Así en el Congo como en Oaxaca

Carlos R. Aguilar Jiménez.


Dependiendo de las diferentes clasificaciones y niveles a nivel global o continental, en casi todos los aspectos socioeconómicos, científicos, tecnológicos y educativos, en primer lugar destaca Europa o Estados Unidos y, en último, los países africanos, quedando en medio, un poco más alto, Asia y abajo Latinoamérica. En México como nación latina, también existen diferencias y niveles, tal como señaló irrefutablemente Margarita Zavala, al declarar que la educación en el estado de Oaxaca es similar a la de África, especialmente en los planteles donde hay presencia de la CNTE.

Hizo esta comparación en relación con las escuelas que domina la Sección 22 en Oaxaca (Gestapo 22), indicando que en estados como Aguascalientes o Guanajuato, en cambio, los niveles educativos son igual que en Bélgica u Holanda; destacando lo que todos sabemos: que la instrucción escolar que los profes de la Secta 22 imparten a los niños más pobres del estado desde el siglo pasado ha sido podrida por su sindicato y conducta servil y proterva de los profes frente la niñez más necesitada de educación escolar, porque si bien la educación en aulas de escuelas públicas de Oaxaca es similar o peor a la del Congo, también es cierto que la educación que se imparte en escuelas privadas es de excelente calidad, así que los profes serviles a los líderes de la SS22 en su búsqueda de intereses políticos dizque para mejorar la educación escolar, lo que realmente hacen es promover y hacer crecer y mejorar las escuelas privadas, donde los alumnos son hijos de gente que puede pagar colegiaturas y que cuando sean adultos, aunque no sean profesionistas, heredarán empresas, negocios, edificios o dinero, sin que les preocupe mucho su futuro porque está asegurado económicamente, pero los niños pobres que asisten a escuelas que domina la Secta 22 no tienen esas ventajas y, entonces de su educación dependerá su futuro, pero como es similar a la del Congo o Namibia, son los más perjudicados y a lo más que podrán aspirar al tener una paupérrima educación, es a cargar tanques de gas, atender bombas de gasolina o poner un puesto de tacos en alguna esquina de la ciudad, mientras los niños con talento que podrían triunfar académicamente en escuelas públicas y después profesionalmente, se quedan hundidos y sin posibilidad de competir con niños instruidos con calidad en educación. Si la educación escolar pública sigue como hasta ahora, los únicos que seguirán ganando serán los alumnos de escuelas particulares, sus catedráticos y dueños, porque nunca se ha visto que tenga el mismo nivel un congoleño o sudafricano que un holandés o francés y, nunca se podrán comparar escuelas europeas con africanas, que como ahora se ha demostrado irrefutablemente con las declaraciones de Margarita Zavala, las escuelas públicas de Oaxaca son iguales o peores que las del Congo con King Kong, aunque en Oaxaca enseñan póngidos de la misma especie, aunque más pequeños y crueles con los niños humildes.

Movilidad urbana

Carlos R. Aguilar Jiménez.



Desde que los automóviles de gama baja nuevos y viejos se hicieron accesibles para las clases sociales medias e incluso para las más pobres económicamente de las ciudades, ahora en Oaxaca casi todos tienen un vehículo o dos, mi vecino, su familia en casa, por ejemplo, tiene cuatro y dos motocicletas que se suman a las decenas de miles de coches que a diario tienen que movilizarse por las estrechas e intransitables calles de la ciudad, que históricamente son las mismas desde mediados del siglo pasado y en desproporción entre un creciente número de automóviles y las mismas vialidades, sin que ningún gobierno, incluso el actual que tanto prometió realice alguna acción para mejorar la movilidad urbana.

El infame gobierno de Cué y su gabinete dedicándose a saquear el dinero público, engañaron vilmente diciendo que la ciudad contaría con CITYBUS, un medio de transporte público del que incluso se construyó su vialidad confinada y exclusiva e incluso se compraron autobuses articulados, sin que este gobierno haya sancionado por fraude a nadie y sin que continúe con el proyecto, dejando que la gente y automovilistas, como puedan, si pueden se movilicen en la ciudad a vuelta de rueda, sobre cientos de topes, sin que los semaforos tengan focos o sincronización y entre bloqueos, marchas y cientos de baches o miles de vehículos en doble fila, procurando a la vez evitar o salvarse de la rapiña y latrocinio de la Policía Vial, cuyos agentes son auténticos salteadores de caminos quienes mediante operativos se dedican a robar a conductores con cualquier pretexto o ardid y, sin que exista reciprocidad en su infame proceder, porque por un lado exigen a automovilistas o motociclistas cumplan con el reglamento de tránsito, por el otro, los asaltantes de la policía vial y, en particular su jefe, el más corrupto, no atienden ni resuelven ningún problemas vial dedicándose únicamente a conseguir dinero en base a la extorsión e intimidación, entre otras raterías y sin que ninguna autoridad relacionada con la movilidad urbana rehabilite y ponga en servicio el Libramiento Norte, vialidad que sería muy útil para desfogar la movilidad atascada del norte de la ciudad, y sin que tampoco prohíban el estacionamiento en todo el periférico o carretera internacional rescatando así dos carriles para la movilidad de autobuses y vehículos particulares, que permanecen todo el día con coches estacionados.

