Ciclov铆as: pueblo bicicletero

Carlos R. Aguilar Jim茅nez

Al estilo de 脕msterdam donde parte de la movilidad urbana se realiza a bordo de bicicletas, la Secretar铆a de Movilidad (Semovi) en Oaxaca copiando lo que hacen ciudades de primer mundo, pretende hacer de la ciudad de Oaxaca, un pueblo bicicletero, estableciendo ciclov铆as en vialidades de alta movilidad estorbando, el de por si, lento desplazamiento de veh铆culos de motor al estrechar calles o eliminar carriles de circulaci贸n para dar espacio a dos o tres ciclistas y, si bien la intenci贸n podr铆a ser ventajosa, la realidad es otra porque Oaxaca no es una ciudad plana como 脕msterdam, Berl铆n, Madrid o la CDMX, porque es de subida-bajada de norte a sur con incontables elevaciones, colinas y cerros donde las bicicletas se desplazan f谩cilmente de bajada. Subirlas es una pesadilla.

Establecer ciclov铆as es m谩s tendencia pol铆tica que har谩 quedar bien en discursos al gobierno estatal respecto de su supuesta preocupaci贸n por el ambiente, calentamiento global o la Covid-19, pero que en la realidad no sirve, porque quienes utilizan bicicletas son apenas el dos por ciento de quienes se transportan en la ciudad, y lo hacen j贸venes con todo el vigor y enjundia, no as铆 personas mayores sin la misma vitalidad, temple muscular o pobreza econ贸mica, para subirse al fr谩gil veh铆culo de dos ruedas impulsado por m煤sculos, en lugar de una motocicleta o autom贸vil, sin considerar que adem谩s la bicicleta sirve 煤nicamente si no se transporta alguna carga extra pesado o voluminosa, si a donde uno se dirige no importa llegar sudado, apestoso, excitado y cansado. Las bicicletas, si bien son uno de los mejores inventos para desplazarse sin utilizar combustible, resultan veh铆culos que transportan 煤nicamente al tripulante, no puede haber pasajeros y adem谩s, como se帽ala el periodista Alfredo Mart铆nez. de Aguilar: 鈥淗ay un rechazo general y 谩cidas cr铆ticas a la insensibilidad y opacidad de Arturo L贸pez Sorroza, titular de Semovi al tenerse la percepci贸n popular que se trata de la imposici贸n de una ocurrencia鈥 porque es obvio que al estrechar calles en la colonia Reforma, Camino Nacional, Centro Hist贸rico y las que sigan, la de por s铆 dif铆cil circulaci贸n de veh铆culos en la ciudad ser谩 cada vez peor, porque la mayor铆a de personas que tiene que desplazarse por la ciudad lo hacemos en autom贸vil, autob煤s o motocicleta, incluso en el nefasto moto taxi manejado por alg煤n p贸ngido, siendo apenas el dos por ciento quienes utilizan bicicleta y, la mayor铆a, excepto quienes los hacen por necesidad: alba帽iles u obreros, los defensores de la bicicleta son h铆pster, alivianados, fundamentalistas verdes y lo hacen por diversi贸n, ejercicio, deporte o regodeo, no para transportarse a su trabajo o donde tengan que ir; a esos lugares van en su moto Harley, su Audi o BMW, pero no en bicicleta. Las bicicletas son para deporte o entretenimiento Las ciclov铆as del programa 鈥淏iciRutaOaxaca鈥 de un programa nacional de la Secretar铆a de Desarrollo Territorial y Urbano (Sedatu), son ocurrencia desafortunada para la movilidad de veh铆culos en Oaxaca, mas 煤til ser铆a eliminar el estacionamiento del perif茅rico o Carretera Internacional.        

