La maldición de Hill House: ¿en verdad es todo lo que se dice?

Ismael Ortiz Romero Cuevas


No puedo decir que no me dejé llevar por todas las reseñas que había leído a cerca de la nueva serie de Netflix llamada “La maldición de Hill house”. Muchos portales y revistas especializadas escribían de lo grandiosa que es la serie y que le ha arrancado sustos hasta el mismo Stephen King; decían también esas reseñas, que la serie provocaba un miedo sin precedentes y que se habían registrado hasta ataques de ansiedad e insomnio por espectadores. Así que el fin de semana pasado, me di la tarea de disfrutar y revisarla.

Antes de continuar, déjenme decirles que sin afán de parecer fanfarrón o alguien súper experto, resulta que el género del horror es uno de mis favoritos tanto en la literatura como en el cine y la televisión, por tanto, he visto materiales en verdad aterradores y otros que provocan mucha risa. Lo que quiero que sepan es que el género no me espanta tan fácilmente. Incluso, a quienes no les gusta o sufren con este tipo de historias, me gusta bromearles diciéndoles que: “nada me relaja más en la noche, que una buena película o serie de horror”. Y no es mentira.

Así que me dispuse a ver la tan comentada serie “La maldición de Hill house” basada en la novela homónima de Shirley Jackson. Al iniciar supe que al menos estaba frente a un material bastante aceptable cuando leí que la serie fue escrita y dirigida por Mike Flanagan, un director de la nueva generación y que se ha consolidado como uno de los ya respetados cineastas en el género del suspenso y horror, pues nos ha entregado cintas bastante dignas como “Hush”; “Ouija: el origen del mal” y “El juego de Gerald” escrita por Stephen King , producida por Netflix y que ha recibido críticas bastante favorables; asimismo, Warner Bros., le ha encargado a él la dirección de “Doctor sueño”, continuación de “El resplandor” también escrita por Stephen King. Con esa presentación, en serio que tuve bastantes esperanzas. Otra de las sorpresas fue encontrarme con que uno de los personajes principales es interpretado por Henry Thomas, para mayores referencias es quien encarna a Elliot en la película clásica “E. T. El extraterrestre”.



Inquietante y emotiva

Al paso de los episodios la serie me fue conquistando no por el horror, sino por la profundidad del guión, la historia pero sobre todo, el desarrollo tan interesante de los personajes, donde se encuentra la verdadera sazón de la historia. Ese progreso de cada uno de los protagonistas y esas historias paralelas a la de los fantasmas de la casa, resulta que se vuelven tan efectivas y certeras que lo que en realidad atrapa y se goza es el conflicto de los hermanos Craig y su padre con respecto a lo ocurrido en el pasado y el motivo por el que pese a sus deseos, tienen que regresar a la casa que tanto los traumó. La serie, con sus protagonistas niños que se ubican en el pasado y los adultos situados en el presente, nos conquista también por la evolución en el comportamiento de los cinco hermanos de forma paulatina, al grado que son ellos mismos quienes se convierten en héroes y villanos, siendo sus inestables personalidades lo que vuelve a “La maldición de Hill house” en una historia más dramática y psicológica que terrorífica. El mismo Flanagan mencionó en su cuenta de Twitter que cada uno de los hermanos Craig, representan en realidad una de las etapas del duelo, describiéndolos de esta forma: “Steven (Michael Huisman) es la negación; Shirley (Elizabeth Reaser) es la ira; Theodora “Theo” (Kate Siegel) representa a la negociación; Luke (Oliver Jackson-Cohen) es la depresión y Eleanor “Nell” (Victoria Pedretti) representa la aceptación”; es decir, las etapas cronológicas del duelo van siendo del mayor al menor de los hermanos protagonistas. La compleja psicología de cada uno de los cinco personajes principales es en verdad, lo que vale más la pena de la serie. Créanme.

Lo que también les digo es que al menos a mí no me provocó ni pánico, ni ansiedad ni insomnio. Lo que vi fue una serie inquietante y en cierto punto hasta emotiva, excelentemente bien fotografiada y con personajes seductores. Si no son fanáticos del género de horror, quizá esta sea una buena opción para comenzar a seguir este tipo de historias pues hay por lo menos dos sustos que hacen saltar del sillón; si lo son, como un servidor, les adelanto que no se asustarán tanto, pero que encontrarán otros elementos que valen mucho la pena.