El número de vehículos en la ciudad y su movilidad no tiene proporción con las vialidades y así seguirá porque quienes pueden hacer algo o mucho al respecto: los gobernadores, no les importa ni interesa, porque al terminar su mandato huyen de Oaxaca, no se quedan a vivir aquí, así que a qué autoridad le va a interesar que se pueda uno mover en la ciudad, a ninguno, porque lo único que les interesa es el dinero y el poder despótico y nunca los problemas de la ciudad, ya sea movilidad, inseguridad o educación, y la gente aún así sigue votando para que la roben impunemente con la legalidad de una elección.   

 

Comienza temporada

Carlos R. Aguilar Jiménez.


Comenzó oficialmente ayer 15 de mayo la temporada 2018 de huracanes para el océano Pacífico y a fin de mes comenzará la del Atlántico norte regularizando así la estación de lluvias correspondiente al verano y en particular al estado de Oaxaca, región geográfica que, por su latitud debiera ser zona desértica, y que no lo es porque afortunadamente nos encontramos, después de centro América, en la zona más angosta de México y norte América, alcanzándonos por ambas costas los beneficios de los huracanes, empapando, humedeciendo y saturando de agua todo el territorio oaxaqueño del Atlántico al Pacífico.

Se estima habrá entre 20 y 25 huracanes en los cinco meses de la temporada, de ellos tres podrían ser poderosos, grandes e incluso devastadores por deslizamientos, avalanchas, inundaciones y destrucción de obras y casas mal hecha, todos y cada uno capaces de descargar cientos de kilómetros cúbicos de agua en cuestión de horas y, otros de menor potencia que recargan paulatinamente mantos freáticos, presas, arroyos, ríos y todo depósito o cauce de agua, cumpliéndose  el ciclo hidrológico y estacional, que sin que importe o no la existencia de árboles o de cualquier otra situación local forestal, porque ante la dimensión, los miles de kilómetros de diámetro de los huracanes llueve tanto en el mismo mar, donde no hay ni un solo árbol, como en cualquier lugar que se ubique debajo de las nubes de los huracanes donde puede llover incluso por semanas.

Llueve intensa y pertinazmente desde el 8 de mayo como consecuencia meteorológica de circunstancias locales, pero a partir de hoy, en el mar debido al intenso calentamiento derivado de la verticalidad de la radiación solar, la evaporación será inmensa. Miles de kilómetros cúbicos de agua pura serán elevados al mar y, conforme el sol se desplace más al norte hasta alcanzar el trópico de cáncer o solsticio de verano, el calentamiento será extremo y la formación de huracanes, tormentas tropicales y lluvias locales constantes, hasta noviembre cuando terminará la temporada de huracanes, desperdiciando, dejando correr, un elevado porcentaje de los miles de kilómetros de agua que caerán, porque en Oaxaca no tenemos cultura de trabajar para el invierno, o para cuando haga falta, así que toda el agua se regresará al mar, sin que sea aprovechada nunca al atajarla y conservarla en represas que se utilicen después, durante los siete meses que no llueve, pero así somos, vivimos al día esperando que sea la divina providencia o algo sobrenatural, quien nos salve o ayuda, cuando deberíamos ser nosotros quienes nos responsabilizamos de lo que necesitamos, pero no, ni siquiera la súper carretera a la costa se terminará nunca y menos una represa que almacene el agua de lluvia para convertir a Oaxaca en una región donde hubiera abundancia de agua y, con ello industrias, empleo y oportunidades, más o menos como las grandes ciudades que se benefician del río colorado en EU. Desde hoy y hasta noviembre las lluvias serán la constante de todos los días.  

Día del magisterio oaxaqueño

Carlos R. Aguilar Jiménez


La mejor prueba de que todo se puede corromper, principalmente en países con alto grado de impunidad y corrupción, es el magisterio oaxaqueño, porque de noble profesión y digno desempeño docente, que lleva a frases de agradecimiento como: “Al maestro, con Cariño” y en su día toda la población hasta mediados del siglo pasado se entregaba con aprecio, devoción y agradecimientos a profesores, maestros y catedráticos, hoy las circunstancias son distintas, porque a diferencia de los maestros de antes y los catedráticos o maestros de escuelas privadas, los profes adheridos a la Gestapo 22 del magisterio oaxaqueño, como gremio son repudiados y rechazados por la sociedad.