Clases h铆bridas o desabridas

Mariano Estrada Mart铆nez

La labor de un buen maestro no se limita al tiempo de la jornada escolar, es necesario que prepare clases, revise tareas, analice el aprovechamiento de cada uno de sus alumnos, se actualice, planee las mejores estrategias y m茅todos de ense帽anza, se cultive, lea, vaya al cine, al teatro, en fin, que est茅 en constante preparaci贸n.聽

La neuroeducaci贸n que estudia c贸mo aprende el cerebro, est谩 cambiando las metodolog铆as tradicionales de ense帽anza. Su principal aportaci贸n es que el cerebro necesita emocionarse para aprender y desde hace unos a帽os no hay pedagog铆a innovadora que se d茅 por v谩lida que no contenga ese principio.

La educaci贸n puede transformarse para hacer el aprendizaje m谩s efectivo, por ejemplo, reduciendo el tiempo de las clases a menos de 50 minutos para que los alumnos sean capaces de mantener la atenci贸n. 

Lo que hace la neuroeducaci贸n es trasladar la informaci贸n de c贸mo funciona el cerebro a la mejora de los procesos de aprendizaje. Por ejemplo, conocer qu茅 est铆mulos despiertan la atenci贸n, que despu茅s da paso a la emoci贸n, ya que sin estos dos factores no se produce el aprendizaje. La educaci贸n no ha cambiado en los 煤ltimos 200 a帽os y ya disponemos de algunas evidencias que hacen urgente esa transformaci贸n. Hay que redise帽ar la forma de ense帽ar.

 Una de ellas es la edad a la que se debe aprender a leer. Hoy sabemos que los circuitos neuronales que codifican para transformar de grafema a fonema, lo que lees a lo que dices, no terminan de conformar las conexiones sin谩pticas hasta los seis a帽os. Si los circuitos que te van a permitir aprender a leer no est谩n conformados, se podr谩 ense帽ar con l谩tigo, con sacrificio, con sufrimiento, pero no de forma natural. Si se empieza a los seis, en poqu铆simo tiempo se aprender谩, mientras que, si se hace a los cuatro, igual se consigue, pero con un enorme sufrimiento. Todo lo que es doloroso tiendes a escupirlo, no lo quieres, mientras que lo que es placentero tratas de repetirlo. Recordemos siempre las excepciones. 

Hoy comenzamos a saber que nadie puede aprender nada si no le motiva. Es necesario despertar la curiosidad, que es el mecanismo cerebral capaz de detectar lo diferente en la monoton铆a diaria. Se presta atenci贸n a aquello que sobresale. Estudios recientes muestran que la adquisici贸n de conocimientos comparte sustratos neuronales con la b煤squeda de agua, alimentos o sexo. Lo placentero. Por eso hay que encender una emoci贸n en el alumno, que es la base m谩s importante sobre la que se sustentan los procesos de aprendizaje y memoria. Las emociones sirven para almacenar y recordar de una forma m谩s efectiva.

Se puede comenzar la clase con alg煤n elemento provocador, una frase o una imagen que resulten chocantes. Romper el esquema y salir de la monoton铆a. Sabemos que para que un alumno preste atenci贸n en clase, no basta con exigirle que lo haga. La atenci贸n hay que evocarla con mecanismos que la psicolog铆a y la neurociencia empiezan a desentra帽ar. M茅todos asociados a la recompensa, y no al castigo. Desde que somos mam铆feros, hace m谩s de 200 millones de a帽os, la emoci贸n es lo que nos mueve. Los elementos desconocidos, que nos extra帽an, son los que abren la ventana de la atenci贸n, imprescindible para aprender.

Nos estamos dando cuenta, por ejemplo, de que la atenci贸n no puede mantenerse durante 50 minutos, por eso hay que romper con el formato actual de las clases. M谩s vale asistir a 50 clases de 10 minutos que a 10 clases de 50 minutos. (Mora: Francisco Mora (2013) Neuroeducaci贸n, solo se puede aprender aquello que se ama Madrid: Alianza Editorial, 224 pp.) En la pr谩ctica, puesto que esos formatos no se van a modificar de forma inminente, los profesores deben romper cada 15 minutos con un elemento disruptor: una an茅cdota sobre un investigador, una pregunta, un v铆deo que plantee un tema distinto.

