Intereses al interior de la Segego evitan el retiro de indígenas triquis del corredor de Palacio de Gobierno

Carina García /Libertad-Oaxaca.info

Desde hace 9 años, las medidas cautelares a favor de un grupo de indígenas triquis fenecieron, por lo que la Secretaría General de Gobierno (Segego), se encuentra en la obligación de aplicar el «Estado de Derecho», para retirar a estos grupos del corredor del Palacio de Gobierno, ubicado sobre las calles de Valerio Trujano y Guerrero.

Sin embargo, la dependencia no ha ejecutado las acciones correspondientes debido a una serie de intereses que han fraguado  funcionarios de la Segego desde el interior de la misma.

El pasado 29 de agosto del 2013, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), decidió no renovar los permisos para que los indígenas triquis expendieran sus productos artesanales debajo del corredor del Palacio de Gobierno.

Lo anterior como parte de sus medidas cautelares que incluyen entre otras cosas el pago de comidas, rentas de casas habitación además de otorgarles un «apoyo» económico, despensas, todo ello a cuenta del erario público.

El documento de la OEA y de la Comisión Interamericana de los Derechos humanos, del 29 de agosto de 2013, les informó que decidieron no ortorgar su solicutud de ampliación del objeto de dichas medidas.

Lo anterior en el sentido de exhortar al estado Méxicano para que se ortogue permisos a los beneficiarios para vender sus productos artesanales en el corredor del Palacio de Gobierno de Oaxaca a beneficio de los grupos liderados por Lorena Merino, Reyna Martínez, Jesús Martínez Flores y Mariana Flores López.

A través de denuncias se dio a conocer que existen  funcionarios, desde directores hasta subsecretarios, de la Segego, involucrados en la protección a los triquis a los cuales se les paga derecho de piso, pero además se han generado negocios ilícitos.

Incluso se tiene detectado que ya no son los triquis originales de San Juan Copala, las que expenden sus productos, sino que esos lugares bajo los portales lo rentan a personas que no pertenecen a la región sino de municipios como el de Oaxaca de Juárez y Xoxocotlán.

Por lo que, desde el gobierno de Gabino Cué los indígenas triquis debieron abandonar el Palacio de Gobierno, sin embargo, al igual que en este sexenio no se aplicó el «Estado de Derecho» ante una serie de intereses económicos.

Regresa Cavill como Superman

Ismael Ortiz Romero Cuevas 

El pasado fin de semana, se estrenó la nueva película de DC Films y Warner Bros., “Black Adam”, protagonizada por Dwayne “The Rock” Johnson, Pierce Brosnan, Aldis Hodge y Noah Centineo entre algunos actores más y como era de esperarse, este lanzamiento estuvo lleno de polémicas por lo contradictorio de las críticas en páginas especializada, pues mientras MetaCritic la calificó con un 4.1/5 e IMDb con 7.1/10, Rotten Tomatoes la estimó con 39% de aprobación de parte de los críticos y un 90% por parte de la audiencia, lo que avivó la reyerta sobre que la página de los tomatazos siempre beneficia a la casa Marvel, pues recordaron que los críticos que opinan en ese portal han dado excelente puntuación a producciones que la audiencia ha repudiado, como “She-Hulk” con un 85% de comentarios positivos contra 34% del público o “Capitana Marvel” con 79% de especialistas en contraste con un 45% del público. 

Pero sin duda, la polémica en ese sentido no fue todo lo que acompañó a esta súper producción del universo DC, sino que fue la escena post créditos que tuvo una sorpresa, que en realidad era un secreto a voces: el regreso de Henry Cavill como Superman a las producciones de la casa Warner. Como sabíamos, la pasada administración del gigantesco estudio, desechó por completo el universo creado por Zack Snyder y despidió a gran parte del elenco que el cineasta había contratado para encarnar a los súper héroes, conservando solo a Gal Gadot como la Mujer Maravilla, a Margot Robbie como Harley Quinn, a Ezra Miller como The Flash (que hoy se tambalea) y a Jason Momoa como Aquaman. Ben Affleck anunció su retiro como Batman a inicios de 2018 y el estudio anunció que había despedido a Henry Cavill como Superman a principios de 2019, poco antes del estreno de “¡Shazam!”, además de la escandalosa y polémica renuncia de Ray Fisher como Cyborg, después de los malos tratos que sufrió por parte de Joss Whedon en los ‘reshots’ de “Liga de la justicia” de 2017; es decir, todo lo que se había concebido en un inicio como un universo extendido y con contenido más adulto (tipo “Game Of Thrones”) prácticamente se daba por terminado. La esperanza se desvaneció por completo, cuando en 2020, Christopher Nolan, uno de los productores ejecutivos de este universo y uno de los más aclamados cineastas de los últimos 20 años, anunciaba su renuncia a Warner Bros. para unirse a Universal Pictures. Es decir, desde 2018, no había manera de que el universo DC, llegara a buen puerto como se había ideado desde el inicio. 

