“Infodemia”


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Derivando de epidemia y pandemia como enfermedad generalizada, de las raíces griegas que significan: Pan-todo y demos-pueblo o reunión o todo el pueblo, y en perspectiva médica: enfermedad epidémica que se extiende a muchos países o individuos de una región, durante esta pandemia de coronavirus en diarias conferencias de prensa el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, ha utilizado para defenderse de las criticas y objeciones que hacen de sus datos, especialistas, analistas y periodistas, la palabra “infodemia”, como una especie de epidemia, pero de información falsa, porque el Dr. Gatell, de la misma forma que su jefe, él tiene sus datos y todo lo que le refute o contradiga en los medios es parte de la infodemia creada por sus adversarios para desacreditarlo.

‘Como digo una cosa, digo otra’, decía una comediante de la televisión, desdiciendo lo que había dicho o afirmado antes sin preocuparse de consecuencias al saber no habría quien sancionara o responsabilizara por sus deslices o aciertos, como sucede con las estadísticas del gobierno federal que, según sus datos, el máximo de la pandemia sería alrededor del 8 de mayo, después a finales de ese mes, luego la siguiente semana y así hasta llegar a mediados de julio, siempre en curva ascendente; porque la realidad es que al margen de lo que diga el Dr. Gatell, como “la chimoltrufia”, la pandemia terminará cuando termine, cuando sea, en un mes, en octubre o el año próximo, mientras la infodemia de ataques a sus estadísticas, como dice el Dr. Gatell, continuará, siendo igual que su jefe ––el funcionario más atacado de todos los tiempos–– y es que, al no existir antes redes sociales, los únicos que podían comentar y formar opinión eran los periodistas y columnistas de prensa, radio y televisión, quienes ahora han sido superados por la opinión pública de las redes donde toda la población puede generar tendencia, opinar, criticar, refutar y hasta aprobar o reprochar, sin que los políticos, gobernantes o funcionarios puedan acallar las voces, convirtiendo su predisposición o directriz en juicio y condena a quienes en el gobierno cometen errores, fraude o engaños, por lo que la decisión de López-Gatell de dejar de informar diario sobre sus cifras del Covid-19 es su salida política a los errores y traspiés que ha cometido, porque al tratarse de asuntos estadísticos, matemáticos, exactos y probabilísticos, se aceptan variables con cierta proporción y fechas relativas, pero no tan desacertadas e inexactas como las que dice diario en conferencias de prensa y entrevistas radiofónicas, que varían por meses sus cálculos y no tienen la menor certeza respecto de lo que aun nos espera en la pandemia  e infodemia, excepto que se carezca de escepticismo y capacidad de refutación para aceptar como verdad lo que diga el gobierno, porque como escribió Albert Camus: “Cada vez que oigo o leo un discurso político, me asusta el hecho de no encontrar en él nada que tenga un acento humano; siempre son las mismas palabras que van repitiendo las mismas mentiras”.    

Se requiere la ciencia


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Si para bien o mal, según las circunstancias de cada quien o de la sociedad en el transcurso de las últimas generaciones hemos vivido situaciones extremas de enfermedad y muerte; dos guerras mundiales y en México una revolución, además de pandemias, unas de ellas no tan infecciosas como el SIDA y otras si como la influenza, lo cierto es que nunca se había tenido tanta esperanza o expectativa en la ciencia y su método para que a través de investigación, teorías, ensayos, tentativas, experimentos y posterior comprobación o demostración, la humanidad completa está esperando los científicos inventen la vacuna y/o tratamientos farmacológicos o clínicos contra el Covid-19, virus casi mortal que desde que escapó de un laboratorio en China, ha infectado a todo el planeta causando millones de muertos y cientos de millones de infectados, algunos recuperados gracias a procedimientos científicos, utilización de oxígeno y respiradores electromecánicos con terapias médicas avaladas por la OMS o Colegios Médicos de especialistas científicos. 