Aniversario de Sagan

Carlos R. Aguilar Jiménez.


Este viernes 9 se cumplirán 84 años del fallecimiento de Carl Sagan, sin duda uno de los más grandes divulgadores de la ciencia, quien junto con Isaac Asimov se destacó por su facilidad para divulgar ciencia, en especial por su serie Cosmos transmitida en tv y su novela y película Contacto, así como por sus libros que tratan temas polémicos que intentan desenmascarar supersticiones y religiones que tanto encantan a gente sin cultura científica. Carl Sagan murió a la edad de 62 años el 20 de diciembre de 1995 debido a una enfermedad que lo afectó los últimos años de su vida, habiendo perdido la oportunidad de seguir leyendo los libros que le faltó escribir y, que todo aquel que se considere culto debe leer por lo menos uno de los que escribió, de los que yo recomiendo especial y sentidamente: “El Mundo y sus Demonios”, la ciencia como una luz en la oscuridad.

Muerte absoluta                         

El Mundo y sus Demonios es más personal y está lleno de historias humanas entrañables y reveladoras que todo lo escrito por Sagan antes, donde con la experiencia de su infancia y apasionante historia de los descubrimientos de la ciencia muestra como el método del pensamiento racional puede superar prejuicios y supersticiones, para dejar al descubierto la realidad que con frecuencia resulta más sorprendente que cualquier superstición o cuento religioso. Leer los libros de Carl Sagan respecto de astronomía y ciencias en general significa introducirse en un mundo en lo que para algunos es difícil, se convierta en fácil, logrando que sus reflexiones acerca de la vida, la conciencia, inteligencia o perspectiva científica y cultural sean ideas a las que debemos seguir y defender, porque si en la actualidad hubiera más personas como Sagan, a la humanidad le iría mejor, ya que únicamente sin supersticiones, xenofobia, religiones que se dicen verdaderas o creencias sin fundamento como existir en el más allá, se puede esperar vivir mejor sabiendo que éste, hasta ahora, es el único mundo con vida, y aunque sea un pálido punto azul insignificante en el universo, es el único que tenemos. Respecto de la probabilidad exista vida en otros mundos, Sagan trabajó con equipos que trataban de reproducir las condiciones prístinas de la Tierra cuando apareció la vida, con el propósito de llegar a sintetizar aminoácidos y eslabones de la cadena de nucleótidos. En 1963 consiguió la formación de adenosín trifosfato, principal almacén de energía de la vida, además de postular la teoría de terraformación de Marte y muchas otras actividades que le convirtieron en un icono de nuestro tiempo, quien a 84 años de su muerte, su obra debiera ser leída por todos los estudiantes, porque si bien es correcto lean literatura, historia, poesía o arte, si no saben quién fue Carl Sagan o no han leído alguno de sus libros, se están perdiendo de la aventura más fascinante y extraordinaria que pueda haber en el universo, equivalente a no saber que es una sonata, quien fue Dante, Cervantes o Sor Juana. Este miércoles en “El Secreto Mejor Guardado” –programa de radio del Observatorio Astronómico Municipal, en CORTV por 96.9 FM a las 19 horas–, el tema a tratar será la vida y obra de Carl Sagan, a 84 años de su muerte total y absoluta, porque Sagan no creía en ultratumba, ni cielos, ni infiernos religiosos…

Migrantes abusivos

Carlos R. Aguilar Jiménez.


El mundo está lleno de migrantes porque desde el principio nuestros ancestros salieron de África, donde evolucionaron los primero homo sapiens colonizando el planeta, principalmente lo que llamamos Viejo Mundo, porque  América no se pobló sino hasta 20 mil años atrás cuando migrantes asiáticos cruzaron el estrecho de Bering y llegaron a este continente, pero la migración aplica para todo el planeta porque las migraciones son un fenómeno constante e inevitable por la necesidad que tenemos todos de mejorar nuestras condiciones de vida; trabajar, estudiar o simplemente por curiosidad o espíritu de aventura, migrando hasta hace décadas sin problemas de fronteras o visas porque los países no tenían complicaciones de población ni extrema inseguridad.