Existe mucha confusi贸n y errores de interpretaci贸n de los hechos cient铆ficos o 鈥渘euromitos鈥 Uno de los m谩s extendidos es el de que solo se utiliza el 10% de las capacidades del cerebro. Nada puede sustituir al lento y duro proceso del trabajo y la disciplina cuando se trata de aumentar las capacidades intelectuales. Adem谩s, el cerebro utiliza todos sus recursos cada vez que se enfrenta a la resoluci贸n de problemas, a procesos de aprendizaje o de memoria.

Otro de los neuromitos es el que habla del cerebro derecho e izquierdo y de que habr铆a que clasificar a los ni帽os en funci贸n de cu谩l tienen m谩s desarrollado. Al analizar las funciones de ambos hemisferios en el laboratorio, se ha visto que el hemisferio derecho es el creador y el izquierdo el anal铆tico -el del lenguaje o las matem谩ticas-. Se ha extrapolado la idea de que hay ni帽os con predominancia de cerebros derechos o izquierdos y se ha creado la idea equivocada, el mito, de que hay dos cerebros que trabajan de forma independiente, y que si no se hace esa separaci贸n a la hora de ense帽ar a los ni帽os, se les perjudica. No existe dicha dicotom铆a, la transferencia de informaci贸n entre ambos hemisferios es constante.

Si se presentan talentos m谩s cercanos a las matem谩ticas o al dibujo, no se refiere a los hemisferios, sino a la producci贸n conjunta de ambos.

Otro aspecto a tomar en cuenta es el uso del internet y sus problemas aquejados por las nuevas generaciones por dicho adelanto tecnol贸gico: adolescentes, j贸venes y adultos con problemas serios de atenci贸n y con patrones de hiperactividad o de adaptaci贸n en el entorno social. 

El mundo ha estado constantemente afectado por muchos cambios, el cerebro se ha ido amoldando a las necesidades que se han creado. 驴Por qu茅 no hacer cambios sustantivos en la forma arcaica de educar? 

Twitter: 

@PROFEMARIANO1

El torbellino y la basura

Gibr谩n Ram铆rez Reyes

Toda revoluci贸n supone la destrucci贸n de las formas de dominaci贸n existentes para iniciar la construcci贸n de un orden nuevo aparentemente mejor. Sin embargo, el proceso de demolici贸n es como un torbellino que, seg煤n Enrique Flores Mag贸n, levanta la basura: pol铆ticos aduladores sin convicciones revolucionarias que s贸lo se mueven al impulso del remolino transformador con tal de mantenerse en lo alto.

Flores Mag贸n escrib铆a sobre el torbellino y la basura en 1925, mientras ve铆a que los pol铆ticos repet铆an las m谩ximas revolucionarias al mismo tiempo que traficaban con el bienestar de los dem谩s para satisfacer el propio. Bajo el discurso de la transformaci贸n, ofrec铆an todo sin cumplir nada, sin remediar los males de la gente que segu铆an en aumento: pobreza, violencia, inestabilidad. Con pesar, Flores Mag贸n ve铆a que del ideal 鈥渓os pobres son la fuerza鈥 鈥揺xpresado por su hermano Ricardo鈥 quedaba realmente poco, pues, aunque desde el poder se 鈥渉ablaba radicalmente y se exped铆an decretos anodinos, dizque para mejorar la condici贸n de los de abajo鈥 segu铆an las cenas de amigos con los grandes empresarios y se solapaba, a cambio de reverencias, a las 鈥渟anguijuelas p煤blicas que chupaban la sangre del pueblo鈥 y que en el fondo quer铆an vivir en el poder como 鈥渆n los buenos tiempos porfiristas鈥. Con tristeza, anotaba que mientras muchos de los compa帽eros revolucionarios hab铆an muerto sin ver concretados sus ideales, otros se hab铆an encanallado y postrado ante la basura al parecer triunfante. 