Marchas de protesta, bloqueos de calles y carreteras, secuestro de casetas de peaje y tiendas departamentales, colapso de la economía estatal, cierre de empresas transnacionales, ausencia de franquicias, el nivel más pobre en educación escolar a nivel nacional y muchos otros perjuicios  generados durante más de 30 años, una generación, son causa y consecuencia de que hoy esté tan desprestigiada la profesión de profe y, que con reservas o hipocresía, todavía algunos padres de familia tengan cierta consideración a los profes, antes ejemplo de conducta ética y respeto.

Ha transcurrido una generación y siguen, esperanzados ahora en que después de este año, dependiendo del triunfo electoral de quien les ha prometido revocar la Reforma Educativa, a partir del año próximo les regrese el IEEEPO y el dinero y control que tuvieron hasta 2012 cuando la SEP comenzó a quitarles privilegios que corresponden al gobierno que paga sus sueldos, aunque no cumplieran su obligación docente, así que hoy día de maestro, debemos hacer un reconocimiento especial a todos los profesores de escuelas privadas, licenciados, maestros y doctores que se han convertido en maestros enseñando eficazmente a sus alumnos, y a la vez una condena o reclamo a los miles de profes que se han dedicado a hundir a los niños pobres en el nivel más bajo de instrucción escolar, porque si bien hay maestros que cumplen, lo cierto es que el gremio magisterial de la SS22 está desprestigiado y será difícil se reivindiquen con la sociedad, puesto que hoy será otro día de protestas, marchas, rencor y polarización social, por lo que este 15 de mayo no es un día que se espera con emoción y gratitud, sino con miedo, reservas e intranquilidad en que más vale no salir  por la amenaza de quedar bloqueado, secuestrado o en medio de una manifestación violenta luego que la ilusión magisterial de volver a ser amos y señores de la instrucción escolar, parece será real a partir de 2019 con todas las consecuencias funestas que representa para los escolares más pobres, porque los demás, alumnos que aprenden e instruyen con verdaderos maestros, serán los futuros profesionistas exitosos y triunfadores; los demás, quién sabe, quizá serán expertos en barricadas y terrorismo magisterial.

No eres tú; soy yo

Carlos R. Aguilar Jiménez.


No eres tu; soy yo”, es uno de los más utilizados argumentos entre diferentes relaciones sentimentales cuando se trata de concluirlas, indicando que el culpable del fin no es a quien se le dice, sino quien lo expresa, para así tratar que la ruptura sea sin tanto drama y escándalo respecto de quien se abandona o deja para siempre y, lo mismo aplica y funciona en el caso de todos aquellos que se quejan del gobierno, en especial de quienes culpan al PRI de todas sus carencias, resentimientos y pobreza mental, porque es un hecho irrefutable que quienes están bien y tienen calidad de vida, no se quejan ni protestan, marcha o agreden a los demás. Los únicos que protestan son los mal vivientes, en el sentido de que viven mal, no bien.

Los que se quejan son los adultos de hoy que fueron hijos no deseados, que nacieron como consecuencia de la pasión irreflexiva, no de la planificación familiar, el amor y responsabilidad, viviendo en familias disfuncionales que no los esperaban como hijos y, que con toda clase de carencias y limitaciones crecieron, poco a poco se amargaron y hoy son resentidos sociales que culpan al PRI de todo lo que no tienen y quisieran conseguir, siendo que son ellos los culpables de su lastimosa situación económica y social, y  no los demás, quien sea que pretendan culpar, porque todos los que se quejan son iguales que el corrupto gobierno porque se estacionan en doble fila, no respetan las leyes, los derechos de los demás, son abusivos y cobardes como absolutamente todos los taxistas y quienes manejan transportes de servicio público. Si son profes de la Gestapo 22 son crueles y despiadados con los pobres niños que dizque enseñan; si pertenecen a algún sindicato igual, ya sea CTM o incluso los de la UABJO, abusivos y prepotentes, capaces de todo de lo que se quejan del gobierno, porque no es el gobierno, somos todos, ya que tenemos los gobernantes que nos merecemos en función de nuestra conducta general y extrema corrupción, desde sobornar a las autoridades, buscar “palancas” influencias y todo lo que nos sirva para evitar lo que establecen los reglamentos, normas y leyes, tratando siempre de evitar la legalidad, así que ahora que concluyan las elecciones de sobra estará demostrado que gobierno nos merecemos, porque cualquiera que sea el que triunfe, no será un noruego, belga, holandés, finlandés o inglés, sino un mexicano de lo peor, gente de la política que nunca ha trabajado honestamente, sino que casi toda su existencia han vivido del presupuesto, unos en el mismo partido político, otros cambiándose cada que les conviene con tal de obtener cargos públicos oficiales, que les permitan vivir en opulencia e impunidad, exactamente igual que todo aquel que maneja hablando por teléfono, estacionados donde no deben, sobornando, engañando, manejando ebrios, siendo misóginos, tramposos, falsos de toda falsedad y sobre todo, corruptos, así que no es el PRI, somos todos, lo demás es hipocresía individual.