La pandemia de Covid-19 que ha paralizado la vida social, académica y económica de todos los países del mundo, como sucedió con la peste bubónica, gripa española, influenza o SIDA en sus respectivos tiempos, no terminaron hasta que casi murieron todos o inventó un protocolo o vacuna para evitar contagios y defunciones, porque casi no había algo que hacer ya que aunque sacaban imágenes religiosas de templos y en procesión se pedía a Dios acabaran las muertes, se oraba, rezaba o untaba agua bendita, hoy sabemos que eso no servía para nada, porque las bacterias y virus no se mueren o desintegran con rezos o pedimentos, sino con antibióticos o en el caso del Covid, con alguna sustancia que deshaga su cubierta proteínica, así que la esperanza de terminar con la pandemia ahora está exclusivamente en la ciencia, en la investigación que realizan virólogos, bioquímicos, genetistas, biólogos moleculares, biofísicos, cristalografos, bioquímicos y muchos otros especialistas que trabajan cumpliendo los requisitos de la ciencia y su método, entendiendo que si para algunos la fe mueve montañas o los rezos sanan a enfermos, entonces sería ahora el momento en que debieran demostrar su efectividad y compartir el remedio para posterior reconocimientos y premio Nobel.

 Cuando se dice que por medio de algún rezo, hechizo, conjuro o acto de fe alguien sanó alguien de “x” enfermedad, lo que se expone no pasa de ser anécdota o chisme, porque no vale que solo a uno le sirva y no a todos, demostrándolo objetivamente, así que aunque durante esta pandemia aparecen charlatanes y chiflados que dicen han encontrado curas a o tratamientos, en realidad se trata de fraudes, porque no se puede demostrar que funcione lo que venden para curar, frente al rigor y requerimientos de la ciencia, de tal forma que será únicamente la ciencia la que encuentre la vacuna tan buscada para inmunizarnos del covid-19 y así poder dar por dominada la pandemia, que hoy más que nunca está sirviendo para reivindicar a la medicina científica y a la ciencia en general.  

Ennio Morricone: La música absoluta del cine


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Ayer lunes, amanecimos en este continente, con la lamentable noticia del fallecimiento del gran Ennio Morricone. Quizá el compositor más prolífico en la historia del cine. Y es que no podemos imaginar la historia del séptimo arte sin su versátil talento, que lo llevó a trabajar con cineastas como Sergio Leone; Pedro Almódóvar; Terrence Malick; Giussepe Tornatore o Roland Joffé y creando verdaderas obras maestras para las bandas sonoras también de enormes cintas. Tenemos que ser honestos también, muchas veces las composiciones de Morricone resultaban incluso mucho más icónicas que la misma película que contextualizaban como aquella película “Los ocho más odiados”, por la que ganó el Oscar en 2016, pues la producción y notas que imaginaba se convertían casi de inmediato en piezas regentes no solo del cine, sino de la música en general. 

Hace unos años, llegó a mis manos un libro tremendamente especial, una obra que alguien que sabe que amo el cine sabía que disfrutaría como lectura especial por lo que ha significado Morricone en el cine. El libro lleva por nombre “En busca de aquel sonido: Mi música, mi vida” y se compone de una serie de entrevistas y conversaciones que el artista tuvo con quien fuera uno de sus discípulos y también reconocido compositor Alessandro De Rosa. Entre tantas vivencias, tantos amigos, tantas películas y tantas partituras, hay una anécdota que a mí me pareció emocionante, pues relata como una solicitud en la que no quería trabajar por exceso de ocupaciones, lo llevó a crear una de sus obras más reconocidas y elogiadas y cito: “Son cosas que pasan en la vida: a veces te topas sorpresivamente con algo que has de atreverte a seguir. Aquella escena me impactó muchísimo ya en la página escrita. Cuando vi cómo la había realizado Tornatore en la pantalla, confirmé la primera impresión que había tenido de su valía y de su talento narrativo y cinematográfico. Narrar la historia del cine a través de los besos censurados por un cura de pueblo me pareció una idea fantástica. Nunca he entendido por qué le pidió a Cristaldi que me llamara, en vez de hacerlo él mismo: quizá Peppuccio (Tornatore) fuera demasiado tímido. Preparé enseguida el tema del cine: Cinema Paradiso”. Esa narración que el músico le hace a De Rosa explica por qué dejó en pausa la creación de la obra musical para “Gringo viejo” y se dedicó a realizar el que es considerado su trabajo más triunfante. 