Políticamente correcto

Hoy para entrar a un país que no sea el nuestro se requiere cumplir requisitos, en principio pasaporte, cartilla de identidad, visa de turista, estudio o trabajo o garantía de que el migrante regresa a su país pronto, solicitando boletos de transporte para retorno, tarjetas de crédito que avalen solvencia económica o mínimo tener pagados hoteles donde se pretende quedar, no obstante, si no se tiene ninguno de los requisitos aduanales o migratorios básicos, de cualquier forma se puede migrar infringiendo la ley introduciendo subrepticia e ilegalmente, a veces amparado por comités de apoyo a migrantes, de Derechos Humanos o amnistías y otras organizaciones de ayuda humanitaria porque es políticamente correcto, sin embargo los migrantes que son ayudados incluso por el gobernador de Veracruz con autobuses para que se vayan rápido de ese estado, ayudan porque saben se irán, porque nadie los quiere cerca de su casa a menos que sean migrantes legales, porque se trata de gente que no tiene nada que perder, que es ignorante e indisciplinada, que no tiene oficio ni beneficio, que quizás puedan lavar platos, hacer camas y trabajar de peones o en el campo, siempre con la perspectiva de ser expatriados o desterrados por la causa que sea, y así, son un riesgo para la gente, los nacionales de los lugares donde se quedan, especialmente en Oaxaca y Chiapas, donde dice EPN que serán bienvenidos y nacionalizados, ¡claro está!, porque Peña Nieto en 2019 ya no vivirá en México, se irá a España o cualquier otro lugar del planeta dejando todo el problema de migración e inseguridad a quienes aquí vivimos, pronto rodeados de centroamericanos que hasta exigen a México les de autobuses, comida y seguridad, mientras millones de mexicanos viven en pobreza extrema, no tienen empleo, servicios básicos ni de salud, así que en total incongruencia, como son todos los políticos que mienten para ser populares, México está siendo invadido violentamente en su territorio y soberanía sin que ninguna autoridad aplique leyes aduanales o migratorias, acciones de respeto a sus paisanos que sí hará Donald Trump al blindar su frontera con militares, tal como hacen los que defienden a migrantes pero que construyen inmensas bardas en sus casas y las llenan de cerraduras y candados para que no se meta ilegalmente nadie que no sea invitado.   

Exhorta Juez de control cumplir con el reglamento de tránsito


*“Su fin es prevenir”, dijo al participar en el programa de televisión “La justicia a tu alcance”

Los hechos de tránsito son accidentes que pueden ser ocasionados por diversas situaciones, en los cuales la o las víctimas tienen del derecho de ser protegidas, atendidas por sus lesiones y asistencia legal para lograr la reparación de daño.

Este fue el tema que abordó el maestro, Manlio Hernández Domínguez, Juez de Control del Juzgado de Tanivet, en su participación en el programa televisivo “La justicia a tu alcance”, realizada de manera conjunta entre el Poder Judicial del Estado de Oaxaca (PJEO) y la Corporación Oaxaqueña de Radio y Televisión (Cortv), que se transmite todos los miércoles.

“De manera sencilla debemos cumplir con el reglamento de tránsito, que su fin es prevenir. Pensamos que cuando nuestro vehículo es ya un modelo atrasado no necesitamos un seguro, pero cubre daños a terceros, en un accidente daños a otro vehículo, lesiones y lo más grave, la pérdida de una vida. No hay que verlo de acuerdo al modelo del vehículo, es prevenir un percance y porque un accidente puede dañar el patrimonio de una familia”, señaló Hernández Domínguez.

Dijo que en el caso de los delitos se pueden clasificar como dolosos y culposos. Los accidentes de tránsito se conocen como culposos, ya que “no se tiene la intención de lesionar un bien jurídico, la vida, de lesionar a una persona. Al ser culposo la mayoría, porque hay una falta de cuidado de ir manejando. El culposo es por un descuido, a comparación del doloso es que se aumentó la probabilidad”.