Flores Mag贸n era, sin embargo, optimista: ve铆a que en medio de la polvareda las ideas avanzaban, pues ante el enga帽o y la injusticia surg铆a la rebeld铆a de aquellos que anhelan la libertad y realmente mejorar las condiciones de vida de los desheredados. Abajo engrosaban las filas revolucionarias y se extend铆an los valores del cambio y la convicci贸n de que la transformaci贸n deb铆a concretarse de una manera u otra. A la revoluci贸n le inyectaban vitalidad todos aquellos convencidos de que para caminar por la vida no se necesita de un 鈥渁rriero como los asnos, que les curta el cuero a palos鈥, sino autenticidad y firmeza en los valores revolucionarios. Por todo el pa铆s hab铆a gente amante de la libertad que, m谩s tarde que temprano, corregir铆a el rumbo de la naci贸n y llevar铆a el cambio a buen puerto. Entonces, viejos y nuevos revolucionarios caminar铆an juntos 鈥渃on la esperanza halagadora de poder seguir siendo 煤tiles en algo a la causa com煤n鈥. 

La libertad fue, por excelencia, el principio magonista: libertad para pensar, para opinar, para organizarse, para vivir bien 鈥搒in la opresi贸n de la pobreza鈥 y para ser felices. Libre ser铆a el porvenir. A final de cuentas, dec铆a Flores Mag贸n, con el pasar del tiempo, la polvareda se calma, todo cae y la naturaleza vuelve a sonre铆r a sus hijos.

Tiene raz贸n el presidente. En tiempos de transformaci贸n hay que tener firmes las convicciones y ser magonistas, al menos para verse al espejo.

Ciencia, arte, frente a la UABJO

Carlos R. Aguilar Jim茅nez

Con honrosa excepci贸n de las facultades de medicina, odontolog铆a, enfermer铆a y quiz谩 el Instituto de Ciencias de la Educaci贸n (ICE) de la UABJO donde luego de la titulaci贸n de alumnos se exigen plenas competencias y conocimientos para su certificaci贸n acad茅mica y posibilidad de continuar estudios de especializaci贸n, maestr铆a o doctorado en otras instituciones educativas de excelencia, la UABJO desde que obtuvo su autonom铆a y con ella la posibilidad de no rendir cuentas o resultados a alguien, emancipada para manejar el dinero que entrega el gobierno e independencia para decidir internamente lo que se haga o no, paulatinamente los porros, f贸siles, l铆deres sociales y sindicatos, convirtieron al honorable Instituto de Ciencias y Artes, despu茅s Universidad Aut贸noma de Oaxaca, en gremio ofensivo, refugio de pol铆ticos, grillos, falsos redentores sociales, cabecillas, corruptos l铆deres estudiantiles, una mafia dedicada a desprestigiar a la que el siglo pasado fue la m谩xima casa de estudios y hoy 煤nicamente lo es por el numero de alumnos, no por m谩xima excelencia acad茅mica, superiores logros en investigaci贸n cient铆fica o premios nacionales o internacionales que hubiera conseguido por ciencia, arte o sabidur铆a .