A cualquiera que le guste el séptimo arte, es casi obligatorio conocer parte de la obra de Ennio Morricone, pues musicalizó cintas del género western emblemáticas como “El bueno, el malo y el feo” o “Por un puñado de dólares”, pero también producciones hollywoodenses grandiosas como “Bugsy”; “La leyenda de 1900” producción ítalo-estadounidense; o “Pecados de guerra” de Brian de Palma entre algunas otras. Uno de los puntos a destacar es que su celebridad llegó más lejos que cualquier reconocimiento, y mientras obtuvo premios importantes como el BAFTA o el Globo de Oro, ganando seis y tres galardones respectivamente, la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas, es decir, quienes entregan el Oscar, lo tuvo en un olvido histórico, siendo nominado en seis ocasiones y recibiendo solo dos estatuillas. La primera en 2006 como un galardón honorífico, pues seguramente pensaron que Morricone ya no sería capaz de producir una banda sonora a la altura de sus obras maestras, sin embargo, fue en 2016 cuando subió a recoger su Oscar a Mejor Partitura, gracias a su trabajo en la película “Los ocho más odiados”, llevándose un aplauso de pie, pues muchos expertos del cine afirmaron que hacía muchos años, que Morricone debió haber recibido el máximo reconocimiento del celuloide. 

Temas emocionantes como “Cinema paradiso”; “The Ecstasy Of Gold”; “Il Bouno, Il Bruto e Il Cattivo”; Carlotta”; “Gabriel’s Oboe” o “Once Upon A Time In The West” son algunas de las composiciones más conocidas y loadas del italiano, que dejó de existir según notas periodísticas, en la madrugada del 06 de julio (hora de Roma) a consecuencia de una caída donde tuvo una fractura de fémur. El músico dejó, sin embargo, un catálogo de composiciones emblemáticas y sin las cuales, no se entiende el cine en su conjunto. 

Mi Twitter: @iorcuevas

Películas y series para a crisis (XV)


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Gracias a todos quienes me enviaron comentarios con respecto a estas entregas que hoy culminan. El objetivo tanto de “Música para la crisis” como de esta sección, ha sido justamente que llevemos este confinamiento por la emergencia sanitaria, lo más agradable posible. Escribiré este espacio, opinando sobre temas que conciernen al entretenimiento, el cine, la música y demás como ha sido desde su origen, prometiendo que si hay que estar más tiempo en casa, planearé más sugerencias como estas. 

Y para culminar con las películas y las series de estas entregas, pasemos a las sugerencias de este jueves: 

PELÍCULA


1.- Trilogía “El caballero de la noche”: “Batman inicia” (2005); “El caballero de la noche” (2008) y “El caballero de la noche asciende” (2012)

Director: Christopher Nolan

Protagonistas: Christian Bale; Michael Caine; Gary Oldman y Morgan Freeman

Estelares por película: 

“Batman inicia”: Liam Neeson; Cillian Murphy y Katie Holmes

“El caballero de la noche”: Heath Ledger; Maggie Gyllenhaal y Aaron Eckart

“El caballero de la noche asciende”: Anne Hathaway; Marion Cotillard, Joseph Gordon-Levitt y Tom Hardy

Producción: Syncopy Films; Patalex III Produccion; DC Comics

Distribución: Warner Bros. Pictures 

Nunca en la historia del cine, se habían tomado con tanta seriedad las fábulas de súper héroes, hasta que llegó la aclamada trilogía dirigida por Christopher Nolan y que llevó a Batman al siguiente nivel; no solo reinició un personaje en el cine, sino que creó un símbolo y marcó un estándar en la construcción de este tipo de personajes. Consideradas como las mejores películas de súper héroes de todos los tiempos, estas películas conocidas como la trilogía de “El caballero de la noche”, marcan un antes y un después no solo en los personajes para DC Cómics, sino para la creación de cualquiera que emane de los cómics o tenga qué ver con los súper héroes, pues incluso se atrevió a quitarle el emblemático traje a Robin. Christopher Nolan tiene una regla para la formación de cualquiera de sus historias: deben contener situaciones realistas y los personajes se deben cimentar a partir de condiciones humanas y no fantásticas, eso hizo que las tres películas de Batman dirigidas por él tuvieran un contenido no solo más serio, sino más inteligente que el resto del género. Eso le trajo millones de seguidores, puso a Batman como el más encumbrado de todos los súper héroes (de cualquiera que fuera su casa editora) e hizo a Nolan, una súper estrella en el mundo del cine. 