En estos casos, el responsable del percance debe pagar los daños y perjuicios relacionados con el accidente, así como hacer la reparación del daño. Se entienden por daños  que son provocados de manera inmediata o los que se deriven el accidente, mientras que los perjuicios son las afectaciones que tuvo la victima por el percance, como días perdidos laborales o actividades no realizadas por el percance.

La reparación de daño es cubrir todas las consecuencias posteriores al accidente, que de acuerdo al juez de control de Tanivet, Manlio Hernández, se pueden solicitar por la civil o penal. La primera señala una responsabilidad civil objetiva donde se debe acreditar una acción ilícita civil, mientras que la penal es acreditar que el hecho coincide con un delito y quien es la persona responsable del hecho.

“La Ley señala que se pueden realizar salidas alternas, la más común es el acuerdo reparatorio. En caso que en un accidente fallece una persona, la justicia restaurativa se basa en que el responsable platique con la familia, entienda sus necesidades, se haga cargo de los perjuicios, incluso una reparación del daño moral”, indicó el Maestro Manlio Hernández Domínguez.

Recomendó a la ciudadanía que en caso de estar involucrada en un hecho de tránsito, no irse del lugar, esperar la atención médica y a las autoridades correspondientes, ya que en caso de ser el responsable, el juez tomara en cuenta la actitud de quien ocasionó el accidente para determinar la infracción correspondiente.

Oclocracia de sexenio

Carlos R. Aguilar Jiménez.


El presidente electo que todos sabemos ya quién es, durante sus casi 20 años de campaña política soterrada y abierta por la presidencia de México, prometió cambios al sistema palítico mexicano, destacando entre sus temas de discurso, terminar con la designación por dedo presidencial, eliminar la corrupción y desterrar  la partidocracia encabezada por el PRI, PAN y PRD, para imponer, según dice desde que fue electo por mayoría, la Cuarta Transformación, y sí, posiblemente hará una transformación, obviamente que no será la cuarta porque para saber si la que señala sucede, habrá que esperar a que termine su sexenio, mientras es soberbia asumir que así será, pero lo cierto es que si cambiará, transformará, la política nacional, porque desde ya (incluso antes que porte la banda presidencial y se le tome protesta), ha iniciado la oclocracia del sexenio.

Resentimiento con poder

Ya no viviremos ni estaremos gobernados por líderes de partidos políticos ni por pandillas de funcionarios o autoridades que imponen su voluntad en cualquier contexto o circunstancia, porque la democracia mexicana que eligió al próximo presidente se transformará en Oclocracia, esta será la Cuarta Transformación, forma de gobierno que sucede cuando las decisiones no las toma un pueblo informado o sociedad crítica y escéptica, sino la muchedumbre, la masa,  gente enojada, resentida y de odios largos contra el sistema. Lo señaló Polibio de Megalópolis, uno de los más importantes historiadores griegos, además de embajador, quien vivió hacia el 200 a. de C. indicando que la Oclocracia se vive cuando una inmensa mayoría de desinformados, analfabetos funcionales y ciudadanos iracundos deciden sin información, como los que votaron por el sí o no del aeropuerto en CdMx, ignorantes de aeronáutica, logística aeroportuaria, traslado de aviones, aterrizajes, traslados y demás disciplinas del conocimiento científico y técnico relacionado con los aviones, pero que orgullosos y felices de que les pregunten para “decidir” fueron a votar, siendo este el peor de los casos de los distintos sistemas políticos del mundo, el último nivel de degradación de la democracia, dado que la oclocracia se nutre del rencor y la ignorancia, votando, por ejemplo, manipulados ideológica y publicitariamente para decidir respecto de asuntos de aeronáutica de la que no saben nada, como si yo opinara de amniocentesis o ¿que anestesia habría que suministrarle a un enfermo que se va a operar?. Si en auténtica democracia se elige por el presidente y demás autoridades, es para que ellos decidan, porque no se puede estar preguntando cada rato y por cualquier cosa a la gente. Es obligación de las autoridades electas decidir bien, y para eso cuentan con asesores, profesionales expertos en los temas a considerar, lo demás es populismo, oclocracia para dejar feliz a la gente que no quiere la verdad, sino lo que la deje contenta, aunque luego tenga que pagar las consecuencias de sus decisiones desinformadas o derivadas de resentimiento y enojo por el pasado.