Hoy ser estudiante de la UABJO requiere ser revoltoso, tener rencor social, ser poseedor de odios largos, furia y enojo contra los dem谩s, dejando a un lado la excelencia acad茅mica y respeto a quienes pagan sus estudios, porque l铆deres sindicales, cabecillas de grupos, porros, f贸siles y otros resentidos que se ostentan como universitarios, como acostumbran, de nuevo bloquearon cruceros del Parque del Amor, S铆mbolos Patrios y 5 Se帽ores, adem谩s de vialidades alternas para exigir la libertad del ex rector Eduardo Mart铆nez, detenido el 煤ltimo d铆a del a帽o pasado, quien seguramente ser谩 chivo expiatorio respecto de los dem谩s rectores, porque ninguno entrega cuentas del manejo de dinero de la UABJO, porque es aut贸noma y exenta de transparencia y seg煤n los universitarios nadie tiene derecho a inmiscuirse en lo que hacen o dejen de hacer con el presupuesto. Para los defensores del ex rector, su detenci贸n es ilegal, afectando sus derechos humanos, utilizando infamias y ardides legales con el prop贸sito de vulnerar la autonom铆a universitaria, que ser谩, dicen, defendida el pr贸ximo mayo cuando en la UABJO decidan en las urnas quien ser谩 el pr贸ximo rector, que se har谩, como todos, inmensamente adinerado, porque la constante fundamental es la no rendici贸n de cuentas ni el logro de resultados acad茅micos, cient铆ficos o art铆sticos, sino dedicarse a bloquear calles, instalar barricadas, saquear camionetas repartidoras y perjudicar a la poblaci贸n con sus huelgas, paros y bloqueos. Por eso muchas empresas no contratan a egresados de la UABJO, porque saben, son grillos y resentidos sociales que pretenden resolver todo con la intimidaci贸n y amenaza, no con estudios, ciencia, arte y libertad.    

芦No miren hacia arriba禄

Carlos R. Aguilar Jim茅nez

La pel铆cula de Netflix: 鈥淣o Miren Hacia Arriba鈥, es uno de los temas m谩s comentados y discutidos en redes sociales y conversaciones entre amigos, que trata respecto de una estudiante de astronom铆a y su maestro, el actor Leonardo DiCaprio, quienes descubren un cometa que en su trayectoria impactar谩 con la Tierra y debido a su tama帽o y velocidad aniquilar谩 toda la vida, por lo que tan pronto comprueban datos, exponen el peligro de extinci贸n masiva de la vida a la presidenta de EU, llev谩ndose la sorpresa que ni la presidenta ni ninguna autoridad, incluso los medios les toman en serio, consider谩ndolos charlatanes sensacionalistas.

La pel铆cula que como argumento de choque de cometas con la Tierra no es novedad, si lo es respecto de la cr铆tica que hace a la sociedad actual por el m铆nimo inter茅s que muestran por la ciencia, afirmando que lo que dicen los cient铆ficos, es un complot para desprestigiar al gobierno, destacando que la sociedad y en especial los gobernantes est谩n m谩s preocupados por su partido pol铆tico o sus ideolog铆as, eludiendo temas y asuntos que realmente importan, pero, m谩s all谩 de la trama de la pel铆cula, lo real es que los gobernantes y la inmensa mayor铆a de la sociedad carecen de cultura cient铆fica, ignoran los principales conceptos de ciencia, no saben nada de termodin谩mica o rechazan la evoluci贸n de las especies y descalifican a la ciencia cuando se dan cuenta no saben respecto de temas tan importantes como la ecolog铆a, calentamiento planetario, energ铆as renovables, fractales, mec谩nica cu谩ntica, relatividad, teor铆a del caos o astronom铆a, entre otras disciplinas cient铆ficas que son fundamentales para entender el mundo moderno.

 En la pel铆cula 鈥淣o Miren Hacia Arriba鈥, el gobierno y los medios llegan al extremo de pedir a la gente que no miren hacia arriba, porque la informaci贸n del cometa es un complot, que el gobierno tiene sus propios datos y no pasa nada, crey茅ndoselo todo los seguidores de la presidenta, igual que los devotos seguidores del presidente de M茅xico, que si bien no ha dicho que no miremos hacia arriba, aunque en el cielo nocturno este brillando el cometa, lo cierto es que, cuando los medios, las redes sociales y el gobierno confabulan para manipular a la poblaci贸n elemental, las consecuencias son altamente peligrosas, porque en la mira estrecha y visi贸n a corto plazo o inmediata, en la pel铆cula se demuestra que a los pol铆ticos 煤nicamente les interesa su popularidad, encuestas favorables, informes a su gusto, datos que coincidan con su ideolog铆a y, si viene un cometa que chocara con la Tierra, el mundo se calentara, habr谩 un desastre ecol贸gico o se extinguen las especies, mientras los gobernantes y su partido pol铆tico sean populares para ganar cualquier elecci贸n, la ciencia, los datos duros, las evidencias y refutaciones ideol贸gicas no importan, por eso dicen no miren hacia arriba, aunque yo siempre digo al terminar el programa de radio 鈥淓l Secreto Mejor Guardado鈥: 鈥淣o olviden mirar hacia arriba鈥.  