Esa regla de realismo, también nos entregó a villanos delirantes en estas películas, de los cuales ni uno tiene una sola línea de desperdicio. Desde la construcción de Ra’s Al Ghul (Liam Neeson), personaje inmortal en el universo de Batman pero que, en estas cintas, esa condición se representa como una alegoría; o el mismo Espantapájaros (Cillian Murphy), quien tiene un sustento más científico que ficticio. Sucede lo mismo con Gatúbela (Anne Hathaway) en la tercera película a quien solo conocemos como la ladrona y nunca se le menciona por este nombre, dado que las icónicas orejas del traje se forman a partir de las lámparas para robo; Bane (Tom Hardy) es otro personaje que representa a la furia emanada del dolor y la humillación. Caso aparte es El Guasón (Heath Ledger), un personaje tan perturbado como fascinante y que les pone cara a las personas que “solo quieren ver al mundo arder”. Por su actuación, Heath Ledger obtuvo el Oscar póstumo a Mejor Actor de Reparto, pues por su repentina muerte, no alcanzó a ver el estreno de la cinta. Estas películas es el encumbramiento de las cintas de súper héroes, las inalcanzables, las que forman parte de ese universo pero que compiten con las más grandes obras del cine. La disponibilidad de estas cintas es: “Batman Inicia” y “El caballero de la noche asciende” se encuentran en Netflix, Cinépolis Klic y YouTube Video, mientras que “El caballero de la noche” la encontramos en HBO, Cinépolis Klic y YouTube Video. 

SERIE

2.- “Stranger Things” – Tres temporadas (2016-2019)

Protagonistas: Winona Ryder; David Harbour; Millie Bobby Brown; Finn Wolfhard; Gaten Matarazzo; Caleb McLaughlin; Noah Scnapp; Natalia Dyer; Charlie Heaton y Joe Keery

Creadores: Matt y Ross Duffer

Producción y distribución: Netflix

Una de las series más aclamadas de Netflix nos hará pasar momentos de verdad increíbles. Hay que ver esta serie con toda la apertura de que percibiremos temas fantásticos y sobrenaturales, sin embargo, no hablamos de un drama televisivo que esté hecho de manera improvisada, al contrario, “Stranger Things” nos deja más que sorprendidos con los homenajes y referencias que hace de películas icónicas estrenadas en la década de los ochentas e incluso setentas; también por las estupendas actuaciones donde Winona Ryder, sin temor a equivocarme se lleva las palmas, y el elenco infantil que además de encarnar a personajes entrañables, realizan un trabajo histriónico digno de admirarse. En “Stranger Things” tenemos de todo: horror, drama, comedia, romance e historias adolescentes que enmarcan una de las ficciones más aclamadas de los últimos años. 

Muchas personas han comparado a “Stranger Things” con “Dark”, la serie alemana de ciencia ficción que también ha sido ampliamente aclamada, sin embargo, la naturaleza de sus historias las lleva a ser sensiblemente diferentes entre sí, aunque ambas partan de una premisa que evoca a la fantasía. “Stranger Things” es emocionante, es entrañable, es tierna, tiene una selección de canciones inigualable y es vertiginosa. Sentarse a ver esta serie con los niños y adolescentes, créanme que será una experiencia única y les garantizo que pasarán un fin de semana en un maratón sin precedentes. La serie que puso de moda la década de los ochenta está disponible en Netflix. 

