de superar las fracturas internas que ha atravesado el blanquiazul y que de hecho una de sus promesas siempre fue que buscaría la unificación de un partido que no se ha recuperado luego de su derrota en 2012. Y bueno, Jesús Zambrano que literalmente no pudo contener a sus mejores cuadros ante el nacimiento de MORENA y hoy solamente queda cascajo (con sus muy necias y valiosas excepciones).

Sígueme en twitter como @carlosavm_

carlosavme@gmail.com

Visite:

columnaalmargen.mx