Nuevo ayuntamiento

Carlos R. Aguilar Jim茅nez

Como cada tres a帽os al iniciar un nuevo ciclo del Ayuntamiento en Oaxaca de Ju谩rez, las expectativas e ilusiones de los habitantes del municipio de la capital son elevadas, principalmente ahora, cuando, como en la fallida administraci贸n anterior se espera lo m谩ximo de las autoridades o por lo menos cumplan con lo prometido, resultando siempre m谩s de lo mismo o peor, en el 煤ltimo trienio porque si bien son pocos quienes entienden la conducta de pol铆ticos y todav铆a les creen, los esc茅pticos informados, siempre dudan porque su t茅cnica es: mentir para ser populares, no obstante, con el beneficio de la duda se espera de cada nueva administraci贸n municipal lo mejor.

Termin贸 el primer trienio de la autodenominada 4T, que si bien para los devotos seguidores del presidente de la Rep煤blica, su ideolog铆a ser铆a la misma en todos los cargos de elecci贸n popular como en el municipio de Oaxaca, la realidad, como se ha demostrado, es diferente porque si obtuvieron el triunfo electoral, no se debi贸 a m茅ritos, trayectoria pol铆tica, pundonor o promesas de campa帽a, sino a la inercia del aura m铆stica de AMLO, que mientras est茅 en el poder su avasalladora popularidad har谩 ganar a todos los candidatos de su partido, como era el PRI antes, as铆 que al asumir el cargo las autoridades municipales este inicio de a帽o tienen la responsabilidad de reivindicar a su partido con quienes los eligieron, demostrando capacidad, conocimiento de causa, inteligencia y especialmente h谩bil manejo pol铆tico para resolver conflictos, evitando la torpeza, improvisaci贸n e indolencia del Ayuntamiento saliente, que nunca se gan贸 la 鈥淗鈥 de honorable, quienes no cumplieron con lo prometido, sino que adem谩s, como nunca hab铆a sucedi贸 en los 煤ltimos 50 a帽os, por primera veza dejaron de pagar salarios y aguinaldos a trabajadores, quienes tuvieron que bloquear la ciudad para conseguir su sueldo, sin considerar problemas con basura, seguridad, bacheo, sem谩foros, cultura o ciencia y tecnolog铆a donde se nombr贸 para verg眉enza de Oaxaca, ocupara el cargo a quienes ni idea tienen de conceptos b谩sicos de ciencia, como una ex subdirectora de Ciencia y Tecnolog铆a de cuyo nombre afortunadamente no me acuerdo, quien solicit贸 al Observatorio Astron贸mico observar con un grupo al planeta rojo, astro que para todos es Marte, enter谩ndose despu茅s que no, porque para la ex subdirectora, se trataba de un planeta de una constelaci贸n m铆stica, de otra dimensi贸n o de un universo paralelo, que astron贸mica y cient铆ficamente no existe, no aparece en ning煤n cat谩logo estelar ni mapa celeste, demostr谩ndose as铆 el paup茅rrimo conocimiento cient铆fico y supersticiones de quien deb铆a ser alguien con conocimiento b谩sico de ciencia, tecnolog铆a o filosof铆a cient铆fica, de tal manera que, la expectativa de cambio y reivindicaci贸n, no 煤nicamente en ciencia, sino en seguridad, servicios, salud, turismo, cultura deben ser superiores en este Ayuntamiento a las de la tristemente c茅lebre alcald铆a saliente hasta ahora en plena impunidad y desprestigio total para los oaxaque帽os y la 4T fracasada.