He gozado como no tienen una idea, el hacer estas brevísimas reseñas de discos, películas y series para pasar la cuarentena lo mejor posible. Espero haya sido de su agrado y el formato habitual de esta columna, regresa a partir del siguiente martes. Mi Twitter: @iorcuevas

Graduado en línea


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Entre tantas malas noticias, infaustos acontecimientos y todas las tragedias derivadas de la pandemia que vivimos y durará por algún tiempo mientras no se invente la vacuna que inmunice a la población contra el Covid-19, deberemos vivir y coexistir con las restricciones e innovaciones de la Nueva normalidad, una forma, condición o estilo de vida que exige el aislamiento social, cuarentena, cubrebocas, desinfección constante y sana distancia, por lo que los lugares de tertulia, negocios, comercios, bares, restaurantes o cines donde antes nos conglomerábamos y reuníamos incluso amontonados, ahora deberán guardar su distancia y minimizar el aforo de personas, principalmente en escuelas y universidades donde la gran cantidad de alumnos y profesores en aulas, salones o auditorios deberá evitarse porque primero está la salud y vida de niños y jóvenes estudiantes.

Si los estudiantes o alumnos de diversos niveles educativos no pueden o deben regresar a las escuelas y universidades, la opción es la educación en línea y la alternativa de instrucción virtual por medio de plataformas de internet que, cumpliendo casi la misma función de la presencialidad puedan servir para transmitir conocimientos, enseñar, impartir lecciones, realizar exámenes de conocimientos o admisión e incluso graduar a los pasantes de licenciatura o maestría, como acaba de acontecer en la Universidad Lasalle a nivel de posgrado, donde el pasado viernes 26 de junio se realizó el examen profesional para obtener el grado de Maestría del ahora Maestro en Mercadotecnia Turística, con la investigación de mercado titulada: “El Rebranding Como una Estrategia de Posicionamiento del Souvenir Turístico: Caso Miel JAVE”, presentado por Carlo Deimos Aguilar Chiñas y dirigido por la Maestra Brenda Cartas Santiago, teniendo además del Sínodo la presencia especial del Coordinador Académico Sergio Estuardo García, quienes de manera unánime aprobaron al sustentante, siendo así el “Primer Graduado en Línea de la Universidad La Salle” y Estado de Oaxaca, situación que constituye un hecho histórico y a la vez en inicio de lo que alguna ves fue ciencia ficción y hoy es realidad, porque una vez y como respuesta adaptativa a las nuevas circunstancias que imposibilita la presencia física de alumnos, catedráticos y directivos en escuelas para tomar clase y en instituciones educativas para aprender o examinarse, ya sea para admisión, evaluación o graduación, la opción ideal es la instrucción en línea, ya sea para cursos escolares ordinarios virtuales, videoconferencias, exámenes, seminarios y todas las actividades que puedan realizarse sin presencialidad, ahorrando con telecomunicaciones, los viajes, logística y todo lo que implica la presencia física. Felicidades a la Universidad La Salle por ser los primeros en optimizar la enseñanza adaptándose a nuevos tiempos, a sus directivos y muy especialmente a mi hijo Carlo Deimos por ser el primer graduado en maestría en Línea en Oaxaca.

Música para la crisis (XV)


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Hemos llegado al final de la entrega de “Música para la crisis”. Agradezco todos sus comentarios y la aceptación que tuvo por parte de ustedes, queridos lectores y de acuerdo con sus solicitudes, valoraremos si la retomamos en un breve tiempo. Por lo pronto, estas sugerencias culminan hoy y como es martes, cerraremos con dos grandes materiales que espero sean de su agrado: 

1.- “Aladdin Sane” (1973)

Artista: David Bowie

Productores: David Bowie y Ken Scott

Discográfica: RCA Records

Uno de los trabajos más aclamados del gran David Bowie se editó en la primavera de 1973, siendo el primero que “Su camaleónica majestad” grababa, producía y escribía ya con un estatus de verdadera súper estrella, pues fue el material que sucedió a “The Rise And Fall Of Ziggy Stardus And The Spiders From Mars”, el disco que colocó a Bowie en los cuernos de la luna, un año antes. Sin embargo y pese al éxito comercial de “Aladdin Sane”, la crítica tuvo comentarios mixtos con respecto a este trabajo y mientras algunos aseguraron que se trataba de uno de los discos más sorprendentes de David, otros decían que la genialidad no era la misma que en discos como “The Man Who Sold The World” y “Hunky Dory”, por mencionar algunos. Lo cierto, es que como es común en los trabajos del británico, este disco es muy adelantado a su época y por tanto, poco comprendido en su momento. El concepto de este material es el viaje de Ziggy Stardust a América y la crónica de sus vivencias, asimismo, es uno de los grandes referentes en la historia de la cultura pop. 