Un ápice de esperanza se dio, cuando en 2020 se anunció que el entonces inexistente corte de Snyder de “Liga de la justicia” llegaría a la plataforma de HBO Max en 2021; sin embargo, no pasó más. AT&T tuvo que vender Warner Bros. a Discovery ese año, para que poco a poco, las peticiones de los fans fueran escuchadas, pues los fervientes seguidores de los más grandes súper héroes de los comics no estaban contentos con el giro que WB le estaba dando a su universo, dándole mucha importancia a súper héroes de apoyo, olvidando a su amada trinidad, además de que planeaban introducir a “Supergirl” y “Batichica” en sustitución de Superman y Batman, no está mal, pero la gente quería ver a los grandes. 

Poco a poco, la petición de los fans está siendo escuchada por los nuevos ejecutivos del estudio. Todo comenzó cuando Jason Momoa anunció en julio pasado en su cuenta de Instagram que Ben Affleck aparecería como Batman en la segunda película de Aquaman, titulada “Aquaman y el reino perdido”. Después de los escándalos provocados por el delicado padecimiento de salud mental de Ezra Miller y el retraso de un año del estreno de “The Flash”, se supo que Andy Muschietti, el director de la cinta se encuentra haciendo ‘reshots’ de la misma y que también Batman interpretado por Ben Affleck tiene gran peso en ellos, no sabemos si quitarán a Batman de Michael Keaton o qué pasará. Se dio a conocer también que Gal Gadot tendrá un cameo como la Mujer Maravilla en la segunda cinta de Shazam y se rumoreaba con insistencia que Henry Cavill estaría en la cinta “Black Adam”. El estudio lo negó, el actor lo calló, “The Rock” dijo absolutamente nada al respecto, aun cuando Google nos confirmaba en la búsqueda que el Superman de Cavill formaba parte del elenco de la película. Pero lo creímos hasta que lo vimos, porque Warner ha jugado tantas veces con los sentimientos de su público, que el escepticismo ya es la constante; y así fue, Superman apareció y uno que otro aplauso se hizo escuchar en la sala de cine, pues recordemos que los héroes de DC no causan el furor que provocan en los adolescentes las cintas de Marvel. 

Fue hasta ayer lunes por la mañana y después del exitoso estreno de la cinta de uno de los más poderosos villanos del universo DC, que Henry Cavill vía su cuenta de Instagram nos hizo saber de manera oficial, que él está de regreso encarnando a Superman y que grandes cosas están por venir: “Quería esperar hasta el fin de semana a que todos vieran “Black Adam”. Lo que vieron, es una pequeña muestra de lo que está por venir. El amanecer de una esperanza renovada, gracias por su paciencia, les aseguro que será recompensada”, escribió y dijo en un breve video el actor británico. Y la esperanza que representa Superman, está de vuelta en su público, que lo considera la mejor versión en ‘live action’ del hijo de Criptón, que espera la segunda parte de “El hombre de acero” y que ahora sí, el tan ansiado universo extendido DC que sí se plantea en “Black Adam”, sea una realidad. Por el momento, los fans han sido escuchados y Henry Cavill, está oficialmente de vuelta como Superman. 

Mi Twitter: 

@iorcuevas 

La historia de Norma: repetidas violaciones a los derechos humanos

Carlos Morales

Cuento la triste historia: Norma, mujer indígena y madre sola fue acusada por la Fiscalía de Oaxaca, de cometer cinco veces un delito patrimonial. Los Ministerios Públicos a sabiendas de que no había cometido delito alguno solicitaron orden de aprehensión. Los jueces solícitos libraron las ordenes de aprehensión. Fue detenida por 30 policías quienes con lujo de violencia la arrancaron de su entorno familiar y la llevaron a las mazmorras de Ixcotel.

Los jueces penales de Oaxaca le dictaron auto de formal prisión. Norma estuvo presa un año y seis meses. Sufrió vejaciones de las autoridades del penal y de los reclusos. Promovió amparos contra los autos de formal prisión y los jueces federales le concedieron el amparo. No podía ser de otra manera, Norma no había cometido delito alguno.