El nombre de este disco es en realidad un juego de palabras pero que sirvieron para crear uno de los ‘alter egos’ más emblemáticos de Bowie, el nombre de Aladdin Sane se deriva de la frase ‘A Lad Insane’ que en español se traduce como “un chico loco”. El maquillaje de Aladdin, presenta el icónico rayo azul con naranja que ha sido uno de los símbolos más famosos de Bowie, que incluso inspiró a algunos astrónomos aficionados belgas en el observatorio público MIRA, a llamar “Asterismo Bowie” a un conjunto de estrellas que aparecieron cerca de Marte el día de la muerte del astro británico y que tomaban forma del famoso rayo. “Aladdin Sane” es un disco que es arte en toda la extensión de la palabra. La plástica utilizada por David Bowie y los arreglos donde los instrumentos son un personaje, demuestran que Bowie no solo estaba a la vanguardia, sino que él era la vanguardia. Un disco no solo emblemático, sino histórico en la música, lleno de simbolismos y de filosofía, algo que solo el grande entre los grandes podía hacer. “Aladdin Sane” está disponible en Spotify y iTunes. Solo para gustos exigentes. 

2.- “A Rose Is Still A Rose” (1998)

Artista: Aretha Franklin

Productores: Lauryn Hill; Sean “Puffy” Combs; Jermaine Dupri; Dallas Austin y Daryl Simmons

Discográfica: Arista Records

La histórica y admirable Aretha Franklin presentó en 1998, el disco con el que experimentó con el R&B moderno y la regresó a las listas de popularidad, pues el material no solo era interpretado por una de las más grandes cantantes en la historia de la música, sino que lo producían grandes talentos jóvenes de la época, lo que lo llevó a tener un sonido contemporáneo y moderno, colocando a Franklin en el gusto de los jóvenes de aquella época, cuando además el R&B gozaba de una popularidad y aceptación en el mundo como nunca antes. El primer ‘single’ del disco fue el tema que le daba título “A Rose Is Still A Rose” que Aretha interpretó junto a la estrella del género Lauryn Hill, quien además produjo el track. Esa pieza, posicionó a Aretha en el top 10 del Billboard Hot 100, compitiendo con cantantes como Mariah Carey, Madonna o grupos como los Red Hot Chilli Peppers que dominaban las listas en ese tiempo y consiguiendo un triple platino. 

Recuerdo aquél primer concierto de la cadena VH1 en 1998 llamado “Divas Live”, donde Aretha se unió otras cuatro mujeres grandes de la música en la década de los noventas: Celine Dion; Gloria Estefan; Shania Twain y Mariah Carey. Recuerdo que, en la transmisión en vivo, Arteha abrió su participación justamente con “A Rose Is Still A Rose” llevándose la ovación de los presentes y sorprendiendo con el sonido moderno que Aretha ahora añadía a su catálogo. La versión para venta de ese histórico concierto no incluyó ese tema de Aretha porque el sello que editó el evento no llegó a ningún acuerdo con la discográfica Arista para poder incluir el track. Lo que sí, es que con esta placa, Aretha marca un hito en el que una cantante tenía éxitos en la música en cuatro décadas diferentes, aunque para esos años, Franklin ya era una figura legendaria en los escenarios. Este estupendo disco, está disponible en Spotify. 

Espero que estas entregas, hayan sido de su agrado y les haya hecho pasar momentos estupendos en casa. Y aunque seguimos en la cuarentena, hablaré de otros temas en las entregas próximas, esperando sus comentarios como siempre, con todo el gusto del mundo. Mi Twitter: @iorcuevas.