Norma estuvo presa en dos cárceles oaxaqueñas: en la Penitenciaría de Ixcotel y en el reclusorio de Etla, su hijo de un año y dos meses sufrió con ella la prisión preventiva y después la separación. Norma, sin deber nada, conoció el infierno en la tierra.

Durante el tiempo en que estuvo presa. Su vida corrió peligro en Ixcotel y fue llevada al reclusorio de Etla. Todo esto en el 2010 y 2011. Aun tiene miedo de contar que fue agredida al interior del sector femenil de Ixcotel y tuvo que ser llevada al reclusorio de Etla. Tiene historias de acoso que aún no puede contar.

Afortunadamente, para Norma, aún hay jueces en Berlín. Jueces federales le concedieron uno a uno los amparos y ella pudo volver a la libertad. Durante su reclusión su madre había enfermado. Estar en la cárcel y defenderse le salió muy caro. Tuvo que vender una casita de interés social para poder sufragar sus gastos. 

Por las noches Norma sufre pesadillas y sufre de ansiedad.

Cuando Norma salió de la cárcel se dio cuenta que lo había perdido todo. Había perdido su trabajo, su casa, su salud. Pero la mantenía de pie el amor de su hijo. 

Buscó a Litigio Estratégico Indígena. Presentaron una queja ante la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca. Es evidente que si una persona permanece presa por determinación judicial y luego conceden el amparo, ministerios públicos y jueces cometieron violación a derechos humanos.

La investigación del ombudsperson duró siete años. Después de un año y medio presa, Norma tuvo que batallar siete años para que el Defensor de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca emitiera una recomendación. En el mes de julio de 2022, se emitió la recomendación 7/202 al Tribunal Superior de Justicia de Oaxaca y la Fiscalía General de Justicia de Oaxaca.

La recomendación del Defensor de los Derechos Humanos dice que el Tribunal y la Fiscalía General de Justicia de Oaxaca, son responsables de violaciones a derechos humanos de Norma y la Defensoría ordena reparar la violación a los derechos humanos de Norma.

De manera inusitada, el Tribunal Superior de Justicia de Oaxaca no admitió la recomendación y manifestó su voluntad de no aceptarla. Lo que coloca al Poder Judicial del Estado como un ente violador de los derechos humanos. El Tribunal no sólo debió haber aceptado la recomendación sino iniciar los expedientes disciplinarios a los responsables directos. Pero se prefirió la impunidad.

En el mismo sentido la Fiscalía General de Justicia de Oaxaca emitió un acuerdo “aceptando” la recomendación que solo constituye una simulación. Jamás se pronuncia la fiscalía sobre la reparación de la violación a los derechos humanos de Norma. Ni sobre la responsabilidad de los perpetradores.

Esta es una situación Kafkiana: los órganos encargados de impartir justicia en Oaxaca, se han convertido en entes violadores de derechos humanos. Mientras tanto Norma espera que el Congreso de Oaxaca, cite a los omisos para que expliquen porque razón no aceptaron la recomendación, pues en el caso de Norma no aceptaron ni emitir disculpas.

Ya la Suprema Corte de Justicia de la Nación dijo que es constitucional que los deudores alimentarios no ocupen cargos públicos. Es hora de que se construya una reforma legal que establezca que los violadores a derechos humanos, así declarados en una recomendación o un juicio de amparo no podrán desempeñar cargos públicos.

Ya basta de que los servidores públicos miren con desprecio las recomendaciones de la Defensoría de los Derechos Humanos y de la CNDH, es necesario crear un mecanismo indirecto: no permitir a los omisos desempeñar cargos públicos.

La estadística indica que las autoridades violadoras de derechos humanos incumplen sistemáticamente las recomendaciones emitidas por los órganos del Sistema no jurisdiccional de protección a los derechos humanos. Es necesario ahora buscar un mecanismo indirecto para cumplir las recomendaciones: ni un violador de derechos humanos debe desempeñar un cargo público.

Mientras tanto iremos al Congreso de Oaxaca, para que cite a los omisos e inicie el juicio político. Y a la propia Sala Constitucional del Tribunal Superior de Oaxaca por el juicio de protección a los derechos humanos. Y posteriormente al Sistema Interamericano. 

Aun falta mucho camino para reparar las violaciones a los derechos humanos de Norma. Los derechos humanos no son discursos ganados. Aún tenemos que seguir abriendo brecha.

Twitter:

@carlomorales

VISITE:

columnaalmargen.mx